Bali: Tegenungan Waterfall y terrazas de arroz Tegallalang



Hoy nos íbamos a conocer algunas de las maravillas de la isla de Bali. Nuestra idea era ir a visitar alguna de sus famosas cascadas y terrazas de arroz. Habíamos leído de varios lugares y al final nos decidimos por la cascada de Tegenungan y las terrazas de arroz de Tegallalang, dos de los lugares más populares entre lxs viajerxs que llegan hasta Ubud.

El centro de Ubud

El día anterior habíamos tenido el primer contacto con Ubud. Una ciudad que nos la imaginábamos completamente diferente y resultó ser mil veces mejor de lo que teníamos en mente. Si estas interesadx en visitarla, no te pierdas toda la entrada completa!

⇒Diá 13. Ubud: Visita de templos hindúes y arrozales.

Día 14. Ubud-Tegenungan Waterfall- terrazas de arroz Tegallalang- Ubud

Cómo llegar

Nosotros pactamos con un taxista el día anterior para que nos llevara tanto Tegenungan Waterfall como a las terrazas de arroz. Nos costó 200.000 Rupias aunque en un principio el hombre nos pedía 400.000. Fue muy fácil regatear la verdad, el precio estaba muy inflado y él en seguida bajó.

Otra manera y seguramente la más cómoda de ir es en moto. Alquilar una moto en Ubud es super fácil y esto os dará mucha más libertad de movimientos. Si os gusta un lugar, os quedáis, sino buscáis otro mejor.

Cascada de Tegenungan

Nos despertamos muy temprano porque queríamos evitar coincidir con otros turistas. Habíamos quedado con nuestro taxista a las 8 de la mañana. Sinceramente, no teníamos claro que viniese… No teníamos su teléfono y creo que ni nos había dicho su nombre. Así que ya estábamos pensando en ir a regatear de nuevo con algún otro, cuando apareció con su coche puntual en la puerta de nuestro hostel!

El día estaba un poco nublado e incluso cayeron algunas gotas, pero a pesar de eso, decidimos ir primero a visitar la cascada de Tegenungan. Para llegar se tarda como una hora. Nuestra sorpresa fue que para entrar a la zona había que pagar entrada. No se nos había pasado por la cabeza, la verdad. El PRECIO es de 15.000 Rupias. Creo que hicimos bien en llegar tan pronto porque no había nadie. El enclave natural donde se encuentra la cascada es muy exótico, un paraíso. En Bali brota la vegetación en cualquier rincón.

Después de pagar la entrada, continuamos nuestro camino para llegar a la cascada. Durante el primer tramo, han montado restaurantes, tiendas de souvenirs y hasta vestuarios (pagando, claro). Antes de llegar a las interminables escaleras que nos llevaban hasta la parte inferior, nos encontramos con pequeño mirador desde donde se veía toda la caída de la cascada! Una imagen perfecta! Merece la pena pararse un momento para disfrutar de las vistas con calma.

Tegenungan Waterfall desde la parte superior
Tegenungan Waterfall desde la parte superior

Ahora sí, para llegar hasta ella, empezamos a bajar muchísimos escalones…solo de pensar que luego tendríamos que subirlos…

Una vez abajo, lo primero que nos encontramos fue una pequeña piscina natural. Pero lo mejor es continuar por el camino que lleva hasta la cascada porque no merece mucho la pena. No tiene mucho encanto y el agua está bastante estancada.

El sendero transcurre al lado del río y está bastante embarrado porque caen pequeños hilitos de agua de la montaña. No es un camino hecho de manera «artificial», ni está asfaltado ni arreglado y esa es la gracia.

Vistas des de la parte inferior por donde transcurre el sendero que lleva hasta la cascada.
El sistema de recogida de agua es super ingenioso. Tienen varios mecanismos como este a lo largo de todo el caminito.

A pesar de ser un sitio que está modificado y adaptado para el turismo (hay que ser realistas) no deja de ser un lugar interesante para visitar. La cascada de Tegenungan no son las Cataratas de Iguazú, pero vale la pena la visita!! En principio, está permitido el baño y nosotros llevábamos el bañador puesto pero hacía bastante fresquito y la verdad que no nos apetecía demasiado. Igualmente, pudimos visitar el lugar prácticamente solxs, genial!!! No sabemos en julio-agosto cómo debe estar, quizás si está muy masificado, mejor ir a alguna otra cascada que quede un poco alejada de Ubud.

Primer plano de la cascada
«Trabajos de mantenimiento»

La vuelta nos la tomamos con calma. En la parte superior los vestuarios eran pagando, pero justo al lado de las escaleras en la parte inferior hay baños y vestuarios muy limpios de uso totalmente gratuito. Así que aprovechamos para cambiarnos el bañador no usado y continuar con nuestra ruta para el día de hoy! Siguiente parada: las terrazas de arroz de Tegallalang.

Terrazas de Tegallalang

Una de las imágenes icónicas de la isla de Bali son sin duda sus terrazas de arroz. Hay varios lugares distribuidos en diferentes zonas de la isla. Las que quedan más cerca de Ubud (y las más visitadas) son las de Tegallalang.

Después de visitar la cascada, nuestro taxista nos estaba esperando pacientemente en el coche. Fuimos directxs hasta las terrazas de arroz y aquí nos dimos cuenta de que nos había colado un buen gol.

Para entrar a las terrazas no es necesario pagar ninguna entrada, pero el hombre nos llevó hasta un parking y allí tienen un chiringuito montado donde a todo el mundo le hacen pagar una entrada. Cuando cruzamos la calle y empezamos a adentrarnos por las terrazas nos dimos cuenta de que NADIE pedía ninguna entrada. Dicho de otra manera, si el hombre en lugar de llevarnos hasta el parking, hubiera parado en medio de la carretera, hubiéramos bajado y entrado por cualquiera de las mil entradas, no habríamos pagado nada. Por supuesto, cuando volvimos le cayó un buen rapapolvo, pero ya habíamos pagado así que no había nada que hacer y él se inventó unas cuantas excusas.

Las terrazas se encuentran en el valle de pequeñas colinas. Se entra por la parte que queda justo delante de los arrozales y donde se encuentran todas las cafeterías. Esta zona es ideal para hacer fotos de los arrozales porque quedan juste en frente y se puede apreciar desde lejos toda la gama de colores.

Terrazas de arroz de Tegallalang

Como hemos comentado, este lado de la colina está repleto de cafeterías y de plantaciones de café. En muchas de ellas, hay pequeñas terracitas donde sentarse para probar las diferentes variedades que cultivan.

Bajamos hasta la parte de abajo de la montaña y cruzamos por un pequeño puente de madera para llegar a la otra ladera donde se encontraban las terrazas. A partir de ese momento estuvimos paseando por todos los niveles de las terrazas. Este lugar es fantástico! Y muy fotogénico…des de cualquier ángulo las fotos quedan absolutamente geniales. Hay que tener una cosa muy en cuenta para visitar los arrozales…el timo que tienen montado. Una mafia en toda regla.

Cruzando por hacia las terrazas de arroz

El timo de las «donaciones»

Hay que estar atentx a este tema y tener mucho morro porque sino te comen. En medio de los caminos que recorren los arrozales, unos cuantos vagos han montado chiringuitos e incluso han puesto «barreras» improvisadas, solo te dejan pasar a cambio de una «donación».  Bien, esto es totalmente ilegal aunque tienen barra libre para hacer lo que les de la gana, total permisividad por parte de las autoridades.

Con la primera caseta que nos topamos, la mujer nos pidió la donación y nos negamos en rotundo, nos dijo que era para «mantener los caminos» mentira. No sabemos qué caminos tienen que mantener si se mantienen solos porque es un constante ir y venir de gente, y los tramos menos transitados están hechos una pena. Pasamos sin más y la mujer se pilló un buen cabreo. Pero es que cada dos pasos tienen montado un puestecito de estos, así que o se hace oídos sordos o te amargan el día.

Los turistas con más carácter pasaban sin pagar pero a la que veían a alguien un poco indeciso se ponían chulos e incluso con actitud intimidatoria. Totalmente vergonzoso. Nosotros no pagamos en ninguna pero a base de cabrearnos con la gente. En una que habían montado una mega barrera, simplemente en lugar de seguir el camino, andamos por los arrozales y listo. De hecho, esta es otra manera de evitar tener que enfrentarte a esta gentuza. No me refiero a andar por encima del arroz, evidentemente, pero siempre hay una parte por donde se puede pasar aunque no es el camino «señalizado». De hecho mucha gente se adentra por esos caminitos para hacerse fotos (muy instagramer). Y otros, para ahorrarse el rollo este de las «donaciones».

Caminos alternativos…

Mejor llegar temprano…

Estas terrazas son muy turísticas, de lo más visitado de Bali por lo que es mejor ir a primera hora de la mañana cuando todavía no hay mucha gente. Nosotros llegamos a media mañana después de la cascada. Tampoco es que nos las encontráramos abarrotadas de turistas pero seguramente en temporada alta puede estar algo apretado… A pesar de eso, son chulísimas! Y cuando se viaja a Bali, ya se sabe que no se va a una isla desierta precisamente…esto ya lo teníamos asumido.

En la cima de la colina, han montado los mega famosos columpios donde por un dineral te dejan subir y balancearte para que puedas poner tu foto en Instagram sino, eres un loser total. Nosotros no nos subimos, no les dábamos a los vagos esos ni un céntimo.

Estuvimos recorriendo las terrazas durante un par de horas y después volvimos al punto donde habíamos quedado con nuestro taxista. Solo meternos en el coche le echamos en cara el tema de la «entrada». Es más que evidente que estos taxistas tienen un acuerdo con los de la famosa entrada. Él nos aseguró que no, que la entrada te la piden cuando entras (MENTIRA), que era raro que nadie nos la hubiera pedido (y tan raro!)

Regreso a Ubud

A medio día llegábamos a Ubud, le pedimos que nos dejara en el centro para ir a comer algo. Encontramos un restaurante en la avenida principal regentado por una familia musulmana que tenía unos precios espectaculares y unos platazos enormes! Repetimos en más de una ocasión!!

Después de comer, volvimos al hotel porque era insoportable el calorazo que estaba cayendo. Nos refugiamos en nuestra terracita y esperamos hasta la noche. Ubud de noche tiene mucha actividad. Hay infinidad de lugares, bares y restaurantes todos de ambiente tranquilo donde relajarse y disfrutar del ritmo de vida balinés.

Este había sido nuestro último día en Bali, pero solo por el momento. Volveríamos para acabar nuestro viaje por Indonesia ya que cogíamos el vuelo desde Denpassar.

Ubud-Gili Trawangan

Bali es una isla muy grande con muchísimos más rincones, templos y playas por conocer pero nosotros ya habíamos tenido suficiente con lo que habíamos visto hasta el momento. Sí que nos había gustado pero después de Sumatra o Java el nivel estaba muy alto. De todos modos, íbamos a acabar nuestro viaje en Kuta, en el sur de Bali, así que todavía íbamos a conocer un trocito más de la isla. Al día siguiente, las islas Gili nos estaban esperando!!

⇒Gili Trawangan: playas, puestas de sol y cenas en la orilla del mar


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Ubud: visita de templos hindúes y arrozales

Empezábamos una nueva etapa en nuestro viaje por Indonesia. Le llegaba el turno a la isla de Bali. Destino turístico donde los haya. Llegábamos con las expectativas un poco bajas…pero la verdad que a nosotros nos encantó! El día de hoy lo íbamos a dedicar a visitar la ciudad de Ubud (donde nos alojábamos) y los arrozales que hay en los alrededores. Todo se puede hacer andando siguiendo una pequeña ruta. Te contamos todos los detalles en esta entrada. ¿Nos acompañas?

anteriormente…

Antes de llegar a la isla de Bali, hicimos una ruta por Java que culminó con la subida al volcán Bromo. Si todavía no la has leído, en la siguiente entrada puedes ver toda esta increíble experiencia!

⇒Día 11. Bromo: Cómo visitar el Bromo por libre y totalmente gratis

Día 13. Ubud: visita de templos hindúes y arrozales

Llevábamos bastantes días viajando por lugares «poco turísticos» que aunque suene muy genial (y lo era) puede llegar a ser un poco cansado…Llegar a Bali fue volver a encontrarnos con comodidades que hacía tiempo que no veíamos ni teníamos. Era temporada baja y ya se veían bastantes viajerxs, supongo que en julio y agosto debe ser bastante agobiante y quizás puede que pierda un poco de encanto (avisadxs estáis!!)

Ubud: Cómo llegar

Llegar a Ubud desde el aeropuerto de Dempassar es facilísimo.

En bus local

Se puede coger un autobus en el mismo aeropuerto hasta la estación de autobuses de Dempassar y allí coger un bus que te lleva hasta Ubud. Es la opción más barata aunque hay que tener mucha paciencia. La distancia entre Dempassar y Ubud no llega a dos horas pero haciendo esta combinación te puedes tirar medio día viajando.

Taxi/coche

Nosotros nos marcamos esta «pijada». Íbamos decididxs a coger bus y bus y más buses. Pero no nos encontrábamos bien y cogimos coche. Nos costó bastante más que el bus (no hace falta ni decirlo…) unas 200.000 Rupias. Si vas con un grupo de personas, sale a cuenta. En hora y media ya estábamos en nuestro alojamiento de Ubud.

Nuestro alojamiento en Ubud

El tema del hostel de Ubud es un poco complicado…Por un lado, es un lugar encantador. Un remanso de paz. Es una casa balinesa de estilo tradicional y lo lleva la misma familia. En la parte central tiene un patio y las habitaciones alrededor. En el segundo piso, tienen un pequeño templo hindú (como todas las casas) y alrededor de este, las habitaciones de la segunda planta. Además del precio económico ( 100.000 Rupias/noche) nos entraba un desayuno riquísimo.

Ubud -ViatgeLovers.com
Alojamiento en Ubud -ViatgeLovers.com

Teníamos compañía en la habitación

El problemilla que tuvimos y por eso no lo vamos a recomendar (no vaya a ser que le pase a alguien también…) fue que nos picaron las chinches. La palabra «picar» suena muy light. Digamos que nos devoraron las chinches. Se pegaron un festín nocturno.

Todo parecía correcto…

En un principio, la habitación estaba super limpia, la cama impecable, el baño correcto. Pero cuando nos despertamos por la mañana, nos llevamos esta sorpresita. Si alguna vez os pasa, saber que son picaduras de chinche es muy fácil (google lo sabe todo). Son varias picadas en linea recta, haciendo un caminito. En las sábanas quedan como pequeñas gotitas que parecen tinta de bolígrafo y que no se van aunque las laven. Por eso, si alguna vez vais a un alojamiento y veis estas gotitas negras en las sábanas o en algún otro lugar, salid pitando.

Se lo dijimos a la mujer intentando no ponernos demasiado ogros aunque no sabemos si lo conseguimos. Nos cambió en seguida de habitación. Vimos que sacaron el colchón y lo estuvieron lavando en el patio central a manguerazo limpio. Yo directamente lo hubiera quemado porque eso sin un tratamiento específico no tiene remedio. No sabemos si era solo la nuestra o estaban todas las habitaciones así.

Este alojamiento lo reservamos a través de Booking.com porque los comentarios eran buenísimos y la ubicación también. El precio imbatible. Por eso, no sabemos si tuvimos mala suerte y realmente se trata de un buen lugar para alojarse. Es cierto que todo esta repleto de plantas y árboles y es algo que puede llegar a pasar a pesar de estar muy pendiente (suponemos).

Bueno a pesar de estar comiditos de picadas, la parte «positiva» es que las mordeduras de chinches casi no pican aunque se queda la marca durante bastantes días (si estáis muy preocupadxs por las fotos en Instagram, os amargaran el viaje…jajajaj Aunque no era nuestro caso). A pesar del temita este, el desayuno estaba buenísimo!

Ubud: fácil y rápido

Ubud es uno de lugares más atractivos para el turismo en Bali y su oferta de alojamientos es infinita. La ciudad en si es preciosa. Todos los edificios son de estilo hindú. Nada de grandes edificios, ni hoteles horteras que destrozan la arquitectura de la ciudad. Las casas parecen pequeños templos hindúes y lo mismo con los hostales.

Para alojarse hay dos opciones. Una es alojarse en el centro si no se tiene moto o transporte y la otra es hacerlo en las afueras donde todo es paz y tranquilidad pero es necesario disponer de moto para moverse.

Nosotros nos alojamos en pleno centro pero en una calle muy tranquila. El hostel parecía un templo hindú. Eso sí a la que salíamos a la calle todo eran motos. Para nosotros, el gran problema de Bali.

Todo el mundo alquila moto porque realmente es lo más práctico para moverse pero la isla se convierte en un lugar muy ruidoso, con mucha polución y cero amable para los peatones. Hay que estar pendiente para que no te atropellen en cualquier momento. Un lugar aparentemente relajado y tranquilo se convierte en todo lo contrario. Una buena solución sería que en lugar de alquilar motos, alquilaran ebikes como hacían en Bagan (Myanmar), pero por el momento…

Visitando Ubud

Como nos alojábamos en el centro, no tuvimos problema para recorrernos Ubud a pie.  Después de desayunar y de solucionar el problemilla de las chinches, salimos dispuestos a descubrir esta bella ciudad.

Fuimos un poco sin rumbo fijo. Nos habíamos apuntado varios lugares pero tampoco le hicimos mucho caso al planning. Eso sí, si no queréis encontraros con una ciudad colapsada por el tránsito y por el turismo, mejor salir pronto por la mañana. Además no hará tanto calor y estaréis más tranquilxs.

Ubud Palace y Pura Taman Saraswati

Estos son los lugares imperdibles de Ubud. Una cosa que no acabamos de entender fue que nosotros para entrar al Palacio de Ubud NO pagamos entrada. Pero por la tarde, cuando volvimos a entrar, vimos que había un chiringuito montado en la puerta y había que comprar ticket para entrar. No sabemos si es que fuimos muy temprano o exactamente el motivo por el cual no había nadie pidiéndonos nada. No hay puertas que cierren el palacio por completo (igual que en el resto de construcciones hindúes) y se puede entrar a cualquier hora. Nos pareció todo un poco extraño pero eso que nos habíamos ahorrado!

Ubud -ViatgeLovers.com
Palacio de Ubud. Ubud -ViatgeLovers.com
Ubud -ViatgeLovers.com
Ceremonia dentro del Palacio de Ubud, uso exclusivo para actos religiosos. Esta parte no se puede visitar. Ubud -ViatgeLovers.com

El templo de Pura Taman Saraswati también es conocido por el nombre de Lotus temple. Un lugar muy agradable y relativamente «tranquilo» teniendo en cuenta que está en pleno centro de Ubud.

Ubud -ViatgeLovers.com
Lotus temple, Ubud. -ViatgeLovers.com

Paseando por la calle principal nos encontramos con este templo que tenía una entrada preciosa.

Ubud -ViatgeLovers.com
Ubud -ViatgeLovers.com

Pero…no entramos porque hay que seguir las normas de indumentaria del hinduismo. Os dejo el cartel para que veáis cuales son.

Ninguno de los dos teníamos un sarong para ponernos y aunque no había nadie en la puerta controlando (la entrada es libre) no quisimos entrar ya que con estos temas somos muy respetuosos.

Los templos hindúes son preciosos, no se parecen en nada a los budistas, mezquitas o iglesias. Son totalmente diferentes. Se trata de espacios abiertos, con un patio central donde se hacen todas las ofrendas y ceremonias. Son muy coloridos, decorados con muchos lazos y cintas, flores e incienso y esculturas talladas que son pequeñas obras de arte.

Normas de vestimenta

Todo Ubud está repleto de estas construcciones. No tenéis que entrar a visitar este necesariamente. Eso sí, para entrar, hay que vestir el sarong, tanto hombres como mujeres. En teoría, las mujeres si tienen la menstruación tampoco pueden entrar…pero que yo sepa las mujeres no vamos por la calle con un cartel anunciando que tenemos la regla.

Después de recorrernos la ciudad, fuimos a comer a uno de los mil locales que hay. No vas a tener problema para comer en Ubud. Hay muchos locales con comida occidental que es un poco más cara, pero también muchos de comida local. A pesar de que Bali es más turístico, los platos están igual de bien de precio que en otros rincones de Indonesia.

A medio día, volvimos al hostel a descansar un poco y a esperar que cayera un poco el Sol porque hacía un calor que no se podía estar en la calle…y entre el calorazo que estaba pegando y el agobio que supone andar por Ubud con tanto turista y tanto tráfico, estábamos un poco cansadxs. Volvimos a nuestro hostel para desconectar un ratito. Ya echábamos de menos Sumatra!!!

Arrozales 

Cuando el Sol empezó a bajar, salimos de nuevo para hacer una pequeña a ruta a pie por los arrozales de Ubud. No estamos hablando de las terrazas de arroz de Tegallalang, estas las íbamos a visitar al día siguiente, sino de los campos de arroz que se encuentran en la misma ciudad.

Cómo llegar a los arrozales

Para llegar hasta el punto de inicio del sendero, hay que dirigirse a la calle principal, la Jalan Kajeng y girar en dirección a la granja orgánica «Sari Organik pharm». La «entrada» (no es una entrada como tal, pero ya nos entendemos) es una calle muy estrecha por la cual pueden circular motos…así que hay que ir con cuidado. Llegando al final de la calle, ya se empiezan a ver los campos de cultivo.

Para recorrer los arrozales tampoco hay pérdida alguna. Únicamente hay un caminito de tierra que atraviesa todos los campos y que transcurre paralelo al río. Es un paseo muy agradable y relajado. Las vistas son preciosas y los campos de arroz son de «verdad», no están puestos allí para el turismo y se pueden ver a los campesinos trabajando la tierra.

De vez en cuando pasa algún turista en moto. Si alquiláis moto, mejor que no entréis porque los que seguían el camino en moto nos los encontrábamos más adelante cargando con ella. El problema es que al principio el caminito esta como asfaltado con baldosas y parece que es transitable pero luego es un mini camino de tierra irregular con socavones y escalones. Además, andando se puede hacer tranquilamente. Es un paseo cortito y muy fotogénico, para tomárselo con calma.

Hicimos gran parte del sendero y nos encantó! Además la temperatura era ideal, vimos cómo fue cayendo el sol entre los arrozales y pudimos observar a los campesinos trabajando. Los campos de la entrada estaban más húmedos y, por lo tanto, de un color verde más intenso. Llegando hacia el final y en la parte más alta, ya estaban más secos y tenían una tonalidad amarilla espectacular. La panorámica de colores era de postal.

Ubud nos había sorprendido muy positivamente. Nos encantaba la arquitectura típica balinesa, repleta de templos hindúes, sus habitantes vestidos con los atuendos tradicionales y la exuberante vegetación que le da un toque exótico fantástico. Normal que sea un lugar tan visitado.

Siguiente etapa…

Para el día siguiente, habíamos quedado con un taxista que después de regatear (como nos cansa ya el tema…) nos llevaba a la Tegenungan Waterfall y a las terrazas de arroz de Tegallalang por 200.000 Rúpias. Nos pasaba a buscar por nuestro hostel y no teníamos límite de tiempo.

⇒Día 14. Ubud-Tegenungan Waterfall- terrazas de arroz Tegallalang- Ubud


¿ Necesitas Encontrar alojamiento para tu viaje a indonesia? 

⇒Booking.com: Reservando a través de este link, a ti te costará lo mismo y a nosotros nos darán una pequeña comisión para poder continuar con el blog. ¡¡Muchas gracias!!

Booking.com

¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y gratis

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com



Por fin había llegado el momento taaaan esperado. Íbamos a ver, escuchar y sentir de primera mano el cráter del Bromo. Uno de los pocos lugares en el mundo donde todavía está permitido el trekking en el cráter de un volcán activo.

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público 

En la entrada anterior, os detallamos qué pasos hay que seguir para llegar desde Surabaya o desde Yogyakarta (nuestro caso) hasta Cemoro Lawang, localidad donde se ubica el volcán. No hagáis caso de guías ni de agencias. El Bromo se puede hacer tranquilamente y fácilmente por libre. Tanto llegar como la visita al lugar es muy fácil y no tiene pérdida. Se puede hacer todo por libre sin ningún problema. Os dejamos el link del post anterior:

⇒Día 10. Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público

Día 11. Cómo visitar el Bromo por libre y gratis

El despertador sonaba a las 3 de la madrugada. Queríamos llegar a tiempo para ver el amanecer.

Primera parte: miradores

El camino para subir a los miradores empezaba justo detrás de nuestro alojamiento. Linterna en mano empezamos a andar.

3.30am, empezábamos a andar
3.30am, empezábamos a andar

Para llegar hasta los miradores, lo mejor es descargarse la aplicación maps.me. Sale todo el camino marcado y todos los miradores señalizados. En google maps, no salen los caminos de tierra y es fácil desorientarse a oscuras.

Durante los primeros metros de subida, el camino era todo carretera por lo que compartimos camino con los Jeeps que subían a turistas que habían comprado un pack hiperinflado de precio. Eso quería decir que íbamos en buena dirección!

Llegamos finalmente al parking donde aparcan los Jeeps y empieza el camino de tierra. Aquí ya nos empezamos a encontrar a más gente. Subimos y subimos sin parar. Llegamos al primer mirador y ya estaba abarrotado de turistas que habían subido en coche. Lo bueno es que de ese punto ya no pasan porque van con el tiempo apretado y a la que sale el sol ya los están esperando para llevarlos hacia el Bromo.

Nosotros todavía subimos unos cuantos metros más. Hay un punto donde no hay camino, es una subida entre las rocas de la montaña. A oscuras puede parecer difícil, pero solo hay que mirar donde poner los pies.

Fue todo un acierto, porque llegamos a un rinconcito donde no había nadie! Aunque al rato, llego una pareja de chinos con su dron último modelo. Una vez aposentados y recuperados de la subida (estábamos sin aliento), esperamos tranquilamente a ver el tan esperado amanecer. Un consejo, hay que llevar ropa de abrigo tanto para subir como guardada en la mochila. Una vez arriba hace mucho frío y a eso hay que sumarle el estar con toda la ropa mojada de sudor. Nosotros habíamos cogido unas camisetas para cambiarnos, polares y las chaquetas. No nos sobró nada. Estábamos congelados!

Esperando a que se hiciera de día
Esperando a que se hiciera de día

Poco a poco fue despertando el día y esta asombrosa imagen se fue abriendo ante nosotros. Precioso. Un momento mágico.

El esfuerzo de la subida había merecido la pena. Nos quedamos hasta que fue completamente de día y la verdad, que gana mucho más de día que durante el amanecer. El Bromo es un volcán activo que no para de expulsar humo, durante el amanecer se ve todo muy nublado, con mucha neblina y no es un amanecer de esos de película que se ve el sol levantándose, sino que simplemente se hace de día, aunque no le quita ni un ápice de magia. Pero, para la gente que quiera ir al Bromo, sinceramente, yo iría a plena luz del día a los miradores porque la imagen del Bromo es BRUTAL!! Ya se que lo que hace todo el mundo es ir para ver el amanecer…pero…ahí lo dejo, por si alguien se atreve a ir contracorriente…

Cuando ya nos hartamos de hacer fotos, empezamos la bajada. Aunque se veía taaaan espectacular que nos parábamos cada dos segundos!! Desde cualquier punto, tenía encanto.

La imagen a plena luz del día es impagable!
La imagen a plena luz del día es impagable!

Teníamos que estar atentxs y no saltarnos el punto de acceso al camino que lleva hasta el Bromo sin tener que pagar entrada.

Segunda parte: ascenso al cráter del Bromo (sin pagar entrada)

Bajando, llegamos al puente que habíamos cruzado anteriormente y ya vimos una entradita muy estrecha que llevaba a un pequeño camino de tierra que atravesaba huertos y campos de cultivo. Y, por ahí que nos metimos.

Fuimos andando y andando hasta llegar a una bajada muy pronunciada de tierra. Una vez más, todo el recorrido está marcado en la aplicación del maps.me. Es muy fácil seguirlo, incluso para volver, encontramos un camino más directo siguiendo el mapa. Bajamos y nos encontramos dentro de esta grandísima explanada con el cráter del Bromo de fondo. Estábamos dentro de la gran caldera. Brutal!!!

Fuimos andando solos todo el camino y de vez en cuando nos encontrábamos con algunos locales (muy pocos) que iban montados a caballo. Estos caballos son para llevar a turistas que no les apetece andar (y hay muchos). Cada vez, que veíamos a alguno, pensábamos que nos iban a decir algo. Pero nada. En ningún momento nadie nos pidió explicaciones. Y si lo hubieran hecho, hubiéramos pasado. No íbamos a pagar nada después de la grandísima caminata que habíamos hecho y del robo que supone esa entrada.

Nosotros solos ante este inmenso paisaje y de fondo veíamos a los jeeps llegar cargados de turistas. Nos acordamos de una pareja de alemanes que conocimos en el hostal de Sumatra. Habían contratado un guía para subir al Bromo y que les había costado 50€ cada uno (incluyendo los transportes). Nos lo decían como si fuera una ganga. Nosotros estábamos flipando. En total pagaron 100€ por traerlos y llevarlos del aeropuerto de Surabaya (hay un bus público que te lleva directamente) y para subir al Bromo que no hay cosa más fácil porque solo hay un camino (para nada un guía es necesario). Nosotros no les dijimos nada. Pero en ese momento ya teníamos claro como NO visitar el Bromo. Es que alucinamos con estos turistas alemanes, franceses, americanos que pagan por todo y lo que les piden. Ni regatear, ni nada.

Nos sucedió una anécdota en Nusa Lembongan muy parecida…unos turistas pagaron el precio «oficial» sin regatear y en cuanto se fueron, a nosotros nos ofrecieron lo mismo por la mitad de precio, la mujer además nos lo dijo tal cual «es que no os podía hacer ningún descuento porque estaban ellos delante y ya me han pagado». Así que ya sabes, hay que intentar regatear siempre!

El tramo por la gran explanada es un buen trecho y todavía nos quedaba la subida! Eso sí se me ha olvidado mencionar antes que todo el camino es de arena tipo polvo. Acabamos como si nos hubieran rebozado en arena.

La gran explanada del Bromo y completamente solos...
La gran explanada del Bromo y completamente solos…

Ultimo tramo: las escaleras

Llegamos por fin al principio de la última subida que llevaba hasta el cráter. Otra vez nos tocaba subir! Íbamos a necesitar tirar de reservas…La subida llega hasta las escaleras que llevan (esta vez sí) a la cima del Bromo.

Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo
Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo

En este punto, se concentran muchos hombres con sus caballos (que son más bien caballitos) y que te suben hasta el principio de las escaleras. La subida es importante…pero por favor no pagues a estos hombres y no te montes en estos pobres animales. Subían agonizando. Los asiáticos así a groso modo no son muy de andar y la mayoría están de buen ver, así que todos los turistas locales pagaban para que les llevaran en caballo. Era terrible verlos. Hay diferentes razas de caballos. En Sydney vimos a la policía montada que iba con unos caballos que parecían dinosaurios, muy bestia. Eran unos monstruos. Pues bien, estos del Bromo a comparación serían como una sola pierna de aquellos caballos australianos. Pobrecillos.

Empezamos la subida por las escaleras. Son de un solo sentido pero si estas muy cansadx, te puedes parar a descansar en un ladito. Nosotros tirábamos sin pensar porque creo que si nos llegamos a parar no llegamos a arriba…

Y por fin, la recompensa!!!

El primer plano del cráter

El cráter del Bromo

Pensándolo fríamente, cuesta creer que esté permitido el acceso al cráter del volcán. Sin control, sin medidas de seguridad y por supuesto sin nadie vigilando por allí. Pero, dejando este aspecto del lado, es totalmente FASCINANTE. Nos encontrábamos en el borde del cráter de un volcán activo! Era increíble! Las fotos son fantásticas pero verlo en directo es totalmente apasionante!! Visita MUY obligada si se viaja a Java (y no os importa andar)!!!!!!!

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com
En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com

Andamos por el borde y llegamos a ambos extremos. Daba un poco de sensación de vértigo. Como puedes ver en el vídeo, solo hay una pequeña barandilla para agarrarse en el primer tramo y el suelo es un poco resbaladizo. No es para darle más emoción al relato. De verdad que es así. Pero vamos, cientos de personas suben al Bromo cada día y a nadie le pasa nada (que sepamos). Solo hay que ir con cuidado y tener un poco de sentido común.

Desde lo alto del cráter, también se puede observar todo el paisaje que rodea al Bromo. Una panorámica asombrosa.

Regreso a Cemoro Lawang

Para volver, deshicimos los pasos andados por la explanada. Nos encantaba este lugar. Y subimos por un camino que llevaba directo a la carretera. No veíamos el momento de llegar a nuestra habitación…estábamos muy cansadxs…

Cemoro Lawang-Probolingo

Llegamos, nos quitamos el kilo de arena que llevábamos encima, nos duchamos y nada de descansar. Ahora teníamos que pensar cómo volver hasta Probolingo. Habíamos leído que había unas furgonetas que salían cuando se llenaban. Nos dirigimos hasta la «estación» donde se encuentran. Por suerte a pocos metros de nuestra habitación. Para ubicarla mejor, se encuentran en la «entrada oficial» de el Bromo.

Tenemos una suerte que no nos la creemos. Solo llegar ya habían allí unos cuantos viajerxs esperando! Cuando el conductor nos vio empezó a aplaudir a modo de llamada y salieron todos de un hostal que había al lado! Una chica coreana pago por dos personas porque tenía prisa y no quería esperar más. Nosotros pagamos 50.000Rúpias y en marcha!! La verdad que durante todos estos meses de ruta, nos ha salido todo redondo y la buena racha continuaba!

Estas furgonetas se dirigen hasta la estación de autobuses de Probolingo. Perfecto porque nosotros teníamos que coger un bus a Surabaya. Al día siguiente, cogíamos un avión hasta Bali.

Estación de autobuses de Surabaya

Por suerte, en la furgoneta conocimos a un chico argentino que había hecho el trayecto Surabaya-Probolingo en bus y que nos dijo el precio real del billete. También nos avisó que intentarían cobrarnos más…qué raro. Él tuvo suerte porque un hombre indonesio que conoció le hizo de traductor y obligó al del bus a que le cobrara lo mismo que a los locales. Así que teniendo claro que el billete costaba 30.000Rupias, nos fuimos a negociar.

Primero, nos querían cobrar 40.000, imagínate! Incluso en un primer momento nos pareció oír 50.000…le dijimos que 30.000 y el hombre se hizo el orgulloso y nos dijo que no. Pues nosotros, sin ningún problema, hicimos ver que nos alejábamos y ya vino detrás aceptando el precio.

Cuando subimos, pagamos el billete y, efectivamente, en el billete ponía el precio, 30.000. Hay que batallarlo todo! Aunque puedes hacer como aquellos alemanes y pagar 100 euros tan tranquilamente.

Cuánto tiempo se necesita para visitar el Bromo

Nosotros lo hicimos todo en un día. El ascenso a los miradores y al cráter del volcán. Por tiempo, se puede hacer tranquilamente. Hay que levantarse sobre las 3 de la madrugada y empezar a andar con las linternas y ropa de abrigo. Antes de las 12 del medio día, ya está todo hecho.

Hacerlo todo en un día puede ser un poco duro si no se está acostumbrado pero es perfectamente factible y la mejor manera de aprovechar el tiempo. A la vuelta, coincidimos con un grupito que lo había hecho en dos días. El primer día, subida a los miradores y el segundo, subida al Bromo. También es una buena opción.

Cuánto cuesta visitar el Bromo por libre

Os resumimos el precio de cada cosa y el cambio aproximado a euros (del momento del viaje).

Alojamiento en Cemoro Lawang: 165.000 Rupias  (9€)
Tren YogyakartaProbolingo: 97.500 Rupias (5,76€)
Furgoneta Probolingo-Cemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias (2,95€)
Entrada al Bromo: GRATIS
Furgoneta Cemoro Lawang- estación de busos de Probolingo: 50.000 Rupias (2,95€)
Autobus público Probolingo-Surabaya: 30.000 Rupias (1,75€)

Llegada a Surabaya

Llegamos a Surabaya después de un larguísimo día. Cogimos un taxi desde la estación de autobuses hasta nuestro hotel. Tuvimos que negociar el precio con el taxista…nos daba bastante pereza ya el tema del regateo. El hombre nos pedía un pastón (qué raro) por llevarnos a un hotel que estaba al ladito. Ya estábamos tan hartos de negociar precios que le dijimos que no enfadxs, ni regatear. Aunque la verdad que no teníamos ni idea de cómo llegar. Suerte que el hombre nos vino detrás y aceptó el precio que quisimos.

Nuestra estancia en Surabaya coincidió con una oleada de atentados suicidas que ya había empezado unos días antes con el inicio del Ramadan. La ciudad en si tampoco nos interesaba mucho así que decidimos pasar de visitarla y hacer solo noche para coger nuestro vuelo a Bali al día siguiente.

Nos alojamos en el hotel Azzahra Guesthouse a dos minutos del aeropuerto. El hotel en si no estaba mal, lo único que era ramadan y estaban de fiesta y cachondeo.

El día de hoy había sido larguísimo. Nos habíamos despertado a las 3 de la madrugada, habíamos subido a los miradores del Bromo, después al cráter y después toda la odisea de furgonetas y buses hasta llegar a Surabaya. Estábamos deseando meternos en la cama, ni salimos a cenar. Muertxs es poco. Todavía nos duraba la emoción del Bromo. Una experiencia inolvidable!

Bali, nuestro próximo destino

Diá 13. Ubud: Visita de la ciudad y alrededores (arrozales)


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) por libre en transporte público



Emprendíamos camino hacia el Bromo, estrella y protagonista absoluto de nuestro paso por la isla de Java. En este post os contamos paso a paso cómo llegar hasta la población de Cemoro Lawang (donde se ubica el Bromo) en transporte público y sin complicaciones!

Los días anteriores los habíamos pasado en Yogyakarta para visitar el Borobodur temple uno de los famosos del mundo por su arquitectura única. Podéis ver toda la entrada en:

⇒Día 7. Borobodur temple, único en el mundo. Yogyakarta, Isla de Java

Día 10. Yogyakarta-Cemoro lawang (volcán Bromo). Cómo llegar hasta el Bromo por libre.

Hoy empezaba toda una aventura en la isla de Java!! Dejábamos nuestro maravilloso hostel  Prambanan Guesthouse de Yogyakarta y empezaba nuestra travesía para llegar al Bromo!!!

Antes de ir, habíamos leído de TODO por Internet. Hablaban de mafias que te intentaban timar, en uno de los blogs decían que les habían pegado y todo…., que era muy complicado llegar en transporte público y que lo mejor era alquilar un conductor, incluso habíamos leído que el Bromo no se podía hacer por libre. Pues bien, ya te adelanto que nada de eso. Sinceramente, creo que la gente le pone mucho dramatismo al tema para que les quede la aventura muy épica. Llegar es facilísimo. Solo se necesita un poco de paciencia porque son unas cuantas horas de trayecto, pero por el resto, nada de nada.

Cómo llegar al Bromo

Desde Surabaya

Bus directo desde Surabaya hasta Probolingo. Una vez en Probolingo, furgoneta hasta Cemoro Lawang. Nosotros hicimos este recorrido a la inversa.

Desde Yogyakarta

Este fue el recorrido que hicimos nosotros, ya que partíamos desde Yogyakarta.

⇒Tren YogyakartaProbolingo: PRECIO 97.500 Rupias.

⇒Furgoneta ProbolingoCemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias.

Cómo comprar los billetes de tren

Unos días antes compramos los billetes de tren hasta Probolingo. Comprarlos no tiene ninguna complicación. Solo hay que ir a un Indo Market (rollo Mini Market o 7 eleven de Indonesia) y pedirle los billetes a la cajera. Parece un poco raro pero es así. Cuando la recepcionista del hostel nos lo dijo, creíamos que lo habíamos entendido mal. Entramos en el Indo Market y así en plan disimulado le preguntamos a la chica de la caja dónde podíamos comprar los billetes de tren, allí mismo nos respondió. Perfecto!! Nos sorprende que los billetes de tren se compren en un supermercado pero la verdad que fue muy práctico.

De primeras, nos reservó los billetes en el tren de primera clase, pero este salía a las 11 de la mañana y nosotros queríamos llegar a Probolingo antes de que anocheciera. Al final, cogimos el que teníamos pensado, el de las 7 de la mañana. Valía menos de la mitad que el otro, la única diferencia es que era de segunda clase. Teníamos asiento reservado pero los asientos eran de «tres personas» (dos personas normales) y face-to-face con tres más. Nos daba igual porque lo que queríamos era llegar por la tarde.

El tren tardaba 9 horas. Luego cuando nos vimos en la situación…no nos dio tan igual jajaja pero por suerte coincidimos con un grupito de universitarixs majísimxs y nos intentamos ayudar entre nosotros para estar lo mejor posible! Fue largo pero muy interesante!!! Después de tantas horas juntos, nos dio pena y todo despedirnos cuando llegamos a nuestra estación!

