Bangkok. Últimos días en Bangkok disfrutando de la ciudad.



Nuestro viaje por Tailandia ya se estaba acabando, pero este país nos estaba gustando tanto que decidimos alargar un poquito más nuestra estancia y quedarnos unos cuantos días más en Bangkok. Básicamente para disfrutar de su gastronomía y para coger fuerzas antes de partir hacia nuestro siguiente destino.

Anteriormente ….Khao Sok National Park

Khao Sok nos había ENCANTADO. Habíamos pasado unos días inolvidables para acabar de redondear nuestro viaje por Tailandia.

⇒Khao Sok National Park: llegada y trekking 2 días/1 noche

Llegábamos después de un buen tute de furgoneta y bus desde el parque nacional de Khao Sok. A las 5 de la madrugada, el bus nos dejaba bastante tiradxs en una estación de Bangkok que estaba MUY lejos de nuestro hostel. De hecho, nosotros pensábamos que nos iba a dejar en otra estación que sí que teníamos más a o menos controlada, pero nada. A esto había que sumarle que estaba lloviendo a mares, perfecto!

Cómo llegar hasta el centro de Bangkok

Una vez abrimos el maps.me y comprobamos que estábamos en la otra punta de la ciudad de donde nosotros queríamos nos entró un poco el bajón. Estábamos muy cansados y llevábamos un día entero sin dormir así que empezamos a preguntar cómo podíamos movernos. A la que sales un poco del circuito más turístico, cuesta encontrar gente que hable inglés, así que nos estuvieron mareando arriba y a bajo hasta que finalmente vimos la luz y una chica que hablaba inglés nos explicó lo que teníamos que hacer.

Básicamente, no quedaba otra que coger un taxi (que poco nos gustan los taxis). Pero el sistema no era tan fácil, hay que hacer cola en medio de un caos y de tailandeses y tailandesas expertxs en colarse (tendría que ser deporte nacional). Estuvimos dándonos codazos un ratito hasta que finalmente los encargados de repartir a la gente dentro de los taxis nos vieron y nos metieron dentro de uno.

Atención, el taxi iba con taxímetro (horror!!!) inmediatamente pensamos en los taxímetros de Barcelona y pensamos que nos van a cobrar una fortuna (no fue así), tenemos un poco de trauma. El problema es que el hombre no tenía ni idea de ingles y tampoco entendía lo que estaba escrito porque no lo teníamos en su alfabeto (error nuestro). Total al final le pusimos el maps.me y el señor supo ver donde era. Nos dejó en la puerta y nos costó super poco! Qué alivio!!

Check in en el alojamiento

Continuaba diluviando cuando llegamos al hostel, así que no podríamos hacer mucho más que esperar dentro hasta que fuera la hora del check in o que hubiera alguna habitación disponible.

Estos últimos días nos íbamos a alojar en Blue Chang House no acabamos demasiados contentxs e incluso tuvimos que discutir con la señora que lo regentaba. En un principio todo peloteo y amabilidades, después la cosa se torció un poco…

Disfrutando relajadamente de Bangkok

Al principio del viaje ya visitamos todos los lugares destacados de la ciudad y nos la pateamos de arriba a bajo. Digamos que teníamos los deberes hechos, así estos últimos días en la capital tailandesa los íbamos a pasar disfrutando de todas las comodidades que brinda esta ciudad. Todavía no lo sabíamos pero necesitábamos coger fuerzas antes de emprender el viaje a nuestro próximo destino, Myanmar…pero eso ya es otra historia.

Tailandia nos había encantado. Sus paisajes, la selva, las idílicas playas, TODO. Pero si había una cosa que nos había fascinado por completo era su gastronomía, RIQUÍSIMA!!! No se si es que veníamos un poco hambrientos de Australia…pero en Tailandia no dejamos de probar (ni de repetir) ni un solo plato.

La gastronomía tailandesa es lo mejor

Lo que más nos gustó es que a diferencia de Vietnam y de otros países del sudeste asiático se puede comer street food sin tener que pasarte una semana sentadx en el baño. Es cierto que hay que tener un poco de ojo y mirar las condiciones de la comida y, en especial, el aceite que utilizan para cocinar (con dar un vistazo, es más que suficiente).

Padthai

El padthai es lo que más se vende en las calles más turísticas. En muchos blogs dicen que es una turistada (seguramente) pero a nosotros nos encantaba! No en todos los lugares lo cocinaban igual de bien. Encontramos una pequeña parada en Khao San Road. Se encuentra justo delante de la jefatura de policía y con MUCHA diferencia fue el mejor que probamos, no tiene comparación.

Local Markets

Obligatorio probar toda la comida de los mercados locales. El Night Market de Chiang Mai fue nuestra perdición. No sabemos en inglés los nombres de todos los platos que probamos, pero TODOS estaban buenísimos. En especial, la ensalada de papaya (el nombre lo descubrí casi al final del viaje). Había dos paradas donde la cocinaban, en las dos excelente. Hay que avisar que no pongan muchas guindillas porque sino NO se puede comer. Lo mismo pasa con el resto de platos cuando se va a sitios locales. Aunque la gente es super maja y siempre avisa y pregunta cuando te ve con pinta de guiri.

Night Market, Chiang Mai
Night Market, Chiang Mai

Restaurantes locales

En este caso, probamos varios y, sin duda, nos quedamos con Khun Lek en Bangkok. Esta en la zona centro pero un poco apartado de los lugares más visitados. Justo hace esquina entre la calle Thanon Bunsiri con la Atsadang Road. El lugar donde está situado igual no es la mejor zona de Tailandia…pero se come espectacular y no hay problema para ir de noche.

Disfrutando de la gastronomía local
Disfrutando de la gastronomía local
Algunas de las delicias que probamos
Algunas de las delicias que probamos
Nuestro preferido!
Nuestro preferido!
Tofu y soja

Otro lugar que nos gustó en Bangkok aunque no nos dio tiempo a repetir, se encontraba en la puerta de salida del Golden Mountain. Era una parada pero solo la montaban durante el día, hay que ir antes de que cierre el templo. Comimos/devoramos un montón de sopas de las suyas…se pensaría que no habíamos comido en días, hizo el agosto con nosotros.

Ensalada de papaya picante
Ensalada de papaya picante

Pero si hay un lugar donde se come bien con mayúsculas es en Chiang Mai (sí, otra vez…!). Y, quizás es el lugar donde los precios sean más baratos. Hay muchos restaurantes donde poder probar los deliciosos platos locales. A nosotros en el hostel donde nos alojábamos no nos entraba el desayuno y cada día probábamos un sitio diferente…no nos podríamos decidir por uno. Se come bien, en cantidad y muy barato. Hay que evitar a toda costa los locales occidentales que abren por la noche en la zona de Night Bazar. No valen nada y son carísimos.

Desayunando en Chiang Mai!

Masajes y reflexología

La oferta de entretenimiento en Tailandia no se acaba nunca. En todas las esquinas de cualquier ciudad hay mil sitios consecutivos donde ofrecen todo tipo de masajes, reflexologia, etc. Nosotros no probamos ninguno. Pero si queréis pasar el rato no es una mala idea. Por supuesto, no esperéis fisioterapeutas licenciadxs… Hay que decir que no se veía mucha gente haciéndose masajes…la verdad que se nota la legua que es un poco timo, pero es tan barato que os podéis relajar un rato.

Belleza

Otra cosa no pero productos y tratamientos de belleza en Tailandia no os van a faltar. Lo mismo que antes, lo más llamativo sin duda es hacerse la pedicura con los peces esos que se comen las pieles muertas. Están por todas partes y se puede negociar el precio, si no os convence simplemente podéis ir al de al lado. Pedicura, manicura, maquillaje, henna, de todo. No os vais a aburrir.

Cuando cae la noche

Para tomar algo, el barrio Chino y toda la zona de Khao San Road (no solo esa calle, sino todas las calles adyacentes) tienen muchísima oferta y hay mucha competencia. Eso se traduce en muy buenos precios y mucho ambiente. Cuando cae el sol, Bangkok se transforma y a nosotros nos encanta!

Siguiente parada…Myanmar!

Nuestro viaje por Tailandia se había acabado pero todavía nos quedaban unos cuantos países por explorar, nuestro próximo destino: Myanmar.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *