Día 5, 6 y 7. Trekking de Kalaw a Inle Lake, Myanmar 2018



Hoy empezaba una de las etapas que más peso tendría en nuestro viaje. Empezábamos el trekking desde la población de Kalaw hasta Inle Lake. Nuestro principal objetivo era conocer a los grupos étnicos que viven en las montañas del estado Shan. El trekking se puede hacer en  en 3 días y dos noches (nuestro caso) o en 2 días y 1 noche. En este último, el primer tramo se hace en coche. Estábamos deseando empezar a descubrir esta parte de Myanmar.

Anteriormente…

El día anterior, habíamos llegado a Kalaw después de un larguísimo viaje. Si quieres saber más sobre cómo llegar desde Yangon hasta Kalaw no te pierdas esta entrada.

⇒Día 3 y 4. Yangon-Kalaw. Cómo llegar de Yangon a Kalaw en bus.

Día 1 Trekking de Kalaw a Inle Lake

Desayunábamos en el hostal de Kalaw Richards Inn tempranito (bastante bueno el desayuno por cierto) y dejamos las mochilas grandes preparadas para que la empresa del trekking las viniera a buscar. Nosotros solo llevábamos las dos pequeñas con lo puesto para pasar estos días. Por cierto, es necesario llevar algo un poco de abrigo, ya que por la noche y de madrugada refresca bastante.

A las 9am nos dirigimos a la caseta de la compañía, punto de encuentro del grupo. Finalmente, éramos unas 10 personas (mal avenidas, ya te lo avanzo) y nuestro guía Tatá (o algo parecido) con el que tampoco tuvimos mucho feeling. Clarísimamente tuvimos mala suerte porque esta empresa nos la había recomendado nuestra compañera de Viatjarambelsulls y además tiene muy buenas críticas en tripadvisor.

Kalaw y las afueras

Salimos de la misma caseta y ya empezamos!

Atravesamos el pueblo de Kalaw y empezamos a andar por una carretera. Estuvimos bastante rato andando y andando por la carretera hasta empezar por un camino de tierra.

Los primeros momentos por la carretera a simple vista no tienen mucho atractivo pero nosotros sí que los disfrutamos. Vas atravesando los campos de cultivo y los campesinos te saludan, les hace ilusión verte y puedes ver cómo son sus casas, la vida cotidiana de la gente, etc. Nosotros estábamos muy interesados en su cultura por lo que interactuar con la gente local era lo que más nos apetecía.

Adentrándonos en las montañas

Dejamos atrás el camino de asfalto y empezamos por lo que hace unos años hubiera sido un bosque. Esto lo decimos porque ya no queda ni rastro de vegetación. Estuvimos andando un montón de horas por un lugar quemado y arrasado. El guía nos comentó que como no tienen acceso a la electricidad, talan los árboles para cocinar. Para hacerlo, hacen un pequeño corte y le prenden fuego solo en la parte inferior. Después de 20 minutos, lo talan. De esta manera la madera queda completamente seca, ya que si está mojada no les sirve.

Deforestación

A parte de los árboles, también queman grandes extensiones de terreno, para posteriormente utilizarlo para plantar té verde. No queda nada. Andamos horas y horas por montañas desoladas. Sin ver ni un poco de vegetación. A duras penas nos encontrábamos con un árbol que todavía se mantenía en pie. No nos lo podíamos creer. A parte del calor que ya hace en Myanmar, había que añadirle el calor que desprendía la tierra quemada.

Campesinos y campesinas en las plantaciones de té verde

Encima, el pobre chico (el guía), hubo un momento que nos dice todo orgulloso -Ya hemos llegado al view point! Y cuando miramos…se nos cayó el alma a los pies. Hectáreas y hectáreas de montañas quemadas. Aquí te dejo la foto.

Vistas desde el View Point, trekking kalaw-inle
Vistas desde el View Point, trekking kalaw-inle

Continuamos unas cuantas horas más, sin rastro de civilización ni nada interesante alrededor.

Primera parada para comer

Todas las comidas durante el trekking fueron excelentes! Sin duda donde mejor comimos durante todo nuestro viaje por Myanmar. Esta fue la primera toma de contacto. Paramos al mediodía para comer en este fantástico lugar.

Primer poblado: Hin Khar Kore

Por fin, después de tirarnos mil horas andando, llegamos a unos de los poblados de la tribu palung. Una de las curiosidades de esta tribu es que para distinguir si una mujer está casada o soltera, se colocan un cinturón muy característico una vez casadas. Los matrimonios suelen estar acordados por la familia y tienen que casarse con alguien de su mismo grupo étnico aunque sea de otra aldea.

Aquí, esta adorable mujer nos invitó a entrar a su casa y nos ofreció té. Hablan su propia lengua y no hablan el idioma oficial del país pero a esta gente no le faltan ganas de comunicarse. Son todo amabilidad y simpatía.

Étnia palung, estado Shan, Myanmar
Étnia palung, estado Shan, Myanmar

Pasamos un rato muy agradable conociendo cómo era su cultura, su organización social y sus costumbres y, además, nos sirvió para hacer un pequeño break.

La cosa se ponía emocionante por primera vez en todas las horas que llevábamos andando. Continuamos un tramo más y volvimos a encontrarnos con otro poblado, pero aquí ya no paramos y lo pasamos de largo…para algo interesante que había para ver…

Caminando por las vías del tren

Esto fue lo más (nótese la ironía). De golpe llegamos a unas vías de tren y nos dice que el camino continua por allí. No había ningún tipo de peligro porque todavía quedaban unas cuantas horas hasta que pasara el último tren del día.

En cierto modo, nos hizo gracia y todo (nos empezamos a hacer fotos andando por encima de las vías y tal, lo típico). Pero, cuando ya llevábamos no se cuánto tiempo la cosa…iba decayendo. Ambos lados de la vía estaban llenos de basura que tiraba la gente por las ventanillas del tren. Por momentos, parecía que caminábamos por un vertedero. Por suerte, pudimos ver algunas serpientes y, en especial, una bastante larga que nos dio un poco de repelús…Suerte de estas serpientes que nos daban un poco de vidilla de vez en cuando…

Al cabo de un ratito largo andando por este lugar, empezamos a ver campos de cultivo. Y nos encontramos con estas preciosas estampas:

Lo mejor del trekking...su gente
Lo mejor del trekking…su gente

Llegada a Myin Dike

Este es el pueblecito donde se encuentra la estación de tren. A algunos del grupo nos parecía increíble que no paráramos en las aldeas pero, en cambio, sí que nos sentáramos en un bar a tomarnos algo. Hubiésemos preferido mil veces dedicar este tiempo en conocer a los grupos tribales en lugar de malgastarlo bebiendo cerveza. Y esta sería la primera vez de unas cuantas…

Por suerte, mientras el guía y los otros guiris (que estaban petados de andar) se tomaban sus refrescos, nosotros pudimos asistir a todo un espectáculo. El tren paró en la estación y de golpe, montones de personas del pueblo se acercaron hasta las ventanillas para vender todo tipo de productos a los pasajeros. La escena era de lo más curiosa. Vendedoras cargadas hasta arriba con comida, flores, refrescos, fruta fresca, verduras, etc se desplazaban por el anden a un ritmo frenético. Intercambio de mercancías y billetes sin parar. Apasionante.

Cuando el tren se puso en marcha, todas recogieron y se dispersaron. Calma otra vez. Como si nada hubiera ocurrido. Hicimos como mil fotos, una maravilla.

Cuando se recuperaron nuestros compañeros de trekking, continuamos el camino.

Llegando a la aldea donde íbamos a dormir, empezábamos a ver paisajes tan mágicos como este
Llegando a la aldea donde íbamos a dormir, empezábamos a ver paisajes tan mágicos como este
Recolectando cúrcuma

Primera noche: Yavar Pu

Se había terminado el andar por hoy. Llegamos a la casa donde íbamos a pasar la noche. En una de las zonas comunes teníamos los 10 colchones. El baño era myanmar rural style… Un agujero en medio del campo lleno de moscas, pero a eso habíamos ido, a convivir con sus habitantes, tampoco nos esperábamos un baño japonés.

Nuestra cama, todo lujos!
Nuestra cama, todo lujos!

Para cenar, tuvimos auténticos manjares. La cena fue espectacular, deliciosa es poco. Cocinada por la propia familia con fuego de tierra, productos frescos no, fresquísimos. Nos pusimos las botas.

Cena espectacular!!
Cena espectacular!!

Después de cenar, poco tardamos en irnos a la cama. El grupo de gente con el que íbamos no era de lo mejorcito. Digamos que excepto una chica argentina con la que pasamos el resto del viaje, los demás hubieran estado mejor emborrachándose en alguna playa de Tailandia. Digamos que iban a Myanmar porque decir que has viajado a Myanmar queda muy de alternativo. Evidentemente, les importaba cero o nada la cultura e incluso más de una vez hacían cada pregunta desde una visión despótica y de superioridad respecto a la población local que daba vergüenza ajena. Así que pronto a la cama.

Cuesta de entender que haya gente que viaja tanto y en lugar de querer conocer y entender a la población local se dedica a tratarlos como seres inferiores. No conciben otra cultura ni otra manera de vivir que no sea la cultura del consumo. Una canadiense incluso llegó a preguntar que con qué juegan los niños si no tienen ni videojuegos ni nada…lo peor fue el tono que utilizó. Esos niños y esas niñas eran mil veces más felices que los de su país. Otra de las grandes preguntas fue si la cena que estábamos tomando era un lujo para ellos…sin comentarios. Evidentemente, le dijeron que no. Se piensa que deben ser unos muertos de hambre.

Día 2 Trekking Kalaw- Inle Lake

Nos despertamos y después de engullir el delicioso desayuno a base de creps, frutas, zumos y café empezamos a andar de nuevo.

Grupo étnico Paoh

Llegamos al primer poblado del día. Habíamos ido pasando de largo unos cuantos y ya nos estábamos mosqueando y eso que ya habíamos hablado con el guía del tema.

La étnia Paoh vive en diferentes poblados de esta zona y también suelen seguir unas normas sociales muy estrictas y parecidas a la tribu Palung. Una de las características de este grupo es que tanto hombres como mujeres van vestidos de negro. El motivo tiene relación con una larguísima y compleja leyenda de un dragón pero que no me atrevo a contar por miedo a equivocarme…

Nos contaron que al ser una aldea más grande y un grupo étnico bastante numeroso, gente joven suele mudarse a la ciudad para estudiar ya que no tienen educación secundaria cerca de la aldea. Es una novedad ya que la mayoría de personas, una vez acaban la educación básica, se ponen a trabajar en el campo. Otro de los aspectos con los que tenían que lidiar era que muchos de estos jóvenes que se iban ya no les apetecía demasiado volver. Algunos ya se quedaban fuera aunque otros volvían para casarse con la persona que habían escogido sus padres.

Después de este poblado, nos dedicamos a andar durante muchas horas más. Como mínimo el camino era entretenido. Nos íbamos encontrando con gente local trabajando la tierra que estaba encantada de conocernos.

“Baño” en el pantano

Todavía no me puedo creer que nos llevara a este lugar para bañarnos. Agua totalmente contaminada llena de basura. Llegamos a un lugar que está muy bien para observar la vida de la gente local. Había niños y niñas pequeñas jugando y sus padres y madre haciendo cestos, una de las principales actividades económicas de la población.

Este niño recogía agua del río con la tetera que llevaba en la mano y se la bebía

Pero la idea era bañarse. Evidentemente no nos bañamos ni nosotros ni otro grupo de trekking con el que nos encontramos.

Después de este momento, andamos hasta llegar a la aldea donde dormiríamos esta segunda noche.

Segunda noche: Pacet fu (o algo parecido…)

Este era el pequeño pueblecito donde íbamos a pasar la noche. Un enclave precioso lleno de magia y autenticidad. Unos del grupo que estaban muy preocupados por poner fotos del sunset en el Instagram se fueron con el guía a ver la puesta de sol y nosotros nos fuimos a ver la aldea.

Pudimos compartir un rato muy agradable con la gente local mientras jugaban a un partido de ” no sabemos el nombre” pero golpeaban la pelota con el pie y tenían una red como las de voley. Eran muy ágiles y flexibles!

Día 3 Trekking Kalaw-Inle Lake

Hoy nos despertábamos ya con ganas de llegar al destino. Conocer a la gente local nos estaba encantando, pero como he dicho el guía no le daba ninguna importancia. Hoy llegaríamos al punto de tensión más alto entre los que queríamos pararnos en las aldeas, hacer fotos, conocer su manera de vida y los que querían parar en algún bar a tomarse cervezas. Evidentemente, el guía estaba en el segundo grupo (cerveza no bebió, eso hay que decirlo…).

Pasamos fugazmente por dos aldeas y forzamos para quedarnos más rato…Parecíamos un grupo de niñxs de colegio de verdad jajajaj pero es que ya nos daba igual.

Lugares totalmente únicos en el mundo que se mantienen completamente al margen de la globalización y ni tan solo nos parábamos para echar una foto, venga hombre! Total para andar por medio de bosque quemado…creo que podía esperar.

Así que los que no estábamos de acuerdo con el planteamiento del guía nos parábamos cada dos minutos para hacer fotos, para interactuar con los críos que les encantaba vernos (y eran una monada), hablar con la gente, etc. Luego llegábamos donde estaba el guía esperando con cara de asqueado y seguíamos andando como si nada. Cuando veíamos otro poblado, ahí que nos volvíamos a parar. Total, ya estábamos de vuelta de todo. La otra parte del grupo entre que solo quería sentarse en un bar y estaban destrozados (no habían hecho un trekking en su vida) creo que nos querían matar a los que oponíamos resistencia jajaaja.

No me digas que no valía la pena pararse...
No me digas que no valía la pena pararse…
Estas niñas tan guapísimas les encantaba verse en la pantalla de la cámara

Creo que no he visto peques tan felices como los de estas aldeas
Creo que no he visto peques tan felices y sonrientes como los de estas aldeas

Una vez pasamos el último pueblecito, se acabó el poco atractivo que le quedaba al trekking. Andamos entre medio de “desierto forzoso”. Nada alrededor, como dijo nuestra amiga Araz, parecíamos espaldas mojadas cruzando la frontera por el desierto mejicano…creo que esa es la descripción más gráfica.

Caminando por la nada…

Andar por andar, sin nada que ver, sin ningún punto de interés, ni un objetivo final que nos motivara.

Después de no se cuantas horas, llegamos al “restaurante” donde comimos y de ahí partimos hacia Inle Lake.

Recorrido en barca por Inle lake

Esta fue la última etapa. Nos subimos a una barquita y nos despedimos del guía (no muy efusivamente como habrás deducido…). Con la barca nos llevaron a través del lago hasta Nyaung Shwe que es la localidad donde alojarse en el lago Inle.

Antes de llegar, hicimos dos paradas. Una en un local donde fabricaban plata y otra para ver a dos hermanas que todavía llevaban los collares estos de las tribu jirafa. Nos explicaron que eran las últimas de la tribu que lo llevaban (ya eran muy mayores) y que las jóvenes ya no lo utilizaban. Las paradas eran interesantes pero tenían una finalidad comercial. Lo que querían eran que acabaras comprando alguna de sus producciones. La verdad que lo entiendo porque de alguna manera se tienen que ganar la vida.

Llegada a Nyaung Shwe

Nos dejaron en el embarcadero y fuimos a pie hasta nuestro hostal, el Gypsy Inn, excelente! Lo mejor es que se encontraba justo delante del lago.

Sensaciones personales

Después de hacer el trekking, nos quedamos un poco con la sensación de que está un “poco forzado” para tener algo que ofrecer a lxs viajerxs. Es decir, montan ese trekking, aparece en unas cuantas guías de viaje, en unos cuantos blogs y ya se convierte en algo “obligatorio” que hacer.

A pesar de eso, nos quedamos con la parte positiva (siempre la hay). Nos quedamos con el descubrimiento de los grupos étnicos (algo totalmente fascinante para nosotros), sus aldeas y todo el aprendizaje que nos llevamos en la mochila.  De la misma manera, tenemos que decir que parecía que el trekking consistía en llegar rápido al punto de descanso. Llegábamos a las 4 de la tarde a la casa donde íbamos a dormir y nos sobraba toda la tarde. En lugar de eso, podríamos habernos parado más por el camino y conocer más en profundidad los poblados.

Desconocemos si esto ocurrió por las pocas ganas del guía, por el poco aprecio que sentía por los grupos étnicos. No creo que se debiera a mala intención o desidia más bien al hecho de que no valoran el tesoro cultural que tienen escondido entre sus montañas. Nosotros tuvimos que forzar la máquina para que cumpliéramos el itinerario marcado, ya que nos íbamos saltado varios puntos para llegar antes. Una vez acabamos el trekking, nos pusimos en contacto con la empresa para contarles lo sucedido.

Explorando el lago Inle

Durante los próximos días de nuestro viaje, nos dedicamos a descubrir los alrededores del lago Inle y también el interior del lago.  Conocer la vida en el lago ha sido la mejor experiencia de todo el viaje.

Día 8. Inle Lake: campos de cultivo y poblados


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Khao Sok National Park. Recorrido de 2días/1noche.



Khao Sok fue sin duda alguna de las mejores etapas de nuestro viaje por Tailandia. Al principio, teníamos muchas dudas al respecto…no encontrábamos mucha información y andábamos un poco perdidxs. Llegar hasta este lugar tampoco es demasiado fácil y casi casi lo pasamos por alto en nuestra ruta. Por suerte, nos lo repensamos y nos decidimos por intentarlo, un GRAN acierto!!!

Partíamos desde la localidad de Ao Nang en Krabi. No encontrábamos la manera de organizar el transporte por nuestra cuenta y preguntamos en el hostel donde nos alojábamos. Como siempre, empezaron a llamar por teléfono a no sabemos quién ni a dónde pero el hecho es que nos consiguieron unos billetes para salir al día siguiente! Como siempre, tampoco sabíamos cuántas horas tardaríamos ni cuantos transbordos haríamos pero ya estábamos acostumbradxs, esta incertidumbre forma parte del viaje por Tailandia!!

Transfer desde Ao Nang a Khao Sok

Nos pasaron a buscar por el hostel de Ao Nang y nos llevaron hasta el centro de Krabi donde nos tendríamos que esperar DOS horas en una especie de garaje…todo muy thai…no nos quedaba otra que esperar.

Después de que pasaran esas dos horas, llegando ya la hora prometida, vemos que la cosa no avanza y que no salimos. Nos empezamos a poner un poquito nerviosxs así que metemos un poco de prisa a la mujer que estaba por allí. Primero nos dice, que el conductor está comiendo, luego, otro que pasa por allí nos dice que la furgoneta está apunto de llegar y así hasta que directamente nos ponemos bastante serios (y un poco bordes), llaman por teléfono y en dos minutos sale una furgoneta de la nada para llevarnos a Khao Sok.

Sinceramente, viéndolo con un poco de distancia, no creo que nos estuvieran engañando ni nada por el estilo, pero nosotros somos desconfiandxs por naturaleza…no lo podemos evitar. Supongo que el conductor se estaba metiendo una buena siesta y no se iba a despertar por nosotros.

El viaje fue HORRIBLE. El peor trayecto que hemos hecho en Tailandia. La cosa empezó más o menos normal. El señor conductor en un principio conducía dentro de las lineas, no hacía maniobras raras ni se ponía en contra dirección cuando le venía en gana. Pero, para nuestra sorpresa a parte de “trasladar” personas de un sitio a otro, también hacía de repartidor. La cosa era tan cómica. Éramos 6 en la minivan y estábamos alucinando. Se paraba, bajaba un paquetito de la furgo y a cambio le daban alguna cosilla tipo…una bebida, tabaco, etc. En plan favor. Pues bien, a medida que fuimos haciendo paraditas de estas (era un cachondeo) el señor cada vez estaba en “peores condiciones”.

Llegada a Khao Sok y alojamiento

Pasamos el viaje apretándonos muy fuerte el cinturón e intentando no mirar mucho la carretera jajaja. En fin…finalmente llegamos. La parada de bus queda en medio de la carretera y para llegar a los alojamientos o bien hay que coger un taxi o, si no está muy lejos, se puede ir andando. Nosotros compartimos camioneta con una pareja polaca porque no teníamos muchas ganas de andar, pero realmente, no hace falta.

No teníamos reserva hecha en ningún sitio pero teníamos algunos apuntados que tenían buena pinta y buen precio. Al primero que fuimos, no nos pareció muy bien el precio que pedían así que probamos con el segundo y GENIAL!!

Nos alojamos en Khao SokMorning Mist Resort  Este alojamiento lo recomendamos muchísimo!! Son pequeños bungalows rodeados de naturaleza y vegetación. Todo el recinto está muy bien cuidado, muy limpio y en muy buenas condiciones. Las salas comunes son increíblemente preciosas, todo al aire libre en plan selva. Además tienen una piscina para refrescarse. Lo único que hay que tener en cuenta es que dentro de los bungalows no tienen aire acondicionado, solo ventilador pero en esta zona el aire acondicionado por la noche no es para nada necesario.

Nuestro Bungalow por dentro
Nuestro Bungalow por dentro

Oferta de actividades

No teníamos muy claro qué queríamos hacer en Khao Sok. A parte de recorrer el parque nacional, también se puede hacer kayac por el río o ir a ver elefantes…de lo segundo ya sabéis que no somos muy fans. Finalmente, vimos que en el mismo alojamiento organizaban salidas de una o dos noches e incluso de un solo día. Nosotros al final cogimos la de una noche. La haríamos al día siguiente. El programa más o menos era el siguiente:

Día 1:

  • Recorrido en barca por el Cheo law lake
  • Trekking por la jungla hasta llegar a la cueva Nam Talu cave y recorrido por el interior (transcurren aguas subterraneas así que hay veces que toca meterse hasta la cabeza)
  • Safari nocturno
  • Dormir en las cabañas flotantes del lago

Día 2:

  • Safari matutino por el lago (impresionante)
  • Cueva Pra Kie Phet (esta vez no toca mojarse)
  • Three brothers pillars
  • Llegada al puerto del lago Cheo Law y traslado al alojamiento

Khao Sok: 2 días/1 noche

Qué llevar en la mochila

⇒Repelente
⇒Crema solar
⇒Linterna (si es frontal mejor)
⇒Ropa ligera y que se pueda mojar
⇒Bañador
⇒Mochila impermeable
⇒Ropa de recambio
⇒Sandalias de trekking
⇒Mucha agua

Día 1. Khao Sok National park: Cheo law lake- trekking por la jungla-Nam Talu cave-Safari nocturno- dormir en cabañas flotantes en el lago.

⇒Cheo Law Lake

Llegamos al embarcadero del Cheo Law Lake después de un trayecto bastante largo desde nuestro alojamiento en Khao Sok. El parque tiene varias entradas y la del lago es una de las que está más lejos. En el embarcadero nos subimos a una barca de madera a motor con quién sería nuestro guía y su ayudante durante estos dos días.

La barca es bastante rudimentaria y acabas bastante mojada/o (sobretodo si te sientas en los laterales…). Nada más empezar a navegar nos dimos cuenta de la riqueza de este lugar. Ante nosotros se abría un paisaje de ensueño. Dos horas travesando el lago Cheo Law navegando entre pura selva y mogotes que se abrían paso directamente de las profundidades del lago. Justo lo que estábamos buscando. En cierta manera, nos recordaba un poco a la Halong Bay en Vietnam, aunque en versión mejorada y sobretodo, mucho más LIMPIO.

Cheo Law Lake, Khao Sok National Park
Cheo Law Lake, Khao Sok National Park
Cheo Law Lake, Khao Sok National Park
Cheo Law Lake, Khao Sok National Park

El día amenazaba lluvia aunque al final aguantó los dos días sin una sola gota, la única pega es que las fotos quedaron un poco deslucidas por las nubes…como contrapartida, no morimos achicharrados bajo el Sol.

Finalmente, tardamos más de 2 horas en llegar a las cabañas flotantes donde íbamos a pasar la noche, estábamos impacientes por saber cómo serían…

⇒Cabañas flotantes

Ya os podéis ir olvidando de la típica imagen idílica de cabañita romántica, en realidad, sería el concepto más alejado posible a este. Las cabañas/chozas están hechas polvo, de hecho, no se cómo no se hunden…! Pero hay que tomárselo un poco a risa, la experiencia vale la pena. Y solo por el lugar tan increíblemente mágico donde están ubicadas merece la pena.

Cabañas flotantes

En el interior solo cabe un colchón más duro que una piedra y una mosquitera, tampoco hace falta mucho más ¿no?

Interior de la cabaña

Antes de comer tuvimos tiempo de situarnos y disfrutar un poco del lugar.

Las comidas (todas) fueron muy completas y riquísimas. En especial las cenas.

⇒Nam Talu cave

Después de comer, nos preparamos y nos dirigimos a nuestro siguiente destino, la cueva de Nam Talu. Esta experiencia sin duda fue la mejor de todas!!! Quizás en algunos tramos estábamos un poco tensos…pero una vez acabamos la sensación fue genial!!

Para llegar a la cueva, hicimos un tramo en barca (los traslados en barca eran….preciosos) y un buen tramo de trekking por la selva.

Nuestro guía, un personaje

Sanguijuelas

Mucha atención! Si hacéis algún trekking por casi cualquier jungla del sudeste asiático es muy posible que os encontréis con este bicho…en particular si ha llovido recientemente. Nosotros tuvimos mucha suerte (o no les caímos muy bien) pero no se nos enganchó ninguna. En cambio, hubo otras personas que constantemente se tenían que quitar las sanguijuelas…era bastante desagradable. Da igual que vayáis con pantalón largo o corto…van a encontrar el camino…


Esta parte de la selva es muy autentica, limpia, bien conservada, genial. Estábamos un poco cansadxs de playa y esto nos apetecía taaaaaantísimo que lo estábamos disfrutando a cada paso.

De camino a la cueva
De camino a la cueva
En plena jungla
En plena jungla

Tardamos 2 horas aprox. en llegar a la entrada de la cueva. Antes de salir ya nos habían avisado e íbamos bastante preparadxs. El camino dentro de la cueva transcurre por aguas subterráneas. Quiere decir que te mojas y mucho. En algunos momentos hasta el cuello y si eres bajita/o (mi caso) no vas a hacer pie en algún tramo. No hay problema si no tienes ningún objecto personal ni de valor encima…si lo tienes, hay que hacer un poco de malabarismos para que no se caigan dentro del agua xd, no hay más. Nosotros dejamos los pasaportes y demás en la cabaña (seguridad cero) y nos llevamos la GoPro que se puede mojar y la cámara (error) pero no pensábamos que iba a cubrir tanto…

El camino por dentro de la cueva es largo MUY largo. Y no hay subidas ni bajadas en exceso pero hay que ir con cuidado por donde se pisa. Creo que cuando ofertan este trekking no explican demasiado este tema y algunas personas que venían con nosotros lo acabaron pasando un poco mal, uno incluso se cayó rodando y aunque disimuló y aguantó el tipo, se tuvo que hacer mucho daño… La verdad que a nosotros también nos sorprendió el camino. Nadie nos había dicho que el agua cubría tanto y teníamos que ir con la mochila en la cabeza preocupadxs para que no cayera al agua…suerte que mi partner de viaje es bastante más alto que yo… Pero la verdad que el tramo por la cueva es de lo mejorcito que hemos hecho en Tailandia. Disfrutamos como pekes!

Cuando finalmente acabas, te da un subidón de adrenalina! Sales completamente mojada de pies a cabeza así que mejor ir en bañador o con ropa que se seque fácilmente. Una vez más, tampoco nos habían avisado previamente, y había gente que iba con ropa de montaña y bambas. Nosotros llevábamos bañador y pantalones cortos (que en un principio eran para dormir).

Una vez fuera de la cueva, la caminata hasta llegar a la barca no fue tan larga, ya que la entrada y la salida están en tramos diferentes.

Dentro de la cueva pudimos ver murciélagos y MUCHAS arañas de un tamaño enorme, además de la oscuridad absoluta. Hubo un momento durante la caminata donde el guía nos dijo que apagáramos todas las linternas, oscuridad absoluta, magnífico. No se si lo he comentado, pero es necesario llevar linterna para hacer el recorrido dentro de la cueva. Nosotros no lo sabíamos….pero el guía llevaba un montón y nos dejó una. Aunque lo mejor es llevar una de esas que se ponen en la cabeza porque si no haces pie en algunos tramos con demasiada agua hay que llevarla en la boca…un poco engorroso (y ridículo).

⇒Baño en el lago y cena

Cuando volvimos todavía quedaba un ratito para la cena y aprovechamos para tirarnos al agua! Bañarse rodeadx de este impresionante paisaje no tiene precio!! Las fotos no hacen para nada justicia!! También podíamos hacer kayac pero nosotros pasamos un poco del tema.

Ubicación de las cabañas

La cena fue deliciosa!!! Pescado fresco del lago, lo devoramos en dos segundos!! Un pescado enorme con un sabor…se me hace la boca agua solo de pensarlo.

La electricidad duraba hasta las 10, así que aprovechad para ir al baño porque está en lo alto de la montaña por un camino de maderas, si se puede decir camino, porque le faltan la mitad de las tablas. Hay que llevar la linterna. No os comento en detalle como era el baño…os podéis hacer una idea.

Antes de ir a dormir, obligatorio mirar al cielo.

Día 2. Khao Sok National Park: Safari matutino por el lago-cueva Pra Kie Phet-Three brothers pillars-Cheo Law Lake pier- Traslado al hostel de Khao Sok.

⇒Safari matutino en barca

Nos despertamos al poco de salir el sol. A las 6am salíamos en barca para hacer un morning safari. Si el paseito en barca del día anterior ya nos había cautivado, este superó por completo nuestras expectativas. Una intensa niebla salía del lago y dibujaba un paisaje enigmático y casi tenebroso.

Morning Safari en el lago Cheo Law
Morning Safari en el lago Cheo Law

De regreso a las cabañas, paramos en varios puntos donde pudimos avistar diferentes tipos de macacos y fauna salvaje.

⇒Pra Kie Phet Cave

Después de desayunar, recogimos las mochilas y pusimos rumbo hacia la cueva de Pra Kie Phet, esta vez sin agua! La visita a la cueva es rápida y no tiene ninguna dificultad.

⇒Three Brothers Pillars

Lo mejor (para nosotros) son las vistas desde la cueva.  De nuevo a la barca y ahora nos hacia uno de los lugares más emblemáticos y representativos del parque nacional de Khao Sok y del Lago Cheo Law, Three brothers pillars. Esta es sin duda la foto más buscada!

Three brothers pillars, Khao Sok

⇒Vuelta al embarcadero de Cheo Law Lake

Después de hacernos todas las fotos que quisimos, emprendimos el camino de vuelta al embarcadero, haciendo una breve parada para comer. Como hemos dicho antes, los traslados en barca son impresionantes. Un atractivo por si solo. Suelen ser bastante largos porque las distancias de un punto a otro en el lago son bastantes largas. La gran ventaja es que puedes disfrutar de paisajes únicos. Fantástico.

Una vez en tierra firme, nos devolvieron a nuestro hostel en minivan..en Tailandia todo es tan fácil!! Estas comodidades las íbamos a echar de menos en el futuro…

Última cena en Khao Sok

Pasamos una noche más en nuestro fantástico bungalow en Khao Sok y al día siguiente nos íbamos hasta Bangkok para acabar nuestro viaje por Tailandia.

Deliciosa cena en Khao Sok
Deliciosa cena en Khao Sok

Al día siguiente…

Nuestros días en Tailandia se estaban acabando. En la siguiente entrada os hacemos un resumen de nuestros últimos días y de los lugares donde más disfrutamos de la comida tailandesa (porque disfrutamos muchísimo!!)

Bangkok. Últimos días en Bangkok disfrutando de la ciudad.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Día 8. Chiang Mai- Doi Inthanon National Park-Pagoda al rey y a la reina- trekking por tierras de la tribu Karen- Chiang Mai

Doi Inthanon National Park, Tailandia



Hoy nos íbamos a conocer a hacer una ruta por Doi Inthanon National Park en el norte de Tailandia. Resultó siendo una grandísima experiencia y una excursión recomendable 100%! ¿Te vienes con nosotros?

Anteriormente…

Los días anteriores habíamos estando conociendo la ciudad de Chiang Mai y los días que venían los íbamos a dedicar a conocer los alrededores.

⇒Día 7. Chiang Mai- Centro histórico Wat Meun Ngun Krong-Wat Chiang Man- Night Bazar y Night Market

Excursiones desde Chiang Mai, múltiples opciones

Desde Chiang Mai se pueden hacer multitud de escapadas de un día.  Todas suelen empezar a las 7 de la mañana (o antes) y estan de vuelta sobre las 6 de la tarde (excepto las de Chiang Rai que llegan por la noche).

Hay mucha oferta y toda la variedad que os podáis imaginar. Desde templos, parques nacionales o la típica visita a una reserva o santuario de elefantes. Esta última es seguramente la más conocida pero nosotros no nos acabábamos de fiar…estuvimos dudando pero, finalmente, decidimos no ir, no nos arrepentimos.

Dónde contratarlas

Hay muchas agencias, hostels, hoteles, etc que ofertan escapadas de un día. Más o menos en todos los sitios tienen los mismos precios. De hecho, puedes contratar la excursión con una agencia y después hacerla con gente que la ha contratado en otra agencia con otro precio distinto. Así que lo mejor es darse una vuelta y comparar lugares que se visitan y precios. Atent@s si vais a visitar parques nacionales, hay que preguntar siempre si el precio incluye la entrada, sino la tendréis que pagar en efectivo en la entrada del parque.

Por libre

Muchas excursiones también se pueden hacer por libre alquilando un coche o una moto (si no queda muy lejos). Las carreteras están en perfectas condiciones y no es peligroso conducir por Tailandia (fuera de las grandes ciudades).

Por ejemplo, para ir al Doi Inthanon National Park no sería complicado visitarlo por libre. Los caminos están bien señalizados y llegar a las cascadas es muy fácil. La única zona que no se puede visitar por libre son las tierras donde habita la tribu Karen. En este caso, por ley, todo el mundo debe ir acompañado por un/a guía local. Tampoco es que hubiera un control excesivo de vigilantes o rangers más allá de la entrada, pero como ahora están los militares en el poder, mejor no jugársela.

Nuestra opción

Nosotros contratamos la excursión en el lugar donde más barata nos la dejaron (500Baths con la entrada al parque nacional incluida, agua y comidas). Además, la pobre mujer, la propietaria de la agencia, nos metió un rollo en castellano explicándonos toda su vida y la de su hija (sin dar pena eh, todo lo contrario, universidad, etc), nos explicó el porque del pésimo nivel de idiomas de los tailandeses, la historia del país, etc. La mujer se lo trabajó mucho…total que después del descuento y todo el jabón que nos estuvo dando, la contratamos con ella.

Una de las condiciones era que no queríamos ni paseitos con elefantes ni ver a las mujer jirafa. Actualmente, ya hay muchas agencias que no ofertan estas “atracciones” debidas al rechazo que producen, así que no nos fue difícil dar con nuestra salida “ideal”.

Finalmente, nuestro recorrido fue el siguiente:

⇒Doi Inthanon National Park

Precioso, estás en plena jungla. Durante el recorrido, vimos varias cascadas impresionantes; fuimos a sacarnos la típica foto en el punto más alto de Tailandia; visitamos dos pagodas de reciente construcción en la zona más elevada rodeadas de vegetación (preparad las cámaras!) y, finalmente, hicimos una pequeña incursión por la jungla siguiendo un sistema de pasarelas.

⇒Trekking por las tierras de la tribu Karen

Empezamos el recorrido acompañad@s por una joven Karen. Realmente, no tuvo ningún papel relevante como guía, de hecho, lo único que hizo fue acompañarnos nada más. Prácticamente, no hablaba nada de inglés.  Suerte del guía de la excursión que nos iba explicando un montón de cosas…bien bien ella venía por un tema burocrático.

Durante el trekking vimos cascadas, plantaciones y finalmente, hicimos una desgutación de café (principal fuente de ingresos de la tribu)

De ruta

Doi Inthanon National Park

Nos vinieron a recoger a las 7 de la mañana por nuestro hostel y empezamos la ruta hacia el parque nacional. Nos habían hablado muy bien de los parques nacionales tailandeses, así que teníamos bastantes expectativas creadas.

Tardamos un poco más de una hora en llegar a la primera parada, durante el trayecto, el guía que hablaba muy bien inglés (por fin!!) nos fue poniendo al día sobre la historia y la política del país. El hombre era la mar de gracioso, pequeñito, super delgado, muy poca cosa y con un enorme sentido del humor. Estuvimos la mar de entretenid@s todo el tiempo!

La primera parada que hicimos fue para ver una de las cascadas. El paisaje es increíble. Totalmente verde y vegetación selvática. Es una gozada encontrarse con ese paraíso.

Por cierto, llevad manga larga o alguna chaqueta, hace bastante fresquito en esta zona aunque nadie se lo crea. A nosotros nos avisaron y pensamos No habrá para tanto…total que nos llevamos solo una camiseta de manga larga y…una capa extra nos hubiera ido genial. Otros guiris (haciendo mucho el guiri) con pantalón corto…se estaban muriendo de frió. Eso sí, esta temperatura en Tailandia es un lujo!!!

Doi Inthanon National Park, Chiang Mai
Doi Inthanon National Park, Chiang Mai

Pagodas al Rey y a la Reina

Estas pagodas son de construcción reciente y aunque eso les puede quitar un poco de magia, la verdad es que son preciosas y el lugar en el que se encuentran te deja sin palabras. Nos encantó la visita. Por dentro ,no tienen mucha cosa, de hecho son bastante pequeñas, la gracia es verlas desde fuera y la postal que dejan en el lugar donde están ubicadas.

Se trata de dos pagodas, una en frente de la otra. Representa que desde lo alto de las escalinatas, las dos pagodas se miran, en honor al rey y a la reina (a los reyes actuales de Tailandia… vale la pena buscar información sobre el tema político del país…). La estampa de la una y de la otra desde el lado opuesto es perfecta. Y una vez más, rodeadas de naturaleza.

Vista de la pagoda a la reina desde la pagoda al rey
Vista de la pagoda a la reina desde la pagoda al rey

The Highest spot in Thailand

La siguiente parada que hicimos por el parque nacional, fue ir al punto más alto del país. No tienen “nada de especial” (lo pongo entre comillas, porque todo es taaannn verde y bonito que me sabe mal…!!). La gracia es hacerse la foto con el cartelito y un pequeño santuario que se encuentra al lado. Eso sí, un bajón de temperatura importante respecto a los lugares anteriores!!

Pequeña incursión en la selva

La última parada que hicimos fue un pequeño recorrido por una de las zonas “habilitadas” para el turismo en pleno bosque lluvioso. Han construido unas pequeñas pasarelas para recorrer este tramo. Se trata de pocos metros, pero te permite adentrarte en un entramado de lianas, árboles gigantescos y frondosa vegetación. También nos encontramos con algo de su fauna…

Trekking por las tierras de la tribu Karen

Desde el último punto en el que nos encontrábamos, nos llevaron en furgoneta hasta esta parte habitada por la minoría Karen.  Este grupo étnico se estableció hace años en Tailandia después de huir de la represión a la que algunas minorías estaban sometidas por el régimen birmano.

Allí, nada más bajar, nos estaba esperando una joven vestida con el atuendo tradicional de la tribu que nos haría de guía. Para visitar estas montañas, hay que hacerlo obligatoriamente con un guía de la tribu. En principio, es para ayudar a la economía de la comunidad.

El único problema es que la chica no hablaba nada de inglés y no nos podía explicar nada. Total que simplemente iba delante y nosotros la íbamos siguiendo. El guía, viendo el panorama, se puso al frente y nos empezó contar todo tipo de detalles sobre el paraje en el que nos encontrábamos.

Paramos en varias cascadas (no tan grandes como la primera que habíamos visto, pero espectaculares igual) y en la última también nos pudimos bañar.

Montañas de la tribu Karen
Montañas de la tribu Karen
Algunas de las cascadas que nos fuimos encontrando por el camino
Algunas de las cascadas que nos fuimos encontrando por el camino

El recorrido transcurría a través de plena selva, totalmente poblada de vegetación original de la zona. El camino no era muy complicado. La mayor parte era plano con alguna pequeña subida. Atravesamos varias veces pequeños puentes hechos con bambú que quedaban totalmente integrados en el paisaje.

Una vez pasamos la zona más selvática atrás, nos empezamos a encontrar con la zona de cultivo de chili, fresas y café. Nosotros compramos fresas por el camino y estaban deliciosas. La agricultura (y el turismo) es la principal contribución a la economía de la comunidad Karen.

Campos de cultivo de la fresa
Campos de cultivo de la fresa

Poblado Karen y degustación de café

Al final del recorrido, llegamos al poblado principal de la tribu donde nos invitaron a una degustación de café (y nos invitaron a comprarlo). Nosotros no compramos, pero tenemos que reconocer que estaba riquísimo.  Para nosotros, lo mejor de esta parte fue el camino hasta llegar a la caseta donde tomamos el café. Atravesamos parte del poblado y pudimos ver la construcción de sus viviendas y la vida cotidiana de esta minoría étnica.

Poblado Karen
Poblado Karen
Teteras donde prepararon el café
Teteras donde prepararon el café
Degustación de café, poblado Karen
Caseta donde hicimos la degustación de café, poblado Karen

Esta fue la última parte del viaje y a partir de ahí, pusimos rumbo vuelta a Chiang Mai. Volvíamos más que satisfech@s!!!! Nos había encantado el lugar, el paisaje, la gente y todo lo que habíamos aprendido sobre la minoría Karen y sobre este paraje totalmente espectacular!

Chiang Rai y el Mekong

Al día siguiente, nos íbamos a hacer otra salida, está vez un poco más larga. Pasaríamos todo el día visitando los alrededores de Chiang Rai, el Golden Triangle y el Blue temple entre muchas otras cosas!!!! Una experiencia igual o mejor que la del día de hoy!!!

⇒Día 9. Chiang Mai- Chiang Rai (white temple- Mekong- Golden Triangle- Blue temple)-Chiang Mai.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

3. Visita a las Blue montains desde Sydney

Three Sisters, Blue Montains

Ayer fue nuestra primera toma de contacto con Sydney (el primer día no cuenta…estábamos muertxs) y nos encantó la ciudad! Hoy cogíamos el tren hasta Katoomba donde íbamos a hacer un trekking por las Blue Montains. Esa misma noche, nos quedábamos a dormir en Katoomba y al día siguiente, de vuelta a Sydney.

Os dejamos toda la ruta por los principales lugares de interés de esta vibrante ciudad que hicimos el día anterior en esta entrada:

⇒Día 2. Sydney: Hyde park-botanic Garden-Opera-harbour-the Rocks-Bondi Beach

Información práctica Blue Montains

⇒Cómo llegar a las Blue Montains desde Sydney

La mejor manera de llegar hasta las Blue Montains desde Sydney es con un tren regional. Tarda más de 2h porque va haciendo paradas regulares en diferentes lugares pero el viaje no se hace muy pesado. Salen con bastante frecuencia pero mejor siempre comprobar el horario el día anterior.

Otra manera de visitar las Blue Montains es hacerlo en un tour organizado. Se puede contratar desde el Information Point que se encuentra en The Rocks. La verdad que después de hacer la visita por nuestra cuenta…no vale la pena gastarse el dinero en un viaje organizado. Es muy fácil llegar y toda la ruta está perfectamente señalizada.

Lo gracioso del tema es que nosotros fuimos hasta el punto de información turística de Sydney porque nos encontrábamos en la zona de the Rocks y aprovechamos para preguntar por el tema del tren y para ver si nos daban algún consejo y nos encontramos todo lo contrario.

La mujer estaba empeñada en que contratáramos un tour y solo hacía que decirnos que era muy difícil llegar, que los puntos a visitar eran muy remotos y que costaba mucho llegar sin un guía. Tan remotos no serían si todo el recorrido se hacía con un mega bus gigante. Como veía que esa no era nuestra intención, nos acabo atendiendo bastante mal y no nos solucionó ninguna de nuestras dudas. Pasamos un poco del tema. Después a la tarde, fuimos a la estación de trenes y el personal de allí nos informó perfectamente sobre qué tren teníamos que tomar y el horario.

⇒Dónde dormir en las Blue Montains

La localidad principal de las Blue Montains es katoomba. La mayoría de gente que se queda a dormir lo hace en esta localidad. Es un pueblecito bastante pequeño lleno de cafeterías y tiendecitas. El lugar es muy agradable pero no hace falta quedarse más allá de una noche. De hecho, mucha gente va y vuelve el mismo día desde Sydney. Nosotros lo encontramos un poco paliza y decidimos pasar una noche en katoomba, aunque hacerlo en un día es perfectamente factible.

Ruta de un día por las Blue Montains

El hostel  de Sydney estaba a solo 5 minutos andando de la estación central de Sydney desde donde salía nuestro tren hasta Katoomba. El billete se paga con la Opal card y nos costó 13€ ida y vuelta por persona. Tardamos 2h y 30 porque se trata de un tren regional y va haciendo un montón de paradas.

Una vez en katoomba, nos dirigimos primero hasta nuestro hostel para que nos guardaran las mochilas antes de empezar la ruta. El hostel estaba justo al lado de la estación y no nos costó nada encontrarlo, Backpackers Katoomba. El alojamiento estaba muy y muy bien y nos salió mucho mejor de precio que el de Sydney (no era muy difícil). Hicimos habitación doble con baño compartido por 35€ la noche. El hostel tenía excelentes equipaciones, de los mejores lugares donde hemos estado. Y con muy buena wifi también. Incluso pudimos lavar la ropa gratis.

Antes de salir, en la recepción del hostal, nos informaron de las posibles rutas que teníamos para hacer (aunque ya la teníamos pensada). Y nos dieron un mapa, aunque en realidad no tiene pérdida alguna. No se trata de un super trekking por la montaña, más bien un paseito señalizado.

Three sisters

Desde el hostal andamos por la calle principal hasta llegar al parque nacional, está a unos 15 minutos andando todo bajada (a la vuelta hay que subir toda la calle…) y la primera parada de las Blue Montains es el view point del símbolo de este parque, las Three Sisters.

Three sisters desde el view point
Three sisters desde el view point

Tres formaciones rocosas detrás de las cuales se esconde una leyenda milenaria. Se dice que estas tres hermanas fueron convertidas en piedra por un hechicero de su tribu para que no se casaran con tres guerreros de la tribu rival. La intención del hechicero era volverlas a su estado original una vez acabaran con los guerreros pero el sabio murió y quedaron para siempre en este estado. La leyenda, como la mayoría, bien machista.

Este punto es un hot spot para los tours organizados así que conseguir una foto puede convertirse en una pequeña guerra. La parte positiva es que estos grupos organizados, llegan, se quedan 5 minutos y se van. Así que entre tour y tour de asiáticos, se puede contemplar las three sisters tranquilamente.

Desde el centro de información que se encuentra en ese mismo lugar, sale un camino a mano izquierda que te lleva justo hasta las three sisters. Hay que bajar unos cuantos escalones pero vale la pena. Mejor verlas desde este angulo que desde el view point.

El resto de la ruta…una decepción

Continuamos hasta las Katoomba falls. En un principio la ruta tenía muy buena pinta, pero la caminata por dentro del bosque no tiene nada de especial, ni el lugar ni el paisaje.

Las katoomba falls ni se acercan a otros lugares como las cataratas de Iguazú en Argentina. De hecho, pensábamos que nos habíamos equivocado de ruta. De cataratas tienen poquito…nada que no se pueda encontrar en cualquier zona de montaña..no se si estaban de sequía pero caía un hilo bien finito de agua.

Al final del camino, hay un funicular que hay que pagar para ver las vistas de todo el parque. Pero repetimos, el bosque de las Blue Montains no tiene nada de especial. Cerca de nuestra casa, hay lugares que le dan mil vueltas. No sabemos porqué en todos los blogs de Australia sale este lugar como punto a visitar, hubiésemos agradecido un poco de sinceridad para no perder el tiempo. Lo único bueno de la escapada a las Blue Montains fue el precio del hostel! Y, por lo que se refiere a las Three Sisters, está bien ir para tener la foto y tal pero no es un paraje que te quite el aliento.

A media tarde, ya emprendíamos la vuelta al hostel. Aprovechamos para lavar la ropa GRATIS y descansar, al día siguiente volvíamos a Sydney!!

⇒Día 4. Katoomba-Sydney


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!

Días 13, 14, 15. Trekking por el Cañón del Colca

Cañón del Colca



Ayer llegábamos a Arequipa y no quedamos totalmente prendados de esta ciudad. Pero no sabíamos lo que nos estaba esperando, la grandísima experiencia de hacer el trekking por el cañón del Colca!

⇒Día 12. Arequipa, ciudad colonial

Cómo visitar el Cañón del Colca

Taxi

Se puede pactar el precio con un taxi para ir hasta la Cruz del Cóndor y parar en los diferentes puntos panorámicos. Hay bastantes y la vista del Cañón del Colca en todos ellos es casi perfecta. Otro tema es tener la suerte de ver volar a algún Cóndor justo cuando se para en estos lugares. Eso sí, las distancias son muy largas. Solo para llegar a Chivay, son dos horas de curvas y de subir a mucha altura. Puede resultar un poco pesado.

Coche de alquiler

Esta seguro que sería la mejor opción. Nosotros en Perú no alquilaríamos ni locos un coche. Digamos que tienen una conducción muy particular. Pero de esta manera podrías organizar el viaje a tu aire y recorrer lugares más recónditos. Una opción sería dejar el coche aparcado en el inicio del camino, en Cavanaconde y hacer el trekking por libre. En algunos momentos puede haber un poco de confusión, pero creo que al final te puedes orientar con la ayuda de los locales. Son suposiciones porque nosotros no lo hicimos.

Autocar

Otra opción si no sois de andar mucho, es contratar un tour en autocar que pare en los lugares claves del Colca. Todos salen a las 3 de la madrugada y vuelven como a las 5. Son un poco pesados. Pero no os vais a cansar mucho. Además suelen venir con guía y os va explicando la historia del lugar y todo tipo de curiosidades.

Trekking

Esta es la opción que escogimos nosotros. Se llega hasta Cavanaconde en furgoneta y se empieza el trekking. El camino transcurre por un sendero pre-inca y se llega hasta las profundidades del cañón del Colca. Con el precio viene incluido el transporte, el “guía” y las comidas (justitas). El trekking puede ser de 2 días y 1 noche o de 3 días y 2 noches. Nosotros hicimos el segundo, nos costó 130 soles.

Tipos de trekkings

De 2 días y 1 noche

⇒Este trekking es un poco más apresurado. Durante el primer día, se caminan de 6 a 8 horas hasta llegar al Oasis donde se pasa la noche y al día siguiente a las 4 de la madrugada se empieza el ascenso al Cañón del Colca.

⇒La principal ventaja es que solo se pasa una noche fuera y si se va just@ de tiempo quizás es la mejor opción.

⇒Se realiza a un ritmo muy alto. Muchas horas seguidas andando.

⇒En época de lluvias, llueve todas las tardes por lo que parte del camino se hace en remojo. Aquí cuando llueve diluvia, no son cuatro gotas. Y, por supuesto, la gracia es bañarse en el oasis después de tantas horas andando, pero a las horas que se llega, es imposible debido a la lluvia y al frío. Recordad que aunque sea verano, en el cañón cuando cae el Sol hace mucho frío!

De 3 días y 2 noches

Yo es que solo le veo ventajas a esta opción…

⇒En época de lluvia es la mejor opción. Se camina durante la mañana y para el medio día ya se ha llegado al destino marcado esquivando las lluvias.

⇒El ritmo es mucho más relajado y puedes disfrutar más del camino, no todo tiene que ser sufrimiento!

⇒Te permite convivir con el resto del grupo y, en nuestro caso, conocer a grandes personas.

⇒Se puede disfrutar del oasis (alojamiento de la segunda noche) porque si se llega más tarde, ya está lloviendo.

⇒Por el precio, merece la pena.

A tener en cuenta

⇒En los alojamientos no hay electricidad, ni wifi (claro)

⇒En todo el camino no hay señal de teléfono ni datos

⇒Llevaros snacks para complementar las comidas

⇒Mucha agua

⇒Llevaros papel higiénico y mucha protección solar

Primer día: Chivay y Descenso por el Cañón

Recogida en el hostal

Nos pasaron a recoger a las 3 en punto de la madrugada y fuimos en dirección Chivay donde haríamos nuestra primera parada. Hasta llegar a Chivay, hay unas dos horas de curvas y de mucha altura…en el cañón del Colca se llegan a tocar los 4.000 metros de altura. Mejor llevar todos los remedios que tengáis para el mal de altura y para el mareo.

Íbamos en una furgoneta y suerte que llevábamos los tapones para dormir, porque al conductor no se le ocurre otra cosa que poner música. Bien bien que a los viajerxs los tienen solo para sacarles el dinero y el resto les da igual.

LLegamos a Chivay y teníamos el “desayuno” preparado. Lo pongo entre comillas porque nos quedamos con más hambre del que habíamos llegado. Si vais al Colca, llevaros comida. Nosotros nos llevamos bastante oliendo lo que nos esperaba. En principio, pone que todas las comida están incluidas pero la mitad de ellas son muy justas (MUCHO!!!!).

La cruz del Cóndor

La cruz del Cóndor es el lugar mítico del Cañón del Colca por excelencia. En este punto paramos una media hora para “supuestamente” ver el vuelo de los Cóndores. En ese momento no volaba ni un solo cóndor, por suerte, más tarde, durante el trekking, los pudimos ver en varias ocasiones.

Cruz del Cóndor, Cañón del Colca
Cruz del Cóndor, Cañón del Colca

Lo mejor de la cruz del cóndor es el mirador. Se puede observar parte del Cañón y la magnitud de sus montañas. Es un punto ideal para tomar fotografías panorámicas del lugar.

Vistas desde el mirador de la Cruz del Cóndor, Cañón del Colca
Vistas desde el mirador de la Cruz del Cóndor, Cañón del Colca

Empieza el trekking

Nos volvimos a subir a la furgoneta unos 20 minutos más hasta llegar al inicio del sendero pre-inca el cual íbamos a recorrer.

En ese momento, se formaron los diferentes grupitos. Por un lado, la gente que iba a hacer el de dos días y una noche y, por otro, los que íbamos a hacer el de 3 días y 2 noches. Y aquí empezaba lo mejor, el grupo que hicimos, solo éramos 7 personas y MUY bien avenidas. Una argentina, dos francesas y un francés, un peruano y nosotros. Iban a ser unos días geniales!

Primera parte: Descenso por el Cañón

Las vistas durante este tramo son espectaculares. Pudimos disfrutar del vuelo del Cóndor en su máximo esplendor. Una imagen totalmente majestuosa. También en varias ocasiones el águila andina sobrevolaba por encima de nuestras cabezas.

La bajada es bastante larga aunque el camino está en muy buenas condiciones. Eso sí, no veíamos nunca el final. Teníamos que llegar al río para cruzar el puente de madera. Descenso total. Cuando llegamos, qué ilusión!! Teníamos los pies llenos de ampollas de la bajada y las rodillas doloridas pero por fin nos encontrábamos en la parte interior del cañón del Colca. A ambos lado, las dos laderas de las montañas. Parece mentira lo insignificante que te sientes ahí a bajo.  En total, bajamos unos 1.200 metros hasta las entrañas del cañón.

Justo al inicio del trekking, antes de descender
Justo al inicio del trekking, antes de descender
Inicio del Trekking
Inicio del Trekking

Durante el camino, vimos diferentes construcciones pre-incas y realmente te quedas sorprendido de cómo pudieron crear todos esos senderos con los medios que tenían. Esta zona del Cañón era habitada por la comunidad de los Cabanas. Y, al igual que los incas, se dedicaban a la agricultura. Las construcciones no son tan perfectas como las de los incas pero todavía hoy en día se conservan sus senderos. De hecho, los incas aprovecharon sus muros y construcciones.

Todavía nos quedaba una hora más de camino hasta llegar al primer punto de descanso donde pasaríamos la noche, San Juan de Chucho. Tocaba volver a subir unos metros. Por suerte, la última parte ya es más o menos plana.

Llegamos a nuestra “posada”. Era una casa en medio de la montaña. Dormimos en cabañas y comimos y cenamos al aire libre, genial! No os imaginéis cabañitas en plan romántico ni nada por el estilo, son cabañas de verdad. No hay electricidad ni agua caliente. Pero no nos importaba.

Cabaña San Juan de Chucho
Cabaña San Juan de Chucho
Nuestra cabaña y el Cañón de fondo. Despertar así, no tiene precio!!
Nuestra cabaña y el Cañón de fondo. Despertar así, no tiene precio!!
Localización primer alojamiento, Cañón del Colca
Localización primer alojamiento, Cañón del Colca
Lugar donde comíamos
Lugar donde comíamos

Comida, alojamiento y tarde libre

Para comer, teníamos preparado una sopa riquísima (las sopas aquí son deliciosas) y saltado de alpaca con arroz, para las vegetarianas, media tortilla y arroz. Nos quedamos con bastante hambre, porque veníamos hambrientos pero no había nada más…a dieta que nos íbamos a poner!

La verdad que  el tema de la comida nos lo tomamos con tanto humor que fue motivo de risas y bromas todo el tiempo. Lo mejor de todo es que no había papel higiénico y cuando fuimos a pedirlo nos dijeron que valía 3 soles!!!!!! jajajaajjaj Viendo el panorama hicimos piña y nos ayudamos los unos a los otros, nos pasábamos comida, papel higiénico, etc. Todo más que cómico. A nosotros nos dio por reírnos a carcajada limpia de la situación. El grupo era genial y nos lo pasamos más que bien. Compañer@s de trekking y de hambre, eso une mucho!!!

La tarde la pasamos en medio de risas, disfrutando de la magnífica compañía y del increíble paisaje. No teníamos comida, ni agua caliente, ni papel higiénico pero todo era más que perfecto!! Lo mejor de viajar es conocer a personas tan fantásticas como estas!

Segundo día: tramo hasta el Oasis

El trekking del segundo día consistió en llegar hasta el oasis. Esa era nuestra principal motivación. Durante el trayecto hay bajadas y subidas y algunos momentos de camino plano donde es fácil recuperarse.

Al fondo, el oasis. Lugar donde nos íbamos a alojar la segunda noche
Al fondo, el oasis. Lugar donde nos íbamos a alojar la segunda noche
Parada en el camino durante el segundo día
Parada en el camino durante el segundo día
Minilocalidades en el Cañón del Colca
Minilocalidades en el Cañón del Colca

Continuamos el camino

Paramos en una casa donde nos enseñaron los vestidos típicos y demás. Para llegar al oasis, teníamos que volver a descender todo lo que habíamos ascendido… y volver a cruzar al otro lado del Cañón del Colca.

El puente estaba precintado con una cinta que ponía “peligro” pero el guía lo arregló rápido quitando la cinta. Se acabó el peligro! El guía, que aunque parecía que el trekking no iba con él, de vez en cuando hacía alguna aportación. Pero, en general, no nos hizo ni caso. Por una banda, íbamos el grupo, por otra, él. Creo que estaba más harto del Cañón…!

Total, a pesar de la amenaza de lluvia, llegamos a tiempo al Oasis para bañarnos y disfrutar del lugar totalmente solos. Éramos los únicos en este maravilloso lugar. Nos lo pasamos como niñ@s! Después de comer ya empezó a llover y no paró hasta después de cenar. Habíamos tenido una suerte que ni nos lo creíamos!

Justo antes de llegar al Oasis, empieza a haber vegetación y abundante agua
Justo antes de llegar al Oasis, empieza a haber vegetación y abundante agua

Las cabañas parecían más estables que las del día anterior pero igual sin electricidad ni agua caliente. Eso sí, el día anterior hacía tanto frio que ni nos duchamos, al menos hoy nos pudimos dar una “buena” ducha después de la piscina. Por cierto, la piscina es de agua natural del oasis, cae directamente de la montaña. Nada de cloro ni de substancias químicas.

Piscina del oasis
Piscina del oasis

La comida y la cena fueron bastante más contundentes y empezamos a recuperara fuerzas! La noche la pasamos al aire libre charlando y compartiendo experiencias viajeras. Sin duda la mejor parte del trekking, eran estos ratitos!

Tercer día

El último día nos despertamos a las 4 de la madrugada para empezar el trekking antes del amanecer. Nos esperaban 1.200 metros de SOLO subida.

Empezamos a subir cuando todavía era oscuro completamente iluminándonos con linternas ( la linterna del móvil sirve perfectamente). A medida que íbamos subiendo, se iba haciendo de día y era sobrecogedor ver amanecer entre las montañas del cañón.

La subida fue bastante dura. Más de lo que nos habían dicho…no fue un Torres del Paine  pero nos costó lo que no está escrito. El desnivel es muy bestia. No es una subidita que se hace poco a poco. Sudamos pero finalmente en unas 3 horas conseguimos llegar a la cima.

¡Qué ilusión cuando llegamos arriba! Ningun@ de nosotros éramos montañistas profesionales ni nada por estilo y para tod@s nosotros fue una gran satisfacción personal. Emoción a tope después de estos tres grandísimos días. Una vez arriba, te das cuenta que el esfuerzo es mucho más mental que físico. Por supuesto, para celebrar este gran momento nos hicimos una foto todos junt@s! Estábamos muert@s pero eufóric@s!

Por fin!!!
Por fin!!!

Repetiríamos mil veces más

Esta experiencia ha sido de las mejores de todo nuestro viaje a Perú, solo comparable a la emoción de ver el Machu Picchu en directo.

El cañón del Colca es un lugar de gran valor paisagístico y sin duda de visita obligatoria estando en Puno o Arequipa. Pero para nosotros, las risas, las conversaciones y la complicidad que encontramos en este magnífico grupo de personas ha sido lo mejor de nuestro trekking.

Viajar te abre la mente y te ayuda a conocer personas que marcan tu viaje, lo mejoran y lo hacen todavía más especial.