Viena, escapada en Navidad y Nochevieja

Este viaje a Viena lo realizamos durante las vaciones de Navidad y pasamos la noche de fin de año en la capital austríaca. Una experiencia que repetiremos seguro!


Guía de nuestra escapada a Viena:

1. Cómo llegar al centre desde el aeropuerto

2. Dónde alojarse

3. Ruta por Viena en Navidad

4. Presupuesto para 2 personas


1. Cómo llegar al centro de Viena desde el aeropuerto

En tren

La estación principal de Viena es Wien Mitte y desde allí se puede coger cualquier tren o metro hacia vuestro alojamiento.

Desde el aeropuerto hay dos maneras de llegar al centro:

CAT. El City Airport Train es el más rápido y llega al centro en tan solo 16 minutos. Por contra, vale 11 euros, 19 euros ida y vuelta…bastante caro teniendo en cuenta todas las otras alternativas que hay para llegar al centro sin pagar ese dineral.

El S7. Este tren regional te deja en Wien Mitte en 26 minutos y solo cuesta 3’90€. El tren pasa cada 30 minutos y los billetes se compran en el mismo andén de la estación en las máquinas automáticas. Se puede elegir entre muchos idiomas, no tendréis problemas. Para llegar al centro, hay que coger el tren que va en dirección  “Wien Mitte,” “Wien Nord” o “Floridsdorf.” No tiene pérdida. Podéis consultar los horarios en www.oebb.at o en google maps también salen exactos. El S7 fue la opción elegida por nosotros.

En bus

El bus no sale muy a cuenta a no ser que alguna de las paradas coincida justamente con vuestro alojamiento o os alojeis lejos del centro. La terminal de autobuses está a la salida del aeropuerto, muy bien señalizada. Hay que ir hasta la terminal de autobuses 3, la parada 9. El precio del billete es de 5€.

2. Dónde alojarse

El alojamiento en Viena es bastante caro. Aunque si se hace con tiempo y fuera de temporada (vacaciones y fechas señaladas) se pueden encontrar buenos precios en hoteles situados en el mismo centro.

Nosotros fuimos en navidad y pasamos el año nuevo allí (espectacular) así que os podéis imaginar los precios de los hoteles…imposibles. Nos alojamos en un apartamento a unos 20 minutos andando del centro. El apartamento tenía cocina perfectamente equipada con todo lo que necesitábamos.

Tener cocina significa ahorrarse mucho dinero en comida, así que perfecto! Para llegar al centro íbamos paseando, aunque podíamos coger el metro, no era necesario.

3. Ruta por Viena en Navidad

Si tenéis pensado viajar a Viena, tenéis que hacerlo en Navidad, la ciudad no puede estar más espectacular. Nosotros pasamos allí la noche de fin de año y fue una noche inolvidable! Os lo contamos más adelante.

Viena es muy fácil de visitar. Todo queda bastante concentrado en la zona centro y se puede llegar a los sitios más emblemáticos dando un agradable paseo por las majestuosas calles del centro. Visitar la ciudad en 3-4 días es perfectamente factible.

A continuación, os proponemos un plan de 4 dias completos (sin contar los días de vuelo) aunque es posible hacerlo en 3 días si no se visita el Prater ni los edificios de Hundertwasserhauz.

Nosotros aprovechamos para encontrarnos con unos amigos eslovacos y disfrutar de la Navidad en las calles de Viena de manera más relajada.

También hay que tener en cuenta que en invierno oscurece a media tarde y cierra todo muy temprano. El frío también hace que vuelvas antes a casa… En verano, en cambio se puede alargar el día mucho más y cunden más la horas.

Día 1. Zona centro

La mayor parte de las calles del centro de Viena son peatonales y la mayoría de edificios emblemáticos te los encuentras casi sin darte cuenta. Hay que estar atento y levantar la vista para poder admirarlos. Lo primero que nos encontramos son los mercados de navidad que llenan todas las calles del centro. Al ser de día, todavía no estaban en marcha, por la tarde cuando volvimos, pudimos verlos en pleno funcionamiento.

La primera parada fue la Katholische Kirche st.Peter junto con la Catedral de Viena son dos de los edificios más emblemáticos de Viena.

Palacio de Hofburg

Fue residencia de la familia Habsburgo durante más de 600 años. Si se va a Vienna hay que ir concienciado que se van a ver palacios. Nosotros no los visitamos todos por dentro, pero los que escogimos nos encantaron. Todos son realmente impresionantes y su conservación es de admirar.

En este en concreto, se encuentra el museu de la emperatriz Sisi. Muy interesante para conocer toda su trayectoria vital. De entre muchas otras estancias, pudimos ver las habitaciones de Sisi y del emperador Francisco José. Si ya tenéis pensado ir a visitar el Palacio Schönbrunn (para nosotros es una visita imprescindible), podéis coger una entrada combinada que rebaja un poco el precio de los dos palacios.

Continuamos el paseo por la zona centro y nos encontramos con la biblioteca Nacional Austriaca, la iglesia Katolische kirch st Michel y el museo Albertina.

Cripta Imperial

Al lado del Museo Albertina, se encuentra la Cripta Imperial. Debajo de una iglesia de la orden de los capuchinos se encuentra la cripta de la familia real austríaca. Como la entrada era bastante cara (18€), decidimos solo visitar la iglesia. Pero debe ser muy sorprendente ya que se pueden observar todos los ataúdes convertidos en mini obras de arte, un lugar totalmente místico.

Ópera de Viena o Staatsoper

En principio no teníamos pensado visitar la ópera por dentro pero justo cuando llegamos, empezaban las visitas guiadas y el precio nos pareció más que razonable(9€).

La visita nos dejó totalmente alucinados. En especial, la visita a la parte trasera del escenario. Nunca nos hubiésemos imaginado semejante montaje. Toda una obra de ingeniería. Además, las explicaciones son super interesantes y conoces datos y anécdotas que hacen la visita muy amena. El edificio por dentro es una maravilla de la arquitectura. Esta visita es totalmente obligatoria en cualquier viaje a Viena. A nosotros nos encantó.

Interior de la Ópera de Viena
Parte trasera del escenario de la Ópera de Viena
Interior de la Ópera de Viena
Interior de la Ópera de Viena
Escenario principal de la Ópera de Viena
El elegante escenario principal de la Ópera de Viena
Interior de la Ópera
Interior de la Ópera

Es importante comprobar los horarios de las visitas guiadas en la página web oficial ya que no suelen hacer más de dos visitas al día. Las visitas las hacen en un montón de idiomas, entre ellos, inglés y castellano. Las entradas se compran como unos 15 minutos antes de la visita (siempre hay cola).

Por la tarde (ya era oscuro), volvimos al centro para disfrutar del ambientazo que había alrededor del mercado navideño. Música, vino caliente, paradas con todas las modalidades de frankfurt que existen con sus correspondientes salsas y mucha gente (a pesar del frío que hacía…). Cuando cae el sol, las calles se transforman por completo. Se toman muy en serio la decoración navideña. Luces, villancicos y guirnaldas ocupan todos los rincones. Nos podríamos haber pasado horas!

Día 2. Palacio de Schönbrunn y palacio Belvedere

Palacio de Schönbrunn

Este es el único lugar que se encuentra un poco alejado del centro. Para llegar, es necesario coger el metro. La línia de metro U4 dirección WIEN HÜTTELDORF y bajar en la parada Schönbrunn, se tardan unos 11 minutos des del centro.

El palacio de Schönbrunn era la antigua residencia de los Habsburgo y (para nosotros) es uno de los lugares de visita obligada (junto con la ópera). Avisamos que este palacio es ENORME y para visitarlo vais a necesitar toda una mañana. Con la entrada viene incluida una audioguía que te explica hasta el último detalle de la vida de Sissi y Francisco José. Antes de irnos, recorrimos los jardines que son interminables con estanque incluido y casa para invitados, impresionante.

"<yoastmark

"<yoastmark

A la vuelta, nos bajamos en la parada de metro de Kettenbrückengasse para visitar el Naschmarkt. Un mercado típico de la ciudad. Continuamos la ruta hasta la pequeña iglesia de Kalskirche y llegamos hasta el palacio de Belvedere.

Palacio Belvedere

Este es un palacio convertido en museo. Como ya habíamos visitado uno de los palacios, no entramos, lo visitamos por fuera y recorrimos los enormes jardines. La zona exterior del Belvedere es una gran extensión de zona ajardinada, estanques y puentes perfectamente cuidada. Merece la pena pasear por todo el recinto tranquilamente. Incluso siendo invierno, el jardín lucía precioso.

Palacio Belvedere, Viena
Palacio Belvedere, Viena

Día 3. Hundertwasserhaus, Prater y ópera al aire libre

Edificios Hundertwasserhaus

Hoy nos íbamos hasta los apartamentos Hundertwasserhaus para conocer algo completamente diferente a la arquitectura clásica de Viena. Estos bloques de pisos cuentan con formas totalmente originales y sus fachadas están decoradas de manera estrambótica y llamativa. Colores llamativos, plantas y decoraciones provocativas rodean todos estos edificios donde, por cierto, vive gente ya que se trata de viviendas particulares por lo que solo se pueden visitar desde fuera.

Edificos Hundertwasserhaus
Edificos Hundertwasserhaus
Edificos Hundertwasserhaus
Edificos Hundertwasserhaus

El Prater, mítico

Seguimos hasta el parque de atracciones más antiguo de Europa, el Prater. El parque de atracciones daba un poco de miedito. Parecía sacado de una película de miedo. Atracciones antiguas con su correspondiente decoración antigua que parecían de una película de los años veinte donde muere alguien seguro. Nos hizo bastante gracia y, para rematar, nos subimos en la noria de Viena! Las vistas son bastante chulas, pero el atractivo principal es subirse en los compartimentos de esta noria emblemática.

La mítica noria de Viena en el Prater
La mítica noria de Viena en el Prater
Entrada al parque de atracciones Prater
Entrada al parque de atracciones Prater
La enigmática decoración del Prater...
La enigmática decoración del Prater…
Con este tipo de "cosas" nos íbamos encontrando por el parque de atracciones...
Con este tipo de “cosas” nos íbamos encontrando por el parque de atracciones…

Ópera al aire libre

Por la tarde, fuimos a pasear por la orilla del Danubio y, nos acercamos hasta la Ópera de Viena para disfrutar de la “Oper live am Platz”.  Esta es una de las actividades más conocidas en Viena. Se trata de la proyección de óperas y operetas en la fachada del edificio principal de la Ópera. Esta actividad ya lleva muchos años en marcha y empezó gracias a una iniciativa denominada “ópera para todos”. Con el objetivo de quitarle a la ópera la etiqueta de clasista y que todo el mundo pudiera disfrutar de estos espectáculos de manera gratuita, símbolo por excelencia de la ciudad.

Durante los meses de abril, mayo, junio y septiembre, se puede disfrutar de esta fantástica experiencia. Normalmente, se realizan durante los meses que hace mejor tiempo pero en Navidad vuelven a recuperar las proyecciones e incluso hay función la Noche de fin de año. A las afueras, hay preparadas sillas y bancos perfectamente colocados que se pueden ocupar libremente para disfrutar de la función. Tanto la imagen como el audio son de una calidad excelente. Es muy curioso porque hay personas que hasta se traían la silla de casa para coger buen sitio.

Ópera al aire libre
Ópera al aire libre
Ópera al aire libre
Esperando a que empiece la función

A nosotros nos encantó! No es que seamos unos amantes de la ópera (ni mucho menos) pero la experiencia vale mucho la pena! No nos quedamos hasta el final porque nos estábamos congelando y eso que íbamos más que preparados para el frío. Quedarse quietecito, sentado en un banco de piedra el dia 30 de diciembre en Viena puede que se empiecen a notar síntomas de hipotermia… Aún con todo, es una experiencia más que recomendable y gratuita!

Día 4. Ringstrasse y nochevieja en Viena

Hoy era 31 de diciembre y todas las celebraciones empezaban a las 2 del mediodía, ya teníamos ganas! Por la mañana, nos dedicamos a acabar de visitar el Ringstrasse y a las 2 en punto, estábamos en pleno meollo. Además, habíamos quedado con unos amigos que venían desde Eslovaquia para pasar la nochevieja con nosotros aprovechando la proximidad entre los dos países.

Ringstrasse, la gran avenida de Viena

El Ringstrasse es una gran avenida que rodea todo el centro de Viena y donde están situados algunos de los edificios más emblemáticos y conocidos de la ciudad. Entre muchos otros, pasamos por el museo de Bellas Artes, el Museo de historia natural, el teatro imperial (Burgtheater), la universidad de Viena, el Parlamento y el Ayuntamiento (el Rathaus), aquí podéis utilizar los baños gratuitamente, así que aprovechad, en Viena esto es un serio problema… Toda esta zona es fantástica y es donde, por la noche, se celebraron las campanadas, bueno ellos con un reloj sin campanas.

Empezaba la fiesta de fin de año!

A las 2 en punto del mediodía, ya abrieron todas las paradas, la música inundaba cada rincón de Viena. Habían instalado muchísimos escenarios por toda la zona, cada uno con un estilo de música totalmente diferente (clásica, villancicos, reggae, música más actual tipo discoteca, salsa, bailes de salon, country y hasta reggaetón!). Todas las calles estaban cortadas al tráfico rodado y estaban repletas de gente, no cabía ni un alfiler, un muy buen ambiente de fiesta y celebración. Eso sí, estaban en alerta por terrorismo y la policía y el ejército tenían tomadas las calles.

Una cosa que nos gustó mucho es que en cada calle había como una temática y tanto la entrada como la salida estaban delimitadas. Había gente encargada de controlar quién entraba y quién salía, de que nadie llevara botellas o vasos de vidrio y de que no ensuciaran las calles. Era como si cada calle fuera una discoteca diferente.

Además de música, había paraditas donde se servía comida y bebida. Nosotros por supuesto nos pedimos un vino caliente para calentarnos la noche que venía muy fría! El vino te lo servían en las tazas que veis en la foto, con la forma de cerdito.

Cerdito para el vino caliente 

Bienvenida al año nuevo en el Rathaus

La fiesta durante la víspera de nochevieja fue inmejorable!! Un poco antes de las 12, nos dirigimos hasta el parque del Ayuntamiento (perfectamente vallado por la policía…esto nos pareció un poco ratonera pero la verdad que no era nada agobiante). Y esperamos allí a que llegara el momento señalado!

El gran reloj que hay en la fachada del Ayuntamiento, el Rathaus, sirvió para marcar el fin de año, seguido de un montón de fuegos artificiales y música. Eso sí, en Viena la fiesta no empieza cuando acaban las campanadas, todo lo contrario. Una vez se acabó la música y los fuegos, todo el mundo se fue directo a las bocas de metro y en pocos minutos se quedó todo vacío. La verdad es que ya llevaban muchas horas de fiesta. A nosotros nos gustó más así.

El Ayuntamiento de VienaEl Ayuntamiento de Viena

Fue una noche mágica y muy especial que nunca olvidaremos! (suena muy cursi pero es así) El mejor recuerdo de Viena sin duda alguna!

Día 5. Vuelta a Barcelona

Hoy, todavía nos quedaba toda la mañana para disfrutar de Viena antes de coger el vuelo hacia Barcelona. Aunque la ciudad estaba completamente vacía y las tiendas cerradas, daba gusto pasear por esta ciudad totalmente en silencio.

4. Presupuesto para dos personas:

⇒Vuelos con Eurowings: 220€

⇒Apartamento: 310€

⇒Otros (entradas, billetes de tren y metro, comida): 165€

2 opiniones en “Viena, escapada en Navidad y Nochevieja”

    1. Genial!! Hay un montón de paradas y puestos callejeros con todo tipo de comida, desde lo más simple a platos más elaborados. Como hay tanta oferta, no hay que hacer mucha cola ni nada y los precios muy razonables. Te lo recomiendo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *