Día 3. Tokyo-Nikko-Tokyo



Hoy hemos ido a Nikko. Para llegar hasta Nikko hemos cogido en todo momento líneas JR. La combinación es muy fácil. Hemos cogido la Chuo Line Sobu hasta a Akihabara y de allí la JR kein-tohoku local line (la azul, hace casi el mismo recorrido que la Yamamote). Hemos bajado a Ueno. Como el primer día tuvimos que reservar un tren más tarde de lo que teníamos previsto porque el de antes estaba ya completo, hemos aprovechado para pasear por el parque de Ueno.

En la misma estación de Asakusabashi, nos hemos dado cuenta de las indicaciones que hay en el suelo. Los tres primeros vagones durante hora punta son solo para mujeres. Aunque como van más vacíos, también suben algunos hombres, no lo acabamos de entender.

Mientras estábamos sentados, han empezado a venir un grupito de gente mayor con sus perritos, todos con vestiditos y lo que más nos ha llamado la atención es que todos iban dentro de cochecitos de bebes (que no son de bebes, están especialmente hechos para perros!!!). Tenían a los perros perfectamente peinados, súper limpios y muy bien educados. Parece que venían todos directos de la peluquería.

Nuestro primer Shinkansen

Cuando ya ha sido la hora, hemos vuelto a la estación para coger nuestro primer Shinkansen. Dentro de la estación hay que seguir las indicaciones del Shinkansen, enseñar los billetes y el JR pass a la persona que hay en taquilla y, si preguntas, allí mismo te dicen dónde está la vía. Si no, es tan fácil como mirar el panel que hay (siempre ponen los nombres en Japonés y después en inglés). Cuando llegas a la vía correcta, hay que mirar el billete para saber en que vagón tienes los asientos reservados. Buscas el número de vagón a lo largo de la andana y listos! Es todo muy rápido.

El shinkansen por dentro es espectacular!! Mucho mejor que un avión. Los asientos MUY anchos, puedes estirar las piernas completamente, reclinables, hay enchufes, etc. Vamos no le falta ni un detalle. Y, por supuesto, máxima puntualidad.

Dentro de los vagones no se puede hacer ningún tipo de ruido. Incluso se “recomienda” no utilizar el ordenador para no hace ruido con el teclado. Si se quiere hablar por el móvil, hay que salir del vagón y esperar a que se cierren las puertas para no molestar a la gente que está dentro. Perfecto para descansar!!!! Japón es el país del silencio y de los buenos modales. Junto con la limpieza, es lo que más nos gusta de este lugar. Antes de llegar a cada parada, la anuncian en varios idiomas, incluido inglés. Además para que te despiertes, ponen una musiquita tipo una nana de dormir. Piensan en todo!!

Hemos hecho trasbordo en Utsunomiya (Ueno- Utsunomiya 47 mintos) para coger el JR Nikko Line (No se reserva, 50 minutos hasta Nikko).

Nikko

Llegada a Nikko

Lo primero que hemos hecho cuando hemos llegado a Nikko ha sido ir directos a la oficina de turismo que está en la misma estación. Hay que ir rapidito porque todo el tren va a Nikko (última parada) y se forman unas colas espectaculares. Nosotros por suerte éramos los segundos. Nos hemos hecho con nuestro mapa en inglés y hemos empezado la ruta. Para llegar hasta el Parque Nacional de Nikko se puede ir en bus (310 Yens) o ir andando (20-30minutos). Nosotros fuimos andando. Simplemente es seguir la misma calle de la estación cuesta arriba (cuando sales de la estación a mano derecha), todo recto.

Antes de llegar nos encontramos con el Shynko Sacred Bridge. Se trata de puente tradicional japonés, precioso. Justo delante empezaba el parque nacional. La entrada es espectacular. Los templos de Nikko se encuentran totalmente rodeados de naturaleza. Se respiraba una paz y una tranquilidad…nos encantaba y acabábamos de llegar.

Shynko Sacred Bridge, Nikko
Shynko Sacred Bridge, Nikko

Rinnoji Temple y Tayuin

Con el primer templo que nos encontramos ha sido con el Rinnoji Temple. Nosotros compramos una entrada combinada que te permitía ver este templo y el Taiyuin. Si lo llegamos a saber no entramos…el Rinnoji temple está totalmente en reconstrucción y hasta que no esté acabado, no vale la pena entrar.

Jardines del Rinnoji temple, Nikko
Jardines del Rinnoji temple, Nikko

La otra parte, el Tayuin nos ha encantado! Está completamente escondido en una zona boscosa que le da una atmósfera muy especial. De todos los que hemos visitado, es el que más nos ha sorprendido y el que más nos ha gustado sin duda

Tayuin, Nikko
Tayuin, Nikko
Tayuin, Nikko
Tayuin, Nikko
Recinto externo del Tayuin, Nikko
Recinto externo del Tayuin, Nikko

Toshu-gu

Después visitamos el Toshu-gu. Templo indispensable si se visita Nikko. Lo malo ha sido que mientras estábamos visitando el templo, se ha puesto a diluviar. Llevaba todo el día lloviznando hasta el mediodía.

Toshu-gu, Nikko
Toshu-gu, Nikko
Toshu-gu, Nikko
Toshu-gu, Nikko

Kammangafuchi Abyss

Cuando por fin ha aflojado un poco hemos ido hasta el kammangafuchi Abyss. Nosotros ya no hemos visitado más templos, pero si aún se tienen ganas de más, podéis ir a visitar el Futurasan-jinja. En todos se tiene que pagar entrada.

Llegar hasta el kammangafuchi Abyss nos ha costado un poco. Orientarse en Japón (a veces) puede ser un poco complicado. Al final, un señor muy amable nos ha indicado como llegar y, con la ayuda del mapa, hemos llegado enseguida. Toda esta zona es espectacular! El paisaje desde el puente que cruza el río justo antes de entrar en la zona de kammangafuchi es fascinante. Estábamos completamente rodeados de naturaleza. El río baja con tanta fuerza que crea una especie de niebla alrededor. Un lugar único.

Vistas desde el puente que cruza hasta el kammangafuchi, Nikko
Vistas desde el puente que cruza hasta el kammangafuchi, Nikko

Para llegar hasta el Abismo, hemos seguido andando por el único camino que hay (es muy fácil) y al final de todo, nos hemos encontrado con una fila larguísima de Jizos cubiertos con sus adornos perfectamente cuidados. Todo el camino transcurre paralelo al río. El lugar no puede ser más mágico. Lo mejor es que estábamos completamente solos. Volviendo, sí que ya nos hemos empezado a encontrar con más gente, porque hacía rato que la lluvia había parado.

kammangafuchi Abyss, Nikko
kammangafuchi Abyss, Nikko

Lo mejor de Nikko, la naturaleza

Para nosotros, lo mejor de Nikko sin duda ha sido el paraje natural donde se encuentra. El paisaje es magnífico. Dan ganas de quedarse unos cuantos días con tanta paz y naturaleza.

Antes de volver, hemos comprado la cena en un supermercado (Family Mart, están por todos lados) y hemos cenado allí mismo en unas mesas con unas vistas espectaculares al río y a las montañas.

Mañana, nos vamos a Kamakura.

⇒Día 4.Tokyo- Kamakura-Yokohama-Tokyo

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *