De Song Kul a Bishkek: Una Aventura en Kirguistán

Song Kul a Bishkek. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Cualquier traslado en Kirguistán se convierte en una aventura y en una parte igual o mejor que el resto de días. En este caso, te contamos qué sucedió entre nuestra partida del lago Song Kul a Bishkek. ¿Nos acompañas?

El día anterior habíamos iniciado una experiencia inolvidable en un campamento de yurtas en el lago Song Kul. Si vas a Kirguistán, no te lo puedes perder! Todos los detalles en esta entrada:

Día 7. Song Kul Lake: dormir en una yurta en Kirguistán

El viaje desde el lago Song Kul hasta Bishkek tiene dos partes. La primera, de Song Kul a Kohckor y, la segunda, de Kochkor a Bishkek. La primera sí o sí se tiene que hacer con algun transporte privado porque no hay transporte público que llegue al Lago Song Kul. La segunda parte, desde Kochkor a Bishkek, hay una marshrutka que va directa.

Después de disfrutar de un delicioso desayuno en nuestro campamento de yurtas en el lago Song Kul y de pasar la mañana recorriendo este abrumador paisaje, iniciamos el trayecto de regreso a Kochkor. Lo hacíamos en un coche de la época soviética por carreteras de infarto. Por suerte, el paisaje compensaba bastante. Nos llevó en coche la misma familia de la yurta ya que no había transporte público que llegara a Song Kul.

De Song Kul a Bishkek. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Aquí el coche campeón. -ViatgeLovers.com

Después de un viaje movidito, nos dejó en la estación de marshrutkas de Kochkor. A pesar de la mala pinta de la estación, tenemos que decir que estaba super bien organizada. Sin darnos cuenta ya estábamos metidos en la marshrutka de camino a Bishkek.

Todo parecía de lo más rutinario hasta que una situación inesperada hizo que este día se convirtiera en una aventura inolvidable de nuestro viaje por Kirguistán.

Un deslizamiento de tierras kilométrico había cortado la carretera que llegaba Bishkek. La carretera se veía nuevecita pero estaba completamente cubierta por una montaña que literalmente había cedido. No nos dimos cuenta de la magnitud del tema hasta que al cabo de muchas horas, conseguimos cruzar y vimos la de kilómetros y kilómetros que ocupaba.

Llegamos al monumental atasco sin que nadie supiera lo que estaba pasando. El conductor de la marshrutka, que iba cortito de paciencia, empezó a meterse por cualquier hueco que quedaba libre para avanzar sin saber lo que le esperaba (pobrecillo).

Paramos en medio de un tetris de coches, camionetas, marshrutkas y no entendíamos nada de lo que nos decían. Todo el mundo estaba fuera de los vehículos y se veía una masa de gente al fondo. Nosotros quisimos salir, pero el conductor de la marshrutka tenía miedo de perdernos y, con ayuda del traductor, nos pidió que nos quedáramos dentro. Eso hicimos las primeras horas, luego ya no podíamos más.

De Song Kul a Bishkek. -ViatgeLovers.com
Problemilla de Song Kul a Bishkek. -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com

Con el traductor empezamos a hablar con nuestrxs compañerxs de viaje y fue de lo más entretenido. Pasamos muchas horas juntos, así que tuvimos tiempo de aprender un montón de cosas. También salimos un ratito para ver cómo iba la cosa. La cosa no iba, allí seguía la tierra y nadie la quitaba. Nos lo tomamos con filosofía aunque en realidad la cosa tenía mala pinta.

De golpe, empezaron a llegar tractores y tractores y sin ningún tipo de autoridad, la gente se fue organizando para mover los vehículos y dejarlos pasar. Parecía absolutamente imposible que con ese caos de coches mega apretados, pudieran pasar pero, fue alucinante cómo se organizaron y dejaron un carril libre para que pasaran tractores. Fue como magia. La unión hace la fuerza y nunca mejor dicho.

No solo pasaron tractores, todo el mundo con algo para recoger empezó a circular por allí. Esto no nos lo podíamos perder y bajamos de la marshrutka para verlo. No lo habríamos dicho, pero al cabo de un par de horas, consiguieron despejar ese tramo de carretera que era el que estaba en peor estado.

Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com

Volvimos corriendo a nuestra marshrutka, el conductor hizo recuento y nos dimos cuenta que faltaba uno. Un señor que se había hartado y hacía un rato que con sus dos botellas de leche había empezado a andar por la montaña. Así que nada, con uno menos, nos pusimos en marcha. Ya era de noche.

A medida que avanzábamos nos dimos cuenta como de grave había sido el desastre. Toda la carretera que comunicaba hasta Bishkek estaba cubierta. En algunos tramos solo se podía circular en un sentido y, en otros, tuvimos que esperar a que despejaran la carretera. Por suerte, en esta parte ya estaba la policía controlando el tráfico y operarios trabajando en la carretera.

Nos encontramos con casas completamente arrasadas. Un auténtico desastre.

Kirguistán -ViatgeLovers.com
Encontramos casas sepultadas. Kirguistán -ViatgeLovers.com

No sabemos donde nos iba a dejar la marshrutka en un principio, es decir, a qué estación iba, porque en cuanto vimos que estábamos cerca del hotel, le preguntamos si podía parar y nos dejó allí mismo. Lo mismo hacía con todo el mundo. Cuando llegamos a Bishkek, empezó a preguntar y fue dejando a la gente por el camino. Iba tan rápido por dentro de la ciudad que parecía que estábamos haciendo un rally. Más ganas de llegar que él, no tenía nadie.

Nos dejó en la avenida principal y nuestro hotel estaba a dos minutos andando en una calle secundaria. Lo agradecimos mucho porqué era muy muy tarde.

En Bishkek nos alojamos en Silk Road Lodge. Era un hotel «hotel». Quedamos totalmente sorprendidos con nuestra habitación que era enorme. Como si fuera un apartamento entero. Por suerte, era estilo soviético de los años 70 como a nosotros nos gusta. El desayuno estaba incluido. Resumiendo, nos encantó.

Al día siguiente, fuimos a visitar las montañas de Ala Archa, una absoluta maravilla muy cerca de Bishkek pero un poquito difícil de llegar. Te contamos todos los detalles, en esta entrada.

Día 9. Bishkek-Ala Archa-Bishkek

#Kirguistán: Itinerario y guía para viajar por libre


Si te ha gustado la publicación, no olvides seguirnos en INSTAGRAM y FACEBOOK

*Este post contiene enlaces de afiliados. Si reservas a través de estos enlaces, nosotros recibiremos una compensación.

Skazka Canyon en Kirgusitán, todo lo imprescindible para visitarlo

Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com

En esta entrada te contamos una de las mejores experiencias de nuestro viaje por Kirguistán, la visita al Skazka Canyon. Este cañón nos regaló paisajes de otro planeta. Un terreno desértico de rocas esculpidas con formas únicas y vestidas de colores surrealistas. Te contamos todos los detalles en esta entrada. ¿Nos acompañas?

Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com

El día anterior viajamos desde la aldea de Jyrgalan hasta la localidad de Kaji Say. De las montañas hasta el desierto. Llegar fue más fácil de lo que en un principio parecía. Previamente, un día antes, habíamos disfruta de una ruta preciosa por las montañas de Jyrgalan. Si todavía no la has leído, aquí tienes la entrada completa:

Día 4. Jyrgalan: Trekking Turnaluu Kol Lake

Kaji Say es una localidad muy pequeña a orillas del lago Issyc Kul. Es un destino de vacaciones para gente local y sobre todo para muchos turistas de Kazakstán. A nosotros el ambiente nos encantó, era bastante curioso.

La orilla del lago es exactamente una playa de arena fina y el Issyc Kul es tan enorme que podríamos estar delante del mar. El agua está en calma y también está congelada. Nosotros el día anterior intentamos meternos pero, solo conseguimos llegar hasta las rodillas.

Alrededor de la playa, había un campamento de yurtas instalado, familias pasando las vacaciones y hasta algún chiringuito de playa. De verdad, que hay que pasar ni que sea una tarde disfrutando de todo esto. Las mujeres no se ven obligadas a taparse para disfrutar del Sol y el agua ya que allí es completamente normal que las mujeres utilicen bañador o biquini.

Nos alojamos en una casa turística. La mayoría de alojamientos son así. No hay grandes complejos hoteleros y, por lo que vimos, tampoco hoteles como tal. La mayoría son casas que alquilan habitaciones, también se pueden alquilar casas enteras. Nosotros quedamos contentos con el alojamiento, aunque no sabíamos que el baño era compartido, no fue problema.

Nos alojamos en Guest House Dinara. 18€ la noche sin desayuno. Como hemos dicho el baño era compartido aunque como estaba tan limpio, no nos importó. La habitación era muy grande y las camas muy cómodas.

Skazka Canyon está muy cerca de Kaji Say. Para llegar se puede hacer de dos maneras.

La primera es colocarse en la carretera principal y subirse a una marshrutka en dirección el cañón. La segunda opción y la más rápida es hacer auto-stop en la carretera principal.

Nosotros como queríamos llegar a primerísima hora para evitarnos el calor más intenso, optamos por la segunda opción. A esa hora, había mucha gente haciendo auto-stop, algunas para ir a trabajar y otras para ir a pasar el día a otras playas del lago. En Kirguistán hacer auto-stop es una forma más de transporte. En seguida nos recogió un chico muy majo que nos dejó en la puerta. Tardamos unos 15 minutos en llegar.

Desde la carretera hasta la entrada, tuvimos que recorrer ese tramo andando por la pista. Si hubiéramos alquilado un jeep para recorrer Kirguistán, podríamos haber ido directamente hasta el inicio de los trails. Pero no, así que tocó andar. A medio camino, encontramos una caseta y una barrera que estaba subida. En un principio allí cobraban la entrada que eran 50 SOM por persona. El caso es que allí no había nadie. Pasamos y continuamos hasta llegar a lo que seria el aparcamiento. Allí había un mapa con las rutas y baños portátiles. Allí tampoco había nadie, así que empezamos a visitar el cañón.

Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
De cerca el Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Visitar el Skazka Canyon es muy fácil. Lo principal que hay que tener en cuenta es que el terreno es arenisco y muy resbaladizo por eso es más que recomendable llevar botas con una suela de buen agarre.

Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Las rutas no tienen ninguna dificultad, lo único es que no tienen ninguna medida de seguridad y hay que ir con cuidado para no resbalar o caer de mucha altura. En algunos caminos, sí que habían carteles indicando peligro de caída o desprendimiento. A nosotros nos pareció que era muy fácil orientarse y los caminos no tenían pérdida alguna. En realidad, nos pareció un sitio muy entretenido y divertido para visitar.

Las formas de las rocas nos recordaron a algunos lugares de Utah que visitamos durante nuestro Viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos. Justo habíamos recorriendo Utah antes de viajar a Kirguistán.

Alucinamos con los colores de las rocas y de las montañas. Los minerales que se encuentran en el terreno tiñen de blanco, amarillo, rosa y rojo las montañas. Son tonalidades muy intensas. No es un tono sutil al que luego la gente le sube el color a tope para colgar la foto en Instagram (que seguro que también lo hacen). Pero es de aquellos lugares reales que todavía logran sorprender en directo. Parece que hayan esculpido la forma de las montañas a propósito. Es un lugar realmente precioso, de una belleza única.

Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Así de impresionante eran los colores de cerca en Skazka Canyon. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistan -ViatgeLovers.com
No tenemos palabras para describir el Skazka Canyon. Kirguistan -ViatgeLovers.com

Nosotros que el día anterior habíamos llegado desde las montañas verdes con picos nevados de Jyrgalan y ahora nos encontrábamos con este hermoso contraste. Kirguistán lo tiene todo.

Skaska Canyon -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com

Como hemos dicho, imprescindible llevar botas de montaña. Como mínimo calzado cerrado para no quemarte los pies y que tenga una buena suela para no resbalarse cada dos pasos.

En el cañón hacía muchísimo calor, nos abrasábamos literalmente. Por suerte, nosotros lo visitamos justo cuando salía el Sol para evitar las horas más fuertes de calor. Aunque la verdad es que una vez sale el Sol, ya arde la temperatura.

Nosotros llevamos ropa transpirable de manga larga y pantalón largo. También gorra, gafas de sol y cuatro kilos de crema solar. No recomendamos ir con la piel al descubierto porqué hay que tener en cuenta que es pleno desierto.

Cuando acabamos la ruta, encontramos unos chicos italianos que iban con chanclas y camiseta de tirantes. Tenían la piel al rojo vivo por no hablar de que no podían ni dar dos pasos seguidos. Esperamos que las fotos les quedaran bien y que el sufrimiento haya servido de algo!

Después de patearnos todo el Cañón, volvimos de nuevo a la carretera para llegar a Kaji Say. Nos esperaba un largo día por delante. Nuestro objetivo del día (después del Skazka Canyon, claro) era llegar a Kochkor. Todavía no teníamos muy claro cómo lo haríamos.

Hicimos de nuevo auto-stop. Un hombre muy majo se ofreció a llevarnos para practicar inglés. Cuando llegamos a Kaji Say, fuimos a buscar nuestras mochilas al alojamiento, nos cambiamos y nos plantamos de nuevo en la única carretera que había.

Kirguistán -ViatgeLovers.com
Paseando por Kaji Say. Kirguistán -ViatgeLovers.com

El primer paso era llegar hasta la estación de Bokonbaevo. Nuestra primera idea era intentar intentar subir a una marshrutka en la carretera principal que llegara a la estación de Bokonbaevo.

Estuvimos un rato esperando pero fue misión imposible. No pasaba ni una triste marshrutka. Junto a nosotros había más gente esperando a esta marshrutka y como no llegaba (nos dijeron que había un tramo de la carretera donde había habido desprendimientos y no podían pasar), decidimos compartir un coche con algunas de las personas que estaban allí. Un hombre paró y nos subimos en su coche 4 personas. Nos llevó hasta la estación de Bokonbaevo.

Una vez allí, buscamos la marshrutka que iba hasta Balichy. Fue muy fácil de encontrarla. Las estaciones de marshrutkas son sencillas pero están bastante bien organizadas. Eso sí, recomendamos tener escrito Balichy en ruso para identificar el cartel.

Ya teníamos 2 de 3 transportes completamos, continuaba la fiesta.

Llegamos a Balichy y allí encontramos a dos franceses que estaban bastante tirados. Querían llegar a Kochkor pero no encontraban la manera. Negociamos con los únicos 3 taxis que había allí y, finalmente, nos pusimos de acuerdo con uno. Y, así fue como llegamos a Kochkor.

Desde kaji Say habíamos necesitado cambiar 3 veces de transporte.

Resumen de la ruta: De Kaji Say a Bokonbaevo en coche compartido, de Bokonbaevo a Balichy en marshrutka y de Balichy a Kochkor en taxi compartido. Todo esto es una aventura que hay que vivir en Kirguistán.

El trayecto desde Balichy a Kochkor fue de los trayectos más bonito que hicimos por Kirguistán. Pasamos por unos paisajes absolutamente maravillosos, ríos, lagos y montañas impresionantes. La carretera en algunos tramos estaba en perfectas condiciones y en otras no tanto pero fueron unas horas muy agradables de disfrutar del paisaje.

El taxi nos dejó en la puerta de nuestro hotel. En Kochkor sí que nos alojamos en un hotel típico. Quedamos muy contentos porque la habitación era genial, el baño y la ducha una maravilla y el desayuno absolutamente delicioso. Eso sí, nos pareció que éramos los únicos huéspedes, entre eso y el rollito URSS venido a menos que se traían, en algunos momentos nos daba un poquito de cosilla.

En Kochkor nos alojamos en Olive hotel Kochkor.

Estábamos un poquito intrigados con Kochkor, así que a pesar que ya empezaba a oscurecer decidimos ir a conocer el pueblo.

Kochkor es una localidad bastante inhóspita, gris y tiene un rollo así como un poco turbio. Es un pueblo pequeño de casitas medio caídas y algún que otro monumento a la URSS. Eso sí, tiene una estación de marshrutkas enorme.

Kochkor solo lo íbamos a utilizar para dormir esa noche. Al día siguiente nos venían a buscar del campamento de yurtas del lago Song Kul donde viviríamos otra experiencia única.

Al día siguiente subíamos hasta el lago Song Kul y nos instalábamos en un campamento de yurtas de una familia fantástica. Fue una experiencia inolvidable que te contamos con todo detalle en esta entrada:

Día 7. Song Kul Lake: campamento de yurtas a mucha altura

#Kirguistán: Itinerario y guía para viajar por libre


Si te ha gustado la publicación, no olvides seguirnos en INSTAGRAM y FACEBOOK

*Este post contiene enlaces de afiliados. Si reservas a través de estos enlaces, nosotros recibiremos una compensación.

Día 4. Jyrgalan: Trekking Turnaluu Kol Lake

Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Nos despertábamos en la aldea de Jyrgalan dispuestos a hacer uno de los muchos trekkings que hay en la zona, nosotros nos habíamos decantado por Turnaluu Kol Lake. Ya os decimos que nos encantó. Después de la ruta por las montañas, estuvimos recorriendo Jyargalan de punta a punta. Te contamos toda la aventura en esta entrada. ¿Nos acompañas?

El día anterior recorrimos un tramo del trail Altyn Arashan y nos bañamos en unas preciosas aguas termales en medio de las montañas cercanas a Karakol. Toda la entrada completa en este link:

Día 3. Karakol- Ak-Suu Hot Springs-Altyn Arashan– Karakol-Jyrgalan

Para poner un poco de contexto, hay que saber que Jyrgalan es una aldea muy pequeña perdida en medio de las montañas de Kirguistán. La localidad de referencia es Karakol, la más cercana y con la única que tiene conexión en marshrutka.

Jyrgalan es el punto de partida de diversos trails de diferente dificultad. No sería de los sitios más turísticos, por eso los trails no están bien señalizados y puede ser un poco complicado seguir la ruta. Recomendamos investigar un poquito previamente y combinar diferentes apps para comparar los caminos.

Nos alojamos en Alakol-Jyrgalan Guest House. 25€/noche en habitación doble. No estaba incluido el desayuno. La habitación era muy acogedora y todo, como siempre, super limpio. No entraba el desayuno, pero nosotros ya habíamos pasado por el supermercado en Karakol porque en Jyrgalan ya sabíamos que no había restaurantes.

A las 4 de la madrugada ya estábamos preparados para empezar a andar! Como sabíamos que el camino no estaba bien señalizado, ya contábamos con unas horas de más que íbamos a «perder» avanzando y retrocediendo, por este motivo empezamos la ruta nada más salir el Sol. También queríamos evitar hacer la subida durante las horas de más calor.

Turnaluu Kol Lake es una ruta más bien circular aunque no del todo. Lo decimos porque empieza y acaba en dos puntos muy alejados entre sí. El inicio está prácticamente en el mismo Jyrgalan y el final un poco lejos y hay que andar bastante hasta llegar a Jyrgalan. Aunque es una manera de conocer más sobre los alrededores del pueblo.

El inicio del trail está bien marcado en maps.me. No nos resultó difícil empezar. Eso sí, a medida que fuimos subiendo, cada vez nos fue más difícil seguir el camino que había señalizado en la app. Así que, sinceramente, nos perdimos más una y de dos veces. Aunque no fue un gran problema, al contrario, disfrutamos más de los paisajes y de las preciosas panorámicas que teníamos desde esa altura. Las montañas del kirgui, son un tesoro.

La primera parte del trekking consistió básicamente en ir subiendo y subiendo hasta la parte más alta donde iniciamos un recorrido que nos llevó hasta un lago precioso. Después continuamos haciendo alguna subida más, pero a partir de ese momento, fue la mayoría bajada. El final del trekking nos dejó en la carretera por la que el día anterior habíamos llegado a Jyrgalan.

Jyrgalan -ViatgeLovers.com
Jyrgalan -ViatgeLovers.com
Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Por el camino, disfrutamos de unas vistas de infarto, vimos como el Sol iba descubriendo los picos nevados, atravesamos campos con florecillas de mil colores y, por último, aunque pueda parecer muy bucólico nos topamos con unos cuantos caballos salvajes. Esto último en Kirguistán es más común de lo que parece. Justo nos cruzamos con ellos cuando íbamos caminando por una pendiente y nos asustamos un poquito…primero los veíamos de lejos y la foto nos quedó preciosa, pero de cerca, ya no era tan bonito. Al final, fue una anécdota más del viaje.

Kirguistan -ViatgeLovers.com
Aquí de lejos los caballos en Turnaluu Kol Lake. Kirguistan -ViatgeLovers.com

De regreso a Jyrgalan, aunque estábamos que no nos sentíamos las piernas, todavía quedaba un ratito de luz y no nos dejamos ni un trocito de Jyrgalan sin visitar.

Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Recorriendo Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Jyrgalan es un lugar auténtico como pocos. Recorrimos todas las calles, visitamos la escuela, que nos sorprendió porqué era enorme para lo pequeño que era el pueblo y no nos dejamos ni una sola calle por andar. Jyrgalan es un lugar bastante inhóspito. No os lo imaginéis con las familias y lxs niñxs paseando por la calle. No había nadie en la calle, a penas nos cruzamos con un par de personas.

Por supuesto, no nos dejamos el parque infantil, porque en Kirguistán si hay un parque infantil, hay que ir a verlo.

Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com
Compartiendo la zona de juegos. Jyrgalan. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Por cierto, en Jyrgalan no había ni un restaurante, bar, etc. ni nada por estilo, ya lo sabíamos y teníamos provisiones para cenar y recuperar fuerzas. Pero, por suerte, sí que había una pequeña tienda de conveniencia donde compramos agua embotellada. Aquí vivimos una situación un poco desagradable, no hacia nosotros, hacia la niña que tenían trabajando. La niña pequeña estaba en el mostrador y la verdad que el ambiente que se respiraba en la familia era muy desagradable. No entraremos en detalle pero evidentemente vivir en un lugar así, como visitante es muy auténtico pero la vida allí para mujeres y niñas no es lo más fácil del mundo.

Al día siguiente, a las 7.30h teníamos que subir a la única marshrutka diaria que conectaba Jyrgalan con karakol para llegar hasta nuestro siguiente destino, Kaji Say. Un cambio radical de clima y de paisaje!

Día 5. Jyrgalan-Karakol-Kaji Say

Si te ha gustado la publicación, no olvides seguirnos en INSTAGRAM y FACEBOOK

Booking.com

*Este post contiene enlaces de afiliados. Al reservar a través de estos enlaces, nosotros recibimos una compensación.

Día 3. Karakol- Ak-Suu Hot Springs- Altyn Arashan- karakol-Jyrgalan

Altyn Arashan. Kirguistan -ViatgeLovers.com

En esta entrada te contamos uno de los trails más bonitos para hacer cerca de la localidad de Karakol en Kirguistan, el trail de Altyn Arashan. Nosotros no lo completamos hasta el final, pero recorrimos una parte preciosa. Además, lo combinamos con un baño en unas aguas termales muy al estilo kirgui rodeadas de un paisaje de postal. Te contamos todos los detalles en esta entrada ¿Nos acompañas?

El día anterior habíamos hecho trekking por las fascinantes formaciones rocosas de Jeti Oguz. Un sitio de visita obligada en Karakol. Te contamos cómo llegar y qué rutas hacer en esta entrada. ¡No te lo pierdas!

Dia 2. Jeti Oguz y el Valle de las Flores desde Karakol

Ak-Suu hot Springs: Cómo llegar en transporte público

Habíamos dormido de maravilla en nuestro alojamiento de Karakol. Nos despertábamos de nuevo con un hermoso desayuno, aunque a nosotros lo que nos fascinaba más era la decoración del comedor, parecía sacado directamente de una peli de la URSS.

Kirguistan -ViatgeLovers.com
Nuestro comedor en el alojamiento de Kirguistan -ViatgeLovers.com

Después de coger fuerzas, fuimos hasta el Bazaar Bus Station (no es la misma estación que la del día de ayer, pero está muy cerca). Allí subimos a la marshrutka #350 como a las 7.30h de la mañana.

Nos bajamos en una parada en medio de la nada cerca de Ak-Suu Hot Springs. Tardamos 30 minutos aprox desde Karakol hasta la parada en marshrutka. Ya teníamos nivel experto en marshrutkas.

Tenemos que confesar que en un primer momento, nos equivocamos y nos bajamos en un hospital/orfanato que daba mucho miedo (nos ahorraremos los detalles) en medio de la montaña….lo que mejor es que estaba en activo. Cuando dimos una vueltecita y vimos el panorama y que evidentemente no era nuestra parada, volvimos a la carretera y encontramos una marshrutka que nos hizo el resto del recorrido sin cobrarnos porque al ver nuestras pintas, entendió rápidamente que nos habíamos equivocado. La gente en Kirguistan de verdad de fue siempre de lo más amable con nosotros.

La furgoneta nos dejó en la parada estipulada y luego solo tuvimos que andar un par de minutos hasta llegar a las piscinas al aire libre. El camino hasta llegar a Akk-Suu hot Springs es precioso. Si os estáis imaginando una ciudad o algo así, nada de eso. Todo el camino es de tierra y transcurre paralelo al río y a banda y banda montañas gigantes. Precioso es poco.

De camino a Ak suu hot springs. Kirguistan -ViatgeLovers.com

Por fin llegamos a Ak Suu Hot springs, qué pasada!!!!!!!!! No es un resort ni nada de eso, pero es una maravilla y la localización no puede ser más espectacular. Se encuentra en medio de montañas gigantescas, el río, la vegetación, todas la flores brotadas, impresionante. Durante el invierno, esas montañas están nevadas.

Las instalaciones son 4 piscinas al aire libre bastante grandes todas de agua caliente y dependiendo de la piscina, el agua está caliente o hirviendo, hahaha. Tiene una zona de acceso directo al río para tirarse cubos de agua helada del río. Todo está super limpio y en muy buenas condiciones. Los vestuarios son pequeños pero estan en muy buen estado y están muy limpios.

Qué llevar en las piscinas

Las mujeres pueden ir en biquino, bañador o como les de la gana. Qué suerte que todavía la religión en Kirguistan no lo ha conquistado todo aunque el islamismo radical se está extendiendo. Este un tema que como mujer viajera siempre me repatea un poquito. Llegué allí y pensé que no había traido pantalones cortos o algo con lo que bañarme tapada, pero cuando vi a todas las mujeres en bañador sin que ningún hombre las estuviera acosando con la mirada, la verdad es que me alegré. Esperemos que continue siendo así por muchos años y no vayan para atrás como muchos paises de alrededor.

Algunas veces hemos viajado a paises donde otros viajeros hombres han dicho «qué gente más maja» y luego cuando viajas como mujer esa «gente tan maja» te acosa, te babea y te agobia hasta niveles que mejor volverse al alojamiento aunque vayas tapada de pies a cabeza. Así que bueno, ese «pequeñito detalle» en Kirguistán me hizo bastante feliz.

Lo único es que es obligatorio ponerse un gorrito que te quita toda la dignidad de golpe. Pero bañarse en agua caliente rodeado de ese paisaje hizo que hasta le cogiéramos cariño al gorro.

Y después de quedarnos medio fritos en esta maravilla de lugar, nos tocaba empezar la ruta de Altyn Arashan. Sí, lo sabemos, lo ideal hubiera sido hacerlo al revés pero la cosa fue así. Básicamente lo organizamos así por un tema de logística y tempos. Estábamos medio groguis y nos costó bastante coger el ritmo, al principio se nos hizo un poquito duro.

Altyn Arashan. Kirguistan -ViatgeLovers.com
Altyn Arashan. Kirguistan -ViatgeLovers.com

Para llegar hasta el inicio del trail, tuvimos que retroceder un tramo por la carretera por la que habíamos venido. El inicio sale marcado en la aplicación maps.me. Se encuentra en un cruce de la carretera. A partir de ese momento, no tiene perdida, hay que andar y andar y andar por horas sin parar.

Este trail es de lo más bonito que hicimos en Kirguistan. Tenemos que aclarar que no hicimos todo el trail entero por falta de tiempo. Aunque se puede alargar todavía más, lo más conocido es llegar hasta el campamento de yurtas, dormir allí y volver al día siguiente.

Altyn Arashan. Kirguistan -ViatgeLovers.com
Los paisajes más abrumadores en Altyn Arashan. Kirguistan -ViatgeLovers.com

Altyn Arashan atraviesa unos paisajes absolutamente imponentes. Avisamos que es duro. No es una excursión para andar un ratito. Es un trekking duro pero muy pero que muy reconfortante. La recompensa merece la pena.

Durante el camino de regreso, no volvimos por la misma ruta que habíamos hecho a la ida. En lugar de hacer el camino paralelo al río, ya en el último tramo, subimos por la montaña para tener otra panorámica diferente y atravesamos algunas aldeas.

No nos sentíamos las piernas y todavía nos quedaban muchas cosas por hacer. Para llegar a Karakol, subimos a una marshrutka que salía desde una parada de autobús cercana al inicio del trekking donde había un puñado de casitas aisladas. ¿Cómo sabíamos que desde allí salía nuestra marshrutka? Pues porqué en maps.me salía el número de cada marshrutka que pasaba por esa parada. Tardó bastante en pasar, pero confiábamos en maps.me (no nos quedaba otra…). Evidentemente, llegó, nos subimos y en 20 minutos ya estábamos en Karakol.

Teníamos un poquito de prisa, porqué, así reventados y sudados como estábamos, teníamos que coger otra marshrutka hasta la inmensamente preciosa localidad de Jyrgalan.

A las 18.30h salía nuestra Marshruta #331 de Karakol a Jyrgalan. Cuidado porque en principio el horario era a las 17.30h. Por suerte para nosotros, salió más tarde porque no se había llenado.

Estación de Karakol. Kirguistan -ViatgeLovers.com

El recorrido como siempre transcurría por paisajes de otro planeta pero la furgoneta se saturó y no tiraba. Tuvimos que bajar un ratito hasta que mágicamente se arregló. Nosotros como no entendíamos nada de nada, pues seguíamos a la gente. Tardamos 2h en llegar por este percance. Ya os decimos que Jyrgalan es una maravilla.

Nos alojamos en Alakol-Jyrgalan Guest House. 25€/noche en habitación doble. No estaba incluido el desayuno. La habitación era muy acogedora y todo, como siempre, super limpio. No entraba el desayuno, pero nosotros ya habíamos pasado por el supermercado en Karakol porque en Jyrgalan ya sabíamos que no había restaurantes. Es una aldea muy aislada, rodeada de naturaleza y montañas. Nuestro lugar soñado en Kirguistan.

Nuestras vistas desde la habitación en Jyrgalan. Kirguistan -ViatgeLovers.com

Fuimos a dormir temprano porqué al día siguiente nos teníamos que despertar a las 5 de la madrugada. El motivo no era otro que la ruta de montaña que nos había llevado hasta Jyrgalan, Turnaluu Kol Lake. Te lo contamos todo en esta entrada!

Día 4. Jyrgalan: Trekking Turnaluu Kol Lake

 

# Kirguistán: Itinerario y guía práctica

Si te ha gustado la publicación, no olvides seguirnos en INSTAGRAM y FACEBOOK

*Este post contiene enlaces de afiliados. Al reservar a través de estos enlaces, nosotros recibimos una compensación.

Karakol: cómo llegar a Karakol desde Bishkek

karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Karakol fue nuestro campamento base para visitar las montañas cercanas donde vimos algunos de los paisajes más alucinantes del Kirguizistan. Lo mejor es que Karakol se convirtió en todo un descubrimiento para nosotros. Sin duda, la mejor manera de empezar este fascinante viaje. Pero vamos por partes, lo primero, ¿Cómo llegar a Karakol desde la capital, Bishkek? Te lo contamos todo en esta entrada! ¿Nos acompañas?

Si todavía no la has leído y estás pensando en viajar a Kirguistán no te pierdas la guía práctica para preparar el viaje.

# Kirguistán: Itinerario y guía práctica

karakol es una localidad excelente donde alojarse para visitar los alrededores. Está muy bien comunicada con el resto del país en transporte público y además cuenta con una buena oferta de alojamientos para mochileros, tiendas y locales de comida.

Sinceramente no teníamos expectativas sobre Karakol en si, lo habíamos enfocado más como un lugar donde estar mientras visitábamos los alrededores. Pues bien, Karakol nos encantó!! Según nuestra humilde opinión, hay que dedicarle un par de tardes (después de las excursiones) a visitarlo porqué no tiene desperdicio alguno. Arquitectura soviética e infinidad de referencias a la URSS combinado con un toque de tradición, ambiente rural y mucha mezcla de personas, identidades y religiones.

Desde Karakol se puede llegar en transporte público al inicio de la mayoría de los trekkings de las montañas cercanas.

Kirguistan -ViatgeLovers.com
Jeti Oguz, uno de los trekkings para hacer en Karakol -ViatgeLovers.com

Llegada a Kirguistán y trámites en el aeropuerto de Bishkek

Llegamos a Bishkek, la capital de nuestro querido Kirguistan a las 5.10 am super puntuales con Turkish Airlines. Nos sorprendió la agilidad de todos los trámites y la buena organización del aeropuerto a pesar de lo pequeñito que es.

Hacer los trámites de llegada fue extremadamente fácil y rápido. Sin sorpresas, sin problemas. Los funcionarios y la policía del Kirgui (que no tiene muy buena fama) fueron educados y todo eran sonrisas y extrema amabilidad con los pocos turistas con pinta de turistas que llegábamos…

No nos pidieron ningún tipo de explicación, ni alojamientos, ni billete de salida, ni cuánto dinero llevábamos encima. Nos sellaron el pasaporte y sin darnos cuenta, ya estábamos en terreno Kirgui.

En el mismo aeropuerto, cambiamos dinero en la casa de cambio del aeropuerto. En Kirguistan funcionan siempre en efectivo, es imprescindible ir con cash. Nuestro objetivo para el día de hoy era llegar a la localidad de Karakol así que no podíamos perder ni un solo segundo. Habíamos llegado a las 5 am y a las 7 am teníamos que estar sentados en la marshrutka que partía hacia Karakol.

Bishkek International Airport-Western Bus Station

Salimos pitanto y desde el aeropuerto Internacional de Bishkek, nos subimos a una marshrutka hasta la Western Bus Station. Esta es la estación de buses de Bishkek desde donde salen las marshrutkas hacia Karakol.

En la puerta del aeropuerto, había varias marshrutkas que iban hasta la estación oeste, nosotros para asegurarnos, le enseñamos al conductor la localización en la aplicación maps.me. Nosotros subimos al bus nº380, pero todas estas llegan hasta allí, atención: #111, 11 4 , 129, 132, 21 4, 224, 275, 326, 327,. 330, 344, 350, 358, 386, 908.

Salimos super rápido y nos dejó justo en la puerta de la Western Bus Station. No habíamos salido del bus y ya nos habíamos enamorado del Kirgui.

Número y horario de la marshrutka Bishkek-Karakol

Una vez en la Western Bus Station, nuestro objetivo era encontrar la marshrutka #501 que es la que hace el recorrido Bishkek-Karakol en menos horas. Salía a las 7 am y no sabíamos si todavía quedarían asientos así que íbamos un poquito acelerados.

La estación en un primer momento parecía un poco caótica pero una vez situados, la cosa era muy sencilla. Por estación de buses en Kirguistán, entendemos un lugar con un montón de furgonetas aparcadas por todos los sitios, gente gritando en la puerta de las furgonetas en diferentes idiomas (dedujimos que decían la dirección y la hora de salida) y muchas personas con un montón de bultos y paquetes. Eso sí, dentro de todo esto, siempre tienen su lógica. No es difícil de moverse por allí.

Las marshrutkas #501 que van a Karakol empiezan a salir a las 7 am que es cuando sale la primera y van saliendo a medida que se llenan hasta las 23h. Por lo tanto, lo único seguro es que a las 7 am sale una, a partir de ese momento, habrá que tener paciencia.

Fuimos hasta las taquillas donde había bastante cola y todo era un poco caótico (a parte que todo estaba escrito en ruso…) pero, como hemos dicho, dentro de su caos, todo estaba bien organizado.

Compramos los billetes para Karakol sin problema y sin creérnoslo a las 7h en punto ya estábamos de camino!

Bishkek-Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Dentro de la furgoneta Bishkek-Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Bishkek-Karakol

La marshrutka era una furgoneta bastante vieja. Nos tocó detrás con dos acompañantes más, íbamos bien apretaditos pero muy contentos.

Tardamos 5 horas en llegar a Karakol, 5 horas de trayecto cruzando unos paisajes absolutamente bellos, era un adelanto de todo lo que nos tenía por ofrecer Kirguistán.

La conducción fue bastante buena la verdad, también lo fue durante el resto de trayectos por el Kirguistán. Durante el viaje Bishkek-Karakol, solo paramos una sola vez para ir al baño. Odiamos los trayectos en los que paran mil veces, así que por nosotros, estupendo.

Karakol -ViatgeLovers.com
Karakol -ViatgeLovers.com

Llegada a Karakol

La furgoneta nos dejó en la parada de autobuses de las afueras de Karakol, allí podríamos haber tomado un taxi pero decidimos andar y así ya de paso conocíamos la ciudad. Lo único malo es que hacía muchísimo calor y estábamos un poquito destrozados. Habíamos volado toda la noche, llegado de madrugada a Bishkek y viajazo de 5 horas en furgoneta. Después de eso, se nos ocurrió la brillante idea de dar un paseíto bajo el Sol de mediodía.

Lo bueno es que Karakol nos fascinó. Mezcla entre alojamientos kirguis y arquitectura URSS. De verdad, si os encanta este estilo, alucinaréis. A nosotros nos encantó ¿lo hemos dicho ya? Es sorprendente, diferente y acogedor, todo a la vez. En Karakol no ha pasado el tiempo. Cuando viajas mucho, cuesta encontrar lugares que todavía te sorprendan y Kirguistán lo consiguió. Y eso que no llevábamos ni 24 h en territorio kirgui. No sabíamos todo lo que nos quedaba por vivir.

Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com
No podía faltar en Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com

Nos alojamos en Guest House on Derbisheva. 15€/noche. Desayuno incluido. Teníamos baño privado en la habitación, tenemos que decir que era muy sencillito. Todo estaba extremadamente limpio. Lo que más nos gustaba era eran los estampados de las paredes, las colchas y todo en general. Al más puro estilo kirgui. La pareja no hablaba inglés pero nos entendimos con el traductor.

Nuestro alojamiento en Karakol no podía ser más top, amable, familiar y auténtico. Era la casa de una pareja de jubilados. Absolutamente genial. Es un alojamiento muy sencillo, pero en el kirgui no esperéis grandes lujos ni grandes habitaciones de hoteles, esta es la media y esperemos que continue así.

La verdad es que una vez instalados nos entró todo el cansancio de golpe y decidimos dormir un rato antes de salir a explorar Karakol. Ya no podíamos más!

Después de dormir un par de horas, y aprovechando que no hacía tanta calor, salimos a patearnos todo Karakol. Nos convertimos en fans desde el momento uno.

Karakol es una localidad bastante grande aunque pueda parecer que no. Grande para lo que sería el país. Algunas calles están asfaltadas aunque la mayoría no lo están, por ejemplo la de nuestro alojamiento era sin asfaltar. Tiene un centro muy soviético con mil monumentos y estatuas homenajeando a los líderes comunistas rusos, luego tiene una parte más tradicional y luego las zonas más religiosas. Eso sí, todo está muy pero que muy limpio. No os penséis que es como en el sudeste asiático.

Visitamos la parte más céntrica donde se encuentran todos los edificios gubernamentales construidos por la URSS y todas las estatuas en honor a los ideólogos comunistas. Los símbolos comunistas se encuentran en cada rincón. Luego, recorrimos las avenidas principales y zonas residenciales que no tienen desperdicio alguno.

Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Karakol. Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistán -ViatgeLovers.com
Kirguistan -ViatgeLovers.com
Iglesia ortodoxa en Karakol -ViatgeLovers.com

Una recomendación sobre las estaciones de marshrutkas

Aprovechamos también para confirmar la localización de las estaciones de marshrutkas que teníamos que tomar en los próximos días. Una para ir a Jeti Oguz y otra para ir hasta el valle de Jyrgalan. Y, la verdad, suerte de la aplicación de maps.me. Imprescindible tenerla ya descargada y con los puntos clave marcados. Aunque el problema es que cuesta mucho encontrar las estaciones en google maps y en maps.me o no están marcadas o están escritas solo en ruso y cuando las escribes en inglés, no las localiza. En Karakol suerte del matrimonio de nuestro alojamiento que nos indicó donde estaban. Una vez allí, las marcamos en la aplicación.

Por la noche, cuando ya no hacía tanto calor, Karakol se llenó de familias y amigos, esto hay que verlo. Fuimos a buscar algún sitio para comer, pero encontramos un lugar mejor, un montón de restaurantes que son ventanas y sirven comida para llevar, todo el mundo comía allí en la calle.

Antes de ir a dormir, fuimos al supermercado a comprar litros y litros de agua para las excursiones de los próximos días. También compramos provisiones de comida para la ruta por la montaña que haríamos al día siguiente.

Nos fuimos a dormir bastante tarde y eso que nos teníamos que despertar muy pero que muy temprano para hacer nuestra primera ruta por los paisajes del Kirguistán, nos íbamos hasta Jeti Oguz.

Post office Karakol -ViatgeLovers.com
Post office Karakol -ViatgeLovers.com

Estábamos impacientes por conocer las formaciones rocosas más famosas del Kirguistan, Jeti Oguz. Os contamos como llegar y nuestro recorrido por Jeti Oguz en la siguiente entrada. ¡No te lo pierdas!

Día 2. Karakol-Jeti Oguz-7 Bulls-Valle de las Flores-Karakol

# Kirguistán: Itinerario y guía práctica

Si te ha gustado la publicación, no olvides seguirnos en INSTAGRAM y FACEBOOK

*Este post contiene enlaces de afiliados. Al reservar a través de estos enlaces, nosotros recibimos una compensación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies