Día 19. Qué visitar en Buenos Aires:

El Obelisco, símbolo de Buenos Aires



El día anterior llegábamos a Buenos Aires desde El Calafate, la patagonia argentina. El contraste fue brutal, sobretodo por lo que a temperatura se refiere. Subimos de golpe 20ºC!!!

Además, realizamos una navegación por el Parque Nacional de los Glaciares y pudimos ver de cerca el glaciar Spegazzini y de lejos el Upsala. Para conocer todos los detalles podéis leer nuestro post:

Día 18. El Calafate. Glaciares Upsala y Spegazzini-Buenos Aires

Buenos Aires, una ciudad inmensa

No podíamos irnos de Argentina sin pasar por lo menos un par de días en la capital. Hoy teníamos todo el día por delante y queríamos aprovecharlo al máximo. Todavía nos quedaría una mañana al día siguiente antes de volar a Iguazú y otro día casi entero a la vuelta.

Cuánto tiempo se necesita para visitar Buenos Aires

En un primer momento, pensábamos que dos días (más o menos) no nos daría tiempo a visitar la ciudad. La capital es de una gran extensión y hay mil cosas por hacer y por disfrutar. Pero lo cierto es que al final del día solo nos quedaron un par de cosas por ver.

La visita a la ciudad se puede plantear de dos maneras. Una, deteniéndose en sus bares, múltiples restaurantes, disfrutando de sus cafeterías, asistiendo a un espectáculo de tango, comiendo un buen asado, etc. Esta es una opción genial si se va sobrad@ de tiempo y con un buen presupuesto.

Nosotros tenemos el tiempo más bien justito y siempre huimos de todo este tipo de espectáculos tipo atrapa turistas (tango, etc). Por lo que se refiere al hecho de ir a tomarse algo a una terracita, no es nuestro estilo cuando viajamos, ya que eso lo podemos hacer en casa. Pero es cierto que la ciudad se presta a ello. Y, si tenéis ganas podéis alargar la estancia en la capital hasta 4 , 5, 6 días, y todos los que queráis pero no creo que se necesite mucho más tiempo para ver lo esencial. Todo depende de el ritmo de cada un@ y del presupuesto!!

Qué visitar en Buenos Aires

Buenos Aires es una ciudad vibrante. Repleta de locales de fiesta, bares musicales, restaurantes, teatros y librerías que enamoran. Si os gusta la vida nocturna, no os va a faltar oferta! Nosotros llegamos de noche y alucinamos con la animación que había por las calles.

Las zonas para visitar seguras para viajer@s son las siguientes:

⇒Centro

⇒San Telmo

⇒Puerto Madero

⇒La Recoleta

⇒Palermo (y Palermo soho si os gusta la fiesta y los restaurantes)

Dónde alojarse

Lo mejor es buscar un alojamiento que en la zona centro. Desde donde se pueda visitar la mayor parte a pie. Buenos Aires es para recorrerla andando y pasear por sus calles. Hay mucha oferta de alojamientos y a muy buen precio.

También seria recomendable que tenga alguna parada de metro cercana para volver al alojamiento después de un intenso día o para acercarse a las zonas más alejadas.

Nosotros nos alojamos en el Homestay Buenos Aires y creo que encontrar mejor localización y mejor precio es imposible. Lo recomendamos 100%.

Cómo moverse por Buenos Aires

Lo mejor es sacarse la tarjeta SUBE. Se compra en cualquier kiosco (nuestros locutorios). Es una tarjeta que sirve para ir en bus y en metro (el subte) y es recargable.

Lo más eficiente es moverse en metro. Funciona bastante bien y tiene muchas paradas. Es muy fácil de orientarse y hay mapas en todas las bocas de metros. El principal problema del bus son los atascos de tráfico que se forman.

Lo mejor es que el precio de los es extremadamente barato.

⇒Precio del metro: 7’50ARS

⇒Bus: 6’50ARS.

Seguridad en Buenos Aires

La ciudad está tomada (literalmente) por la policía. Hay un policía en cada esquina, dentro de cada parada de metro y dentro de los edificios más turísticos, así como en tiendas, etc.

Nosotros en ningún momento tuvimos sensación de inseguridad alguna, todo lo contrario. Por supuesto, que cuando llegamos a nuestro alojamiento, Esther, la dueña del piso nos dio una larga lista de cosas que debíamos y que NO debíamos hacer. Algunas de los consejos que nos dio fueron los siguientes:

⇒No llevar nada de dinero en las mochilas, bolsos, etc. En realidad nos dijo que no lleváramos dinero encima, pero que si lo hacíamos mejor escondido en otros lugares.

⇒No llevar nada de valor encima. Anillos, joyas, etc.

⇒Dejar los pasaportes en casa.

⇒No coger taxis en la calle. También nos explico mil anécdotas todas muy desagradables.

⇒No ir a La Boca. La mujer estaba horrorizada porque se considera un lugar turístico pero allí no van ni los propios argetin@s. Nos explico algunos sucesos que habían ocurrido recientemente. Tampoco teníamos pensado ir.

⇒Tener vigiladas nuestras pertenencias en todo momento debido a la presencia de carteristas. Esto no nos preocupa lo más mínimo. Es un tema común en todas las grandes capitales y más si son turísticas como Barcelona por ejemplo.

La “policia de ciudad” está desplegada por todas las zonas principales. Son gente super amable y educada. Cualquier duda que tengáis sobre cualquier tema, no dudéis en preguntarles. A nosotros todas las veces que les pedimos indicaciones para llegar a algún lugar, se desvivieron para ayudarnos.

Al principio, sorprende ver a tanta policía armada hasta los dientes pero es cierto que transmite una gran sensación de seguridad.  Otro detalle que nos llamó la atención en positivo fue que el nombre de mujeres policía era igual o mayor que el de hombres policías.  No debería llamarnos la atención, pero teniendo en cuenta el mundo en que vivimos, es reconfortante.

Nosotros solo nos hemos movido por las zonas más visitadas y turísticas. Por lo que no podemos hablar de la seguridad en el resto de la ciudad. Aunque si no vais con gente local que conozca la zona, es mejor no alejarse mucho de los lugares mencionados anteriormente, sobretodo a partir de la puesta de Sol.

Amanecemos en Buenos Aires!

Hoy nos hemos levantado bien temprano para poder aprovechar todas las horas que tenemos disponibles.

Dejamos absolutamente todos los objectos que tengan algo de valor en la caja fuerte de nuestra habitación y nos ponemos en marcha.

Empezamos a caminar por la avenida corrientes dirección al Obelisco que ya tenemos muy cerquita. Antes nos paramos en un kiosko a comprar la tarjeta SUBE para coger el metro más tarde.

Zona Centro

Avenida Corrientes 

La avenida Corrientes está repleta de teatros y librerías a ambos lados de la calle. Es una de las arterias principales de la ciudad con dos carriles en cada sentido para la circulación de vehículos.

Todo tipo de espectáculos se representan en la gran variedad de teatros que podemos encontrar. Desde aquellos más suntuosos hasta locales mucho más sencillos donde se hacen micro representaciones teatrales. Toda la acera está grabada con las estrellas de reconocidos actores y actrices del mundo del teatro argentino.

Además, la avenida Corrientes es muy conocida por sus numerosas librerías. Al igual que sucede con los teatros, hay todo tipo de locales algunos de ellos especializados en una temática en concreto, otros que destilan historia, otras reconvertidas en cafés-librerías y así hasta un sin fin de bookshops en las que no faltan las ganas de entrar y rebuscar entre sus estanterías.

Es una avenida que sin tener algún punto en concreto para ver, hay que verla toda y dejarse llevar por su ambiente cultural de día y festivo de noche.

El Obelisco

En pocos minutos llegamos al Obelisco, primera parada obligatoria. Al final de la avenida Corrientes, se encuentra el Obelisco, símbolo por excelencia de la ciudad que conmemora su fundación.

Por cierto, nos encantan los semáforos del centro (con telarañas incluidos)

Calle Florida y la Casa Rosada

Bajamos por la avenida Presidente Roque Peña directos a la Casa Rosada. Aquí nos encontramos con la mítica e histórica Plaza de Mayo está completamente en obras. Una lástima.

Podemos ver desde fuera la Casa Rosada. Si estáis interesad@s, hacen visitas guiadas los fines de semana.

Retrocedemos un poquito para recorrer parte de la Avenida de Mayo y adentrarnos en la Calle Florida. Se trata de una calle totalmente peatonal, estrecha comparada con la avenida Corrientes pero repleta de grandiosos edificios históricos y de un gran valor arquitectónico.

⇒En el cruce entre la avenida de Mayo y la calle Florida se encuentra el punto de información turística. Podéis pedir mapas, aclarar dudas, etc. A nosotros nos fue de gran ayuda.

Centro Cultural Kirchner
Centro Cultural Kirchner
Muso militar
Muso militar

Puerto Madero

Cruzamos el puente que pasa por encima de el canal para conocer Puerto Madero. Esta zona es mejor visitarla de tarde, noche. Hay muchos bares musicales, terrazas al aire libre y restaurantes. Es la zona más nueva de Buenos Aires con edificios tipo oficina. En este lugar también se encuentra una de las construcciones del “famosos” arquitecto Calatrava. Un puente que no tiene nada de especial.

A nosotros esta zona es la que menos nos gustó. Nada especial a destacar, si vais justos de tiempo, os la podéis saltar. Otro tema es si queréis salir a tomar algo por la tarde cuando ya no hace tanto calor, entonces es el lugar ideal.

San Telmo

Este barrio queda justo al lado de la Casa Rosada. Un entramado de callejuelas históricas por las que perderse. Por ellas, encontramos algunas de estas estatuas. Buenos Aires está repleta de monumentos a personajes destacados de la historia.

San Telmo está tan pegado a la zona centro que se llega sin darse cuenta. Lo mismo pasa con La Boca. Hacia el sur, se llega al barrio de La Boca.

La Recoleta

Desde allí, cogimos el metro y llegamos al barrio de la Recoleta. Nada más salir de el subte, se percibe un ambiento más residencial y tranquilo que en pleno centro de Buenos Aires. Edificios antiguos e históricos donde vive gente con un poder adquisitivo elevado.  Todos las viviendas cuentan con seguridad en la entrada además de cámaras de seguridad. En esta misma zona se encuentran todas las embajadas.

El calor apretaba mucho pero todavía nos quedaba algo de energía!

El Cementerio de La Recoleta

Uno de los iconos de esta zona residencial es el cementerio de la Recoleta. La entrada es gratuita. En él se encuentran enormes mausoleos dedicados a la gente más rica de la ciudad. Digamos que es un cementerio burgués.

La mayoría de las tumbas datan de finales del siglo XVIII y principios del XX. Y realmente son auténticas obras de arte de la arquitectura.

El cementerio es muy grande, mucho más de lo que nos habíamos pensado. El sol cae con fuerza y ya no podíamos soportarlo más. Durante las horas centrales, llegamos a los 35ºC y el día anterior en El Calafate, estábamos visitando glaciares.

Decidimos hacer un break en uno de los parques cercanos y comernos nuestros tuppers de arroz a la sombrita, a ver si nos recuperábamos un poco de tanto calor.

Palermo

Continuamos a pie hasta el barrio de Palermo. Lo principal a visitar en esta zona son sus extensos y cuidados parques y jardines. Todos son gratuitos excepto el jardín japonés.

El verano pasado pasamos un mes en Japón, así que tenemos algunas nociones de cómo es un jardín japonés…

Ademas de los jardínes, en el mapa de información turística que nos habían dado por la mañana, salía el Planetarium como atractivo turístico de Palermo. Nuestra opinión personal es que no hace falta ir.

Visitamos algunos de sus cuidados jardines pero ya no podíamos aguantar más el calor que estaba cayendo y cogimos el metro para volver a nuestro hostel.

De vuelta en la Zona Centro

Antes de llegar al hostal, aprovechamos para hacer la compra. Nos quedaban por ver El Ateneo y la zona del Congreso. Pero lo teníamos tan cerquita que aprovecharíamos para verlo al día siguiente antes de coger el vuelo a Iguazú.

Buenos Aires nos dejaba muy buen sabor de boca, muchísimo mejor de lo que nos hubiésemos imaginado. Nos ha cautivado desde el primer momento. Lo primero que hemos notado al ponernos en marcha por la ciudad ha sido que nos recuerda muchísimo a Barcelona. El tipo de avenidas, edificios, el calor y hasta la gente! Por momentos, nos daba la sensación de estar recorriendo alguna de las calles de la capital catalana, un jetlag especial.

Nos hemos pateado la ciudad de arriba a bajo y si a eso le sumamos el calor infernal que ha hecho, estamos completamente reventad@s. Pero a eso hemos venido y mañana más!

Próximo objetivo: las cataratas de Iguazú

Al día siguiente, visitamos la zona del Congreso en Buenos Aires y por la tarde volamos hacía Puerto Iguazú para conocer uno de los parques nacionales más importantes de Argentina. Las cataratas de Iguazú.

⇒Día 20. Buenos Aires-Iguazú

Día 18. Glaciares Upsala y Spegazzini

Ayer nos deleitamos con la grandeza del Perito Moreno y hoy nos vamos a conocer el glaciar Upsala y el Spegazzini. Este último, el más grande del parque nacional.

Pero si todavía no lo habéis visto, no os perdáis toda la información sobre cómo visitar este magnífico glaciar en el post del día anterior:

⇒Día 17. El Calafate-Perito Moreno-El Calafate

Cómo llegar al parque

A las 7am nos pasaban a buscar por los apartamentos y en aproximadamente 1h30′ ya nos encontrábamos a bordo del barco.

Tuvimos que volver a pagar la entrada al parque (500 ARS), al igual que hicimos ayer, porque no hay entrada de varios días como en Torres del Paine.

En este caso, la entrada se paga ya en el puerto, justo antes de embarcar.

Todo el recorrido en bus hasta llegar al parque se hace bordeando el lago Argentino y sus preciosas tonalidades turquesas.

El barco es bastante grande y está repleto de gente. Lo encontramos una turistada la verdad. Pero bueno, una vez a bordo, ya no podíamos hacer mucho, solo disfrutar.

⇒Aviso: el barco se mueve MUCHO. El lago Argentino parece mar abierto debido al fuerte viento y el barco no para de moverse en ningún momento. Esta salido no es apta para gente que se marea.

En total, son unas 5h de navegación por el Lago Argentino, ya que los glaciares se encuentran muy alejados. Contando el trayecto en bus ida y vuelta son unas 8 h.

Empezamos la Navegación. Objectivo: Upsala y Spegazzini

Témpanos o icebergs 

Durante el recorrido, empezamos ya a ver algunos témpanos del glaciar Upsala. Son espectaculares. Sus formas caprichosas y el color azul intenso de los témpanos rodeados por el agua turquesa del Lago Argentino conforma una vista totalmente hipnotizadora.

En este primer punto paramos un buen rato, para poder observarlos y hacer fotos. Pero el barco estaba tan repleto de gente que había que “pelearse” por hacer una buena foto. Nosotros lo hicimos sin complejos que para eso habíamos pagado.

Lo mejor era esperar a que pasará el furor del momento y luego quedarse allí tranquilamente. La mayoría después de hacerse la foto posando volvía al interior del barco.  Fuera llovía y hacía frío y los modelitos que llevaban no eran precisamente impermeables que digamos.

Glaciar Upsala

Continuamos la navegación hasta el glaciar Upsala, del cual solo pudimos verlo de lejos porque según decían les habían informado que no estaba muy estable.

A mi es que me sonaba todo a timo turístico y no me creía nada. Podría ser verdad porque es cierto que los glaciares tienen desprendimientos continuos en esta época del año.

Continuamos navegando por la boca del diablo donde pudimos observar enormes cascadas que se formaban por el deshielo de pequeños glaciares en las montañas.

Ganado y caballos salvajes

Una cosa que explicaron y que nos llamó mucho la atención fue que en una de las pequeñas islas que hay viven vacas, ovejas y caballos salvajes.

El motivo es que durante los años 90 hubo una caseta de guardaparques estudiando y analizando la zona. Introdujeron este ganado para poder alimentarse y moverse por la montaña pero ya hace muchos años que se fueron dejando el ganado abandonado. Con los años, se han convertido en ganado salvaje y pudimos ver a vacas y caballos libres campando a sus anchas. Deben ser de los pocos caballos y ganado salvaje que existe en el mundo. No saben lo afortunados que son.

Glaciar Spegazzini

Antes de llegar al glaciar Spegazzini, el más grande del parque Nacional de los Glaciares, nos hemos ido encontrando con otros témpanos mucho más grandes. Son increíbles!! Parece que hayan sido moldeados a propósito. La peli de Titanic nos ha venido varias veces a la cabeza…!

Por fin llegamos al momento culminante del recorrido. Paramos justo delante del enorme glaciar Spegazzini. De una belleza comparable al Perito Moreno, basto y inmenso. Todavía con una altitud mucho mayor a la del Perito. Se nos pone la piel de gallina cada vez que lo recordamos.

Estuvimos parados mucho tiempo, tiempo de sobras, para hacer fotos, vídeos y, finalmente, contemplar toda su belleza sin más.

Últimas horas en la Patagonia

La vuelta la hicimos directa sin parar en ningún punto. Y a las 3 de la tarde ya estábamos en el centro de El Calafate. Podíamos escoger el punto donde queríamos bajar, nos podrían haber llevado directos al apartamento, pero queríamos cambiar dinero y hacer algunas gestiones.

A las 18h nos pasaba a buscar un taxi para llevarnos al aeropuerto. La Patagonia se ha acabado para nosotros, volábamos hacia Buenos Aires para pasar un par de días y después, volar un poco más al norte, hasta las cataratas de Iguazú.

La Patagonia es un lugar de una belleza inigualable

Y, ahora, que ya se acabó, podemos decir sin lugar a dudas, que no hay ningún otro lugar que hayamos visitado que supere  a la Patagonia a nivel de naturaleza, paisajes, fauna y flora. Sencillamente impresionante. El lugar más espectacular que hemos conocido hasta el momento.

A partir de ahora, va a ser complicado subir el listón…!

Reflexión personal sobre la navegación por el Parque Nacional de los Glaciares

Esta excursión ya la teníamos medio reserrvada hacía días. Después de realizarla, podemos decir claramente que no vale el precio que tiene. Y, por otro lado, después de ver el Perito Moreno, no hace falta para nada hacer esta navegación. Es cierto que los paisajes son preciosos y el glaciar Spegazzini es inmenso, pero con el Perito Moreno, nosotros ya quedamos más que satisfechos, nos la hubiésemos ahorrado totalmente.

Además de otros inconvenientes, la excursión está enfocada a sacarte la pasta. Que si te venden ponchos para lluvia, que si quieres un café, etc. Lo peor era que a bordo había unos fotógrafos de la compañía que no paraban de hacerse los simpáticos (se creían graciosos) para colarte la foto, insoportables.

Aun con todo, siempre hay que mirar la parte positiva y por supuesto, la parte positiva es tener la suerte de poder conocer estas creaciones de la naturaleza en directo.

Volamos con Aerolíneas Argentinas una vez más

Volamos con Aerolíneas Argentinas como todos los otros vuelos internos que hemos hemos hecho por Argentina. El nivel de la compañía es altísimo por el precio que tienen los billetes.

Algunos detalles que nos han encantado es que en absolutamente todos los vuelos hay servicio de bebidas y si el vuelo dura más de dos horas, incluso servicio de comida. Los aviones son muy cómodos y hay bastante espacio entre asientos. El precio es el mismo o más barato que el de una low-cost europea.

Llegada a Buenos Aires

Traslado hasta el hostel

Hemos aterrizado en aeroparques y para llegar hasta el hotel hemos contactado con Tienda León. Esta compañía se encuentra en la zona de tránsito de la terminal y es la principal encargada de hacer la conexión con el centro de la ciudad. Sus transportes son seguros y baratos.

Tienen diferentes modalidades dependiendo de la hora y del lugar al que te diriges. En todos los casos, siempre te dejan en la puerta de tu alojamiento.

Nunca hay que coger un taxi de la calle y más si llegas de noche y tienes mucha pinta de guiri.

Primeras impresiones de la capital argentina

La ciudad está a tope de movimiento por la noche. En Avenida Corrientes, donde nos alojamos, las luces de los teatros iluminan toda la calle y es un no parar de gente yendo y viniendo. Hay un ambientazo que nos dan ganas de dejar las maletas y irnos de fiesta!

Pero, la señora Esther, tiene otros planes para nosotros. Llegamos que eran casi las 12 de la noche y Esther nos estaba esperando. Con toda la paciencia y tranquilidad del mundo nos explicó todos los detalles del funcionamiento del piso. No se dejó ni una sola cosa por explicarnos. El piso es su casa, donde ella vive y alquila las habitaciones. Le falta un toque de renovación porque es como entrar en el túnel del tiempo y alojarse en un piso de los años 50 pero no es un tema que no importe demasiado. Es hasta divertido…!!!

La situación del hostel es fantástica y el precio aún más!!! Además podemos hacer uso de la cocina y de todos los espacios comunes. Tiene una puntuación de 9 en Booking.com. Podéis ver todas las características del alojamiento en este link:

⇒Homestay Buenos Aires

Nos vamos a dormir ya bastante tarde, pero mañana a las 6 nos ponemos en marcha para organizarnos y planificar el tiempo que tenemos en la capital.

Por fin conocemos Buenos Aires!

No os perdáis toda la información sobre cómo moverse por la ciudad, qué visitar y cómo organizarse para no dejarnos nada por conocer!

⇒Día 19. Qué visitar en Buenos Aires

Día 17. Visita al Glaciar Perito Moreno desde El Calafate

Perito Moreno



Hoy hemos empezado la última etapa de nuestro recorrido por la Patagonia. Después de Ushuaia (todavía se nos pone la piel de gallina al recordar nuestros días allí…), Punta Arenas y de emocionarnos con los impresionantes paisajes de Torres del Paine , es el turno de ver en vivo y en directo los glaciares y (cómo no) el gran Perito Moreno.

Podéis consultar nuestros días de trekking por el Parque Nacional de Torres del Paine en este link:

⇒Trekking en Torres del Paine

Cómo llegar al Glaciar Perito Moreno desde El Calafate

El Perito Moreno desemboca en el Lago Argentino que baña toda la localidad de El Calafate. El Lago Argentino es el más grande de toda Argentina y destaca por el color azul turquesa del agua. Esta tonalidad tan especial es gracias a los minerales que desprende el agua del glaciar al deshacerse, como una especie de polvo en suspensión. Ver el color del agua de cerca todavía impresiona más…

El Calafate es la localidad más cercana al Parque Nacional de los Glaciares donde se encuentra el Perito Moreno. Lugar en el que alojarse si se quiere visitar el glaciar. Además, El Calafate cuenta con un pequeño aeropuerto.

Lo más cómodo y lo más económico es coger un bus que te deje en la entrada del parque y recorrer el parque nacional a tu aire. Esta es la opción que contratamos nosotros.

Llegar en bus

No hay un servició público que llegue hasta el glaciar. Hay que contratar el transporte con una de las mil agencias que hay. Todas cobran 600 pesos argentinos ida y vuelta. El recorrido dura 1h30′.

Una vez se llega al parque, hay que pagar la entrada que son 500 pesos argentinos por persona. SOLO SE PUEDE PAGAR EN EFECTIVO y en PESOS ARGENTINOS. Una persona del parque sube al bus y va cobrando. Es cómodo porque no hay que bajar y hacer cola.

Por lo tanto, hay que pagar 600ARS del transporte y 500ARS por la entrada al parque.

Hay que aclarar que los 600 pesos argentinos que se pagan a la agencia solo incluyen el transporte. Si se quiere contratar una visita guiada por el parque el precio sube muchísimo más.

No contratéis visitas guiadas

Hacer el recorrido por el parque con un guía no es nada recomendable. Está todo muy bien indicado, es muy accesible y el hecho de ir por libre te permite quedarte completamente sol@ en muchos momentos. Por no hablar del precio. Es una visita que os dejará totalmente maravillados y no es para nada cara. No hace falta pagar de más.

Cuándo ir: mañana o tarde

Los horarios de buses son o bien de mañana o bien de tarde. Nosotros escogimos el de la tarde porque según la previsión meteorológica era mucho mejor (y acertamos). Pero una vez allí nos dimos cuenta que la mayoría de gente se concentra durante la mañana. Llegamos y la zona del aparcamiento estaba completamente repleta de coches, buses, taxis, etc. En cambio, cuando salimos no había nadie, solo nuestro bus.

Lo mismo notamos durante el recorrido. La primera hora de 13-14h había much@s visitantes pero a medida que fue avanzando la tarde, había zonas que eran solo para nosotros, y estar sol@s en un lugar tan privilegiado, no tiene precio.

Empieza el día en El Calafate. Cambio de planes, en Argentina todo es posible

Hasta las 13h no teníamos el bus para ir a visitar el Perito Moreno, así que aprovechamos para hacer algunas gestiones. Entre otras, reservar los vuelos para Buenos Aires y también para Iguazú!!

No sabíamos si nos lo podríamos montar pero hemos ido a la agencia de Aerolíneas Argentinas que hay en El Calafate y nos ha salido increíblemente bien de precio!! La chica que nos ha atendido ha sido genial, le habremos caído bien porque ha hecho unas cuantas peripecias para que obtuviéramos buenas tarifas. Estábamos taaan content@s que no podíamos ni disimular!

La verdad que aquí la gente es super amable, encantadora y siempre dispuesta a ayudarte. Nos encontramos también con que se adaptan mucho mejor a los cambios de planes, todo se puede cambiar y negociar. Desde excursiones, reservas de hoteles hasta billetes de avión.

Nosotros por ejemplo teníamos unos billetes ya comprados y como vamos con el xip de las estrictas normativas de las aerolíneas europeas donde nada se puede cambiar, todo tiene penalización, condiciones de compra, etc. pensábamos que no podríamos cambiar los billetes que teníamos para Buenos Aires. Nada más lejos de la realidad! Nos han salido incluso mejor de precio!!

Estamos que no cabemos en nosotros mismos de la buena suerte que hemos tenido que ni nos lo creemos aún!

Cuando hemos llegado al apartamento, hemos preparado la comida en nuestra cocina compartida (esto sí que es una comodidad) y nos hemos dirigido a la terminal de “omnibus” (es como le llaman a la estación de buses) para coger el nuestro.

En Bus hacia el Perito Moreno

Los paisajes que hemos ido descubriendo a lo largo del trayecto en bus son preciosos. Tanto como para hacer un esfuerzo para no quedarse dormid@ mientras entraba el calorcito del Sol…

Entrada al Parque Nacional de los Glaciares

Cuando hemos llegado, una encargada del Parque ha subido para explicarnos las normas y para pagar la entrada. La entrada son 500 pesos argentinos y se paga solo en efectivo y en moneda local. Es un trámite bastante rápido y ágil.

Una vez hecho este paso, el trayecto dura casi una hora más.

⇒Si sois de marearos con las curvas, mejor que os toméis una biodramina porque el tramo que continua es todo curvas y los autocares no es que vayan despacito.

Por fin, el Glaciar Perito en todo su esplendor

Hemos llegado sobre las 14’20 a la entrada del Perito Moreno. Aprovechad para ir al baño porque el recorrido es largo, no tan solo por las pasarelas sino porque merece la pena vivir este momento tranquilamente y sin prisas.

Antes de empezar el sendero, hay un mapa marcado con los itinerarios, básicamente es uno solo en realidad (aunque hay diferentes colores). La parte final, pone que es de dificultad alta pero no hay para tanto y merece la pena.

Para ver el Perito Moreno hay un sistema de pasarelas construido que te permite acercarte y mucho a algunas paredes del glaciar.

Al empezar a andar los primeros metros de la pasarela, ya nos encontramos con la primera imagen del glaciar. Indescriptible. Es pura belleza.

Y esto nada más empezar...
Y esto nada más empezar…

A medida que hemos ido avanzando por el sendero costanero, nos hemos ido acercando cada vez más. Para nada nos hubiésemos pensado que lo podríamos observar y admirar tan de cerca. Es de una inmensidad grandiosa.

Mientras estábamos totalmente hipnotizados admirándolo, varios témpanos se han desprendido y han caído al lago causando un gran estruendo y olas en todo el lago. A lo largo del recorrido, hemos podido vivir este fenómeno varias ocasiones, pero de manera totalmente desprevenida. Piel de gallina.

El último tramo, el de color rojo es sin duda el mejor. Se puede observar el glaciar desde la parte alta de la montaña pero permaneciendo igual de cerca. Esto permite tener una visión total de el Perito Moreno. Desde donde nace en las montañas hasta su final justo en frente nuestro, es sencillamente magnífico.

Antes de irnos….hemos aprovechado para hacer los últimos vídeos…

De vuelta a El Calafate

A las 19.14h nos esperaba el bus para volver. En 5 horas hemos tenido tiempo más que de sobras para recorrer todo el sendero, para sentarnos tranquilamente delante del Perito Moreno y para hacer mil fotos desde todos los ángulos posibles.

Hacer el recorrido por la tarde ha sido sin duda una gran decisión. A media tarde, ya estábamos prácticamente solos disfrutando de esta maravilla de la naturaleza sin nadie a nuestro alrededor.

Antes de despedirnos del parque y mientras esperábamos el bus, hemos tenido una visita sorpresa, un zorro cruzaba y se nos quedaba observando curioso desde el aparcamiento. Como he dicho mil veces, la patagonia no deja nunca de sorprendernos!!!!

Navegación por el Parque Nacional de los Glaciares

Al día siguiente, nos íbamos a hacer una navegación por el Parque Nacional para conocer dos grandes glaciares más, el Upsala y el Spegazzini. Aunque, valorándolo a posteriori, después de ver el Perito Moreno, esta excursión nos sobraba un poco…

⇒Día 18. El Calafate-Navegación por el Parque Nacional de los Glaciares-El Calafate

 

 

 

Trekking en Torres del Paine

Torres del Paine



Acabamos de volver de unos días IMPRESIONANTES haciendo trekking en el parque nacional de Torres del Paine. Estamos agotados, tenemos agujetas hasta en el alma, pero volvemos con la gran satisfacción de haber conocido uno de los lugares más espectaculares del mundo, el macizo de Torres del Paine.

Los días anteriores habían sido de relax en Punta Arenas, descansado y preparándonos para lo que se estaba acercando…

⇒Día 8 . Visita a la Pingüinera de Isla Magdalena.

En esta entrada, explicamos los días 10, 11, 12 y 13 de nuestro viaje por la Patagonia. Los días que estuvimos en el Parque Nacional de Torres del Paine.

Dónde alojarse en Torres del Paine

Nosotros teníamos dos refugios reservados en el parque pero en ninguno nos entraban las comidas (ahorrando a tope). Se pueden solicitar cuando se hace la reserva por internet del refugio pero hay que pagarlas a parte.

Hay diferentes maneras de alojarse en el parque. Puede ser en camping (con tienda), en refugio o domo (la mayoría de campamentos) y hay dos hoteles en los dos extremos del parque donde aún se puede llegar en vehículo.

En nuestro caso, hemos ido a un refugio y a un domo con “cama armada” que básicamente se refiere a una litera en habitaciones compartidas, pero no hace falta llevar saco de dormir.

La diferencia entre refugio y domo es básicamente que refugio es una caseta y Domo es una especie de globo gigante con 8 camas, baño y ducha. Como una tienda gigante y más resistente. Donde no hay refugio, hay domo y al revés.

Relación calidad-precio horrible

Los precios para cualquier alojamiento en Torres del Paine es desorbitado y no tienen nada que ver con los servicios que ofrecen. El primer refugio al que fuimos, Torre Norte, aun era medio decente. La cama era cómoda y contaba con 4 baños y 4 duchas para chicas y lo mismo para chicos. Además nos guardaron las mochilas para hacer el ascenso a la base de Torres del Paine.

El domo francés, donde dormimos las segunda noche, era patético. La cama súper incómoda. Solo había una ducha para chicas y una para chicos, pero lo mejor era que la de mujeres no funcionaba, estupendo! Nos tuvimos que apañar todos los que éramos en el domo con una ducha, por suerte, nos entendimos muy bien. Con el baño lo mismo, uno de mujeres, uno de hombres. El de hombres estaba tan asqueroso, que ellos utilizaban el de mujeres.

Encima hacía frio. Llegábamos tod@s empadadit@s por la lluvia y el viento y no había manera de calentarse (ni de que se nos secara la ropa).

En nuestro domo, éramos 8 personas, todas super educadas y respetuosas y no hemos tenido ningún problema a la hora de descansar o de organizarnos, incluso nos lo hemos tomado con humor. Total estábamos tod@s tan hechos polvo que dormimos en modo coma.

Qué nos llevamos para el trekking por Torres del Paine

Comida

En los refugios no hay cocina, cosa que hay que tener en cuenta a la hora de hacer la compra. No queríamos llevar mucho peso en las maletas ya que excepto un trekking, los otros los hacíamos con las mochilas a cuestas.

Básicamente, nosotros nos llevamos pan para hacer bocatas, latas de atún, galletas, barritas energéticas y algo de fruta. No hace falta mucho más. Total haciendo trekking no hicimos ni 3 comidas al día, solo desayunábamos y cuando volvíamos el refugio, comiamos más fuerte. Durante el recorrido, barritas energéticas, galletas y fruta.

Ropa

Nos llevamos muy poca ropa. Otra vez el tema del peso de las mochilas. Resumiendo nos llevamos mallas y camiseta térmica, pantalones y chaqueta impermeables, calcetines de recambio (acabamos con los pies empapados), gorro y buf. También hay que llevar chanclas (ducha, etc) y toallas (a nosotros se nos olvidaron…imaginación al poder!) No es necesario mucho más.

Lo importante es llevar ropa impermeable o que se seque rápido y cortaviento.

Otros

Muy importante llevarse protección solar. Había gente con la cara completamente quemada…

Sticks de trekking tampoco es una mala idea. Nosotros no llevamos y lo tuvimos complicado para cruzar alguna zona inundada. En el peor sitio, por suerte, coincidimos con otros excursionistas que nos los tiraron desde la otra orilla y pudimos cruzar medio bien (sin mojarnos hasta la rodilla). Van muy bien para apoyarse y aguantar el equilibrio. En las bajadas también habrían sido más que útiles.

Los palos de trekking los alquilan en muchos locales de Puerto Natales.

Por si acaso…tiritas, vendas, etc.

Algunas recomendaciones…

Los trekkings en Torres del Paine son muy bestias. Si no se está en forma o se tiene ni que sea un poco de experiencia mejor no hacerlos.

El ascenso a Base de las Torres del Paine es muy duro. Nadie avisa de la dificultad y nos encontramos con gente pasandolo realmente mal. Para nada hay que hacerlo con niñas/niños pequeños y tampoco es recomendable para gente mayor (a no ser que sean unos expert@s).

Los caminos estan tan cual los deja la madre naturaleza. Por eso, en muchos tramos estan completamente enfangados o inundados. Un buen calzado es indispensable. Mis botas han vuelto agonizando de Torres del Paine.

El viento y la climatología en general hay que tenerlo siempre presente y no confiarse. El viento nos ha jugado alguna mala pasada sobretodo en el último tramo.  El tiempo cambia cada dos minutos.

El personal del parque no tiene ni idea. Resumiendo mucho, gente joven que va allí a pasarlo bien entre ell@s. No les pidas indicaciones, consejos, etc. porque no tienen ni un mínimo de conocimiento sobre Torres del Paine.

No hay señal telefónica ni GPS en todo el parque, solo funcionan los móbiles por satélite.

Día 10. Punta Arenas- Puerto Natales

Habíamos llegado a Puerto Natales en bus desde Punta Arenas. Tardamos unas 4 horas. Puerto Natales es la base para todos l@s excursionistas que se dirigen al parque nacional de Torres del Paine.

Por una noche nos alojamos en el Hostal Baquedano donde tuvimos algunas desavenencias con el propietario…Puerto Natales es un pequeño pueblecito que vive básicamente del turimo que atrae Torres del Paine. Y en ese turismo, algunos han visto una máquina de hacer dinero.

A parte de otras cosillas, el buen hombre nos quería cobrar por guardarnos una maleta “grande” y otra pequeña. Nos  iba a cobrar por día y por bulto!! Lo peor de todo es que no se cuantos mensajes le enviamos antes de llegar preguntándole al respecto y ni caso.

Por suerte, a la vuelta de Torres del Paine, teníamos otro hostal reservado. Fuimos y preguntamos si nos podían guardar las maletas GRATIS, nos dijeron que ningún problema. De hecho, esto es lo normal.

Después de solucionar este tema, fuimos a comprar provisiones para el trekking. Preparamos las mochilas y las llevamos al Hostal Arkya, donde nos alojaríamos a la vuelta.

Nos fuimos a dormir muy temprano, al día siguiente teníamos el bus a las 7 de la mañana para ir hacia el parque. Al menos, el señor propietario nos tendría preparado el desayuno a las 6.

Día 11. Trekking desde Refugio Torre Central hasta Base de las Torres Lookout

A las 7 muy puntual, salía nuestro bus hacía el parque nacional. Estabamos muy ilusionad@s!

Tardamos casi dos horas en llegar a Laguna Amarga, nuestra entrada aTorres del Paine. El bus hace dos paradas, una en Laguna Amarga y otra en Pudeto. Son las dos entradas al parque.

Conforme nos íbamos acercando, ya empezamos a deleitarnos con las magníficas vistas que se iban abriendo a nuestro paso. Y eso no era nada comparado con lo que íbamos a ver en unas horas (eso sí, después de mucho sufrimiento…).

A la entrada, te hacen bajar del bus, las mochilas grandes se quedan dentro. Hay que rellenar unos papeles, pagar la entrada PRECIO: 21.000 pesos chilenos, recoger el mapa y ver un video (es obligatorio) con las normas de comportamiento en el parque.

Una vez acabado este trámite, recogimos nuestras mochilas y nos subimos en otro bus (PRECIO 3.000 pesos chilenos), que nos llevaba hasta el refugio central Las Torres. Una vez en el refugio, nos guardaron las maletas aunque este no era el nuestro, pero el Torre Norte (el nuestro) no tenía lugar para guardar mochilas.

Nosotros como ya de por si llevábamos poco peso, solo dejamos la mochila más grande con la comida, y nos llevamos la pequeña.

Empieza el ascenso

Empezamos la ruta a las 10 de la mañana y hacía un calor de pleno verano. Durante todo el tramo nos hizo muchísima calor, excepto una vez en Base Torre que soplaba fuerte el viento.

La subida es brutal. Aunque sea espectacular, si no estáis preparad@s no subáis. Son de 4 a 6 horas de subida, SOLO subida con un fuerte desnivel y el camino es bastante complicado.

Desde el primer momento, empezamos a sospechar de la dificultad…pero pensamos que quizás solo era el primer tramo y el último. Pues no. Todo el recorrido es así. Encima el viento sopla bastante fuerte y nos complicó la vida en una parte, eso sí, la parte más bonita, con un paisaje que te deja sin palabras. Aunque a la vuelta, fue peor.

El camino está bien indicado y es imposible perderse. No hace falta ir con guía, además suben much@s excursionistas y en pocos momentos nos quedamos sol@s. Quizás en algun momento puntual, pero en la mayoría de tramos, íbamos acompañados.

Durante el camino, llenamos las botellas con agua que caía de las montañas y suerte porque no se cuántas nos bebimos…todo el recorrido es taaaaaannnn ídilico.

El ascenso es duro pero los lugares que fuimos atravesando eran de película. Pocos lugares en el mundo deben haber como este, si los hay. Eso y el hecho de ver las Torres al final del trekking es lo que anima a continuar, porque si no…hubiésemos parado mucho antes.

Unos parajes que te dejan completamente sin habla. Íbamos tan concentrad@s mirando al suelo para no pisar en algun lugar equivocado, que cuando levantábamos la vista y veíamos de la magnitud del lugar por el que estábamos rodead@s, nos costaba asimilarlo.

Glaciar Torres

El último tramo

Cuando parecía que no íbamos a llegar de una sola pieza, leímos en un cartelito que decía “45 minutos” hasta Base Torres. Nos entro el optimismo de golpe por fin veíamos la luz. Pues bien, esos 45 minutos se convirtieron en más de una hora de tortura.

Ahora, eso sí, cuando llegas al final es pura satisfacción. El momento en que subimos las últimas rocas y de golpe nos encontramos con esta IMPRESIONANTE imagen, nos entró un chute de adrenalina que ya no nos acordábamos de nada. INCREÍBLE. Esta fue nuestra (merecida) recompensa.

El lago de un color azul turquesa intenso y de fondo las Torres del Paine totalmente despejadas es una escena que no se nos olvidará en la vida. Si me dicen que hay un lugar más bonito que este en el mundo, no me lo creo.

El descenso

Cuando subíamos, teníamos la motivación de la recompensa final, la vuelta se hizo más dura e interminable. El viento empezó a soplar y tuvimos que parar varias veces. Parecía que no íbamos a llegar nunca al refugio y nos entró un poco el bajón…

Impresionantes vistas durante la bajada de Torres del paine
Impresionantes vistas durante la bajada de Torres del paine

Para la bajada, los palos de trekking nos hubieran ayudado mucho. Si no tenéis, podéis alquilarlos en Puerto Natales por muy buen precio. Nosotros los echamos de menos. Hay mucha zona rocosa y es fácil resbalar y caer. Por otro lado, en las zonas donde el camino está inundado por agua o barro, va bien para apoyarse y poder pisar en las piedrecitas que sobresalen y no mojarse tanto las botas. Además sirven para no cargar tanto las rodillas en la bajada.

A las 8 de la noche nos metíamos en la cama hechos polvo completamente, ni ganas de cenar teníamos pero con una gran satisfacción personal.

En el refugio dormimos en una habitación de 6 personas, pero finalmente solo fuimos dos parejas. La otra pareja llegó muy tarde y nosotros ni nos enteramos.

Al día siguiente MÁS!

Día 12. Trekking desde Refugio Torre Norte a Campamento Francés

Nos levantamos bastante bien, mucho mejor de lo que nos pensamos… a las 9’30 de la mañana ya habíamos empezado la segunda parte del recorrido.

Así amanecía el día…precioso

Esta vez recorríamos el tramo que pasa cerca del Lago Nordernskjöld. El trekking sobre el mapa parece que bordea este inmeso lago, pero no. Todo son subidas y bajadas. Sí que en la última parte, entre campamento Los Cuernos y el Francés se llega hasta la orilla del lago, pero el resto del recorrido transcurre por la montaña.

Este trekking, al igual que la subida a Base Torres, no es un paseito. La imagen que se divisa de el Lago es más que perfecta. Torres del Paine no ha dejado de sorprendernos ni un solo minuto y eso que hemos sufrido un poquito en algunos tramos, pero el esfuerzo ha valido la pena.

Llenando la botella de agua :)
Llenando la botella de agua 🙂

Durante parte del recorrido, nos encontramos con el Lago a un lado y al otro los Cuernos de Torres del Paine, una imagen privilegiada.

Los Cuernos de Torre del Paine
Los Cuernos de Torre del Paine

El camino es muy movidito

Este recorrido es solo de 6 horas y lo mejor es que no hay que pensar en la vuelta. Así como el día anterior tuvimos un clima espectacular, hoy nos ha hecho bastante mal tiempo. Al principio, nos ha aguantado pero al poco ya empezaba a llover y a soplar el viento. Hemos llegado al refugio empapadit@s.

Lo peor de que llueva es que los caminos se ponen impracticables. Nos hemos convertido en un@s expert@s en esquivar barro y atravesar zonas inundadas sin dejarnos la dignidad por el camino.

En un punto en concreto, el agua bajaba con fuerza y no había mucho margen de maniobra para pasar, pero milagrosamente una pareja de excursionistas estaban allí para ayudarnos!

No se pero si en un parque nacional se paga entrada, etc, etc. tendría que estar un poco más cuidado, si no que no se pague nada y que cada uno se espavile como pueda. Es que había momentos, que después de estar sufriendo 4 horas parecía que no podíamos continuar porque de repente un río enorme atravesaba el sendero marcado. Y esto nos ha pasado varias veces.

El Lago Nordenskjöld parece mar abierto si no fuera por el color azul turquesa de sus aguas. Unas olas de una fuerza brutal recorrían todo el lago debido al fuerte viento y todavía lo hacían más espectacular.

Llegada al domo francés

A media tarde llegábamos al campamento francés. Hoy dormíamos en un domo. Un timo grande pero es lo que hay. Por suerte, los 8 que dormíamos en el domo nos hemos llevado muy bien. Una pareja de belgas, una de australianas y dos coreanos. Ni un ruido, nadie hablando, todo el mundo super educado, genial! A pesar de que solo funcionaba una ducha y el lugar no es el más acogedor del mundo, hemos podido descansar.

Nuestro domo
Nuestro domo

Por la noche el viento ha empezado a soplar muy fuerte y parecía que iba a salir todo el domo volando, pero estábamos tan cansad@s que nos daba un poco igual.

Día 13. Trekking desde el campamento francés hasta el refugio Paine Grande en el Lago Pehoé

Este era nuestro último día en el parque. En principio, este tramo del trekking es el más sencillito.

Desde donde nos encontrábamos, tardaríamos unas tres horas en llegar a Paine grande y coger el catamarán que te lleva hasta Pudeto, la otra entrada del parque donde se coge el bus de vuelta a Puerto Natales.

La frecuencia del catamarán no es muy amplia. Pasa a las 9.30h, a las 11.35h, a las 17h y 18.35h. Es la única manera de llegar hasta Pudeto desde Paine Grande.  PRECIO: 18.000 pesos chilenos por persona. El billete se paga directamente dentro del catamarán.

El camino lo hicimos en poco más de 3 horas. Lo malo de este tramo fue el viento que parecía que íbamos a salir volando. Pero los paisajes no dejaron totalmente alucinad@s.

Llegar al lago Pehoé, el final de nuestra ruta de tres días, fue subidón máximo!

Nos vamos!

Y es que no hay un lugar en el Parque Nacional de Torres del Paine que nos haya dejado indiferentes. Los lagos, las montañas, los bosques, los valles inhóspitos e incluso el clima hace que todo el esfuerzo se vea más que recompensado!

Vuelta a Puerto Natales

A la vuelta, el bus nos dejo en el Rodoviario de Puerto Natales y volvimos al Hostal Arkya. Allí estaban nuestras maletas intactas! Por fin unos días de descanso! Nos quedaremos en Puerto Natales dos días más y aprovecharemos para ver a unos amig@s que conocimos en Ushuaia. Después nos vamos hasta El Calafate (Argentina) para conocer el Perito Moreno!

El día 16, hicimos el trayecto desde Puerto Natales a El Calafate en bus, con avería incluída (otra vez!!!) y con problemas en la aduana argentina, donde unos pasajeros israelíes no pudieron entrar a Argentina porque había vencido su visado.

⇒Día 17. El Calafate, glaciar Perito Moreno

Día 8. Punta Arenas-Isla Magdalena



PenguinLovers tendrá que ser el nuevo nombre del blog. Este pequeño animal nos tiene completamente enamoradxs. Hoy nos vamos hasta Isla Magdalena desde Punta Arenas para visitar otra colonia de pingüinos de magallanes.

Ayer nos dedicamos a descansar (ya tocaba!!) y a hacer algunas gestiones que teníamos pendientes sobre nuestro sigüiente destino.

Os dejamos el link del trayecto desde Ushuaia hasta Punta Arenas, super importante si se quiere hacer en bus:

⇒Día 6. Ushuaia-Punta Arenas

¿Cómo llegar a Isla Magdalena?

Para llegar a Isla Magdalena, hay que subir al transbordador Austral que sale del puerto de Tres Puentes en Punta Arenas. Solo hay un viaje al día, a las 14h y hay que presentarse una hora antes para hacer el embarque.

El viaje dura 2 horas en barco hasta la Isla y dos más para volver. El tiempo permitido en isla Magdalena es de 1h. Tiempo más que suficiente. Aunque el recorrido es bastante grande comparado con isla Martillo y hay que ir más rapidito.

Para llegar al puerto de Tres Puentes y después a Isla Magdalena se puede hacer de varias maneras. Aunque hay que tener en cuenta que la única manera de llegar es a través del Ferry de la Transbordadora Austral. No se pueden embarcar vehículos. La reserva se tiene que hacer con antelación por internet.

Por lo que estamos en lo de siempre. Las agencias actuan de intermediarias y se llevan un pastón de más por hacer una gestión que puedes hacer tu misma.

De todos modeos, os presentamos las diferentes opciones:

Tour organizado

Estos tours te vienen a buscar al alojamiento, te llevan hasta el ferry y ya te dan ellos mismos las tarjetas de embarque.

A la vuelta, te vienen a buscar y te dejan en la puerta de tu alojamiento. Esta opción tiene ventajas y desventajas. Es cómoda pero el precio está MUY inflado. No es una excursión complicada de organizar, más bien todo lo contrario, no vale la pena contratarla con ninguna agencia.

En caso de que estéis interesadxs, podéis contactar con estas agencias por internet o directamente en la Avenida Cristóbal Colón en Punta Arenas, donde estan todos los tour operadores.

Taxi+Ferry

Otra opción es llegar a la terminal de Tres Puentes en taxi y comprar los billetes directamente con la compañía de ferry Transbordadora Austral. Los billetes tienen que estar reservados por internet préviamente y se recogen en la ventanita de atención al público.

Esta opción no está mal, pero Punta Arenas es muy pequeña y coger un taxi no tienen que ser la única opción para llegar hasta la terminal. Recordad que la terminal de Tres puentes está a más de una hora andando de Punta Arenas y que por lo tanto no se puede llegar andando.

Bus de línea regular + Transbordadora Austral

Esta ha sido nuestra opción para el día de hoy.

Para llegar a la terminal de Tres Puentes desde donde sale el único ferry al día para visitar la pingüinera de Isla Magdalena, hemos cogido el bus numero 2 en la Avenida Cristóbal Colon con Hernando de Magallanes (todo muy épico…). También se puede coger el 8.

No sabíamos muy bien cual era la parada pero le hemos preguntado al conductor y cuando hemos llegado nos ha avisado, super amable!

Los autobuses no llegan justo a la zona portuaria, pero para llegar desde la parada de bus solo hay que andar en fila recta y te encuentras con el ferry de cara. Imposible perderse.

Lo mejor es que el bus solo nos ha costado 310 pesos chilenos por persona (0’85€).

Para volver, hemos ido a la parada que estaba justo delante de donde nos había dejado el bus por la mañana. Hemos cogido también el nº2 pero, de hecho, se puede coger cualquier bus que vaya hacia el centro.

La reserva la hicimos a través de la web de la Transbordadora Austral sin intermediarios. Cuidado que por internet tambien hay un montón de agencias que te la intentan colar. Se tiene que rellenar un solicitud y esperar la respuesta. La confirmación es básicamente un mail que te envian con un número de reserva. No se paga a través de internet.

Una vez en la terminal, con solo dar el nombre ya encuentran la reserva yte dan los billetes de embarque. Se puede pagar en efectivo o con tarjeta. Nosotros hemos pagado con pesos chilenos. PRECIO: 50.000 pesos cada uno.

Viaje en ferry hasta Isla Magdalena

El viaje en barco no es nada del otro mundo. Os recomendamos que intentéis embarcar de los primeros y subir hasta el segundo piso donde hay unos asientos muy cómodos reclinables. Hay muy pocos y se acaban rápido. Pensad que el viaje dura 2 horas…

Dentro del ferry, hay una pequeña cafeteria donde se pueden comprar bebidas y algunos snacks. Nosotros ya llevábamos nuestra comida. Ahorrando a tope!!

El día se estaba poniendo bastante feo. Ha empezado a llover ya cuando estábamos esperando al ferry y a soplar el viento. Ya nos estábamos arrepintiendo de no haber cambiado los billetes para el día anterior que hizo un solazo espectacular.

Desembarco en la pingüinera de Isla Magdalena

El día nos ha aguantado la mar de bien. Estaba nublado pero ni rastro de la lluvia al llegar a la colonia de pingüinos. El karma se esta comportando!

La colonia es mucho más grande y numerosa que la de Isla Martillo, pero el recorrido también es más largo. El pingüino que habita la isla es el de magallanes. No hay ningún otro tipo. Eso sí en cantidades enormes.

       

En todo momento, los guardias de la CONAF te estan vigilando y en más de una ocasión llamaron la atención a algun que otro viajerx…Nos sentimos más que observadxs…

Como el recorrido es más largo que en Isla Martillo, hay que ir un poco con las prisas pero da tiempo a hacer todas las fotos que apetezca. Es un circuito circular que da la vuelta a una parte de la isla. Primero en subida y después se baja por la playa. Los pingüinos inundan la isla y estan por todos lados. Imposible dejar de hacer fotos…no se dónde las guardaremos…

De la misma manera que sucede con la colonia de Isla martillo, es la época perfecta para visitar Isla Magdalena ya que los polluelos son mayores y está toda la familia fuera del nido. Los polluelos estan cambiando las plumas y en cuanto esten listos, se iran al mar y dejaran la colonia vacía.

Una vez se llega a la parte alta del islote, se puede ver una preciosa panorámica. Toda la extensión de terreno cubierta por centenares de pingüinos cuidando de sus familias, paseando bañandose, etc. Es una sensación única. Vale la pena detenerse, dejar las cámaras por un instante y simplemente disfrutar de este momento.

El tiempo pasa volando y cuando nos damos cuenta ya tenemos que regresar al ferry…una lástima. Hoy nos hemos despedido de los pingüinos hasta no sabemos cuándo…pero nos vamos muy satisfechxs, felices, ilusionadxs y contentxs con esta magnífica experiencia. Nos quedaremos con imágenes como esta…

De regreso a Punta Arenas

De vuelta en el ferry, nos hemos quedado parte del trayecto fuera disfrutando del paisaje y hemos podido ver leones marinos jugando en el agua. Con los nervios, no me ha dado tiempo ni a sacar la cámara. En la Patagonia hay que ir siempre preparadx!!!!!!!!

De vuelta en la terminal, hacía hasta calor. Hemos ido andando hasta la parada de bus y en seguida que hemos llegado, pasaba el nuestro! Al poco, ya estábamos en el centro y de vuelta al hostal.

Hoy ha sido un día lleno de emociones, pensábamos que no nos íbamos a emocionar tanto como el primer día que los vimos pero todo lo contrario. Es una gran gran experiencia, para nosotros, totalmente indispensable.

Punta Arenas en si no tiene mucha cosa, si no hay intención de ir a conocer la colonia de pingüino de magallanes en Isla Magdalena, no sería una parada obligatoria. Aunque para nosotros y para la mayoría de viajeros en la patagonia, lo es. Ver a estos animales únicos, merece muchísimo la pena.

De Punta Arenas a Puerto Natales

Además, es un alto en el camino antes de llegar a Puerto Natales, desde donde partiremos hacia Torres del Paine.

Mañana hacemos un break (otro más) y haremos las compras necesarias (comida, etc.) para los días que pasaremos en Torres del Paine. Durante el trekking de 4 días no tendremos conexión a internet, solo contacto con la naturaleza! Tenemos que coger fuerzas…

⇒Trekking por Torres del Paine