Nusa Lembongan: la más pequeña de las nusas


Después de las Gili y de pasar unos días en el norte de Lombok, nos dirigíamos a otro pequeño paraíso isleño, Nusa Lembongan. Un lugar donde parece que el ritmo se para y todo funciona lentamente, a poco a poco.

Unos días antes en Lombok…

Los últimos días los habíamos pasado disfrutando de la naturaleza de Lombok, en concreto del norte de la isla.

Día 21. Senaru (Lombok): Sendang Gile y Tiu Kelep waterfalls.

Nusa Lembongan

Cómo llegar a Nusa Lembongan

Hemos llegado a Nusa Lembongan después de pasar unos días en Senaru, en el norte de la isla de Lombok. Llegar hasta Nusa Lembongan ha sido relativamente fácil pero caro.

Primero, taxi compartido desde Senaru hasta Bangsal y después, barca hasta Nusa Lembongan. Con el precio del billete estaba incluido el traslado hasta el alojamiento. Si vais desde Bali es mucho más barato y rápido porque hay diferentes compañías que hacen el trayecto y también existe transporte público por un precio bajísimo. En cambio, solo hay una compañía privada que hace el trayecto Bangsal-Nusa Lembongan y se aprovechan a lo bestia. De haberlo sabido antes, igual hubiésemos modificado la ruta para no dar dinero a esos ladrones. El taxi hasta Bangsal, el puerto desde donde parten las rutas hacia Lembongan, nos ha costado 150.000 Rupias en total y el recorrido en barca (un atraco) 500.000 Rupias.

El principal problema fue que había unos tontos que ya habían pagado el precio y no hubo forma humana de regatear (que se puede). Además conscientes de que los habían timado, no se despegaban de nuestro lado. El hombre ya nos dijo que “ellos” habían pagado eso y que ahora no podía hacer nada. Incluso, salimos fuera con uno de los hombres pero uno de los turistas timados vino detrás, insoportable. Por culpa de este tipo de turismo, se aprovechan tanto con los precios. Hay gente que ni se plantea lo que tiene que pagar.

Despidiéndonos de Lombok

Alojamiento en Nusa Lembongan

Nuestro alojamiento fue lo mejor de Nusa Lembongan. El Kubu Sunset Guesthouse es un oasis de paz y silencio 2 minutos del sunset point view, un lugar donde presenciar las mejores puestas de sol de la isla. El hotel nos costó 150.000 Rupias la noche. La casa es de estilo hindú con una piscina espectacular y con una decoración exquisita. También tienen un pequeño restaurante con precios hiperbajos.

Kubu Sunset
Kubu Sunset

Nuestros días en Nusa Lembongan

Decimos que lo mejor de Nusa Lembongan fue nuestra estancia en el hostel y con razón. La isla en si no tiene mucha cosa y hay poco para hacer. Pero eso no le quita su encanto. Es una isla pequeña (no tanto como las Gili) y aquí se viene a descansar y a dejarse llevar por su atmósfera tranquila. Lo mejor es buscar un alojamiento que respecte este ritmo y que nos permita disfrutar de esa paz de la isla.

Snorkel

Uno de los tours de snorkel más conocidos es el manta point. Te llevan con lancha a una zona donde se pueden ver mantas fácilmente. Nosotros no lo hicimos. Sí que fuimos a preguntar y ya teníamos un precio pactado pero al final decidimos no hacerlo. No nos llamaba demasiado la atención.  Unos meses antes, en las islas Galápagos ya habíamos hecho snorkel y habíamos visto mantas a montones. No era nuestra prioridad hacer snorkel en Indonesia.

Otro tema a tener en cuenta es que el fondo marino de Indonesia es un gran vertedero de plástico. Habíamos visto algún vídeo de este tour de gente que justo lo acababa de hacer y cambiamos de idea. Supongo que también depende mucho de las corrientes. Seguramente debe haber días que el fondo marino esté impecable.

Nuestra actividad preferida…

La isla es diminuta. Nosotros nos dedicamos a pasear por las playas cuando bajaba la marea y a sentarnos para ver la puesta de sol desde el Sunset view point.

Puesta de sol desde el sunset view point. Impresionantes.
Puesta de sol desde el sunset view point. Impresionantes.
Pasear por sus acantilados es toda una experiencia
Pasear por sus acantilados es toda una experiencia

Las playas de Nusa Lembongan no son nada del otro mundo. Mas bien tirando a justitass. Es una isla muy montañosa con mucha roca y acantilados. Pero sirven para darse un chapuzón y tumbarse a disfrutar del sol (no es nuestro caso…)

A veces parece que si no hay mil actividades para hacer o para visitar, no tiene interés pero a nosotros esta isla nos pareció todo un descubrimiento. Lo que buscábamos era un lugar tranquilo y barato para pasar unos días aislados de todo y eso en Nusa Lembongan sí que lo encontramos. Es una isla para dejarse llevar, descansar, relajarse, las horas pasan despacio, la atmósfera es tranquila y todo muy zen. La isla, al igual que Bali, es hinduista y su filosofía lo impregna todo. Es cierto que, quizás, si es el principio de un viaje y estás con los niveles de energía por todo lo alto, pueda resultar un poco aburrido. Todo depende de lo que cada una busque.

Anochecer en Nusa Lembongan
Anochecer en Nusa Lembongan

Nusa Lembonga-Bali

Después de estos días tan idílicos, nos desplazamos en barca hasta Bali y pasaremos nuestros últimos días en Indonesia en el sur de la isla, en Kuta.

⇒Kuta: surf y playas kilométricas en el sur de Bali


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *