Día 7. Machu Picchu



Por fin llegaba uno de los momentos más esperados de nuestro viaje a Perú, ver en primera persona el Machu Picchu.

Ayer llegábamos a Aguas Calientes con la mente puesta en nuestro objectivo!

⇒Día 6. Cuzco-Valle Sagrado Pisaq y Ollantaytambo-Aguas Calientes

¡Empezamos muy temprano!

Nos hemos levantado a las 4 de la mañana para poder ingresar a Machu Picchu a primera hora y evitar así aglomeraciones de turistas.

Nos hemos despertado en nuestro hostal de Aguas Calientes con un gran desayuno preparado, qué ilusión! Con diferencia este alojamiento está siendo el mejor de todos en los que hemos estado. Tostadas, pastas, bollería, yogur, embutidos, etc y etc. ¡Sin duda, un desayuno para recorrernos todo Machu Picchu con mucha energía!

A las 5 de la madrugada ya estábamos en la cola para coger el bus que va desde Aguas Calientes hasta el yacimiento inca.

En seguida, han pasado a sellarnos el pasaje de bus y a comprobar que teníamos las entradas para la fecha indicada. A las 5.30 hemos subido al bus, empezaba la aventura!

Consejos

⇒Hacer cola muy temprano

Si subís en bus al Machu Picchu, empezad a hacer cola sobre las 5 de la mañana como muy tarde. De esta manera podréis llegar con los primeros buses y visitar esta maravilla del mundo prácticamente sol@s.

Cuando hemos llegado, ya había bastante gente haciendo cola, pero a las 5.30 llegan todos los buses a la vez y sube todo el mundo en el primer turno. Hay que tener preparado los pasajes de bus y la entrada a Machu Picchu. Todo es muy rápido. Hay muchísimos buses, así que, aunque encontréis mucha cola, no os preocupéis. Vais a subir tod@s a la vez.

⇒No visitéis el Machu Picchu con un tour ni con un guía

Machu Picchu es enorme, tiene mil caminos para explorar. Los tours guiados son una estafa. Van rapidísimo y no visitan todos los lugares. Las explicaciones que dan son muy genéricas y realmente no parece que sean expert@s en el lugar, sino más bien que se han aprendido el rollo de memoria.

Por libre, en cambio, puedes visitar absolutamente todos los rincones, esperar al mejor momento para hacer las fotos, escoger qué quieres visitar y cuánto tiempo quieres estar. No olvidéis que la entrada cuesta 120 dólares (un pastón), a mi después de pagar este precio alguien me dice “¡vamos!, ¡rapidito!, no podemos quedarnos más tiempo” y no respondo.

⇒Ingresar dos veces con la misma entrada

Se puede ingresar dos veces con la misma entrada. Hay que tener en cuenta, que el recorrido es de un solo sentido. Si os saltáis alguna parte, no vais a poder volver atrás. Lo mejor es recorrer la parte superior al principio cuando todavía no han llegado los tours y luego, si se quiere hacer algún camino, volver a ingresar.

Cómo llegar a Machu Picchu desde Aguas Calientes

Básicamente se puede ir de dos formas, en bus o andando.

En bus

El recorrido en bus son 6 km y te deja justo en la puerta de ingreso. Si se compra el billete ida y vuelta cuesta 24 doláres americanos. Los precios son siempre en dólares. Si solo se compra el de ida, nuestro caso, es la mitad, 12 dólares. Se compran en la caseta que está justo en frente de la parada. Nosotros los compramos cuando llegamos el día anterior. Abren de 5 am a 21.40h.

A pie

Se puede subir y/o bajar andando. Hay un camino de escaleras que une el pueblo con la cima de la montaña donde se encuentra Machu Picchu. Se suben 1.200 metros. Si queréis subir andando, empezad de madrugada antes de que salga el Sol porqué sino vais a llegar muy tarde y reventad@s. Se tarda unas 2 horas “en teoría”, porque el desnivel es tan grande que se puede alargar mucho más.

¿Qué opción es mejor?

Eso depende del estado físico de cada un@. Nosotros hemos subido en bus para llegar pronto y sin cansancio y hemos bajado andando. Subir en bus, nos ha permitido llegar super pronto y, por otro lado, estar descansados y guardar las fuerzas para hacer los trekkings que llegan hasta  la puerta del Sol y al balcón del inca, a parte de recorrernos hasta el último rincón del este fascinante lugar.

En la bajada hay mucho desnivel, pero el camino está en muy buen estado. Además, atraviesa la montaña y estábamos completamente rodead@s de vegetación. Todo son “escalones” de piedra que llegan hasta el rio. Eso sí, una cosa es bajar y otra subir todos esos escalones… Desde el principio de la bajada hasta el hostal, hemos tardado 1h20’.

Qué llevar

⇒Mucha agua

⇒Ropa transpirable

⇒Protector solar y gafas de sol

⇒Gorra

⇒Impermeable. A nosotros nos ha hecho un día espectacular, pero no hay que olvidar que es temporada de lluvias en Perú.

⇒Comida. Nosotros nos hemos llevado dos tuppers, pero nos los hemos comido de escondidas…no hemos visto ningún cartel donde ponga prohibido comer pero a personas que estaban comiendo les han llamado la atención y les han hecho guardarlo. El hecho es que son muchas horas y muchas caminatas, sin comer nada es poco difícil aguantar.

Llegada a Machu Picchu

En la entrada del Machu Picchu, se tiene que enseñar el ticket de ingreso y el pasaporte. Eso sí antes de entrar, mejor que utilicéis el baño (tienen la cara de hacerle pagar 2 soles por usarlo, con el precio totalmente desorbitado que tiene la entrada y el bus). Dentro del complejo arqueológico no hay baños.

Hay que hacer un poco de cola, pero como todavía había poca gente, no hemos tardado nada. Para empezar, hay que subir la escalinata de piedra que lleva hasta la mejor parte de Machu Picchu. Una vez arriba del todo, la vista es sencillamente impresionante. La archiconocida imagen que a todo el mundo le viene a la mente de Machu Picchu…por fin la vivíamos en primera persona.

El recinto es enorme, mucho más grande de lo que nos imaginábamos y el estado de conservación es sorprendentemente bueno.

Sinceramente, estábamos un poco decepcionad@s con la que estábamos viendo hasta el momento en Cusco…pero solo por ver esta maravilla de lugar, había merecido la pena

Primer recorrido: parte superior e interior de Machu Picchu

Primero, hemos recorrido Machu Picchu desde la parte superior desde donde se pueden hacer las mejores fotos. Hay muchos lugares desde donde tomar fotos sin que haya gente. El lugar es tan grande que, a pesar del turismo, es fácil hacer fotos tranquilamente y todas ellas totalmente impresionantes.

¡Machu Picchu por primera vez!
¡Machu Picchu por primera vez!

Una más...
Una más…

Desde la parte alta se obtienen las mejores vistas, pero perderse entre las ruinas incas es una de las partes más emocionantes de la visita a Machu Picchu. Por eso, hemos bajado por el sector agrícola hasta adentrarnos en la el templo del Sol, el primer lugar del recorrido.

Vistas desde El Templo del Sol
Vistas desde El Templo del Sol
Vistas desde El Templo del Sol
Vistas desde El Templo del Sol
Machu Picchu desde el interior
Machu Picchu desde el interior
Las llamas hacen de corta césped natural
Las llamas hacen de corta césped natural

Hemos ido avanzando y siguiendo el circuito sin perdernos absolutamente ni una sola parte. Mientras tanto, veíamos a la pobre gente que iba en tour que no se podía parar ni un minuto…pobrecillos…

Segundo recorrido: Puerta del Sol y el Balcón del Inca

Cuando hemos acabado de ver cada pequeño rincón (¡hay que aprovechar al máximo!), hemos salido porque el circuito es de un solo sentido y hemos vuelto a entrar para hacer dos pequeños trekkings. El primero ha sido hasta la puerta del Sol. Se tarda un poco más de una hora en ir (todo subida) y algo menos en volver (bajada, por fin). Y, el segundo hasta el Balcón del Inca.

Sendero hasta la Puerta del Sol

El camino transcurre por el filo de la montaña y las vistas son totalmente alucinantes. Hemos ido subiendo hasta llegar a la cima, donde se encuentra la Puerta del Sol para los incas. Se llega a más altura que subiendo al Huayna Picchu. El desnivel es importante y es bastante cansado (si no se está un poco en forma, mejor no subir) pero merece la pena llegar a este lugar sagrado para el pueblo inca. Se obtiene una vista perfecta del pueblo de Machu Picchu, de Huayna Picchu, el valle y todas las montañas que lo protegen.

Puerta del Sol
Puerta del Sol
Puerta del Sol
Puerta del Sol
Intipunku en Quechua, Puerta del Sol
Intipunku en Quechua, Puerta del Sol

El Balcón del Inca

Después de descansar un poco, hemos hecho la bajada (mucho mejor bajar…) y nos hemos dirigido al balcón del inca. El camino es muy fácil lo único que para empezarlo hay que registrarse en un punto de control. Hay que poner nombre, pasaporte y hora de ingreso (hora de ingreso en este trekking), cuando se vuelve, hay que firmar y poner la hora de regreso. El motivo es que el camino es muy estrecho y transcurre al borde del precipicio. Lo hacen para asegurarse que todo el mundo que entra regresa…por seguridad.

Yendo al balcón del Inca todavía se pueden ver estas impresionantes vistas
Yendo al balcón del Inca todavía se pueden ver estas impresionantes vistas

Una vez se llega al final de recorrido se puede observar como la construcción de los incas continuaba montaña arriba. Realmente cuesta de imaginar cómo eran capaces de hacer semejantes construcciones en estos lugares totalmente remotos.

El Balcón del Inca
El Balcón del Inca

Yacimiento ¡repetimos!

A la vuelta, hemos hecho una parte del yacimiento (otra vez), aunque estábamos bastante cansad@s todavía no nos queríamos ir! Llevábamos desde las 6 de la mañana y eran las 12.45 cuando salíamos por la puerta.

Bajada por el inka rail

Hemos bajado por el camino de trekking que hay especialmente preparado y ¡ha sido la mejor opción! Transcurre por medio de la montaña y el paisaje es precioso. Eso sí, hemos llegado a bajo que nos temblaban las piernas y todavía teníamos que llegar hasta el pueblo!

Recomendamos mucho esta opción, subida en bus y bajada a pie. De esta manera, se guardan fuerzas para Machu Picchu y después la bajada no es tan dura. El camino es fantástico. Y la satisfacción que se siente cuando por fin divisas el pueblo a lo lejos es enorme.

Machu Picchu, muchísimo mejor de lo que esperábamos

Machu Picchu ha superado nuestras expectativas por completo. Como todo el mundo, habíamos visto mil fotos, pero nada es comparable a la experiencia de verlo en directo. El lugar es mágico y muy enigmático. Si bien, las construcciones no son tan espectaculares como en otros yacimientos, el paisaje que lo rodea y el estado de preservación convierten a Machu Picchu en un lugar totalmente único en el mundo.

4 respuestas a «Día 7. Machu Picchu»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *