Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y gratis

Por fin había llegado el momento taaaan esperado. Íbamos a ver, escuchar y sentir de primera mano el cráter del Bromo. Uno de los pocos lugares en el mundo donde todavía está permitido el trekking en el cráter de un volcán activo. Te contamos paso a paso como llegar al cráter del Bromo y como hacerlo por libre y de manera completamente gratuita. ¿Nos acompañas en esta aventura?

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público 

En la entrada anterior, os detallamos qué pasos hay que seguir para llegar desde Surabaya o desde Yogyakarta (nuestro caso) hasta Cemoro Lawang, localidad donde se ubica el volcán. No hagáis caso de guías ni de agencias. El Bromo se puede hacer tranquilamente y fácilmente por libre. Tanto llegar como la visita al lugar es muy fácil y no tiene pérdida. Se puede hacer todo por libre sin ningún problema. Os dejamos el link del post anterior:

⇒Día 10. Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público

Cuánto tiempo se necesita para visitar el Bromo

Nosotros lo hicimos todo en un día. El ascenso a los miradores y al cráter del volcán. Por tiempo, se puede hacer tranquilamente. Hay que levantarse sobre las 3 de la madrugada y empezar a andar con las linternas y ropa de abrigo. Antes de las 12 del medio día, ya está todo hecho.

Hacerlo todo en un día puede ser un poco duro si no se está acostumbrado pero es perfectamente factible y la mejor manera de aprovechar el tiempo. A la vuelta, coincidimos con un grupito que lo había hecho en dos días. El primer día, subida a los miradores y el segundo, subida al Bromo. También es una buena opción.

Cuánto cuesta visitar el Bromo por libre

Os resumimos el precio de cada cosa y el cambio aproximado a euros (del momento del viaje).

Alojamiento en Cemoro Lawang: 165.000 Rupias  (9€)
Tren YogyakartaProbolingo: 97.500 Rupias (5,76€)
Furgoneta Probolingo-Cemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias (2,95€)
Entrada al Bromo: GRATIS
Furgoneta Cemoro Lawang- estación de busos de Probolingo: 50.000 Rupias (2,95€)
Autobus público Probolingo-Surabaya: 30.000 Rupias (1,75€)

Qué llevar para visitar el Bromo por libre

Como visitamos el Bromo por libre sin el apoyo de ninguna agencia (ni falta que hace) lo llevamos todo muy preparado y también intentamos ir lo mejor equipados posible. No hace falta un equipamiento especial, solo cosas que todo el mundo llega de viaje. 

Básicamente lo más importante es llevar algún tipo de iluminación. Lo mejor es llevar una luz frontal que te deje libre las manos porque hay que utilizarlas para subir a los miradores. En nuestro caso solo teníamos una. Jordi llevaba el frontal y yo una linterna de mano. La linterna del móvil puede servir pero CUIDADO no os quedéis sin batería! Es un día muuuuuy largo y se necesita el móvil para el GPS. Llevar linterna fue imprescindible para nosotros porque salimos del alojamiento y todo estaba completamente a oscuras. 

Ropa de recambio y de abrigo. Llegamos a los miradores completamente sudados y hacía un frío brutal. Esto ya lo habíamos pensado por eso nos llevamos camiseta interior de recambio y las chaquetas que ya las teníamos puestas. Ya se que estamos en Java pero en el Bromo de noche y madrugada hace mucho frío!!! Cuando llegamos a la cima de los miradores, nos cambiamos la camiseta interior allí mismo rapidito y nos pusimos la chaqueta. Fue la mejor idea del mundo! Suerte que lo hicimos porque de otro modo, nos hubiéramos congelado. 

Día 11. Cómo Visitar el Bromo por libre y gratis

Primera parte: miradores del Bromo

El despertador sonaba a las 3 de la madrugada. Queríamos llegar a tiempo para ver el amanecer. Ya lo habíamos dejado todo preparado la noche anterior y también teníamos la ruta muy bien pensada par ano perdernos a oscuras. 

El camino para subir a los miradores empezaba justo detrás de nuestro alojamiento. Linterna en mano empezamos a andar.

3.30am, empezábamos a andar
3.30am, empezábamos a andar

Aplicación GPS

Para llegar hasta los miradores, lo mejor es descargarse la aplicación maps.me. Sale todo el camino marcado y todos los miradores señalizados. En google maps, no salen los caminos de tierra y es fácil desorientarse a oscuras.

Durante los primeros metros de subida, el camino era todo carretera por lo que compartimos camino con los Jeeps que subían a turistas que habían comprado un pack hiperinflado de precio. Eso quería decir que íbamos en buena dirección!

Estacionamiento de Jeeps

Llegamos finalmente al parking donde aparcan los Jeeps y empieza el camino de tierra. Aquí ya nos empezamos a encontrar a más gente. Subimos y subimos sin parar. Llegamos al primer mirador y ya estaba abarrotado de turistas que habían subido en coche. Lo bueno es que de ese punto ya no pasan porque van con el tiempo apretado y a la que sale el sol ya los están esperando para llevarlos hacia el Bromo.

Subiendo a los miradores a oscuras

Nosotros todavía subimos unos cuantos metros más. Hay un punto donde no hay camino, es una subida entre las rocas de la montaña. A oscuras puede parecer difícil, pero solo hay que mirar donde poner los pies.

Un rincón para nosotros solos, la mejor recompensa!

Fue todo un acierto, porque llegamos a un rinconcito donde no había nadie! Aunque al rato, llego una pareja de chinos con su dron último modelo. Una vez aposentados y recuperados de la subida (estábamos sin aliento), esperamos tranquilamente a ver el tan esperado amanecer. Un consejo, hay que llevar ropa de abrigo tanto para subir como guardada en la mochila. Una vez arriba hace mucho frío y a eso hay que sumarle el estar con toda la ropa mojada de sudor. Nosotros habíamos cogido unas camisetas para cambiarnos, polares y las chaquetas. No nos sobró nada. Estábamos congelados!

Esperando a que se hiciera de día
Esperando a que se hiciera de día

Amanecía en el Bromo

Poco a poco fue despertando el día y esta asombrosa imagen se fue abriendo ante nosotros. Precioso. Un momento mágico.

El esfuerzo de la subida había merecido la pena. Nos quedamos hasta que fue completamente de día y la verdad, que gana mucho más de día que durante el amanecer. El Bromo es un volcán activo que no para de expulsar humo, durante el amanecer se ve todo muy nublado, con mucha neblina y no es un amanecer de esos de película que se ve el sol levantándose, sino que simplemente se hace de día, aunque no le quita ni un ápice de magia. Pero, para la gente que quiera ir al Bromo, sinceramente, yo iría a plena luz del día a los miradores porque la imagen del Bromo es BRUTAL!! Ya se que lo que hace todo el mundo es ir para ver el amanecer…pero…ahí lo dejo, por si alguien se atreve a ir contracorriente…

Cuando ya nos hartamos de hacer fotos, empezamos la bajada. Aunque se veía taaaan espectacular que nos parábamos cada dos segundos!! Desde cualquier punto, tenía encanto.

La imagen a plena luz del día es impagable!
La imagen a plena luz del día es impagable!

Teníamos que estar atentxs y no saltarnos el punto de acceso al camino que lleva hasta el Bromo sin tener que pagar entrada.

Segunda parte: ascenso al cráter del Bromo (sin pagar entrada)

Bajando, llegamos al puente que habíamos cruzado anteriormente y ya vimos una entradita muy estrecha que llevaba a un pequeño camino de tierra que atravesaba huertos y campos de cultivo. Y, por ahí que nos metimos.

La gran explanada del bromo, impresionante

Fuimos andando y andando hasta llegar a una bajada muy pronunciada de tierra. Una vez más, todo el recorrido está marcado en la aplicación del maps.me. Es muy fácil seguirlo, incluso para volver, encontramos un camino más directo siguiendo el mapa. Bajamos y nos encontramos dentro de esta grandísima explanada con el cráter del Bromo de fondo. Estábamos dentro de la gran caldera. Brutal!!!

Las vistas desde esta zona eran todavía mejores que desde el mirador. No nos creíamos lo que teníamos ante nuestros ojos. La forma perfecta del Volcán Bromo y una grandísima explanada que iba cambiando de tonalidades y texturas a medida que avanzábamos. 

Fuimos andando solos todo el camino y de vez en cuando nos encontrábamos con algunos locales (muy pocos) que iban montados a caballo. Estos caballos son para llevar a turistas que no les apetece andar (y hay muchos). Cada vez, que veíamos a alguno, pensábamos que nos iban a decir algo. Pero nada. En ningún momento nadie nos pidió explicaciones. Y si lo hubieran hecho, hubiéramos pasado. No íbamos a pagar nada después de la grandísima caminata que habíamos hecho y del robo que supone esa entrada.

Por libre, la mejor opción para nosotros

Nosotros solos ante este inmenso paisaje y de fondo veíamos a los jeeps llegar cargados de turistas. Nos acordamos de una pareja de alemanes que conocimos en el hostal de Sumatra. Habían contratado un guía para subir al Bromo y que les había costado 50€ cada uno (incluyendo los transportes). Nos lo decían como si fuera una ganga. Nosotros estábamos flipando. En total pagaron 100€ por traerlos y llevarlos del aeropuerto de Surabaya (hay un bus público que te lleva directamente) y para subir al Bromo que no hay cosa más fácil porque solo hay un camino (para nada un guía es necesario). Nosotros no les dijimos nada. Pero en ese momento ya teníamos claro como NO visitar el Bromo. Es que alucinamos con estos turistas alemanes, franceses, americanos que pagan por todo y lo que les piden. Ni regatear, ni nada.

Nos sucedió una anécdota en Nusa Lembongan muy parecida…unos turistas pagaron el precio «oficial» sin regatear y en cuanto se fueron, a nosotros nos ofrecieron lo mismo por la mitad de precio, la mujer además nos lo dijo tal cual «es que no os podía hacer ningún descuento porque estaban ellos delante y ya me han pagado». Así que ya sabes, hay que intentar regatear siempre!

El tramo por la gran explanada es un buen trecho y todavía nos quedaba la subida! Eso sí se me ha olvidado mencionar antes que todo el camino es de arena tipo polvo. Acabamos como si nos hubieran rebozado en arena.

La gran explanada del Bromo y completamente solos...
La gran explanada del Bromo y completamente solos…

Ultimo tramo: las escaleras

Llegamos por fin al principio de la última subida que llevaba hasta el cráter. Otra vez nos tocaba subir! Íbamos a necesitar tirar de reservas…La subida llega hasta las escaleras que llevan (esta vez sí) a la cima del Bromo.

Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo
Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo

En este punto, se concentran muchos hombres con sus caballos (que son más bien caballitos) y que te suben hasta el principio de las escaleras. La subida es importante…pero por favor no pagues a estos hombres y no te montes en estos pobres animales. Subían agonizando. Los asiáticos así a groso modo no son muy de andar y la mayoría están de buen ver, así que todos los turistas locales pagaban para que les llevaran en caballo. Era terrible verlos. Hay diferentes razas de caballos. En Sydney vimos a la policía montada que iba con unos caballos que parecían dinosaurios, muy bestia. Eran unos monstruos. Pues bien, estos del Bromo a comparación serían como una sola pierna de aquellos caballos australianos. Pobrecillos.

Empezamos la subida por las escaleras. Son de un solo sentido pero si estas muy cansadx, te puedes parar a descansar en un ladito. Nosotros tirábamos sin pensar porque creo que si nos llegamos a parar no llegamos a arriba…

Y por fin, la recompensa!!!

El primer plano del cráter

El cráter del Bromo

Pensándolo fríamente, cuesta creer que esté permitido el acceso al cráter del volcán. Sin control, sin medidas de seguridad y por supuesto sin nadie vigilando por allí. Pero, dejando este aspecto del lado, es totalmente FASCINANTE. Nos encontrábamos en el borde del cráter de un volcán activo! Era increíble! Las fotos son fantásticas pero verlo en directo es totalmente apasionante!! Visita MUY obligada si se viaja a Java (y no os importa andar)!!!!!!!

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com
En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com

Andamos por el borde y llegamos a ambos extremos. Daba un poco de sensación de vértigo. Como puedes ver en el vídeo, solo hay una pequeña barandilla para agarrarse en el primer tramo y el suelo es un poco resbaladizo. No es para darle más emoción al relato. De verdad que es así. Pero vamos, cientos de personas suben al Bromo cada día y a nadie le pasa nada (que sepamos). Solo hay que ir con cuidado y tener un poco de sentido común.

Desde lo alto del cráter, también se puede observar todo el paisaje que rodea al Bromo. Una panorámica asombrosa.

Regreso a Cemoro Lawang

Para volver, deshicimos los pasos andados por la explanada. Nos encantaba este lugar. Y subimos por un camino que llevaba directo a la carretera. No veíamos el momento de llegar a nuestra habitación…estábamos muy cansadxs…

Cemoro Lawang-Probolingo

Llegamos, nos quitamos el kilo de arena que llevábamos encima, nos duchamos y nada de descansar. Ahora teníamos que pensar cómo volver hasta Probolingo. Habíamos leído que había unas furgonetas que salían cuando se llenaban. Nos dirigimos hasta la «estación» donde se encuentran. Por suerte a pocos metros de nuestra habitación. Para ubicarla mejor, se encuentran en la «entrada oficial» de el Bromo.

Tenemos una suerte que no nos la creemos. Solo llegar ya habían allí unos cuantos viajerxs esperando! Cuando el conductor nos vio empezó a aplaudir a modo de llamada y salieron todos de un hostal que había al lado! Una chica coreana pago por dos personas porque tenía prisa y no quería esperar más. Nosotros pagamos 50.000Rúpias y en marcha!! La verdad que durante todos estos meses de ruta, nos ha salido todo redondo y la buena racha continuaba!

Estas furgonetas se dirigen hasta la estación de autobuses de Probolingo. Perfecto porque nosotros teníamos que coger un bus a Surabaya. Al día siguiente, cogíamos un avión hasta Bali.

Estación de autobuses de Surabaya

Por suerte, en la furgoneta conocimos a un chico argentino que había hecho el trayecto Surabaya-Probolingo en bus y que nos dijo el precio real del billete. También nos avisó que intentarían cobrarnos más…qué raro. Él tuvo suerte porque un hombre indonesio que conoció le hizo de traductor y obligó al del bus a que le cobrara lo mismo que a los locales. Así que teniendo claro que el billete costaba 30.000Rupias, nos fuimos a negociar.

Primero, nos querían cobrar 40.000, imagínate! Incluso en un primer momento nos pareció oír 50.000…le dijimos que 30.000 y el hombre se hizo el orgulloso y nos dijo que no. Pues nosotros, sin ningún problema, hicimos ver que nos alejábamos y ya vino detrás aceptando el precio.

Cuando subimos, pagamos el billete y, efectivamente, en el billete ponía el precio, 30.000. Hay que batallarlo todo! Aunque puedes hacer como aquellos alemanes y pagar 100 euros tan tranquilamente.

Llegada a Surabaya

Llegamos a Surabaya después de un larguísimo día. Cogimos un taxi desde la estación de autobuses hasta nuestro hotel. Tuvimos que negociar el precio con el taxista…nos daba bastante pereza ya el tema del regateo. El hombre nos pedía un pastón (qué raro) por llevarnos a un hotel que estaba al ladito. Ya estábamos tan hartos de negociar precios que le dijimos que no enfadxs, ni regatear. Aunque la verdad que no teníamos ni idea de cómo llegar. Suerte que el hombre nos vino detrás y aceptó el precio que quisimos.

Nuestra estancia en Surabaya coincidió con una oleada de atentados suicidas que ya había empezado unos días antes con el inicio del Ramadan. La ciudad en si tampoco nos interesaba mucho así que decidimos pasar de visitarla y hacer solo noche para coger nuestro vuelo a Bali al día siguiente.

Nos alojamos en el hotel Azzahra Guesthouse a dos minutos del aeropuerto. El hotel en si no estaba mal, lo único que era ramadan y estaban de fiesta y cachondeo.

El día de hoy había sido larguísimo. Nos habíamos despertado a las 3 de la madrugada, habíamos subido a los miradores del Bromo, después al cráter y después toda la odisea de furgonetas y buses hasta llegar a Surabaya. Estábamos deseando meternos en la cama, ni salimos a cenar. Muertxs es poco. Todavía nos duraba la emoción del Bromo. Una experiencia inolvidable!

Siguiente etapa…

Al día siguiente, el día 12 de nuestra ruta por Indonesia, no visitamos nada de Surabaya porque nos quedamos en el hotel toda la mañana debido a los atentados que estaba sufriendo la ciudad. Esperamos la hora del vuelo a Bali y fuimos directos al aeropuerto. Que por cierto, lo teníamos muy cerquita. Cambiábamos de isla, de cultura, de paisaje y parecía que llegábamos a otro país, Bali nos estaba esperando. No te pierdas todo lo que esta nueva isla de Indonesia tenía guardado para nosotros! 

Día  12 y 13. Ubud: Visita de la ciudad y alrededores (arrozales)


¿Necesitas encontrar alojamiento para tu ruta por indonesia?

⇒Booking.com: Reservando a través de este link, a ti te costará lo mismo y a nosotros nos darán una pequeña comisión para poder continuar con el blog. ¡¡Muchas gracias!!

Booking.com

¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies