Día 6. Cusco-Valle Sagradado Pisaq y Ollantaytambo-Aguas Calientes



Hoy vamos a conocer dos lugares claves del Valle Sagrado de los Incas, Pisaq y Ollantaytambo. Además aprovecharemos para quedarnos ya en Ollantaytambo porque a las 19h tenemos el billete de tren hacia Aguas Calientes. Aguas Calientes es la localidad desde donde se sube a Machu Picchu, nuestro plan para al día siguiente…!

La última excursión que hicimos desde Cusco fue hacia Moray y las salineras de Maras. Dos lugares que imprescindibles para conocer la vida de las familias de esta zona.

⇒Día 4. Moray y las Salineras de Maras

Pisaq, pueblo colonial y visita al complejo arqueológico

Antes de salir dejamos dos mochilas en el hostal de Cusco para no tener que ir tan cargados. A Machu Picchu nos llevamos lo imprescindible.

A las 9 empezamos la ruta. Hasta llegar a Pisaq hay una hora de viaje de mala carretera. Pisaq es un antiguo pueblo colonial que todavía conserva la arquitectura en algunas de sus casas y hospedajes.

La plaza de armas es muy bonita, bien cuidada y colorida. Vale la pena darse un buen paseo por el centro histórico antes de subir hasta las ruinas. Aconsejamos alejarse de la zona más turística como el  «mercado artesanal» que básicamente son souvenirs para turistas y es donde paran todos los tours.

"<yoastmark

"<yoastmark

"<yoastmark

Complejo arqueológico de Pisaq

Las ruinas se encuentran en la cima de la montaña, se tiene que llegar en vehículo. En la ciudad de encontraréis varios taxistas que se ofrecen a llevaros. La entrada al recinto está incluida en el Boleto Turístico, no os lo olvidéis!

El complejo es muy grande. Mucho más de lo que nos esperábamos. Todo son subidas y con la altura el esfuerzo es mucho mayor.

A parte del itinerario para descubrir las ruinas, hay un sendero que te lleva de vuelta a Pisaq. Se tarda unas 3 horas y transcurre en medio de la montaña.

Ollantaytambo

Ollantaytambo se encuentra a poco más de 2 horas de Cusco. Este lugar nos encantó! En época de lluvias el tren hacia Aguas Calientes no sale desde Cusco por problemas de deslizamientos en las vías. Así que para coger el tren, hay que llegar hasta Ollantaytambo, la excusa perfecta para visitar este lugar sagrado para los incas.

El pueblecito está bastante pensado para el turismo pero es muy acogedor, aun conserva su encanto. Calles adoquinadas, balcones coloniales, puestecitos de artesanía y muchos muchos restaurantes. Lo mejor sin duda es el el recinto arqueológico,  gigantesco!

El recinto arqueológico de Ollantaytambo

Para no tener que cargar con las mochilas se pueden dejar en las taquillas del recinto o dejarlas en un puestecito justo delante. Las guardan por 3 soles. Nosotros las dejamos aquí.

Durante la primera media hora, hicimos la visita con guía y después nos quedamos hasta las 5 de la tarde (hora de cierre), recorriendo todo el resto del yacimiento.

El complejo es muy grande, mucho más de lo que da tiempo a ver con un tour guiado. En nuestro caso, como ya nos quedábamos en Ollantaytambo para coger el tren, pudimos aprovechar y recorrernos todo el recinto. Si hacéis la visita con guía, no vais a ver ni una cuarta parte del lugar. A no ser que hagáis lo mismo que nosotros.

El templo del Sol

Es la primera parte del circuito. Para llegar hasta el templo del sol, la parte más alta de todo el complejo hay que subir más de 270 escalones. Muy necesario coger oxígeno! Una vez arriba, la panorámica que se obtiene del valle es casi completa.

Escaleras hacia el Templo del Sol, Ollantaytambo
Escaleras hacia el Templo del Sol, Ollantaytambo

Los incas transportaron desde una cantera cercana piedras de un tamaño enorme y las tallaron hasta conseguir bloques perfectos para la construcción del templo. Un trabajo tan acurado que pone de manifiesto los avanzados conocimientos de ingeniería de los incas.

La visita guiada acaba aquí y a las personas que vuelven a Cusco con el tour guiado solo les dan 15 minutos para hacerse 4 fotos. Nosotros en cambio nos quedamos más de una hora y no perdimos el tiempo.

Recorriendo el pueblo de Ollantaytambo

Cuando fue la hora de cerrar, fuimos a pasear tranquilamente por el pueblo. Lo bueno de dejar las maletas fuera del recinto arqueológico es que puedes dejarlas todo el tiempo que quieras. Ollantaytambo no es muy grande y se puede visitar dando un agradable paseo.

Ollantaytambo
Ollantaytambo

Cuando ya se acercaba la hora, fuimos a buscar las mochilas y nos dirigimos a la estación de tren. Está muy cerca, en 5 minutos a pie se llega.

Tren hacia Aguas Calientes

Para embarcar, hay que mostrar el billete de tren y el pasaporte. El tren a pesar de recorrer un lugar de enorme valor ecológico, va echando humo negro y en la estación no se puede ni respirar.

Tren Expedition
Tren Expedition

Nosotros cogimos el tren de las 19h, si cogeis el tren antes de que anochezca podéis quedaros totalmente maravillados con el paisaje en el cual se va adentrando poco a poco.

A bordo del tren, nos ofrecieron bebidas y algunos snacks. Lo haran para justificar el precio totalmente desorbitado que tiene para los extranjeros. La duración del trayecto es de 1h40′, no es que Aguas Calientes esté muy lejos, pero el tren va muy despacio y se paró en varias ocasiones.

Aguas Calientes

Cuando llegamos a Aguas Calientes, los del hostal ya nos estaban esperando. Nos acompañaron a comprar el billete de bus para subir a Machu Picchu al día siguiente y así no perder tiempo. Nosotros solo compramos el bus de ida, la vuelta la íbamos a hacer andando.

Rápidamente nos dimos cuenta que Aguas Calientes es un mini pueblo que vive única y exclusivamente del turismo que atrae el Machu Picchu. Las dos calles principales están llenas de restaurantes, bares de copas y tiendas. Todo enfocado al turismo extranjero. Aun con todo, hay que decir que es un lugar muy agradable y a nosotros nos gustó bastante.

Lo mejor de Aguas Calientes fue nuestro Hostel, con diferencia el mejor en el que nos hemos alojado en todo este tiempo. Su nombre es el Perumanta B&B. Nos alojamos en una habitación doble con baño privado. La atención de la familia es de diez y el desayuno es ESPECTACULAR. Lo mejor es que teniendo en cuenta que los huéspedes del hostal van a Machu Picchu,  el desayuno empieza a las 4 de la madrugada, perfecto.

Mañana Machu Picchu

Por hoy ha sido más que suficiente, nos vamos a dormir temprano para reponer fuerzas. Mañana nos vamos a Machu Picchu, sin duda, el momento estrella de nuestro viaje por Perú.

⇒Día 7. Visita a Machu Picchu

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *