Día 18. Matanzas

El día anterior llegábamos bastante tarde a Matanzas desde Santa Clara y no nos dio tiempo a visitar absolutamente nada. Hoy íbamos a dedicar todo el día a visitar está ciudad más conocida por encontrarse cerca de Varadero que por su propio atractivo. Os contamos nuestras impresiones personales sobre Matanzas en la siguiente entrada. ¿Nos acompañas?

Anteriormente…

El día anterior estuvimos haciendo ruta por Santa Clara. El atractivo principal de la ciudad es visitar el Mausoleo del Che y aunque nosotros no íbamos con demasiadas expectativas, Santa Clara nos encantó. Si todavía no la has leído, te dejamos toda la entrada en el siguiente link: 

⇒Día 17. Santa Clara-Matanzas

Matanzas, visita y sensaciones personales

¿Por qué fuimos a Matanzas?

Decidimos ir a Matanzas para hacer un alto en el camino antes de llegar a La Habana y ya de paso visitar esta ciudad tan cercana a Varadero. Teníamos claro que nos nos íbamos a alojar en ningún hotel de Varadero. Pero pensábamos que igual si nos entraban ganas, podríamos acercarnos un día ni que fuera en coche. Ya habíamos estado en Cayo Guillermo, uno de los cayos más Top. Resumiendo, paramos en Matanzas para no hacer del tirón todo el recorrido hasta La Habana. Este fue el único error de nuestra ruta. Por supuesto, que quede claro que todo son opiniones personales y para gustos colores!

Impresiones personales sobre Matanzas

Solo poner un pie en esta ciudad, nos arrepentimos de haber ido. Estos días, los podríamos haber invertido en cualquier otro lugar. Cuba es preciosa. Todo, absolutamente todo lo que habíamos visto hasta el momento había despertado nuestro total interés. Pero no fue el caso de Matanzas

Como decíamos, Matanzas no tiene mucha cosa para visitar. Estaba muy sucia e invadida por palomas y sus correspondientes defecaciones. Si no tenéis mucho tiempo, es un sitio TOTALMENTE prescindible y si queréis playa, podéis ir directamente a Varadero.

Alojamiento en Matanzas 

Encontrar la casa, una odisea

El día anterior nos costó muchísimo encontrar el alojamiento. Llegamos de noche y cuando por fin llegamos, la casa fue un completo timo. Siempre que llegas a una casa, lo primero que hacen es registrarte legalmente. El señor solo hacía que darnos largas. Era todo muy sospechoso.

El parking privado, otro engaño 

De entrada, nos engañaron con el estacionamiento. El tipo en cuestión nos aseguró por email que tenía parking privado. Pues bien, el parking estaba en la otra punta de la ciudad. Se trataba de un descampado sin vigilancia. Íbamos nosotros y una familia francesa. Seguimos el coche de un empleado de la casa que nos llevó por caminos de tierra totalmente a oscuras.

El mal presentimiento iba creciendo hasta que finalmente vimos que “el parking” no era ningún parking. Era una calle cualquiera rodeada de chabolas. Supuestamente, lo teníamos que dejar allí. A pesar de la situación, le plantamos cara y finalmente, nos dejó aparcar dentro de un garaje que había cerca. Se supone que era de un vecino que conocía. Lo peor es que nos querían hacer pagar por dejarlo tirado en la calle. Ni de broma íbamos a pagar. 

Problemas con el propietario

Después de todo esto, lo último que íbamos a hacer era desayunar en su casa y pagarle 5 CUCs. Bien, pues esto no le gustó nada y nos ponía unas caras y unas contestaciones de borde para arriba. Lo que nos faltaba. 

Al día siguiente, nos levantamos bastante tarde. Nos queríamos tomar la estancia en Matanzas con un poco de filosofía y la planteamos en plan relax. Salimos tarde de la habitación y allí estaba el señor esperándonos. De pie como un fantasma. Nos preguntó de muy malas maneras si pensábamos desayunar, nosotros le contestamos de igual modo que no, su cara era un poema. Empezábamos bien el día!

Pues bien, lo de las malas caras del desayuno no fue todo. 

Entraron en nuestra habitación

El último día antes de partir hacia La Habana, salimos bien temprano para acabar de visitar algunos puntos que nos habían quedado pendientes. Volvimos a media mañana porqué estábamos muertos de calor. Antes paramos en una pizzería que había en la plaza central, lo único bueno de Matanzas. Volvimos a nuestra habitación y nos dimos cuenta de que habían entrado en nuestra habitación mientras no estábamos. Lo peor es que no se dieron cuenta de que habíamos vuelto y intentaron entrar otra vez cuando ya estábamos dentro pero teníamos la llave puesta y no pudieron acabar de abrir la puerta. 

Así que imaginad como estábamos. Teníamos un enfado monumental. La escena posterior fue cómica. En cuanto se dieron cuenta de que teníamos la llave puesta y, por lo tanto, que estábamos dentro, salieron corriendo escaleras abajo y nosotros detrás corriendo por toda la casa. Se escondieron como si fueran unos críos. Nos pusimos a dar voces, hasta que salió el señor detrás de un armario haciéndose el despistado. Era ridículo. 

Después de discutir, nos dijo que solo habían entrado para utilizar la nevera de nuestra habitación. Cómo???? Es que no había ninguna otra nevera en la casa??  Imaginad la bronca posterior. Todo muy desagradable. Estábamos deseando irnos. A todo esto, todavía no estábamos registrados.

Fuimos a la habitación, recogimos las cosas y bajamos dispuestos a irnos lo más rapidito que pudiéramos. Mientras Jordi se fue a buscar el coche, yo me quede en la casa y le dije que todavía no nos había registrado. El hombre de muy malas maneras, cogió el libro de registros y supuestamente nos inscribió. Le pagué (gran error) y luego vi que solo constaba una noche, el tío se quedó con una noche por la cara. Nos fuimos pitando de aquel sitio.

Tormenta eléctrica en Matanzas

Lo único bueno de Matanzas fue una tormenta eléctrica espectacular que pudimos ver desde la terraza de la casa. ¡No os perdáis el vídeo!

Callejeando por Matanzas

Lo más destacable de lo que visitamos durante nuestro tiempo en Matanzas sería la plaza central, los edificios coloniales que rodean la plaza central, la ribera del río y algunas calles que cruzan el puente de Matanzas. Poco más. Lo que sí queremos destacar es una pizzería que había en la plaza central de Matanzas donde hacían unas pizzas deliciosas. Una maravilla de pizzas hechas en horno de piedra y servidas a través de ventanita. Maravillosas. 

Matanzas. Cuba -ViatgeLovers.com
Matanzas. Cuba -ViatgeLovers.com
Matanzas. Cuba -ViatgeLovers.com
Alrededores de la plaza central de Matanzas. Cuba -ViatgeLovers.com
Cuba -ViatgeLovers.com
Edificios coloniales y coches antiguos en la plaza central. -ViatgeLovers.com
Cuba -ViatgeLovers.com
Matanzas -ViatgeLovers.com
Cuba -ViatgeLovers.com
Un poquito más de Matanzas. Cuba -ViatgeLovers.com
Siguiente etapa…

Con tan solo poner los pies en la mágica Habana se nos olvidó por completo nuestro paso por la localidad anterior. Te contamos toda la ruta que hicimos por El Vedado, una de las zonas más míticas de La Habana en la siguiente entrada. ¡No te la pierdas!

⇒Día 20. La Habana: recorriendo El Vedado.


¿ Necesitas encontrar alojamiento para tu viaje a Cuba? 
Booking.com

¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies