Penang National Park, lagartos gigantes y paisajes selváticos

Penang National Park, Malasia -ViatgeLovers.com



Penang National Park era el motivo principal por el cual habíamos llegado hasta esta zona de Malasia. George Town estaba bien pero nosotros somos más de naturaleza y un poco fanáticxs de los animales. Durante todos estos meses que llevábamos en ruta, nos habíamos convertido en unxs coleccionistas de animales de todo tipo y de todas las especies pero todavía nos quedaban unos cuantos más para la colección. Queríamos encontrarnos con el monitor lizard, uno de los lagartos más grandes del mundo fácilmente confundible con un cocodrilo. Lo conseguiríamos ver en Penang National Park?

El día anterior en George Town

Dedicamos todo el día ayer a pasear tranquilamente por George Town. Hicimos un itinerario muy completo por las calles donde se concentran el mayor número de murales, pinturas y street art en general. Os dejamos el link por si todavía no lo habéis visto!

Día 6. George Town: Cumbre del street food y del street art de Malasia.

Penang National Park

Cómo llegar

Nos levantamos temprano (hoy sí) para aprovechar al máximo las horas de Sol (no sabíamos lo que nos esperaba…). Para llegar al parque nacional de Penang, lo haríamos con transporte público. El parque está perfectamente conectado con la ciudad. No es en absoluto necesario contratar ninguna excursión o transporte privado.

El autobús que te deja en la puerta del parque es el nº 101. Tarda una hora y media y es la última parada, así que no hay que preocuparse. Nosotros no lo sabíamos y le íbamos preguntando cada dos minutos. Es que el hombre en lugar de decirnos es la última parada, nos iba diciendo not yet y nosotros venga a insistir cada vez que arrancábamos. Por suerte (para él) lo empezamos a preguntar a partir de la hora de viaje…el tiempo sí que lo teníamos controlado. Para coger el bus, preguntamos a la chica del hostel y ya está, no tiene más misterio.

Eso sí, MUY IMPORTANTE. Para que se pare el bus hay que tirarse literalmente a la carretera, que para que pase de largo te tenga que atropellar porque sino pasan de tu cara. A nosotros nos pasaron dos y eso que había más gente local esperando y todo el mundo con un enfado…al tercero nos tiramos a la carretera, teníamos la lección aprendida, no íbamos a llegar nunca!

Entrada a Penang National Park

La entrada al parque es totalmente gratuita (por el momento). Tan solo hay que inscribirse en un registro por cuestiones de seguridad y allí mismo te dan un mapa con las rutas marcadas. También informan de qué rutas están abiertas y cuales no. Por desgracia para nosotros, aquel día solo estaba abierta la que llega hasta Turtle Beach. Un detalle a tener en cuenta es que si se quiere volver en barca se tiene que contratar en la entrada del parque, no se puede hacer una vez en ruta. El trekking por Penang hasta Turtle Beach no es complicado, nos referimos a que se puede volver andando sin problema. No apuntamos el precio de la vuelta en barca pero era un dineral…

Trekking hasta Turtle Beach

Empezamos el camino un poco preocupadxs por las nubes grises que se nos venían encima…Llevábamos dos días de Sol abrasador y hoy que nos encontrábamos en medio del parque, la cosa tenía muy mala pinta…

Para no perderse por el parque es indispensable tener alguno de los mapas. Sí que hay algunas señalizaciones pero no son nada claras (las del mapa tampoco lo son pero algo ayudan). Y es que a pesar de que el resto de caminos estaban cortados, no había ninguna valla ni cartel avisando de las restricciones por lo que es muy fácil colarse.

Una vez pasamos el tramo inicial, nos adentramos en plena selva. Veníamos de Myanmar donde no quedaba ni un árbol en pie y ver de golpe tanta naturaleza junta…parecíamos dos críos pequeños con los reyes magos 😅 De verdad, que en ese momento nos dimos cuenta de cómo habíamos echado de menos estar rodeados de naturaleza. Myanmar nos había dejado en estado de shock total después de comprobar que no quedaba ni rastro de verde…terrible. Y ahora, Penang nos parecía un regalo!

El trekking transcurre entre esta maravilla de paisaje, Penang national Park -ViatgeLovers.com
Penang National Park -Malasia

El itinerario hasta Turtle Beach es precioso. Íbamos andando rodeados de vegetación, árboles centenarios, lianas y acompañados por pequeños monitos de cara blanca. No es un recorrido que requiera un gran esfuerzo físico, lo único es la elevada humedad que se experimenta dentro de la selva y los mosquitos.

Tuvimos la suerte de ver varias familias de monos de cara blanca

Seguíamos nuestro camino y a medida que íbamos avanzando, iba oscureciendo y unos nubarrones negros se iban instalando encima de nuestras cabezas. Lo cierto es que el camino transcurría entre tanta vegetación que no sabíamos si ya había empezado a llover o no.

Turtle beach

Llegamos al final del camino y…diluvio universal. Pues sí, estaba lloviendo a mares. Corrimos a refugiarnos en una especie de tejado que había. Dos días sin una gota de lluvia muriéndonos de calor y justo hoy tenía que diluviar. Esperamos un buen rato hasta que bajara un poco la intensidad (porque parar, no paró…) y exploramos la playa de Turtle Beach. El lugar es magnífico, salvaje.

Turtle Beach, Penang National Park
Turtle Beach, Penang

La playa no es apta para el baño. Nos lo advirtieron en la entrada, allí hay alguna señalización pero casi no se ve… Tampoco vimos tortugas en libertad, pero sí que nos acercamos hasta un “centro de recuperación de tortugas marinas”.

El centro de recuperación de tortugas marinas

Este es un centro muy humilde y con muy poquitos recursos pero allí estaba. Primero no nos dio muy buena espina…somos un poco delicadxs con el tema de los animales…

Solo entrar, había dos tortugas metidas en dos barriles de plástico intentando escapar como locas. El tema es que empezamos a mal pensar (qué raro) y le preguntamos al chico que estaba allí. Nos dijo que se las habían traído los pescadores porque estaban heridas. Nos enseñó que tenían el caparazón roto y era cierto, lo que pasa es que no es que tuvieran muchos recursos y quizás no “era agradable de ver”. De hecho, no cobraban entrada ni nada (tampoco cobran entrada en la entrada de Penang park), así que tampoco tendríamos porqué sospechar…

En la foto se puede apreciar que tiene la parte trasera del caparazón rota

Tenían los huevos de las tortugas protegidos y marcados para que nadie los pisara. También tenían algunas tortugas muy pequeñas que según parecía ellos llevaban hasta el mar porque muchas de ellas no sobreviven por si solas. Y, eso es cierto, nos contaron en Galápagos que igual de 100 tortugas que acababan de nacer, tan solo 4 o 5 llegaban al mar vivas. Es una especie realmente delicada.

En dos minutos ya lo teníamos visto, el problema es que no dejaba de llover en plan torrencial. Se nos empezaba a pasar por la cabeza el posible estado del camino de vuelta…

Camino de regreso desde Turtle Beach

Camino de vuelta en pleno diluvio

En cuanto vimos una oportunidad, salimos pitando, cruzando los dedos para que no se reanudara la tormenta. Bueno, no nos funcionó. La sensación era como estar debajo de una cascada, lo mismo. Nos lo empezamos a tomar con humor porque era para vernos. Por suerte habíamos protegido todo lo que llevábamos en el interior de las mochilas, teníamos el pasaporte envuelto en mil bolsas. Por cierto, ese protector de mochilas para lluvia que venden en el decatlon…no funcionó. Solo por avisar…

El camino estaba completamente embarrado y todo era como una broma ya. Empapados y de barro hasta las rodillas pero el lugar era espectacular igual!

A medio camino, encontramos una especie de caseta y nos metimos directxs. Lo único es que no estábamos solxs. Un hombre que tenía mucha pinta de psicópata estaba allí con nosotros haciéndonos compañía. Primero, nos hizo gracia con las pintas que llevaba pero cuando empezó a darnos conversación…digamos que decidimos que nos sentíamos más cómodos con cientos de litros de agua cayendo encima nuestro.  Salimos pitando.

El hombre era un holandés que vivía en Malasia hacía un montón de tiempo, que le encantaban las setas y que vivía en una cueva. Resumo mucho la conversación porque el rato ese dio mucho de si. La mirada de “voy a sacar un cuchillo y os voy a asesinar aquí mismo” era lo que más nos intrigaba. Cuando la conversación derivo en temas un poco “oscuros” (de verdad que no encuentro la palabra…) nos fuimos. Tenemos anécdotas de todos estos meses de viaje para escribir unos cuantos libros.

Así que nada, nos entró la risa floja entre la lluvia y el psicópata, estábamos teniendo un día memorable!!

Ya llegando al final del itinerario dejó de llover…! Lo bueno es que justo pudimos ver una familia de monos de cara blanca cruzando por encima de un cable. Una imagen preciosa. Los teníamos a un par de metros de nuestras cabezas por lo que los pudimos ver perfectamente con toda la tranquilidad del mundo.

Una imagen genial!!

Y….por fin lo que estábamos esperando! Una pareja de monitor lizards gigantes y su cría merodeaban por la orilla. Nos quedamos un buen rato siguiéndolos. Brutales!! Sin palabras!! Podrían pasar perfectamente por un par de cocodrilos. Un animal imponente, prehistórico. Con el día que nos había hecho, pensábamos que no lograríamos ver ninguno y allí estaban. A pocos metros de nosotros. La verdad que tenemos una suerte que no sabemos de donde la sacamos!! 

Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com
Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com
Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com

Aquí podéis ver algunos de los vídeos que hicimos.

En algún momento parecía que iba a salir por completo del agua pero nada, hacía el amago y se volvía a sumergir. A pesar de ello, le captamos el cuerpo entero en varias ocasiones. La cría sí que estaba en las rocas, todavía muy pequeña.

La cría de la pareja de lagartos gigantes

De regreso a GeorgeTown

Hoy todavía no habíamos acabado de reír. El tema es que allí estábamos, empapadxs esperando al bus con unas pintas bastante ridículas y no pasaba nadie.. Por cierto, mientras esperábamos al bus, vimos a estos monos rebuscando en la basura. Una triste imagen que pudimos presenciar en más de una ocasión.

Parecía un lugar fantasma. Preguntamos a un chiringuito de comida que había cerca (la única presencia humana que teníamos alrededor) y nos dijo que mejor cambiáramos de posición. Avanzamos unos pocos metros y justo se acercaba uno. No era nuestro número pero nos dijo que nos subiéramos de todas maneras. Nos llevó hasta el lugar donde se encuentran todos los buses esperando. Es en la misma carretera pero se tiene que andar bastante. Por suerte, nos llevó gratis.

Lo mejor de todo es que vemos nuestro bus, corremos para cogerlo y cuando vamos a pagar, nos dice que no tiene cambio y que adiós. Nosotros flipando. Total que un buen hombre de dentro del bus nos dice que hay una pequeña tienda cerca. Nos bajamos. Nos metemos una carrera, llegamos, nos dan cambio y de nuevo a correr como locos. En Malasia, nunca sabes cuando va a volver a pasar el próximo bus, así que teníamos que cogerlo sí o sí.

Después del trekking, la lluvia, el barro y el psicópata, ahora nos faltaba ponerle la guinda al pastel, sprint de última hora. Llegamos y el bus nos estaba esperando (al menos tuvo el detalle después de echarnos de allí…) total subimos, nos sentamos y nos congelamos. Tenía el aire acondicionado nivel frío polar y nosotros empapadxs. Pues así, una hora y media de viaje.

Bajamos que teníamos escarcha en los pantalones. Eso sí le dejamos el asiento y alrededores como si hubieran tirado un cubo de agua… teníamos la ropa como si la acabáramos de sacar de la lavadora (que por cierto, ya ni nos acordábamos de qué era eso).

Cuando llegamos al hostel, fuimos directxs a ducharnos con agua hirviendo. Empezaba la operación “secar la ropa con 300% de humedad”. Teníamos trabajo.. Por suerte, todavía nos quedaba un día y medio para tomárnoslo con calma!

Penang National Park nos había encantado!! Es un lugar de visita obligada si se viaja a Malasia. Naturaleza, animales, paisajes salvajes y abruptos, playa y lagartos gigantes. Además por el momento todavía es un parque completamente gratuito aunque el loco que nos encontramos nos comentó que el actual gobernador de Penang quería cobrar entrada.

Cameron Highlands

Pasamos el día siguiente en George Town descansando, disfrutando mucho de la comida local y celebrando el cumpleaños de Jordi. Nuestro próximo destino era Cameron Highlands.  Nos íbamos a visitar las plantaciones de te. Un paisaje muy característico y casi hipnótico!

⇒Día 9. Penang-Cameron Highlands: Plantaciones de te en Malasia


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Senaru (Lombok): Sendang Gile y Tiu Kelep waterfalls

Sendang Gile Waterfall



Hoy nos levantábamos después de una noche más que movidita. Era Ramadan y la mezquita se encontraba justo en frente de nuestro alojamiento. NO habíamos dormido nada y estábamos molidos. Pero a pesar de ello, después de un buen café y un mega desayuno, empezamos el camino que nos llevaría hasta las cascadas de Sendang Gile y Tiu Kelep.

El día anterior llegamos a Senaru después de un viaje en barca de lo más interesante. Por la tarde, tuvimos tiempo de visitar toda la aldea y descubrir sus magníficas vistas.

Día 20. Gili trawangan-Senaru (Lombok)

Senaru (Lombok): Sendang Gile y Tiu Kelep waterfalls

Despertar en Senaru

Este lugar es fascinante. No puede ser más exótico. Estamos enamorados de nuestro alojamiento y de su emplazamiento (si no tenemos en cuenta los altavoces de la mezquita…).  Nos alojamos en  Ila Homestay. Muy básico como todos los alojamientos de nuestros viajes, perfecto para nosotros. La habitación preciosa, super limpia y con terracita privada. Solo tres habitaciones y una familia estupenda. Sin agua caliente pero ya estamos costumbrados!

Nos despertamos temprano pero tampoco hacemos un gran madrugón. Llevábamos unos cuantos y las cascadas no se iban a mover de sitio. Pero como siempre, intentamos llegar muy pronto a los sitios para no encontrarnos con nadie.

La parejita que lleva el lugar antes de darnos los buenos días ya se están disculpando por el “ruido” nocturno. En fin, si son majísimos qué les vamos a decir. Están preparando a la niña pequeña para llevarla a la escuela. El precio que habíamos pagado por la habitación era de 8 euros la noche al cambio, era tan bajo que no estábamos seguros de que nos entrara el desayuno. No tenemos tiempo ni a preguntar. Solo sentarnos en su acogedora terraza, nos enseña las diferentes opciones que tenemos para escoger. Estamos alucinando. Encima de este increíble precio, el desayuno es delicioso.

Ahora sí, con un poco más de energía, nos dirigimos a la entrada de las cascadas. Antes de salir, el chico del alojamiento nos explica bien cómo llegar y nos da algunos consejos. Llegar a Tiu Kelep es fácil y rápido, Sendang Gile, la más grande tiene algún que otro truquito y sus consejos nos fueron muy bien. Él habla muy bien inglés ya que hace de guía en el volcán Rinjani. Antes de llegar a Senaru, ya hemos estado hablando con él sobre este tema, pero todavía no nos hemos decidido.

Entrada de las cascadas

Llegamos a la entrada “oficial” y….SORPRESA. Tenemos que pagar entrada. Es error nuestro. Ayer, cuando fuimos a explorar Senaru, no había nadie en la entrada. Mas tarde, averiguamos que están solo unas horitas por la mañana y con eso ya les sobra. Así que si quieres ir a verlas, mejor ir por la tarde. Tampoco es que tengamos que pagar mucho pero este rollo que se traen de trabajar poco y timar al viajerx nos cansa un poco. Pagamos 10.000 Rupias.

Tiu Kelep y Sendang Gile por libre

En la entrada, hay un hombre que se ofrece para hacernos de guía, tampoco es que le ponga muchas ganas, le decimos que no y no insiste. La verdad que visitar las cascadas con guía es un timo de los grandes. Por eso nos sorprende que en TODOS los blogs que leímos sobre Lombok, absolutamente TODO el mundo había hecho el recorrido con un guía. Encima dicen que lo recomiendan. Supongo que  poner en tu propio blog que has tirado el dinero a la basura no queda demasiado bien. Pero te debes sentir bastante ridículo cuando ves que tienes todo el camino marcado y que le has pagado a un “guía” para que haga nada.

Primera cascada, Tiu Kelep

Antes de llegar a la primera cascada, Tiu kelep, nos encontramos con esta imagen. El prenda tiene un paquete enterito de galletas en la mano que abre cuidadosamente y se las empieza a zampar una por una con toda la calma del mundo. Nos ve pasar y ni se inmuta. Nosotros nos atamos las mochilas por si a caso, nos imaginamos de donde ha sacado las galletas…!!!

Hay que tener precaución ellos...
Hay que tener precaución ellos…

Para llegar a Tiu Kelep, la primera de las cascadas que tenemos señalizadas en el la aplicación de maps.me, hay que llegar hasta el final de las escaleras. El camino hasta esta primera cascada está totalmente pavimentado, muy fácil de llegar como veis.

Llegando a Tiu Kelep, Senaru

Hay varios desvíos pero simplemente hay que seguir recto y descender hasta el final. Ya nos la encontramos de frente. El lugar es muy bonito pero no la encontramos demasiado espectacular. Las cataratas de Iguazú han dejado huella. Nos hacemos las fotos de rigor y continuamos la ruta hasta Sendang Gile. 

Tiu Kelep, la primera de las cascadas
Tiu Kelep, la primera de las cascadas

Sendang Gile, la gran sorpresa

Para llegar hasta Sendang Gile, hay que volver a subir el primer tramo de escaleras por donde hemos bajado y coger un caminito que se desvía a la izquierda. No tiene pérdida.

Queda un poco lejos, no demasiado, pero hay que andar durante unos 40 minutos (o un poco más). No es mucho pero igual hay gente que se piensa que están al lado una de la otra. No es así. De todos modos, el camino es todo plano y solo en algún momento hay que subir algunas escaleras. El único punto un poco “complicado” es el siguiente.

Cruzar el río

Llega un momento en que no queda otro remedio que meterse dentro del agua. No es ningún drama. Cubre hasta las rodillas pero hay un poco de corriente y está lleno de piedras. Lo único que hay que hacer es ir despacio y con cuidado porque el suelo es irregular y muy resbaladizo. Otro aspecto a tener en cuenta es que siempre hay un grupito de niños que “te quieren ayudar” con la idea de que les des dinero. Uno de los niños se nos pegó como una lapa pero ya le dijimos que no money.

El río se cruza una primera vez en que simplemente hay que cruzar de una orilla a otra y después hay que meterse dentro y andar un pequeño tramo dentro del agua. En el segundo caso, el agua solo cubre por los tobillos (o un poco más) pero las piedras resbalan igual.

El niño nos acompañó hasta el final a sabiendas de que no le íbamos a dar dinero, igual estaba aburrido o tenía esperanzas de que cambiáramos de opinión. Nunca hay que dar dinero directamente a ningún menor de edad en ningún país. Es muy importante practicar un turismo responsable y este es uno de los problemas más grandes que tienen estos países. Aunque donde peor lo vimos fue en Perú unos meses antes. Muchos menores trabajando sin ir a la escuela y los turistas con cero conciencia sobre el tema.

Este es el segundo tramo que hay que recorrer dentro del río
Este es el segundo tramo que hay que recorrer dentro del río
Por fin, la recompensa final!

Una vez superado el tramo del río solo hay que seguir un caminito y sortear algunas rocas y ya nos encontramos con este espectáculo de la naturaleza. Sendang Gile es fascinante, mágica! Parece sacado de una postal. Eso sí, nos quedamos totalmente empapados en cuestión de segundos.

Sendang Gile, Senaru
Sendang Gile, Senaru

Es posible bañarse pero el agua está CONGELADA. Aunque la recompensa realmente lo vale!! Bañarse debajo de la cascada rodeadxs de tanta belleza es un recuerdo imborrable de nuestro paso por Indonesia!

Sendang Gile Waterfall
Imagen captada desde el interior de Sendang Gile waterfall

Lo mejor es que pudimos disfrutar del lugar completamente solos. Tampoco era muy temprano pero es una de las grandes ventajas de viajar fuera de temporada. Un privilegio del que pocas veces tenemos la suerte de disfrutar.

Otra más de este fantástico rincón de Senaru!

Cuando nos cansamos (por decir algo, porque nos hubiéramos quedado horas!), deshicimos el camino y volvimos a encontrarnos con los niños de antes.

La decisión final sobre el Rinjani 

Llegamos al hostal bastante cansados y es que ya no teníamos la energía de unos meses antes. Y pensándolo con la cabeza fría, decidimos no hacer el trekking de 4 días para subir al volcán Rinjani. El volcán es el principal atractivo de Senaru, pero ya estábamos satisfechxs con lo que habíamos visto y hacer el volcán sin estar a pleno rendimiento habría sido un error.

Transporte hasta Bangsal

Después de comer dos platazos de arroz frito en nuestro hostel, fuimos a buscar algún medio de transporte para llegar hasta el puerto de Bangsal al día siguiente. Después de mucho buscar y de negociar en este pueblo casi desierto, encontramos un taxi que al día siguiente iba hasta el puerto y que ya tenía apalabrado el viaje con una pareja. De modo que pagamos a medias y fue lo más barato que encontramos, 150.000 Rupias los dos.

Al día siguiente emprendíamos el viaje. Primero taxi compartido hasta Bangsal y después barca hasta Nusa Lembongan.

Dirección Nusa Lembongan

Los días en Nusa Lembongan fueron tranquilos, de playa y atardeceres de película.

⇒Día 23, 24, 25. Nusa Lembongan: la más pequeña de las Nusas


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

 

Día 20. Gili trawangan-Senaru (Lombok)



Ya nos encontrábamos en Senaru, una pequeñísima localidad al noroeste de Lombok. La isla de Lombok es muy conocida por sus famosas e inexploradas playas del sur, la mayoría de ellas para surfear. Pero nosotros teníamos otros planes. Queríamos explorar la zona norte. En concreto, las cascadas de sendang Gile y Tiu Kelep. También dejábamos abierta la posibilidad de hacer tres días de trekking para llegar hasta la cima del volcán Rinjani. Otro volcán activo de Indonesia. Ya nos estábamos convirtiendo en coleccionistas de volcanes y es que no nos cansamos nunca de explorar este fenómeno de la naturaleza.

Anteriormente, en Gili Trawangan…

Los días anteriores los habíamos pasado disfrutando de las magníficas puestas de sol de las islas Gili (entre cosas). Te dejo la entrada de las Gili para que te empiecen a entrar ganas de viajar hasta ellas…

Día 16-17-18-19. Gili Trawangan: playas, puestas de sol y cenas en la orilla del mar

Día 20. Gili trawangan-Senaru (Lombok)

Hoy nos despedíamos del personal del hotel de Gili Trawangan,  Ville Pine Tree. Nos daba tanta pena que nos dio por calcular lo que nos costaría quedarnos  a vivir en él. Mejor no haberlo hecho porque infinitamente menos que vivir en nuestra ciudad de origen…

En el hotel, como en todo el sudeste asiático trabajaban tropecientas personas para solo 8 habitaciones. Todxs super jóvenes y entregadxs. Se notaba que tenían muy buen rollo entre ellxs y había muy buen ambiente. Para nosotros eran “demasiado” amables. Nos querían hacer mucho la pelota y eso nos incomodaba bastante pero supongo que es lo que les han enseñado. Cuando llegamos, el encargado (que tendría 18 años) nos metió un rollo de que si aquí éramos todos una familia y nos dijo una frase que de tan cursi que casi nos da algo. Venía a ser algo tipo que si nosotros éramos felices ellos también. Casi salgo corriendo. Pero luego nos dimos cuenta de que eran super majos y bueno…lo deben hacer porque hay que ser realista, a muchos turistas les gusta que les den jabón todo el día.

Cómo llegar a Senaru

Llegar hasta aquí no había sido nada difícil, pero la falta de transporte público terrestre en Lombok hace que los precios suban un poco.

Barca pública Gili Trawangan-Senggigi

Este fue el primer paso. Cogimos el transporte público marítimo que va desde la Gili a Senggigi que es el puerto principal de Lombok. Este trayecto fue toda una experiencia.

Para subir, hay que comprar los billetes en la caseta que hay en el “puerto”. Cuesta encontrar, está justo encima de la arena. Lo mejor es preguntar a los locales si no la encontramos.  Los billetes se compran el mismo día. En teoría, salen barquitas cada hora pero salen cuando están llenas. Así que en cuanto el encargado de los billetes anunció la salida de la barca, corriendo que nos dirigimos a hacer cola, porque sino, es fácil quedarse en tierra.

Esperando la barca que se dirigía a Senggigi

Bueno esta barquita de madera a punto de desintegrarse no tiene nada que ver con la lancha rápida con la que llegamos a Gili Trawangan desde Ubud.

Para subir, toca descalzarse y arremangarse bien los pantalones. Nos sentamos donde podemos y como podemos con las mochilas encima nuestro porque todo el suelo está con dos palmos de agua. Conseguimos coger sitio. Los pasajeros que nos acompañan componen una imagen peculiar. Una mezcla entre turistas luciendo cuerpo con locales vestidos de manera tradicional. Todo un experimento sociológico. La barca hasta arriba de gente, bultos, maletas y paquetes. Hasta animales en jaulas llevamos dentro. No nos falta compañía!!!

Dentro de la barca dirección Lombok
Mis compañeros de viaje y yo

Cuando ya está todo el mundo sentado, emprendemos el viaje. Pero a la que empezamos a navegar, entra agua por todos los rincones y tuvimos que ir moviéndonos durante gran parte del trayecto. Hay que concentrarse mucho para no marearse. El movimiento se notaba muchísimo…quizás no tanto como en las lanchas de Galápagos pero la barca tampoco es que fuera muy resistente. Lo bueno del trayecto es que dura solo unos 30 minutos.

Cuando por fin tenemos el puerto de Sengigi en frente de nuestras narices, nos toca esperar bastante tiempo hasta que hay una buena oportunidad para llegar a la orilla. Para bajar de la barca, zapatos fuera. El agua hasta la cintura. Qué contento se va a poner el del taxi cuando nos vea así…

Taxi compartido

La playa de Sengigi es de arena negra. El norte de Lombok es territorio de volcanes y la mayoría de su costa está cubierta por arena oscura. Una maravilla de paisaje. Allí ya nos estaba esperando un conductor que habíamos contratado para llevarnos a Senaru. El taxi lo compartíamos con otro chico austriaco para rebajar costes. El pobre hombre se enfadó un poquito porque subimos al coche con los pies rebozados en arena negra…aunque nos dijo muy educadamente que había una manguera para lavarse los pies…ya era tarde. Y eso que no se percató de que teníamos los pantalones completamente mojadxs…

Y…cuando pensábamos que íbamos directos a Senaru…paradita de rigor en una agencia que organiza excursiones. Que pesadilla de verdad. Bastante teníamos los tres con mantener la compostura y no vomitarle dentro del coche después del paseito en barca.

Nos tuvieron allí un buen rato hasta que al final los tres (el chico austriaco y nosotros dos) dejamos claro que no íbamos a contratar nada bastante hartxs de tanta insistencia. Por fin, subimos al coche y, ahora sí, ponemos rumbo a Senaru.

El tramo por carretera a parte de un intercambio de experiencias viajeras con nuestro compañero, se convierte en una ruta por paisajes verdes con frondosa vegetación, palmeras a la orilla del mar, playas vírgenes de arena negra y poblados de película. Lombok nos recuerda en cierta manera a nuestros primeros días en la isla de Sumatra (con mejores carreteras, eso sí). La vegetación es totalmente exótica y cuando nos empezamos a adentrar en las montañas, terrazas de arroz mil veces más idílicas que las Bali se abren ante nosotros. Bali ya nos empieza a parecer lo mas flojo de nuestro viaje…como mínimo, lo menos interesante.

Llegada a Senaru

Senaru básicamente se compone de una carretera con pequeñas cabañas de gente local a banda y banda.  El conductor nos deja en la puerta de nuestro hostal. Un lugar entrañable. Rodeados de vegetación, en la parte más alta del pueblo donde empiezan los trekkings que se dirigen al volcán Rinjani. Es el hogar de una joven pareja y su espabiladísma peque. Solo tienen tres habitaciones por lo que la tranquilidad está más que asegurada…o no…

Solo llegar nos recibe la mujer que no habla nada de inglés pero nos enseña nuestra habitación con una gran sonrisa. Nos encanta el lugar. Todo super limpio, evidentemente no tiene agua caliente y aquí hace bastante frío por la noche pero ya estábamos acostumbradxs. Lo bueno es que preparan comida y cena por muy buen precio y unas cantidades enormes!

Cuando llegamos todavía es de día, así que nos vamos a explorar los alrededores. Y, ya que estamos, a buscar transporte para llegar hasta Sengigi al cabo de dos días. No teníamos ni idea de cómo nos las íbamos a apañar.

Senaru, verde intenso

Empezamos a andar y lo que nos encontramos son unos paisajes asombrosos, intensamente poblados con todo tipo de vegetación.

Senaru
Rodeados de vegetación, siguiendo la única carretera que pasa por Senaru

Las vistas desde lo alto del pueblo son espectaculares. De hecho todo el pueblo se encuentra en la parte alta de la montaña así que no hace falta que nos movamos mucho para disfrutar de ellas.

Esto es todo lo que vemos hasta donde nos alcanza la vista
Rincones en Senaru
Casas de la gente local, Senaru

Justo en la entrada a del camino que llevaba hasta las cascadas, hay una pequeña tienda con un balconcito desde donde se puede ver todo el valle. Nos compramos dos sopitas y nos quedamos allí admirando el paisaje. De golpe nos percatamos de movimiento justo en frente. Todos los árboles están poblados por familias de primates que saltan y corretean de un lado a otro. Hay de diferentes tipos y colores.

Aldea tradicional

Ahora que ya teníamos localizada la entrada para llegar a las cascadas, continuamos con nuestro recorrido por Senaru. Justo donde empieza la ascensión al volcán, se concentra la mayor parte de la población de Senaru. Una pequeña aldea tradicional en la que se puede entrar y pasear tranquilamente. A nosotros nos daba un poco de reparo sacar la cámara y hacerles fotos pero pronto nos dimos cuenta de que no les importaba lo más mínimo. Todo lo contrario. Vinieron a hablar con nosotros y nos estuvieron explicando un poco su modo de vida.

Aldea de Senaru
Aldea de Senaru
Construcciones en la aldea, Senaru

Por supuesto, su economía gira entorno al volcán. Muchos de ellos son guías, portadores, comerciales, etc. El cultivo de arroz y la agricultura serían también su principal fuente de ingresos, aunque la mayoría es para auto consumo.

Actualización importante sobre el volcán Rinjani

Hay que recordar que se trata de un volcán activo y que Lombok se encuentra justo en medio del llamado anillo de fuego, una zona de gran actividad sísmica. El trekking dura entre 3 y 5 días y es de dificultad media-alta.

Recientemente, en concreto el 29 de julio 2018 debido a un terremoto en el norte de Lombok de magnitud de 6,5, unos 600 montañistxs quedaron atrapadxs en los caminos del parque nacional. De hecho, ni tan siquiera saben el número exacto de personas que habían porque aunque es obligatorio registrarse para entrar, no lo es para salir. Otro tema que hay que tener en cuenta es que cuando por las noticias se habla de “equipos de rescate” hay que hacerse una idea que no tiene nada que ver con lo que tenemos en la cabeza.

Indonesia es uno de los pocos lugares del mundo donde está permitida la ascensión a volcanes activos y siempre con cero vigilancia y seguridad. Después del terremoto, los caminos del parque nacional del volcán Rinjani han desaparecido debido a desprendimientos o han quedado en mal estado. Por este motivo, se han suspendido todas las actividades de trekking. Aunque teniendo en cuenta la poca preocupación que tienen por la seguridad…no creo que tarden mucho en reabrir los caminos.

Primera noche en Senaru de Ramadan

Hoy nos esperaba nuestra primera noche en Senaru. Todo indicaba que iba a ser una noche llena de paz y tranquilidad. Pues no. Resultó ser todo lo contrario.

El tema es que nuestro alojamiento se encuentra justo delante de la mezquita del pueblo y estamos en pleno Ramadan. No dormimos en todas las noches que estuvimos allí. Es la mezquita con los altavoces más potentes que he visto (y oído) nunca. La pareja del hostel a pesar de ser musulmana (aunque no se nos hubiera pasado por la cabeza) también estaban cansados de tanto volumen…fiesta toda la noche. Solo paraban un par de horas y de nuevo a cantar. Tenían los altavoces tan extremadamente altos que no podíamos ni mantener una conversación dentro de la habitación. Como dormir dentro de una discoteca.

Pero no os penséis que solo teníamos fiesta por la noche. Durante el día tocaba practicar. Volumen a tope y hasta que conseguían regular el micrófono para que no se acoplara el sonido te podían sangrar los oídos varias veces.

Aquí tenéis algunos de los ensayos durante el día….

Al día siguiente, los propietarios se disculparon y nos comentaron que a ellos también les afectaba bastante. En fin, eran tan majos que hicimos ver que no pasaba nada…Digamos que muy practicantes no eran. Al final todo forma parte de la aventura.

Cascadas en Senaru

Al día siguiente iríamos a visitar las cascadas de Senaru y teníamos que decidir si finalmente hacíamos el trekking del volcán Rinjani o no.

⇒Día 21. Senaru (Lombok): Sendang Gile y Tiu Kelep waterfalls.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

 

 

Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y gratis

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com



Por fin había llegado el momento taaaan esperado. Íbamos a ver, escuchar y sentir de primera mano el cráter del Bromo. Uno de los pocos lugares en el mundo donde todavía está permitido el trekking en el cráter de un volcán activo.

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público 

En la entrada anterior, os detallamos qué pasos hay que seguir para llegar desde Surabaya o desde Yogyakarta (nuestro caso) hasta Cemoro Lawang, localidad donde se ubica el volcán. No hagáis caso de guías ni de agencias. El Bromo se puede hacer tranquilamente y fácilmente por libre. Tanto llegar como la visita al lugar es muy fácil y no tiene pérdida. Se puede hacer todo por libre sin ningún problema. Os dejamos el link del post anterior:

⇒Día 10. Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público

Día 11. Cómo visitar el Bromo por libre y gratis

El despertador sonaba a las 3 de la madrugada. Queríamos llegar a tiempo para ver el amanecer.

Primera parte: miradores

El camino para subir a los miradores empezaba justo detrás de nuestro alojamiento. Linterna en mano empezamos a andar.

3.30am, empezábamos a andar
3.30am, empezábamos a andar

Para llegar hasta los miradores, lo mejor es descargarse la aplicación maps.me. Sale todo el camino marcado y todos los miradores señalizados. En google maps, no salen los caminos de tierra y es fácil desorientarse a oscuras.

Durante los primeros metros de subida, el camino era todo carretera por lo que compartimos camino con los Jeeps que subían a turistas que habían comprado un pack hiperinflado de precio. Eso quería decir que íbamos en buena dirección!

Llegamos finalmente al parking donde aparcan los Jeeps y empieza el camino de tierra. Aquí ya nos empezamos a encontrar a más gente. Subimos y subimos sin parar. Llegamos al primer mirador y ya estaba abarrotado de turistas que habían subido en coche. Lo bueno es que de ese punto ya no pasan porque van con el tiempo apretado y a la que sale el sol ya los están esperando para llevarlos hacia el Bromo.

Nosotros todavía subimos unos cuantos metros más. Hay un punto donde no hay camino, es una subida entre las rocas de la montaña. A oscuras puede parecer difícil, pero solo hay que mirar donde poner los pies.

Fue todo un acierto, porque llegamos a un rinconcito donde no había nadie! Aunque al rato, llego una pareja de chinos con su dron último modelo. Una vez aposentados y recuperados de la subida (estábamos sin aliento), esperamos tranquilamente a ver el tan esperado amanecer. Un consejo, hay que llevar ropa de abrigo tanto para subir como guardada en la mochila. Una vez arriba hace mucho frío y a eso hay que sumarle el estar con toda la ropa mojada de sudor. Nosotros habíamos cogido unas camisetas para cambiarnos, polares y las chaquetas. No nos sobró nada. Estábamos congelados!

Esperando a que se hiciera de día
Esperando a que se hiciera de día

Poco a poco fue despertando el día y esta asombrosa imagen se fue abriendo ante nosotros. Precioso. Un momento mágico.

El esfuerzo de la subida había merecido la pena. Nos quedamos hasta que fue completamente de día y la verdad, que gana mucho más de día que durante el amanecer. El Bromo es un volcán activo que no para de expulsar humo, durante el amanecer se ve todo muy nublado, con mucha neblina y no es un amanecer de esos de película que se ve el sol levantándose, sino que simplemente se hace de día, aunque no le quita ni un ápice de magia. Pero, para la gente que quiera ir al Bromo, sinceramente, yo iría a plena luz del día a los miradores porque la imagen del Bromo es BRUTAL!! Ya se que lo que hace todo el mundo es ir para ver el amanecer…pero…ahí lo dejo, por si alguien se atreve a ir contracorriente…

Cuando ya nos hartamos de hacer fotos, empezamos la bajada. Aunque se veía taaaan espectacular que nos parábamos cada dos segundos!! Desde cualquier punto, tenía encanto.

La imagen a plena luz del día es impagable!
La imagen a plena luz del día es impagable!

Teníamos que estar atentxs y no saltarnos el punto de acceso al camino que lleva hasta el Bromo sin tener que pagar entrada.

Segunda parte: ascenso al cráter del Bromo (sin pagar entrada)

Bajando, llegamos al puente que habíamos cruzado anteriormente y ya vimos una entradita muy estrecha que llevaba a un pequeño camino de tierra que atravesaba huertos y campos de cultivo. Y, por ahí que nos metimos.

Fuimos andando y andando hasta llegar a una bajada muy pronunciada de tierra. Una vez más, todo el recorrido está marcado en la aplicación del maps.me. Es muy fácil seguirlo, incluso para volver, encontramos un camino más directo siguiendo el mapa. Bajamos y nos encontramos dentro de esta grandísima explanada con el cráter del Bromo de fondo. Estábamos dentro de la gran caldera. Brutal!!!

Fuimos andando solos todo el camino y de vez en cuando nos encontrábamos con algunos locales (muy pocos) que iban montados a caballo. Estos caballos son para llevar a turistas que no les apetece andar (y hay muchos). Cada vez, que veíamos a alguno, pensábamos que nos iban a decir algo. Pero nada. En ningún momento nadie nos pidió explicaciones. Y si lo hubieran hecho, hubiéramos pasado. No íbamos a pagar nada después de la grandísima caminata que habíamos hecho y del robo que supone esa entrada.

Nosotros solos ante este inmenso paisaje y de fondo veíamos a los jeeps llegar cargados de turistas. Nos acordamos de una pareja de alemanes que conocimos en el hostal de Sumatra. Habían contratado un guía para subir al Bromo y que les había costado 50€ cada uno (incluyendo los transportes). Nos lo decían como si fuera una ganga. Nosotros estábamos flipando. En total pagaron 100€ por traerlos y llevarlos del aeropuerto de Surabaya (hay un bus público que te lleva directamente) y para subir al Bromo que no hay cosa más fácil porque solo hay un camino (para nada un guía es necesario). Nosotros no les dijimos nada. Pero en ese momento ya teníamos claro como NO visitar el Bromo. Es que alucinamos con estos turistas alemanes, franceses, americanos que pagan por todo y lo que les piden. Ni regatear, ni nada.

Nos sucedió una anécdota en Nusa Lembongan muy parecida…unos turistas pagaron el precio “oficial” sin regatear y en cuanto se fueron, a nosotros nos ofrecieron lo mismo por la mitad de precio, la mujer además nos lo dijo tal cual “es que no os podía hacer ningún descuento porque estaban ellos delante y ya me han pagado”. Así que ya sabes, hay que intentar regatear siempre!

El tramo por la gran explanada es un buen trecho y todavía nos quedaba la subida! Eso sí se me ha olvidado mencionar antes que todo el camino es de arena tipo polvo. Acabamos como si nos hubieran rebozado en arena.

La gran explanada del Bromo y completamente solos...
La gran explanada del Bromo y completamente solos…
Ultimo tramo: las escaleras

Llegamos por fin al principio de la última subida que llevaba hasta el cráter. Otra vez nos tocaba subir! Íbamos a necesitar tirar de reservas…La subida llega hasta las escaleras que llevan (esta vez sí) a la cima del Bromo.

Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo
Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo

En este punto, se concentran muchos hombres con sus caballos (que son más bien caballitos) y que te suben hasta el principio de las escaleras. La subida es importante…pero por favor no pagues a estos hombres y no te montes en estos pobres animales. Subían agonizando. Los asiáticos así a groso modo no son muy de andar y la mayoría están de buen ver, así que todos los turistas locales pagaban para que les llevaran en caballo. Era terrible verlos. Hay diferentes razas de caballos. En Sydney vimos a la policía montada que iba con unos caballos que parecían dinosaurios, muy bestia. Eran unos monstruos. Pues bien, estos del Bromo a comparación serían como una sola pierna de aquellos caballos australianos. Pobrecillos.

Empezamos la subida por las escaleras. Son de un solo sentido pero si estas muy cansadx, te puedes parar a descansar en un ladito. Nosotros tirábamos sin pensar porque creo que si nos llegamos a parar no llegamos a arriba…

Y por fin, la recompensa!!!

El primer plano del cráter
El cráter del Bromo

Pensándolo fríamente, cuesta creer que esté permitido el acceso al cráter del volcán. Sin control, sin medidas de seguridad y por supuesto sin nadie vigilando por allí. Pero, dejando este aspecto del lado, es totalmente FASCINANTE. Nos encontrábamos en el borde del cráter de un volcán activo! Era increíble! Las fotos son fantásticas pero verlo en directo es totalmente apasionante!! Visita MUY obligada si se viaja a Java (y no os importa andar)!!!!!!!

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com
En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com

Andamos por el borde y llegamos a ambos extremos. Daba un poco de sensación de vértigo. Como puedes ver en el vídeo, solo hay una pequeña barandilla para agarrarse en el primer tramo y el suelo es un poco resbaladizo. No es para darle más emoción al relato. De verdad que es así. Pero vamos, cientos de personas suben al Bromo cada día y a nadie le pasa nada (que sepamos). Solo hay que ir con cuidado y tener un poco de sentido común.

Desde lo alto del cráter, también se puede observar todo el paisaje que rodea al Bromo. Una panorámica asombrosa.

Regreso a Cemoro Lawang

Para volver, deshicimos los pasos andados por la explanada. Nos encantaba este lugar. Y subimos por un camino que llevaba directo a la carretera. No veíamos el momento de llegar a nuestra habitación…estábamos muy cansadxs…

Cemoro Lawang-Probolingo

Llegamos, nos quitamos el kilo de arena que llevábamos encima, nos duchamos y nada de descansar. Ahora teníamos que pensar cómo volver hasta Probolingo. Habíamos leído que había unas furgonetas que salían cuando se llenaban. Nos dirigimos hasta la “estación” donde se encuentran. Por suerte a pocos metros de nuestra habitación. Para ubicarla mejor, se encuentran en la “entrada oficial” de el Bromo.

Tenemos una suerte que no nos la creemos. Solo llegar ya habían allí unos cuantos viajerxs esperando! Cuando el conductor nos vio empezó a aplaudir a modo de llamada y salieron todos de un hostal que había al lado! Una chica coreana pago por dos personas porque tenía prisa y no quería esperar más. Nosotros pagamos 50.000Rúpias y en marcha!! La verdad que durante todos estos meses de ruta, nos ha salido todo redondo y la buena racha continuaba!

Estas furgonetas se dirigen hasta la estación de autobuses de Probolingo. Perfecto porque nosotros teníamos que coger un bus a Surabaya. Al día siguiente, cogíamos un avión hasta Bali.

Estación de autobuses de Surabaya

Por suerte, en la furgoneta conocimos a un chico argentino que había hecho el trayecto Surabaya-Probolingo en bus y que nos dijo el precio real del billete. También nos avisó que intentarían cobrarnos más…qué raro. Él tuvo suerte porque un hombre indonesio que conoció le hizo de traductor y obligó al del bus a que le cobrara lo mismo que a los locales. Así que teniendo claro que el billete costaba 30.000Rupias, nos fuimos a negociar.

Primero, nos querían cobrar 40.000, imagínate! Incluso en un primer momento nos pareció oír 50.000…le dijimos que 30.000 y el hombre se hizo el orgulloso y nos dijo que no. Pues nosotros, sin ningún problema, hicimos ver que nos alejábamos y ya vino detrás aceptando el precio.

Cuando subimos, pagamos el billete y, efectivamente, en el billete ponía el precio, 30.000. Hay que batallarlo todo! Aunque puedes hacer como aquellos alemanes y pagar 100 euros tan tranquilamente.

Cuánto tiempo se necesita para visitar el Bromo

Nosotros lo hicimos todo en un día. El ascenso a los miradores y al cráter del volcán. Por tiempo, se puede hacer tranquilamente. Hay que levantarse sobre las 3 de la madrugada y empezar a andar con las linternas y ropa de abrigo. Antes de las 12 del medio día, ya está todo hecho.

Hacerlo todo en un día puede ser un poco duro si no se está acostumbrado pero es perfectamente factible y la mejor manera de aprovechar el tiempo. A la vuelta, coincidimos con un grupito que lo había hecho en dos días. El primer día, subida a los miradores y el segundo, subida al Bromo. También es una buena opción.

Cuánto cuesta visitar el Bromo por libre

Os resumimos el precio de cada cosa y el cambio aproximado a euros (del momento del viaje).

Alojamiento en Cemoro Lawang: 165.000 Rupias  (9€)
Tren YogyakartaProbolingo: 97.500 Rupias (5,76€)
Furgoneta Probolingo-Cemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias (2,95€)
Entrada al Bromo: GRATIS
Furgoneta Cemoro Lawang- estación de busos de Probolingo: 50.000 Rupias (2,95€)
Autobus público Probolingo-Surabaya: 30.000 Rupias (1,75€)

Llegada a Surabaya

Llegamos a Surabaya después de un larguísimo día. Cogimos un taxi desde la estación de autobuses hasta nuestro hotel. Tuvimos que negociar el precio con el taxista…nos daba bastante pereza ya el tema del regateo. El hombre nos pedía un pastón (qué raro) por llevarnos a un hotel que estaba al ladito. Ya estábamos tan hartos de negociar precios que le dijimos que no enfadxs, ni regatear. Aunque la verdad que no teníamos ni idea de cómo llegar. Suerte que el hombre nos vino detrás y aceptó el precio que quisimos.

Nuestra estancia en Surabaya coincidió con una oleada de atentados suicidas que ya había empezado unos días antes con el inicio del Ramadan. La ciudad en si tampoco nos interesaba mucho así que decidimos pasar de visitarla y hacer solo noche para coger nuestro vuelo a Bali al día siguiente.

Nos alojamos en el hotel Azzahra Guesthouse a dos minutos del aeropuerto. El hotel en si no estaba mal, lo único que era ramadan y estaban de fiesta y cachondeo.

El día de hoy había sido larguísimo. Nos habíamos despertado a las 3 de la madrugada, habíamos subido a los miradores del Bromo, después al cráter y después toda la odisea de furgonetas y buses hasta llegar a Surabaya. Estábamos deseando meternos en la cama, ni salimos a cenar. Muertxs es poco. Todavía nos duraba la emoción del Bromo. Una experiencia inolvidable!

Bali, nuestro próximo destino

Diá 13. Ubud: Visita de la ciudad y alrededores (arrozales)


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Sibayak, el volcán de Berastagi y sus aguas termales (Sumatra)


Hoy subíamos hasta el Mount Sibayak uno de los volcanes que se encuentran en la localidad de Berastagi, en el norte de Sumatra.  Y, ya de paso, nos daríamos un bañito en una área de aguas termales cercana al volcán situada en medio de la montaña y, lo mejor, lo haríamos gratis!

Llegar a Berastagi desde Ketambe fue toda una aventura en si y por eso le dedicamos toda una entrada completita! No te la pierdas si todavía no la has podido leer:

⇒Día 3. Sumatra: Cómo llegar a Berastagi desde Ketambe

Día 4. Berastagi: subida al volcán Sibayak por libre y baño en sus aguas termales. 

Despertar en Berastagi

Nos despertábamos muy pronto porque el día amenazaba lluvia y no queríamos que nos pillara durante nuestra excursión.  Había hecho bastante frío por la noche y el día se presentaba fresquito, así que nos equipamos bien para subir al volcán Sibayak.

Comimos cuatro cosas que habíamos comprado el día anterior en el super y salimos de la habitación. Justo salimos que el pobre hombre que se encargaba de la casa (no el propietario, que ese se pegaba la vida padre) nos pregunta si queremos desayunar. Nos quedamos con cara sospechosa en plan nos lo quieren colar y luego nos lo harán pagar. Le decimos que no, que nos vamos al volcán y el hombre insiste. Nos dice que vale que cuando volvamos del volcán nos prepara el desayuno. Viendo la buena fe del señor, le preguntamos si está incluido y nos dice que sí. Ya nos lo podrían haber dicho antes. Total que quedamos que a la vuelta nos lo prepara, muy majo él.

Camino hasta la cima del Mount Sibayak: todo subida

El camino para llegar al cráter del volcán no tiene pérdida alguna, eso sí es un recorrido bastante largo y TODO subida. Cuando lo vimos en el maps.me no nos pareció tanto. Por suerte, nuestro hostal estaba estratégicamente situado para visitarlo. Lejos del pueblo que era muy ruidoso y caótico, pero cerca del camino que lleva al volcán y muy tranquilo. El día anterior, ya subimos todo el tramo hasta nuestro hostal, así que en cierta manera ya teníamos “una parte hecha” (siendo MUY optimistas).

Una cosa que quiero decir antes de continuar es que nosotros hicimos la ascensión completamente por libre. NO ES NECESARIO NINGÚN GUÍA. El camino está marcado (hasta cierto punto) y no tiene pérdida. Hay que recordar que los guías no son profesionales y que os van a ayudar… mmmmhhh NADA. Ni dan equipo (ni falta que hace) ni información ni nada. Por lo que recomendamos hacerlo por vuestra cuenta.

(Continuamos) Básicamente hay que seguir la carretera y al final, cuando llegas a un hotel de “lujo”, la carretera se bifurca, derecha o izquierda, hay que seguir por la derecha y todo recto. Gran parte del camino está asfaltado pero está lleno de socavones y el asfalto levantado. En coche no se puede circular pero sí en moto esquivando los agujeros.

Empezamos el camino rodeadxs de vegetación
Empezamos el camino rodeadxs de vegetación

De camino ya nos fuimos encontrando con todo tipo de fauna, en especial, varios de estos insectos de un tamaño enorme!!!!!!!!!!!!

Maxi ciempiés made in Sumatra
Maxi ciempiés made in Sumatra
Sorpresita: hay que pagar entrada

Andamos y andamos hasta llegar a la entrada oficial donde SORPRESA nos piden 10.000 rupias. Es una miseria pero vaya cara tienen.

Preguntamos si todo el mundo paga o solo los extranjeros porque ya estamos bastante hartos de estas diferencias. Si hiciéramos lo mismo en Europa, más de uno se llevaba las manos a la cabeza. El hombre insiste que sí que todo el mundo paga y nos enseña los recibos de otras personas (vete tu a saber) a parte de hacernos un poco la pelota. Total, pagamos, nos registramos y continuamos andando. El tema es que si pagas “entrada” esperas que como mínimo la carretera no esté partida en dos y se pueda transitar sin que parezca una gincana.

Este tramo ya es intransitable
Empezamos a andar por el volcán

La subida cada vez era más pronunciada. Nosotros que ya llevamos un tute importante a las espaldas…sudamos lo nuestro para llegar.

Una vez se acaba el asfalto (o lo que queda de él), hay que seguir las indicaciones de un cartelito muy mono que dice que subas por un caminito a mano izquierda. El camino transcurre entre vegetación y el suelo empieza a ser una mezcla entre barro y azufre.

No tiene pérdida
No tiene pérdida
Las vistas, espectaculares

Durante esta parte el camino es cerrado. Por lo que cuando acaba  y llegamos a una pequeña explanada, nos quedamos petrificados con las impresionantes vistas, una sensación indescriptible. Como mínimo recuperamos la motivación para seguir subiendo, porque ni de lejos habíamos acabado.

A partir de ese punto, el camino es precioso. Continua siendo subida, pero mucho menos severa y se puede ir viendo el esplendido paisaje que rodea el cráter del volcán. Nos encontramos con un par de chinos que estaban intentando hacer volar un dron. Las imágenes seguro que debían ser impresionantes.

Acercándonos al cráter del Sibayak

Por momentos, empezábamos a percibir un fuerte olor a azufre, por fin nos acercábamos! Ante nosotros se abría una gran explanada humeante, un paraje casi lunar. 

Acercándonos al cráter del Sibayak
Acercándonos al cráter del Sibayak

Sin ningún camino marcado y (como no) sin personal del parque vigilando, nos fuimos acercando esquivando los puntos más calientes. Suena muy épico pero en realidad no lo es tanto. Lo único es que todavía nos sorprende que no haya nadie controlando. El panorama era que íbamos andando y de golpe salía un chorro de humo a presión de debajo de alguna piedra. Eso solo te lo dejan hacer en Indonesia

Este era el camino

Y, por fin, llegamos al lago del volcán Sibayak. Una imagen fantástica!!

Mount Sibayak, Berastagi
Mount Sibayak, Berastagi
Libertad total de movimiento

Como aquí no hay control alguno, todavía subimos un poco más hasta la parte más alta. Para hacerlo, atravesamos una zona humeante, íbamos con cuidado donde pisábamos para no desgraciarnos las botas. Vimos un par de personas hiper preparadas que iban bordeando la parte más activa, pero nosotros nos conformamos con la posición a la que llegamos. De hecho, si tienes el equipo adecuado, experiencia y sentido común puedes dirigirte hacia donde te apetezca porque no hay ninguna zona restringida. Cuando acabamos de deleitarnos disfrutando de este momento, deshicimos los pasos andados e iniciamos el descenso por el mismo camino.

Este vídeo corresponde a los últimos segundos antes de llegar a la parte más alta. No se ve todo el camino pero da una idea del terreno (y del viento). Como veis no hay límites ni zonas inaccesibles.

Hot Springs, aguas termales del Sibayak

Llegamos a la “entrada oficial” y nos volvimos a encontrar con el hombre de antes. Le preguntamos y nos animó a llegar hasta los hot springs. Viendo que el día aguantaba (no había ni rastro de lluvia por el momento), nos decidimos a ir y fue una idea genial!!!

Llegar es muy sencillo. Hay que seguir el camino que sale a mano derecha desde donde se encuentra la entrada oficial. Son unos 8 km en total. Al principio sí que hay que hacer alguna subida pero el resto es bajada o plano.

Lo primero con lo que nos encontramos fue con una central geotérmica que aprovecha la energía del volcán. Y, lo segundo, lo que en un principio pensábamos que eran los “hot springs”, casi nos da algo. Era una piscina con agua caliente eso sí, pero llena de toboganes. No había mucha gente, pero nos lo imaginábamos más “idílico”. Por suerte, después del bajón inicial, comprobamos en el maps.me que todavía teníamos que continuar andando para llegar a nuestro destino.

Mientras andábamos, cruzábamos los dedos para que realmente valiera la pena toda esta caminata después de subir y bajar del volcán…

Un remanso de paz en medio de la montaña

Llegamos al punto indicado y ya vimos una caseta que ponía el precio de la entrada, 5.000rupias. Pero, el lugar estaba desierto. Pasamos y nadie nos hizo parar así que allí estábamos con un montón de piscinas de agua caliente en medio de la montaña y totalmente solos. El agua estaba super limpia y el entorno inmejorable, eso sí todas las piscinas tenían más o menos la misma temperatura. Estábamos agotadxs después de la subida al Sibayak aunque había valido la pena todo el esfuerzo.

Hot springs en el mount Sibayak
Hot Springs, mount Sibayak
Encontramos compañía…

Estábamos nosotros tan agustito disfrutando del lugar totalmente solos…hasta que llego un grupo de locales.

Básicamente eran tres chicas que llevaban a las termas a sus hermanos y hermanas. Así que imagina el show…duramos en bañador dos minutos. Ellos y ellas se bañan con ropa y yo en bikini…si van a una playa de Barcelona se mueren. Indonesia es un país musulmán aunque tampoco es que sean tan estrictos como en otros lugares o comunidades.

Al final, nos lo pasamos la mar de bien con ellxs. La gente aquí es igual de inocente que en Myanmar y igual de amable. Primero se pusieron muy alejados de nosotros y poco a poco se fueron acercando. De lejos, escuchábamos cómo iban practicando en inglés lo típico What’s your name, where are you from, etc. Nos hacía mucha gracia. Ya estábamos esperando el momento del asalto jaajajaj. Total, acabamos pasando el rato todxs juntxs y nos pidieron mil selfies, hasta con las hermanas mayores “las responsables del grupo”. Todavía no entendemos lo de las fotos, pero nosotros también les pedimos una para guardarla de recuerdo 🙂

De vuelta a Berastagi en furgoneta

Nos despedimos de las niñas y los niños y nos fuimos directos a buscar la camioneta que bajaba hasta Berastagi. Justo delante de las aguas termales, hay algunas furgonetas aparcadas. La que va a Berastagi es amarilla y cuesta 7.000Rúpias. Al poco de esperar ya llegaba una. Dimos una mega vuelta por la montaña porque la camioneta va recogiendo y dejando gente. Pero los lugares por los que pasábamos eran preciosos. Lo mejor fue que se subió una niña pequeña que volvía a casa después de la escuela y el conductor la llevó hasta la puerta de su casa. A nosotros, no nos importó lo más mínimo, todo lo contrario.

Después de la ruta turística por las montañas, llegamos a Berastagi. Nos bajamos justo en la misma rotonda del primer día e hicimos el resto del camino a pie. El pueblo estaba de fiesta. Era el corpus cristi y en esta población hay una comunidad cristiana muy importante. Cuando llegamos al hostal, el señor que cuida de la casa nos preparó el “desayuno” que nos había prometido y eso que ya era más de medio día. Majísimo. Nos sentó fenomenal porque estábamos ambrientxs.

Minorías religiosas en Indonesia

Más tarde comentamos el tema de la festividad cristiana con el propietario y nos comentó que en Indonesia son fiesta nacional todas las festividades musulmanas, cristianas y hinduistas. Lo hacían por respeto a las minorías no musulmanas. Tuvimos una conversación muy interesante. Nos vino a decir que la gente estaba encantada porque así tenían muchas vacaciones y razón no le faltaba! De hecho, el pueblo se llenó por completo de familias musulmanas y no musulmanas que hacían un mega puente, porque la fiesta (cristiana) caía en jueves. Berastagi es una localidad muy turística dentro de la isla de Sumatra y nadie le hace ascos a un buen puente seas de donde seas y profeses la religión que profeses.

Sunset view point

El día de hoy todavía no había acabado para nosotros!! Descansamos fugazmente y nos fuimos esta vez para ver el sunset. Teníamos que coger otra dirección diferente a la de esta mañana y, de nuevo, subida…

Por el camino, no íbamos solos. Un montón de gente local que estaba de vacaciones nos iba parando y nos volvían a pedir fotos…era un poco raro la verdad, pero eran tan amables que no nos importaba. Lo escribo y me da hasta un poco de vergüenza que parece que nos demos aires de algo, pero de verdad que no es así!! Si nosotros no sabíamos dónde meternos… Parecía que no nos iba a dar tiempo a subir para ver la puesta de Sol.

Lo mejor fue un bus escolar lleno de niños adolescentes con el típico atuendo musulmán que paró de golpe a nuestro lado, bajó el profesor y muy amablemente nos pidió si nos podíamos hacer una foto con los críos. Era surrealista. ¿Qué íbamos a decir? Total que empezaron a bajar niños y niños y allí nosotros plantados mientras el profesor con mil móviles nos hacía la foto con el grupo cada vez con un teléfono diferente. Al final, cuando pensábamos que ya habían acabado, vino el profesor y como quien no quiere la cosa, se puso a nuestro lado y también se hizo la foto. Nos quedamos partiéndonos de la risa. Más tarde nos los volvimos a encontrar y nos empezaron a pitar con el bus como si nos conociéramos de toda la vida. La gente es fantástica! 

Por fin llegamos al sunset view point. Y esto fue lo que nos encontramos, los dos volcanes de Berastagi, el Sibayak y el Sinabung, uno a cada lado. Ni una nube. Mejor imposible. El segundo volcán no se puede visitar porque se encuentra muy activo y no está permitido el trekking (al menos durante nuestra visita). No paró de expulsar humo y cenizas en todo el tiempo que estuvimos en Berastagi. Los vecinos que vivían en la falta del volcán también habían sido evacuados temporalmente y la zona acordonada. La imagen era de una belleza impresionante!

El volcán Sinabung expulsando humo, Berastagi
El volcán Sinabung expulsando humo, Berastagi

No se cuántas puestas de sol hemos visto durante este viaje! Mientras nos dirigimos al lugar indicado, siempre pensamos lo mismo. Que seguro que no hay para tanto, hasta que llegamos y vemos la caída del sol. Siempre es espectacular y completamente diferente en cada rincón del planeta.

Para volver al hostel, tuvimos que hacerlo con la ayuda de la linterna del móvil. Ver el sunset está muy bien pero luego todo se quedó completamente a oscuras y allí no había alumbrado público. Lo bueno es que es una zona taaaan segura….esto me pasa en Barcelona y empiezo a correr como si no hubiera un mañana. En cambio, allí sensación cero de inseguridad. Además mientras volvíamos, como al día siguiente era festivo, había muchos grupitos de amigos y de familias que estaban en las puertas de sus casas haciendo fogatas, tocando la guitarra y cantando canciones. Fue un regreso de lo más agradable, incluso lo hicimos durar un poquito más…Una de las cosas que más apreciamos y envidiamos de estos países es la vida en comunidad que tienen, siempre en la calle, con amigos y vecinos.

El mount Sibayak es toda una experiencia sensorial. El hecho de que no tenga vigilancia y que no sea una zona controlada también le da un toque salvaje y auténtico. Una sensación que es difícil de encontrar y más cuando ya tienes algunos viajes a la espalda.

Había sido un día muy intenso pero nos íbamos a la cama de lo más satisfechxs, contentxs con lo que habíamos visto, con la gente que habíamos conocido y con tener la suerte de poder disfrutar de todos estos lugares tan impresionantes y momentos únicos.

Berastagi-Medan

Al día siguiente habíamos apalabrado un taxi compartido que nos llevaría hasta el aeropuerto de Medan. Por la noche, cogíamos un vuelo hacia la isla de Java. Una nueva etapa en nuestro viaje. El Sibayak había sido nuestro primer volcán en Indonesia pero no iba a ser el único. En Java el Bromo nos estaba esperando. Por supuesto, la isla de Java tenía muchas más cosas para ofrecernos, aunque superar Sumatra iba a ser complicado…

⇒Día 5 y 6. Berastagi-Medan-Vuelo Medan-Jakarta-Vuelo Jakarta-Yogyakarta


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!