Dónde alojarse para visitar el Bromo por libre

Cemoro Lawang es el pueblo que se encuentra más cercano al Bromo. Si se hace por libre, es indispensable buscar un alojamiento que esté lo más cerca posible del principio del camino para ascender al Bromo. Si os alojáis lejos de la entrada oficial, vais a tener que pagar algún transporte para que os lleve. En cambio, nosotros estábamos justo al lado.

Estación de tren de Yogyakarta

En Yogyakarta hay varias estaciones de tren. Hay que asegurarse desde donde sale el tren. Es muy fácil porque lo pone en el billete. Nuestro tren salía sobre las 7 de la mañana, así que a las 6am, pedimos un Grab desde nuestro hostal. En 15 minutos ya estábamos en la estación.

Para cambiar el resguardo por los billetes, hay que ir a los ordenadores, poner el código que sale en el ticket (lo que compras es una especie de recibo) y los apellidos, darle a PRINT y ya tienes los billetes. Es facilísimo. Esperamos hasta que fuera la hora de embarcar. Pasamos el control de seguridad billete y pasaporte en mano y en busca de nuestro asiento.

En estos ordenadores se intercambian los billetes

El viaje en tren de Yogyakarta a Probolingo

SORPRESA. Los asientos eran minúsculos. En un primer momento, pensábamos que era imposible que cupieran tres personas en ellos. Aunque lo peor era el espacio que había respecto al asiento de en frente. Eran cara a cara y también de tres, si ahora que estábamos solos no cabíamos casi con las piernas encogidas, no queríamos pensar cuando llegaran los tres pasajeros de delante. Vaya agobio nos entró, suerte que luego nos entró la risa…nos esperaban 9 horas en posición fetal.

Antes de que se llenara por completo. Donde Ester está sentada es un asiento de 3 personas y 3 más delante.

Con nosotros se sentaron un grupito de jóvenes que por suerte estaban todxs muy delgaditxs…! Para estar más cómodos nos pusimos nosotros dos uno en frente del otro, así como mínimo podíamos poner las piernas de un modo normal y ellos también se acomodaron un poco. Resultaron ser estudiantes de matemáticas que habían ido a visitar a un amigo suyo. Eran super simpaticxs y nos amenizaron mucho el viaje porque nueve horas en ese tren….podría haber sido bastante más duro!! Nos explicaron muchas cosas interesantes de Indonesia, de ellos y de ellas, de su cultura e incluso nos recomendaron algunos platos típicos y lugares para visitar!! Cuando llegamos a Probolingo nos despedimos de ellos y continuamos con el siguiente step!! Ya estábamos un poco más cerca del Bromo!

Probolingo-Cemoro Lawang

Cemoro Lawang es el «pueblo» donde nos alojamos para subir al Bromo.
Solo salir de la estación de Probolingo vimos a un hombre que pedía 50.000 rupias para ir a Cemoro Lawang. El precio nos pareció bien. Subimos con más gente a la furgo y nos llevaron hasta nuestro «alojamiento».

Lo cierto es que pensábamos que estaba más cerca pero tardamos más de una hora en llegar. Los demás bajaron mucho antes (habían contratado un pack con guía), pero nuestra habitación se encontraba justo en la entrada del Bromo.

Ya era completamente oscuro y la carretera bastante mala. La furgoneta empezó a sacar humo negro con tanta subida…pensábamos que el conductor nos iba a dejar tiradxs porque le estábamos haciendo dar una vuelta… Pero no, el hombre majísimo. Incluso cuando llegamos, fue a buscar al propietario porque era muy oscuro y no nos quería dejar allí solos, una maravilla.

Nos alojamos en Bromo Volcano Guesthouse. Es muy básico pero tiene todo lo necesario. Nosotros estuvimos muy bien.

Nuestro alojamiento en Cemoro Lawang. Cuando decimos básico, es básico…

Un baño de lujo
Un baño de lujo

Lo mejor es la localización. Justo en el principio del camino para subir al Bromo. Nada más llegar, preparamos todo lo que necesitábamos para el día siguiente y nos fuimos a dormir. El despertador sonaría a las 3 de la madrugada.

Nuestra experiencia en el Bromo

Toda la aventura relatada en el siguiente post!!

⇒Día 11.  Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y totalmente gratis


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Borobodur temple, único en el mundo – Yogyakarta, Isla de Java

Borobodur, Yogyakarta



Hoy le tocaba el turno a uno de los lugares más conocidos de Indonesia, el templo de Borobodur. Sus interminables escaleras y sus estupas en perfecto estado de conservación y colocadas de manera circular, hacen de él un templo único en el mundo.

Llegada a Yogyakarta

El día anterior, habíamos llegado a Yogyakarta en medio de la inesperada erupción del volcán Merapi y después de una larguísima combinación de medios transporte. Si quieres saber cómo fue el viaje desde Berastagi en el norte de Sumatra hasta Yogyakarta está todo en esta entrada:

Día 5 y 6. Yogyakarta: llegada en medio de la erupción del Merapi

Día 7. Yogyakarta:  Visita al mítico Templo de Borobodur.

Dónde la contratamos

Cogimos la excursión con el mismo hostel porque nos salía muy bien de precio. Íbamos en una furgoneta con un grupito. Solo incluía el transporte y las entradas. La visita se hacía por libre, sin guía ni nada. Para nosotros mejor.

Cuánto tiempo se necesita

Llegamos que todavía había muy poquita gente y lo visitamos tranquilamente durante 3 horas. Tiempo más que de sobras. Muy importante ir en seguida que abren porque cuando era la hora de irnos, el lugar parecía una marea humana. Solo se veían cabezas y personas ocupando cada milímetro cuadrado. Pero si madrugáis, lo podréis visitar con calma.

De camino a Borobodur

Nos pasaron a recoger a las 5.30 de la mañana/madrugada y emprendimos el camino. Tardamos unos 45 minutos. La entrada ordinaria cuesta 350.000, si quieres entrar antes para ver el sunrise, 450.000 Rupias.  Un precio desorbitado para la media de Java. Una estafa en toda regla. Se puede comprar una entrada combinada para ver el Borobodur y los templos de Pranamban y te ahorras algo de dinero, en lugar de comprarlas por separado.

Nosotros solo fuimos a Borobodur porque después de ver cuatro mil quinientos templos en el sudeste asiático, decidimos que no hacía falta gastarnos ver otro más. Pero seguro que es muy bonito. Si solo vais a Indonesia de viaje, yo lo visitaría. Nosotros veníamos de 4 meses de ruta y escogíamos bien en qué depositábamos el tiempo y la energía.

Entrada

Nosotros ya habíamos comprado las entradas y el conductor nos las dio nada más bajarnos. Quedamos con él a las 10.30 en el hotel que se ubica dentro del complejo.

Para entrar si tenéis «carnet de estudiante» solo hay que pagar la mitad. Pero ya se han dado cuenta de que mucha gente no cuela como «estudiante». La cosa no es tan sencilla como enseñar el carnet de cuando ibas a la universidad hace mil años y listo. Una de las que venía con nosotros, se lo enseñó al personal de la entrada y le dijeron que entrara a la web de la universidad y que accediera con su nombre y su identificador. Evidentemente, esta chica que tenía unos cuantos años más que nosotros cantaba a la legua que ya no era universitaria (Eso o la vida la había tratado muy mal!!!), no pudo hacerlo. Así que le tocó pagar como a todos. Pero si tenéis, no dudéis en traerlo!!!

Recorrido

El complejo es muy grande en extensión, pero el templo en si es pequeño. Todo el resto son jardines. Hay varias entradas y todas ellas desembocan en una hilera enorme de escaleras que suben hasta lo más alto del Borobodur.

Subiendo al Borobodur
Subiendo al Borobodur

Subimos primero hasta arriba, aprovechando que no había mucha gente y después fuimos bajando y recorriendo los diferentes niveles. La panorámica desde el templo es inmensa. Se respira paz y tranquilidad (eso si vas pronto…). Los alrededores son naturaleza pura y vimos como se iba levantado el día desde el templo. Una sensación magnífica.

El día levantándose en el Borobodur
El día levantándose en el Borobodur

Aprovechamos para hacer fotos ya que un poco más tarde empezaron a llegar grupos de escuelas e institutos y se acabó la calma.

El templo está compuesto por cientos de estupas como estas
El templo está compuesto por cientos de estupas como estas

A primera hora, todavía era posible hacerse alguna foto sin gente de fondo...aunque por poco tiempo...
A primera hora, todavía era posible hacerse alguna foto sin gente de fondo…aunque por poco tiempo…

A partir de ese momento, todo eran «selfies» con chicos y chicas que estaban más interesados en coleccionar fotos con extranjeros que en el Borobodur, la edad del pavo llega a cada rincón del mundo! Veíamos como se acercaban poco a poco y entre ellxs empezaban a susurrar en voz baja, ya nos conocíamos el proceso.

Selfies sin parar

Jóvenes y no tan jóvenes…

Luego, nos encontramos con un grupito que era de una escuela de inglés y los habían llevado allí para practicar. Llevaban un carné identificativo de Little England (en nombre del cole) e iban vestidos como personitas adultas. Los dos niños con camisa y pantalones de pinza, bien repeinados y la niña muy fashionetis. Una chica con mucho carácter y sus dos amigos nos estuvieron explicando un montón de curiosidades de su pueblo. Llevaban una libretita con fotos pegadas. Nos hacían mucha gracia porque tenían la misma edad pero la niña les sacaba dos cabezas a cada uno y por supuesto era la que llevaba las riendas. Esta chica llegará lejos!! La verdad que nos dieron un tostón importante, pero bueno no teníamos otra cosa que hacer y estaban tan contentos que les escuchamos con toda la paciencia del mundo hasta que acabaron. Nos pidieron una foto y nos despedimos.

Marea humana

En este momento fue cuando nos dimos cuenta de la cantidad de gente que estaba llegando al templo. Hicimos la foto del antes y el después. Así que muy importante madrugar para no acabar engullidxs por la multitud.

Nos dirigimos al punto de encuentro con nuestro conductor (parando previamente a hacernos no se cuantos selfies con adolescentes por el camino) y emprendimos la vuelta al hostal.

Desayuno y chill out en el hostel

Cuando llegamos, desayunamos tranquilamente y nos quedamos disfrutando de esta maravilla de piscina. En Indonesia el alojamiento es baratísimo, de los lugares más baratos del sudeste asiático. Por 9 euros la noche (al cambio) teníamos una habitación preciosa, con balcón privado, una piscina increíble y desayuno incluido. No sería la primera ganga que encontrábamos pero esto era un oasis para nosotros.

Chill out en la piscina, Yogyakarta
Chill out en la piscina, Yogyakarta

Probando la comida de Indonesia 

Este local nos encantó!! Estaba justo al lado de nuestro hostel. Era una panadería y además restaurante. Todos los días que estuvimos en Yogyakarta fuimos al mismo sitio. Lo recomendamos 100%!!!! Lo descubrimos casi por casualidad. Salimos a dar una vueltecita para ver qué nos encontrábamos.

Nuestro hostel estaba en una calle pequeñita muy tranquila llena de locales muy cuquis y tranquilos donde cenar. Llegamos hasta el final y nos encontramos con la mega avenida. Ruidosa y llena de tráfico. Todavía estaba llena de polvo de las cenizas del volcán que habían estado cayendo y con todos los coches y motos transitando, era muy desagradable respirar por allí. Así que volvimos a nuestra calle y vimos que en este restaurante decían que las pizzas eran caseras, hechas por ellos mismos en horno de leña. Nos entró el mono de pizza y entramos. El local una monada. Encima en el bar de delante cada noche tocaban música en directo y se podía disfrutar desde el restaurante en el que estábamos porque era todo abierto.

Una vez entramos y vimos la carta nos decidimos a probar comida local porque todo tenía muy buena pinta!!! Para quitarnos el mono, también compartimos una de las pizzas caseras y estaba deliciosa!!

Pepes Ikan. Pescado a la parrilla envuelto en hoja de banana.

Yellow Laksa, delicioso!
Yellow Laksa, delicioso!

Pizza vegetal casera

Estos son algunos de los otros platos que probamos los siguientes días. Sinceramente, fue el lugar donde mejor comimos de toda Indonesia. En los lugares más turísticos como Bali o las Gili, cuesta salirse del arroz frito, noodle soup, etc. Y probar platos locales de verdad (con un poco de calidad) es un poco complicado. Supongo que cocinan lo que más compran los turistas.

Gado-Gado es uno de los platos más tradicionales de la isla de Java. Riquísimo!
Gado-Gado es uno de los platos más tradicionales de la isla de Java. Riquísimo!

Yogyakarta, un gran ciudad

Hoy había sido un día redondo. Por suerte, todavía nos quedaba un día más y otro que decidimos ampliar…se estaba tan bien y tan tranquilo que no nos queríamos ir….Así que los dos próximos días los dedicamos a disfrutar de esta maravilla de lugar.

Yogyakarta en si como ciudad no tiene mucho. Es una ciudad ENORME con mucho tránsito y cuando nosotros estuvimos con mucho polvo. Visitamos un par de lugares pero nada a destacar. Si se va a Yogyakarta es para visitar el volcán Merapi (si no está activo) y los templos de Borobodur y Pranamban.

Cómo llegar al Bromo por libre

Sin duda lo mejor de nuestra estancia en la isla de Java fue la visita a el Bromo. Increíble, apasionante y mágica. Pero antes de visitarlo, hay que llegar hasta allí. Como hemos dicho en entradas anteriores, moverse por Indonesia puede ser un poco complicado. Te cuento Cómo llegar al Bromo en transporte público en la siguiente entrada!

Día 10. Yogyakarta-Cemoro lawang (volcán Bromo). Cómo llegar hasta el Bromo por libre.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!