Sandakan: una nueva aventura en Borneo


Hoy llegábamos a nuestro segundo destino importante en la isla de Borneo, Sandakan. Habíamos hecho noche en la ciudad de Kota Kinabalu en un hostal que resultó ser un local de masajes con final feliz para hombres (toda una experiencia) y ya estábamos deseando salir pitando de allí.

Anteriormente…

El día de ayer había sido uno de los mejores en Malasia. Por fin pudimos visitar la reserva de Semenoggh y ver unos cuantos ejemplares de orangutanes en directo. Una sensación indescriptible!

Día 13. Kuching-Semenoggh Natural Reserve-Kota Kinabalu

La noche en nuestro “special hostel”

La noche en Kota Kinabalu había sido de lo más entretenida. Cuando se escondió el Sol, las chicas de recepción se transformaron en masajistas sexys y un ir y venir de hombres bastante asquerosos no paraban de entrar y salir del “spa”. Porque nuestro hostel también era un “spa” aunque no todo el mundo tenía acceso…

Nosotros sentadxs en los sofás de recepción viendo el panorama, SURREALISTA. Nos entró la risa (de hecho, ahora recordándolo nos da la risa again!), porque mira que llevábamos unas cuantas anécdotas durante los últimos meses viajando pero todavía no nos habíamos topado con esta.

El hostel lo habíamos cogido de manera un poco apresurada. La idea inicial era viajar el mismo día hasta Sandakan, pero solo salían buses por la mañana, así que no nos quedó otro remedio que hacer noche en Kota Kinabalu. Este parecía un buen lugar por ubicación y precio. El hecho es que mientras observábamos la vida nocturna del hostel, nos dio por mirar los comentarios que había del hotel en Internet. Efectivamente, los títulos eran tipo “mucho más que un hostal”, “mucha actividad nocturna”el uniforme de las empleadas recuerda a otro tipo de locales”, etc, etc, etc. En fin, nuestra valoración fue en la línia. Lo de la ropa de las chicas sí que fue un shock. Las habíamos visto en el momento del check in con ropa normal y de golpe cuando volvemos de cenar nos las encontramos con unas pintas que atamos cabos rápido.

Kota Kinabalu-Sandakan

Temprano, pedimos un Grab y nos dirigimos hasta la estación de buses de Inanam. Es importante saber que los buses que parten hacia Sandakan no salen de la estación central de Kota Kinabalu, parten desde Inanam. Para llegar, no hay transporte público, es necesario coger un taxi o un Grab.

El recorrido en coche nos sirvió de ruta turística por la ciudad. Kota Kinabalu se ve una ciudad mucho más moderna que Kuching, con más y mejores infraestructuras. El hombre tan amable que nos llevó en coche de Bako National Park hasta Kuching ya nos lo había comentado.

Inanam Station

La estación es grandecita y hay varios puntos desde donde salen los autobuses. Nosotros le dijimos al conductor que íbamos hacia Sandakan y nos dejó en el lugar exacto.

A pesar de habernos dejado en la “terminal” o parking correcto, no encontrábamos donde comprar los billetes. Estuvimos preguntando y nos llevaron de un lugar a otro hasta que por fin encontramos la ventanilla. Pagamos 43 Ringits por persona por el viaje.

Una vez en Sandakan…

Nos dejan tiradxs y nos rescatan 

Antes de partir, habíamos mirado donde se encontraba la estación de buses en la ciudad de Sandakan. Por lo que parecía, muy cerca de nuestro alojamiento. Pero, de golpe, el bus se para en medio de la nada, y dice que es la última parada. Le preguntamos al conductor y nos dice que tenemos que llegar en taxi o en moto.

Efectivamente, allí estaban acechando todos los conductores, qué agobio. Miramos a nuestro alrededor y todo daba muy mal rollo. Miramos a qué distancia quedaba la ciudad porque nosotros hemos andado lo que no está escrito y no teníamos problema…Pero era imposible..quedaba demasiado lejos y todo eran grandes carreteras.

Por suerte, una pareja de jubilados filipinos vino a nuestro rescate. Nos dijeron que fuéramos con ellxs que también iban a Sandakan. De entrada, no nos fiábamos nada. La pareja nos explicó que los taxistas que se esperan en el bus siempre te cobran el doble y que es mejor pararlos directamente en la carretera. Que a nuestro entender, más que una carretera secundaria parecía una autopista…Pero, sí, uno se paró.

La pareja de filipinos negociaron el precio y nos subimos. Primero, se bajaron ellxs. El lugar donde vivían nos encantó. Nos hubiéramos bajado para hacer mil fotos. Eran casas flotantes. Incluso nos dijeron cual era su numero para que fuéramos mientras estábamos en Sandakan. Este poblado de chabolas construido encima de una especie de estanque quedaba lejos del centro de la ciudad, donde nosotros teníamos el alojamiento. Antes de subirnos, ya habíamos pactado con el taxista que ellos pagarían 7 Ringits y nosotros 10 Ringits. Nos despedimos de ellos y nos advirtieron que le pagáramos solo 10 Ringits aunque él nos pidiera más porque era lo que habíamos pactado…como se los conocen…

Llegamos a nuestro alojamiento. Bajamos del coche, cogemos las mochilas y le damos los 10 Ringits justos. Y, qué sucede? Nos pide más dinero. Nos giramos y adiós.

Alojamiento en Sandakan…subiendo de categoría!

Nos alojamos en el Hotel Sentral Sandakan. (sí, un hotel, en todos los meses de viaje anteriores creo que no nos habíamos alojado en ninguno!). Teníamos habitación privada y….baño privado! La verdad que estuvimos de fábula en el hotel.

Explorando Sandakan

Lo que nos quedaba de tarde, la dedicamos a pasear tranquilamente por la ciudad. Sandakan es un lugar muy curioso. No es “bonito” pero tiene su encanto y es muy auténtico. Nosotros nos sentíamos muy observadxs. Todo el mundo nos miraba sin cortarse nada de nada.

Primero, fuimos a compra comida para los próximos días a un supermercado que teníamos cerca del hotel y después de dejar las cosas, llegamos hasta el muelle andando. Allí encontramos un centro comercial con varios restaurantes y un McDonalds. Cenamos y nos volvimos.

Vuelvo a decir que parece que Sandakan no tiene nada, pero es muy diferente. Mucho. De un estilo y ambiente que nos recordaba a Kuching. Lo vemos todo muy dejado y bastante sucio. Plásticos y restos de comida por las aceras. La conducción un caos aunque hay muy pocos coches. Lo que sí nos damos cuenta es que la comida en los restaurantes no tiene mala pinta del todo. En Kuching lo habíamos visto mil veces peor.

Próximamente…

Una vez en el hotel, preguntamos cómo llegar a Sepilok en transporte público. Ya lo habíamos buscado pero queríamos confirmar. Nuestra intención no era ir a ver los orangutanes de Sepilok (ya los habíamos visto en la reserva de Semenoggh). Queríamos ir al Borneo Sun Bear Conservation Centre, que se encuentra justo delante de la entrada de Sepilok.

El sun bear es el ejemplar de oso más pequeño del mundo. En este centro llegan después de ser rescatados del comercio ilegal y de otras muchas situaciones horribles que solo de pensarlo se te encoge el alma. Popularmente, se cree que algunas partes del cuerpo de estos osos tienen propiedades curativas y se utilizan en la medicina tradicional china. Os contamos todo lo que aprendimos en este centro y mucho más en la próxima entrada!

⇒Día 15. Sandakan-Borneo Sun Bear Conservation Centre-Sandakan


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Día 1. Singapur-Melaka. Primer día en Malasia

Empezábamos nuestra ruta por Malasia!! Habíamos llegado hacía dos días a Singapur y después de visitarlo muy intensamente, hoy nos disponíamos a cruzar la frontera al país vecino, Malasia. Empezábamos nuestra ruta por la artística ciudad de Melaka. Este viaje lo fuimos moldeando a medida que iba avanzando el viaje, por lo que no llevábamos un itinerario fijado. Lo único que teníamos claro era que Borneo iba a estar dentro de nuestros planes.

Primera parada: Melaka

Bus de Singapur a Melaka

Cruzar de un país a otro es extremadamente fácil. Nosotros habíamos comprado el día anterior los billetes por internet en la página 12togoasiaEsta web funciona genial. La hemos estado utilizando siempre que hemos podido para movernos en bus por el sudeste asiático. Lo mejor para nosotros es que pagábamos por internet y así no teníamos que gastar efectivo.

En un principio, habíamos comprado los billetes para el bus que salía a las 14h porque pensábamos que no habríamos tenido tiempo para ver Singapur. Pero como los dos días anteriores le habíamos metido mucha caña, no hacía falta que le dedicáramos más horas. Además hacía un calorazo que era difícil estar al aire libre mucho tiempo…Ya teníamos los billetes comprados, pero una cosa que hemos aprendido es que en Asia todo se puede cambiar! Fuimos a la estación de buses y preguntamos en la ventanilla, como esperábamos no hubo problema! Justo salía uno en unos minutos y ahí que nos subimos! Eran más o menos las 11 de la mañana así que para el medio día ya estaríamos en Melaka y podríamos aprovechar toda la tarde. Perfecto!

Pasan buses cada hora más o menos (incluso con más frecuencia) que hacen el recorrido Singapur-Melaka. El viaje dura unas 3h. Es un trayecto muy común y el precio del billete es muy barato.

Cruzar la frontera Singapur-Malasia

Llegamos al primer control fronterizo, la de salida de Singapur. Fue todo super rápido. El bus ya tiene una zona especial. Bajamos, enseñamos el pasaporte, nos lo sellaron y listos. Creo que no duró ni 5 minutos. Volvimos a subir al bus y al poco llegamos a la frontera de Malasia. En esta, el conductor nos dijo que cogiéramos todo el equipaje. De nuevo muy fácil y ágil. Lo mismo que en el anterior pero esta vez también nos hicieron pasar las mochilas por el escáner, nada más.  No nos preguntaron nada. Simplemente, sellaron el pasaporte. Tardamos unos 10 minutos máximo. Volvimos a subir al bus y rumbo a Melaka! Empezaba nuestro viaje por Malasia y Borneo por libre!!

Llegada a Melaka

Melaka Sentral

El bus nos dejó en Melaka Sentral, la terminal de autobuses de la ciudad. Llegamos allí y no teníamos ni idea de cómo llegar a nuestro alojamiento, ni al centro. Mirando el maps.me estábamos MUY lejos…

Preguntamos a varias personas que en seguida nos solucionaron todas nuestras dudas! En nuestro larguísimo viaje de verdad que podemos decir que solo nos hemos encontrado con gente buena en el mundo.

Para llegar al centro desde la terminal de autobuses, teníamos que subirnos al bus nº17. La terminal es completamente circular, en un lado de la “redonda” salen y llegan los buses que hacen largas distancias, y en el otro, los “interurbanos”. Encontramos el lugar y nos esperamos un ratito hasta que finalmente salió. El billete nos costó 2 Ringits cada uno.

ViatgeLovers.com
Esperando el bus que nos llevaría al centro
El bus nº17 une la terminal de Melaka Sentral con Clocktower, el centro de la ciudad

El bus dio una vuelta bastante importante, pero finalmente llegamos al centro. Como referencia, el centro de Melaka es la Clocktower, una torre con un reloj enorme toda de color rojo.

El centro de Melaka, Clocktower

No teníamos ni idea de donde nos teníamos que parar. Íbamos con el gps en la pantalla del móvil mirando donde estábamos. El plan era bajarnos cuando estuviéramos más o menos cerca del alojamiento. Pero nada más llegar a la Clock tower, la gente dentro del bus nos insistió en qué bajáramos, que esa era nuestra parada, habíamos llegado al lugar indicado!! Os hemos dicho ya lo maja que es la gente?? Así que nada, ya estábamos en pleno centro!

Vimos que había el punto de información turística y fuimos a preguntar por curiosidad. Fue una grandísima idea! Nos explicaron que al día siguiente a las 9h de la mañana había un tour guiado por la ciudad totalmente gratuito. Nos apuntamos sin pensárnoslo! Después ya nos dirigimos hacia nuestro alojamiento.

Nuestro alojamiento

No teníamos la casa exactamente en el centro histórico pero estaba muy cerquita. Llegamos y…no había nadie. Perfecto. Había un número de teléfono colgado en la puerta. Todavía más perfecto porque no teníamos teléfono malayo y no pensábamos gastarnos una fortuna llamando desde nuestros móviles. Así que no sabíamos qué hacer. Nos sentamos en el jardín y por suerte un vecino que nos vio vino al rescate. Llamó al propietario y en pocos minutos ya estaba allí. Nos enseñó la casa y nuestra habitación.

Nos alojamos en Welcome Guesthouse. Se trataba de una casita con jardín y dos habitaciones, una en cada planta. Y, en principio, era baño compartido pero como había un baño en cada planta no tuvimos que compartirlo con el otro inquilino, un chino que estaba de viaje de negocios en la ciudad. La cocina era compartida y había varias cositas para desayunar y comer algo rápido. La verdad que estaba bien pensado.

Dejamos las cosas, y le echamos un vistazo al mapa de la ciudad que habíamos cogido del punto de información turística. Decidimos salir a recorrer la ciudad a pesar de que hacía bastante calor…pero no se puede descansar!!

El primer contacto con la ciudad de Melaka…

El Barrio Chino

En Melaka hay una importantísima comunidad china, son los llamados babas y nyonyas. El barrio chino es uno de los más grandes y de los más ricos culturalmente hablando de la ciudad.  Hay muchos templos para visitar mezclados con mezquitas. En la misma calle te puedes encontrar con una mezquita, un templo budista y una iglesia.

La diversidad religiosa está presente en cada rincón de la ciudad

Las calles están repletas de tiendas con productos chinos, hierbas medicinales, comida china (de la de verdad) y restaurantes. Todos estos locales son para el propio consumo de la comunidad china por eso resultan tan atractivos y fotogénicos. No son tiendas artificiales, son las tiendas donde ellxs mismxs van a comprar. Un trocito de China en Melaka.

Los Babas y Nyonyas mantienen la lengua y sus costumbres chinas
Jonker walk, la arteria principal del barrio chino

Hicimos un buen recorrido por todo el barrio chino donde también descubrimos algunos de los murales que decoran las paredes de la ciudad. Una de las partes que más nos gustaron fue el paseo que hay  en la orilla del río que atraviesa el barrio Chino. Hay varios puentes muy pintorescos donde tomar fotos y ver la puesta de sol. Una de las calles más turísticas es la Jonker walk, que atraviesa todo el barrio de los babas y nyonyas.

Melaka es una ciudad muy colorida. Rebosa creatividad y optimismo en cada rincón. Las casitas son todas bajitas, pintadas con colores muy llamativos. No hay rincón del centro que no merezca una buena foto!

Cuando cayó el Sol, cambiamos de zona y fuimos recorriendo toda la orilla del rio hasta el hotel Casa del Rio. Es un paseo super agradable, la gente cuando oscurece y no hace tanto calor, sale a pasear por esta zona. La gente local y también los macro grupos de turistas chinos. Son un espectáculo de verdad. Estábamos tan entretenidos viéndolos, que incluso nos sentamos en un banco mientras los veíamos haciéndose sus selfies haciendo posados nivel experto y con cada modelito digno de aplaudir.

Por la ciudad también hay esta especie de tuk-tuk tuneados con personajes de dibujos

Probando la gastronomía del país…la india

Ya de noche, volvimos hacia la zona donde teníamos el alojamiento. La calle donde se encontraba es de las mejores para ir a comer, qué ojo tenemos!

Fuimos a un restaurante indio y nos pusimos las botas! La comida era bastante picante eso sí…pero estaba todo buenísimo! En Malasia, como ya hemos explicado en la guía sobre el viaje a Malasia y Borneo por libre, hay culturas procedentes de todos los países por lo que se puede degustar gastronomía de mil lugares diferentes. Los indios son los que más restaurantes tienen en Melaka. escogimos uno al azar sin más, pero hay mil locales donde sirven comida india.

Al día siguiente…

Esta primera toma de contacto con Melaka nos había encantado!! Al día siguiente, teníamos el tour gratuito por los lugares más emblemáticos de la ciudad. Hoy ya habíamos visto bastante y el día siguiente nos lo podríamos tomar con más calma.

⇒Día 2. Melaka: centro y parte histórica


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) por libre en transporte público



Emprendíamos camino hacia el Bromo, estrella y protagonista absoluto de nuestro paso por la isla de Java. En este post os contamos paso a paso cómo llegar hasta la población de Cemoro Lawang (donde se ubica el Bromo) en transporte público y sin complicaciones!

Los días anteriores los habíamos pasado en Yogyakarta para visitar el Borobodur temple uno de los famosos del mundo por su arquitectura única. Podéis ver toda la entrada en:

⇒Día 7. Borobodur temple, único en el mundo. Yogyakarta, Isla de Java

Día 10. Yogyakarta-Cemoro lawang (volcán Bromo). Cómo llegar hasta el Bromo por libre.

Hoy empezaba toda una aventura en la isla de Java!! Dejábamos nuestro maravilloso hostel  Prambanan Guesthouse de Yogyakarta y empezaba nuestra travesía para llegar al Bromo!!!

Antes de ir, habíamos leído de TODO por Internet. Hablaban de mafias que te intentaban timar, en uno de los blogs decían que les habían pegado y todo…., que era muy complicado llegar en transporte público y que lo mejor era alquilar un conductor, incluso habíamos leído que el Bromo no se podía hacer por libre. Pues bien, ya te adelanto que nada de eso. Sinceramente, creo que la gente le pone mucho dramatismo al tema para que les quede la aventura muy épica. Llegar es facilísimo. Solo se necesita un poco de paciencia porque son unas cuantas horas de trayecto, pero por el resto, nada de nada.

Cómo llegar al Bromo

Desde Surabaya

Bus directo desde Surabaya hasta Probolingo. Una vez en Probolingo, furgoneta hasta Cemoro Lawang. Nosotros hicimos este recorrido a la inversa.

Desde Yogyakarta

Este fue el recorrido que hicimos nosotros, ya que partíamos desde Yogyakarta.

⇒Tren YogyakartaProbolingo: PRECIO 97.500 Rupias.

⇒Furgoneta ProbolingoCemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias.

Cómo comprar los billetes de tren

Unos días antes compramos los billetes de tren hasta Probolingo. Comprarlos no tiene ninguna complicación. Solo hay que ir a un Indo Market (rollo Mini Market o 7 eleven de Indonesia) y pedirle los billetes a la cajera. Parece un poco raro pero es así. Cuando la recepcionista del hostel nos lo dijo, creíamos que lo habíamos entendido mal. Entramos en el Indo Market y así en plan disimulado le preguntamos a la chica de la caja dónde podíamos comprar los billetes de tren, allí mismo nos respondió. Perfecto!! Nos sorprende que los billetes de tren se compren en un supermercado pero la verdad que fue muy práctico.

De primeras, nos reservó los billetes en el tren de primera clase, pero este salía a las 11 de la mañana y nosotros queríamos llegar a Probolingo antes de que anocheciera. Al final, cogimos el que teníamos pensado, el de las 7 de la mañana. Valía menos de la mitad que el otro, la única diferencia es que era de segunda clase. Teníamos asiento reservado pero los asientos eran de “tres personas” (dos personas normales) y face-to-face con tres más. Nos daba igual porque lo que queríamos era llegar por la tarde.

El tren tardaba 9 horas. Luego cuando nos vimos en la situación…no nos dio tan igual jajaja pero por suerte coincidimos con un grupito de universitarixs majísimxs y nos intentamos ayudar entre nosotros para estar lo mejor posible! Fue largo pero muy interesante!!! Después de tantas horas juntos, nos dio pena y todo despedirnos cuando llegamos a nuestra estación!

Dónde alojarse para visitar el Bromo por libre

Cemoro Lawang es el pueblo que se encuentra más cercano al Bromo. Si se hace por libre, es indispensable buscar un alojamiento que esté lo más cerca posible del principio del camino para ascender al Bromo. Si os alojáis lejos de la entrada oficial, vais a tener que pagar algún transporte para que os lleve. En cambio, nosotros estábamos justo al lado.

Estación de tren de Yogyakarta

En Yogyakarta hay varias estaciones de tren. Hay que asegurarse desde donde sale el tren. Es muy fácil porque lo pone en el billete. Nuestro tren salía sobre las 7 de la mañana, así que a las 6am, pedimos un Grab desde nuestro hostal. En 15 minutos ya estábamos en la estación.

Para cambiar el resguardo por los billetes, hay que ir a los ordenadores, poner el código que sale en el ticket (lo que compras es una especie de recibo) y los apellidos, darle a PRINT y ya tienes los billetes. Es facilísimo. Esperamos hasta que fuera la hora de embarcar. Pasamos el control de seguridad billete y pasaporte en mano y en busca de nuestro asiento.

En estos ordenadores se intercambian los billetes

El viaje en tren de Yogyakarta a Probolingo

SORPRESA. Los asientos eran minúsculos. En un primer momento, pensábamos que era imposible que cupieran tres personas en ellos. Aunque lo peor era el espacio que había respecto al asiento de en frente. Eran cara a cara y también de tres, si ahora que estábamos solos no cabíamos casi con las piernas encogidas, no queríamos pensar cuando llegaran los tres pasajeros de delante. Vaya agobio nos entró, suerte que luego nos entró la risa…nos esperaban 9 horas en posición fetal.

Antes de que se llenara por completo. Donde Ester está sentada es un asiento de 3 personas y 3 más delante.

Con nosotros se sentaron un grupito de jóvenes que por suerte estaban todxs muy delgaditxs…! Para estar más cómodos nos pusimos nosotros dos uno en frente del otro, así como mínimo podíamos poner las piernas de un modo normal y ellos también se acomodaron un poco. Resultaron ser estudiantes de matemáticas que habían ido a visitar a un amigo suyo. Eran super simpaticxs y nos amenizaron mucho el viaje porque nueve horas en ese tren….podría haber sido bastante más duro!! Nos explicaron muchas cosas interesantes de Indonesia, de ellos y de ellas, de su cultura e incluso nos recomendaron algunos platos típicos y lugares para visitar!! Cuando llegamos a Probolingo nos despedimos de ellos y continuamos con el siguiente step!! Ya estábamos un poco más cerca del Bromo!

Probolingo-Cemoro Lawang

Cemoro Lawang es el “pueblo” donde nos alojamos para subir al Bromo.
Solo salir de la estación de Probolingo vimos a un hombre que pedía 50.000 rupias para ir a Cemoro Lawang. El precio nos pareció bien. Subimos con más gente a la furgo y nos llevaron hasta nuestro “alojamiento”.

Lo cierto es que pensábamos que estaba más cerca pero tardamos más de una hora en llegar. Los demás bajaron mucho antes (habían contratado un pack con guía), pero nuestra habitación se encontraba justo en la entrada del Bromo.

Ya era completamente oscuro y la carretera bastante mala. La furgoneta empezó a sacar humo negro con tanta subida…pensábamos que el conductor nos iba a dejar tiradxs porque le estábamos haciendo dar una vuelta… Pero no, el hombre majísimo. Incluso cuando llegamos, fue a buscar al propietario porque era muy oscuro y no nos quería dejar allí solos, una maravilla.

Nos alojamos en Bromo Volcano Guesthouse. Es muy básico pero tiene todo lo necesario. Nosotros estuvimos muy bien.

Nuestro alojamiento en Cemoro Lawang. Cuando decimos básico, es básico…
Un baño de lujo
Un baño de lujo

Lo mejor es la localización. Justo en el principio del camino para subir al Bromo. Nada más llegar, preparamos todo lo que necesitábamos para el día siguiente y nos fuimos a dormir. El despertador sonaría a las 3 de la madrugada.

Nuestra experiencia en el Bromo

Toda la aventura relatada en el siguiente post!!

⇒Día 11.  Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y totalmente gratis


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Yogyakarta: llegada en medio de la erupción del volcán Merapi


Día 5 y 6. Berastagi-Medan. Vuelo Medan-Jakarta. Vuelo Jakarta-Yogyakarta y….Erupción del Merapi

Hoy era nuestro último día en la isla de Sumatra. Emprendíamos el camino hacia Yogyakarta en la isla de Java. 

Aunque en realidad llevábamos pocos días, parecía que hacía una vida que estábamos allí. Moverse por Sumatra es uno de los grandes “temas”. Para llegar de un lugar a otro hay que hacer mil peripecias, cambiar de transporte varias veces y subirse en furgonetas escacharradas a tope de gente. Pero también tiene una parte aventurera y nos permitió ver impresionantes paisajes y remotas aldeas. A nosotros esto nos había encantado. Es lo que le da el toque diferente a esta isla y lo que ayuda a preservar sus tesoros naturales.

Escribiendo esto después de haber acabado nuestro Viaje por Indonesia, puedo decir que Sumatra parece otro mundo, otro país, nada que ver con el resto de islas. La más especial. Será un lugar al que volveremos de nuevo seguro.

El día anterior en Berastagi…

El día anterior habíamos subido al volcán Mount Sibayak y ya que estábamos, continuamos un tramo más hasta unas aguas termales fantásticas donde conocimos a un grupito de niños y niñas con quienes intercambiamos muchas risas y selfies!! Puedes leer toda esta experiencia en la siguiente entrada, no te pierdas este increíble lugar!

⇒Día 4. Berastagi: subida al volcán Sibayak y hot springs.

Berastagi-Aeropuerto de Medan

Taxi compartido

Nos encontrábamos en Berastagi y teníamos que llegar hasta el aeropuerto de Medan. Nuestro vuelo salía a las 20h así que teníamos tiempo de sobras.

La primera idea que teníamos en mente era hacer este tramo en transporte público. Teníamos que intentar subirnos en una de las furgonetas que hacen el tramo Medan-Kutacane, la misma que habíamos cogido el primer día en Sumatra. El tema es que Berastagi queda en la mitad de la ruta, por lo que teníamos que bajar hasta la carretera principal e intentar encontrar una furgoneta en la que cupiéramos los dos mas las mochilas. Además una vez en Medan, teníamos que encontrar la manera de llegar hasta el aeropuerto. Ya teníamos asumido el tute.

Pero cuando nos enteramos de que era fiesta en Sumatra y nos dimos cuenta de la cantidad de gente que estaba llegando a Berastagi, buscamos alternativas. Le preguntamos al propietario de la casa y nos dijo que podía ser complicado encontrar transporte. También nos avisó para que saliéramos con muchas horas de antelación ya que solo había un carril para cada sentido y durante los festivos la carretera se colapsaba por completo. Así que después de meditarlo, decidimos apalabrar un taxi compartido. En principio, nos llevaba directxs al aeropuerto…

Nos recogió muy puntual a las 11.30h. En el taxi iba también un hombre mayor y otra mujer, por el camino, pararíamos a recoger a otra persona más. Bien, pues suerte que salimos con horas de antelación porque estaba la carretera completamente saturada. Parecía la operación salida de pleno mes de agosto en la década de los 90. De normal, se tarda unas 2 horas hasta Medan, pues hasta pasadas las 17h no llegamos al aeropuerto. Vimos al conductor tan apurado que ya le avisamos que no teníamos prisa ninguna.

Medan-Jakarta

Volar con Lion air una ganga pero…

Una vez en el aeropuerto y después de pasar mil controles de seguridad (una exageración), nos dicen que nuestro vuelo se ha retrasado. Teníamos otro vuelo a Yogyakarta pero a las 5 de la madrugada del día siguiente, así que no nos importó lo más mínimo. Volábamos con Lion Air. Es la compañía más barata de Indonesia y aunque son frecuentes los delays el precio no tiene comparación con ninguna otra aerolínea. Nosotros no facturamos porque vamos con las mochilas, pero con el precio del billete, entra la facturación de una maleta grande, una ganga!!!

Mientras esperábamos, vimos como llegaban unas trabajadoras de la aerolínea cargadas con cajas y, de golpe, un montón de gente se pone a hacer cola. Estaban repartiendo la cena! Para compensar el retraso, nos dieron unos pícnics y bebidas sin tener que reclamar ni nada (estamos muy traumatizados con Vueling y Ryanair…). Nos vino genial!!

Cena a cargo de Lion Air
Cena a cargo de Lion Air

Jakarta-Yogyakarta

Una vez llegamos a Jakarta teníamos que cambiar de aeropuerto. El vuelo desde Medan llegaba al aeropuerto Internacional (normal, porque podría ser otro país!!) y el vuelo hacia Yogyakarta salía desde el doméstico. Más allá de que era de noche, no hay ningún problema. Hay que evitar a los supuestos taxistas que te acosan en plan drama, seguir recto y no mirar a nadie jajaajja. Está muy bien indicado y se llega andando en nada y menos.

Antes de entrar, hay que pasar un control policial. Si no tienes vuelo en las próximas horas, no te dejan pasar, con enseñar los vuelos en el móvil es suficiente. Hicimos el check-in y fuimos directxs a la puerta de embarque que ponía en el billete. Lo cierto es que en las pantallas ponía otra puerta de embarque para nuestro vuelo e incluso otra hora, no le hicimos caso. Como todavía nos quedaban unas horitas, buscamos un rinconcito, pusimos la alarma del móvil y a dormir! Creo que ya tenemos el nivel experto en dormir en aeropuertos.

Yogyakarta y Erupción del Volcán Merapi

Por fin en Yogyakarta, lo único que queríamos era llegar al hostal y descansar un poco. Para nuestra sorpresa, solo llegar al aeropuerto, cancelaron todos los vuelos y quedó cerrado por la erupción del volcán Merapi. No nos podíamos creer la suerte que habíamos tenido!! Nuestro vuelo llega a salir unos minutos más tarde y nos quedamos en tierra. Cogimos un taxi y directos al hostal.

La ciudad se tiñó de gris en pocos minutos. Caía ceniza y dejaba todo lleno de polvo. La gente parecía que estaba más que acostumbrada porque iban con unas mascarillas muy TOP haciendo su vida normal como quién no quiere la cosa.

Nosotros tal y como llegamos al hostal y después de enamorarnos de este lugar al instante (y de su piscina), nos fuimos a dormir. Estábamos muertos. Así que del tema del volcán no nos enteramos demasiado. Más tarde, la chica del hostel nos comentó que en el momento de la erupción, había un grupo de excursionistas (más allá del susto, no pasó nada). Eso sí, una de las excursiones estrella de Yogyakarta quedaba descartada para nosotros. Nos tendríamos que conformar con la visita al templo Borobodur. Nos lo tomamos con filosofía, a pesar de ello, hicimos los mismos días que teníamos pensados para Yogyakarta e incluso ampliamos una noche más.

El hostel nos gustó tantísimo y la calle donde estaba ubicado que lo utilizamos para hacer un breve parón y coger energía para la subida al volcán Bromo. Un remanso de paz en medio de esta inmensa ciudad. Perfecto para nosotros. El hostel era el Prambanan Guesthouse, recomendable 100%!

La preciosa piscina del hostel toda para nosotros solxs…
Rinconcitos donde relajarse y tomar el desayuno..
Y a esto es a lo que nos referimos cuando hablamos de remanso de paz en medio de la ciudad!

Templo de Borobodur

Al día siguiente, ya más recuperadxs del viaje, nos fuimos de visita cultural. El templo del Borobodur es una de la imágenes icónicas de la isla de Java y de Indonesia. Famosa por ser la imagen de portada de la guía Lonely Planet.

Toda la entrada en el siguiente link!

⇒Día 7. Yogyakarta. Templo Borobodur.

Una visita muy entretenida…

¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Sumatra: Cómo llegar a Berastagi desde Ketambe


Día 3. Ketambe-Berastagi

Hoy dejábamos este precioso trocito de jungla y empezaba la siguiente etapa del viaje en la isla de Sumatra, Berastagi. Una vez más no sabíamos si habíamos empezado por lo mejor y ahora todo nos iba a parecer menos impresionante…esperemos que no!

El día anterior había sido IMPRESIONANTE y todavía teníamos una mezcla de emociones que nos iba a durar una buena temporada. Por fin, conseguimos ver orangutanes en libertad, salvajes, en su hábitat. Un tesoro que esperamos mucha más gente pueda disfrutar y que sirva para concienciar y frenar su desaparición. Os dejamos toda la entrada.

⇒Día 2. Trekking desde Ketambe al parque nacional Gunung Leuser: en busca de los últimos orangutanes.

Últimos momentos en Ketambe

Nos hemos despertado sobre las 9 de la mañana (estábamos molidxs) y hemos aprovechado para desayunar tranquilamente. Nos esperaba otro tute de viaje y necesitábamos coger fuerzas. La comida aquí está deliciosa y baratísima…un plato gigante de arroz o noodles con verduritas, huevo, etc solo 16.000 rupias (al cambio, no llega a un euro) Los cocineros son unos adolescentes que viven aquí en la casa y que así a simple vista dirías que no tienen mucha idea pero la verdad que cocinan super bien!! Hicimos el check out y nos pusimos en marcha.

Labi-labi hasta Kutacane

En cierta manera, el viaje suponía deshacer un tramo del recorrido que hicimos el primer día para llegar hasta Ketambe. Otra vez a negociar el precio, etc. Pero ya estábamos mentalizadxs! Lo primero que teníamos que hacer era subirnos en un Labi-labi hasta la localidad de Kutacane. Para cogerlo, simplemente hay que ponerse en la carretera y esperar a que pase uno vacío. Pasan cada dos minutos, no es problema.

Le dijimos al conductor del Labi-Labi que nos dejara donde estaba la compañía de buses que llegaba hasta Berastagi. No sabemos el motivo pero dio una vuelta impresionante por mil lugares y ya nos empezamos hasta a preocupar. Estábamos tardando más del doble de lo que tardamos el día de nuestra llegada.

Cuando dejó a la última pasajera, con la que tuvo un rifirrafe porque la mujer con toda su cara se negó a pagarle, el pobre hombre se rindió y continuó el camino. Nos volvió a preguntar a qué estación íbamos…y vimos como le preguntaba a varias personas cómo llegar. Seguramente, sí que sabía cuál era la estación pero había dado tanta vuelta para dejar a todo el mundo que no sabría cómo llegar. Estos labi-labi no siguen una ruta en concreto. La gente se sube, le dice donde quiere ir y te llevan hasta el punto exacto. Finalmente, vio la luz y llegamos a la estación!!

Bus/furgoneta destartalada hasta Berastagi

Solo llegar, se abalanzó encima nuestro uno de los “empleados” y nos empezó a atosigar. El mismo proceso de siempre. Compramos los billetes (62.000 Rupias cada uno) y nos dice que la furgo no sale hasta al cabo de dos horas. Nos enfadamos mucho y nos dice que en 5 minutos salimos. Nos sentamos y se empiezan a hacer los simpáticos pero nosotros ya estábamos girados.

Nuestra furgoneta en una de las mil paradas que hicimos por el camino,Berastagi
Nuestra furgoneta en una de las mil paradas que hicimos por el camino, Berastagi

A todo esto, mientras esperamos, un hombre que no estaba demasiado cuerdo y con un machete en la espalda (esto es muy común en Sumatra) nos empieza a dar la chapa en su idioma. La gente nos mira y nos dice que no le hagamos caso. El tío da miedieto, cuando la cosa se pone más tensa, el conductor de la furgo para sacarnos del apuro nos dice que subamos ya. Pero es que nos siguió hasta la furgoneta y nos hablaba por la ventana. No tenemos ni idea de lo que nos decía pero parecía que estaba muy enfadado…total que viendo que la cosa no mejoraba, el conductor nos dice que mejor que vayamos tirando. Así que al final, nos sirvió para salir antes. Nos esperaban 5 horas de viaje.

Al principio, íbamos solos la mar de cómodos pero fuimos recogiendo gente por el camino hasta que se llenó por completo. El viaje fue muy movidito. Había muchas curvas y la gente se empezó a marear…ya sabes lo que vino a continuación, no? No hace falta entrar en detalles. Nos recordó a nuestra experiencia en el trayecto de Inle a Hsipaw  durante nuestro viaje a Myanmar (Birmania) por libre meses antes pero esta vez en versión light. Aguantamos el tipo una vez más, ya nos estábamos inmunizando!!

No veíamos el momento de llegar…en una de las múltiples paradas que hicimos, le indicamos al conductor donde queríamos bajarnos. Él no tenía mucha idea, pero una mujer que también iba con nosotros en la furgo tenía el tema controlado. Allí todo el mundo colabora.

Berastagi

El bus nos dejó en una rotonda cerca del hostal porque por esa calle no tienen permitido subir. Así que nos tocó subir andando con las mochilas a cuestas. Por supuesto, había un montón de labi-labi deseando llevarnos pero nosotros a andar, estos no nos conocen!

Por suerte, el hostal estaba en la misma carretera y fue muy fácil encontrarlo. Estaba bastante bien. Por el camino, nos encontramos con el propietario que iba en moto y se paró para presentarse. Ya nos podría haber subido, porque el caminito era todo cuesta arriba.

Llegamos que era de noche, aunque hay que tener en cuenta que a las 17.30 ya oscurece así que tampoco era tan tarde pero da un bajón que se haga de noche tan pronto. En Berastagi, al igual que en Ketambe, cuando cae el sol hace bastante fresquito, pero aquí notamos un descenso de la temperatura muy brusco. Nos pusimos las chaquetas y fuimos a dar una vuelta a ver qué teníamos cerca. Poca cosa, mucha calma y mucha tranquilidad, ya nos gustaba.

El propietario del hostel nos había recomendado un restaurante que quedaba al final de la calle (de hecho, el único que había). Cuando llegamos y lo vimos, decidimos que era mejor opción comprarnos algo envasado en el super que quedaba justo en frente.

Por qué vamos hacia Berastagi

El motivo por el cual nos habíamos desplazado hasta Berastagi era subir hasta el volcán Sibayak y visitar sus aguas termales. De hecho, Berastagi se encuentra entre la falda de dos volcanes, el Sibayak y el Sinabung. Los dos en activo y con frecuentes erupciones. En el momento de nuestra visita, se había registrado mucha actividad en el Sinabung, todas las casas de los alrededores habían sido evacuadas y toda la zona acordonada por lo que no se podía acceder.

Preparándonos para subir al Mount Sibayak

Al día siguiente nos esperaba una larga e intensa caminata y necesitábamos comprar algunas provisiones. Compramos bastante comida porque pensábamos que el desayuno no estaba incluido en el precio de la habitación, pero luego resultó que sí…problemas de comunicación. Más para nosotros!!

Ascenso al Mount Sibayak

Increíble esta experiencia, de mucha intensidad como todo en Sumatra. Una caminata de muchas horas y con mucha pendiente…sacando fuerzas porque ya no íbamos muy sobradxs pero una vez arriba….IMPRESIONANTE!  Un paraje único!! Todo en la siguiente entrada!

Día 4. Berastagi: subida al volcán sibayak


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!