Día 22. Haneda airport-Frankfurt-Barcelona



Hoy nos íbamos y dejábamos atrás un viaje espectacular, toda una experiencia para nuestros sentidos. Antes de llegar a Barcelona, nos tocaba una pequeña escala en Frankfurt.

Nos quedaban muchas cosas por ver y por descubrir. La ruta que habíamos hecho nos encantó aunque siempre hay cosas que mejoraríamos. Para una segunda vez, nos guardamos el Japón más rural y alguna de sus maravillosas islas.

Cómo llegar

Para ir hasta el aeropuerto, tuvimos que comprar los billetes ya que el Japan Rail Pass se nos había caducado el día anterior. Teníamos que ir hasta Hamamatsucho y allí coger el monorraíl hasta la international terminal de Haneda airport. En total, el billete nos costó a cada uno 650Y, bastante bien de precio.

Adiós a Japón

Desayunamos en el aeropuerto para acabar de gastar los últimos YENS que nos quedaban. Sushi para despedirnos!

Últimas delicias antes de partir hacia el aeropuerto de Frankfurt
Últimas delicias antes de partir hacia el aeropuerto de Frankfurt

La vuelta hasta Barcelona fue otra vez con Lufthansa. De hecho, de Tokyo a Frankfurt vuelas ANA y de Frankfurt a Barcelona Lufthansa. Lo mejor de todo, fue que nos dieron asientos separados para un vuelo de once horas y media. Por suerte, en el mostrador, justo antes de entrar al avión, después de insistir muchísimo y ponernos un poco pesados nos cambiaron el asiento con otra persona.

Nosotros porque nos dio por mirar antes, pero lo bueno fue cuando la gente en la cola para entrar al avión se dio cuenta que familias, parejas y grupos los habían puesto separados, vamos que habían hecho el check-in como el culo. Estaban todos de un contento!

Lo mejor de todo el viaje fue el “hombre” que se sentó con nosotros en el asiento de la ventanilla. El “hombre” (no tenemos la certeza que fuera humano) se tiró once horas y media sin ir ni una sola vez al baño. ¡Estábamos alucinando! No es que el señor no bebiera ni comiera, para nada comía como nosotros y para beber se pedía leche (sí leche) solo bebió leche en todo el viaje…ya así rarito. El tema es que bajamos del avión, pasamos el control de pasaportes e hicimos el nuevo control para hacer la escala y el tío seguía sin ir al baño!!!! ¿Acaso estábamos delante de una nueva especie humana? ¡¡¡Increíble!! Al menos nos amenizó (y mucho) el viaje.

De vuelta en Barcelona, ya estamos pensando en el próximo destino…

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón

Día 21. Tokyo-Matsushima-Tokyo



Hoy era nuestro último día (completo) en Japón y queríamos exprimir hasta el último minuto en la isla.  También era el último día de nuestro JR Pass. Qué mejor manera de hacerlo que conociendo otro lugar de este maravilloso país. Nos íbamos un poco más al norte de Sendai para visitar Matsushima, una pequeña localidad costera. Un pueblecito muy pequeño que se puede visitar en medio día tranquilamente.

Cómo llegar

Para llegar, simplemente cogimos un shinkansen directo hasta Sendai y allí un JR local hasta Matsushima. Esta vez no teníamos asiento reservado porque no quedaban. Así que preguntamos qué shinkansen tenía vagones non-reserved (no todos los shinkansen tienen), qué vagones eran y a qué hora salía. Así que a las 8 ya estábamos haciendo cola para asegurarnos el sitio.

Para ir a Matsuhima hay dos shinkansen el Yamabiko que SÍ tiene non-reserved cars y el Komachi en el que todos sus vagones son asientos reservados.

Para llegar a Sendai, pasamos por Fukushima. Hicimos la foto de la estación de este tristemente conocido lugar.

Dorayaki para desayunar 🙂

Matsushima

Llegamos a Matsuhima en poco más de 2 horas en total y ya la cosa tenía muy mala pinta, LLUVÍA. Nos aguantó el día dos segundos, el tiempo que tardamos en salir de la estación.

Qué visitar

En Matsushima se puede visitar todo a pie ya que está muy concentrado en una misma zona, aparte que el pueblo es muy pequeño. Hay dos atractivos turísticos principales: templos y naturaleza tanto montaña como costa.

Nosotros paseamos por los alrededores de los templos pero no llegamos a entrar. La mayoría de ellos están en activo y solo permiten verlos desde fuera. Nosotros en un templo que parecía desierto, sin querer pisé un trocito del recinto y salió un monje de la nada para regañarnos…Sí que se puede visitar el Zuiganji Temple, el mayor templo y el más importante que hay en Matsushima. Pero, hay otros repartidos cerca del mismo.

Zuiganji Temple

Templos en activo en Matsushima

Shin Tominaya

Es un pueblo que a pesar de tener costa (que no playa) es muy montañoso. Subimos a este pequeño monte para disfrutar de las vistas de la localidad y el paisaje. Aunque la verdad tampoco había para tanto. Nos gustó más el lugar en sí que no el mirador.

Fukuurabashi bridge

Este mítico puente rojo de estilo japonés cruza hasta el islote de Fukuurajima. Para atravesarlo hay que pagar 200Y. El islote simplemente es una zona verde arbolada. Nosotros un paseo que hicimos y que recomendamos si se va hasta Matsushima es el que continua justo al lado del puente dejándolo a mano derecha. Además se puede obtener una mejor panorámica del puente y de la isla de Fukuurajima.

Una de las imágines más conocidas de Matsushima
Una de las imágenes más conocidas de Matsushima

Godaido Temple

Este lugar es fantástico si no estuviera totalmente tomado por grupos de viaje organizados de dos mil asiáticos. Casi acaban con nuestra paciencia…está claro que el periodo vacacional para media Asia empieza la segunda semana de agosto…suerte que ya era el último día porque de haber visitado así Japón, seguramente nuestra percepción del viaje hubiera cambiado mucho.

Olvidando este “pequeño” detalle, el lugar y las vistas de todos los islotes repartidos delante de la costa de Matsushima eran perfectos. Pero hay que concentrarse mucho para disfrutar del lugar sin que te entren instintos asesinos.

Matsushima Rest House

Nos quedamos a comer en la rest house de Matsushima. Estas rest house son la caña. Aire acondicionado, baños, asientos, etc. En Nara también hicimos uso de ella…un oasis en el desierto aquel día…En Matsushima, en cambio, la utilizamos para refugiarnos de la lluvia, que aunque no era muy intensa no paraba. Evidentemente, no es un lugar emblemático para visitar…no hace falta que lo diga.

Boat Pier

Desde este embarcadero salen barcos que hacen un recorrido alrededor de los mogotes que sobresalen del mar y crean un paisaje que nos recordó muchísimo a Halong Bay o a Tam Coc en Vietnam.

Nosotros no hicimos ningún mini crucero porque con el día que hacía no lucía mucho el paisaje. Estaba lloviendo y había bastante niebla. ¡Una lástima!

Oshima Island: cerrada

Matsushima quedó totalmente devastada después del Tsunami del 2011 por eso todavía hay zonas sin abrir al público como es el caso del puente que cruza hasta Oshima Island. También hay muchas señalizaciones sobre el plan de evacuación en caso de Tsunami y el recorrido perfectísimamente indicado para llegar a las diferentes áreas de concentración.

Vuelta a Tokyo

Por la tarde, empezamos el mismo trayecto que a la ida pero a la inversa. Todo muy fácil.

Última cena en Japón con manifestación incluida

Queríamos ir hasta Shibuya a cenar pero finalmente nos quedamos por nuestra zona e hicimos bien!

Pudimos presenciar una manifestación y confrontación entre lo que serían los fascistas y la izquierda. Lo peor de todo es que había tantos policías que nos pensábamos era una manifestación de policías!!

Imaginad la situación, lo digo porque cuando llego el momento de contener a los fachas para que no pegaran a los otros (que tampoco se entiende que permitieran que se encontraran…) pues tampoco pudieron!!! Y eso que eran muchísimos más policías que manifestantes…

Estos tienen poca experiencia en manifestaciones. Un desastre absoluto. Parecía una escena cómica. Había un ejército de policías que no podían ni contener a un solo facha. Y ellos que lo sabían, aun se reían de la policía..!!! Sin comentarios.

Para enterarnos de lo que pasaba, preguntamos a mil quinientas personas hasta que un adolescente nos dijo que sabía hablar un poco de inglés y nos explicó que el motivo de la confrontación eran las amenazas de Corea del Norte. Los fachas querían una intervención militar por parte de Japón y Estados Unidos (venía a raíz de unas declaraciones incendiarias de Trump) y, en cambio, los pacifistas estaban en contra.

Finalmente, encontramos un local perfecto para cenar y lo mejor de todo es que la señora que lo llevaba hablaba bastante inglés y nos pudo ayudar a escoger. Dos de los mejores ramens que habíamos probado para despedir nuestra última noche.

Hoy era el último día que podíamos utilizar el Japan Rail Pass de 21 días. Mañana para ir al aeropuerto tendríamos que comprar el billete.

Para conocer nuestro últimas horas en Japón:

⇒Día 22. Haneda Airport-Frankfurt-Barcelona

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón

Día 20. Tokyo: Tokyo sky tree, Odaiba y vuelta a Asakusa

Vistas desde la Bahía de Odaiba



Hoy, era nuestro último día de visita por la ciudad de Tokyo ya que al día siguiente nos íbamos a Matsushima. Lo último que nos quedaba por ver de esta inmensa ciudad era Odaiba.

Tokyo Sky Tree

Para llegar hasta la Torre, fuimos con las líneas JR hasta la estación de Kinshicho.

El barrio donde se encuentra la torre es una zona muy residencial, muy tranquilo, un oasis en medio de Tokyo. Justo delante de la entrada de la Tokyo Sky Tree pasa uno de los canales de la ciudad, punto de concentración de muchos jubilados para pescar.

Nosotros como ya habíamos visto algunos miradores no teníamos pensado subir, aunque, de todas formas, las nubes impedían ver el final de la torre, así que pocas vistas panorámicas se podrían apreciar. PRECIO: 2060Y.

Comimos en un fantástico restaurante muy cerca de la Sky Tree. Lo recomendamos sin dudar. El nombre es Yakiniku-Kirakuen, podéis encontrar la localización en el link.

Odaiba

Por la tarde, nos fuimos hasta Odaiba. Para llegar, fuimos hasta la estación JR de Shimbashi y allí compramos los billetes para el monorraíl hasta Odaiba PRECIO monorraíl ida y vuelta: 650Y.

Odaiba está bien para ir a pasear si sobra tiempo, pero no sería un lugar indispensable. Todo tipo de entretenimiento dentro de mega centros comerciales. También estuvimos paseando por la playa artificial que se han montado con vistas a la ciudad. Repleta de grupos de adolescentes haciéndose todo tipo de selfies…vale la pena solo por verlos. Por supuesto, hicimos la foto de rigor con la réplica de la estatua de la libertad.

Una de las imágines más conocidas de Matsushima
Vistas desde la bahía de Odaiba

Cruzamos el puente y llegamos hasta el parque de atracciones. No entramos, pero estuvimos paseando por uno de los puentes que atraviesa Odaiba y pudimos disfrutar de las vistas.

Cena en Asakusa

Uno de los lugares que más nos había gustado de Tokyo era Asakusa, así que hoy volvíamos allí para cenar, pero también para volver a disfrutar Senso-ji de noche. Para cenar, fuimos a un local de sushi. La comida estaba espectacular! Os dejamos la foto del restaurante.

Por supuesto, para rematar la noche, volvimos a Senso-ji para disfrutar de este mágico lugar por última vez.

No podían faltar! 

Al día siguiente nos íbamos a Matsushima, no os lo perdáis!

⇒Día 21. Tokyo-Matsuhima-Tokyo

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón

Día 19: Tokyo: Shinjuku, Harajuku y Shibuya



El día amanecía bastante nublado pero parecía que no iba a llover, por suerte… Nuestra primera parada era la zona de Shinjuku donde visitaríamos las oficinas del gobierno metropolitano de Tokyo y el barrio de Kabukicho. Después nos desplazaremos hasta Harajuku y, por último, Shibuya, una de las zonas más conocidas de Tokyo, con el famosísimo cruce de Shibuya como atractivo principal.

Shinjuku: Oficinas del Gobierno Metropolitano y Kabukicho

Cómo llegar

JR Chuo Line hasta Shinjuku station.

Para llegar hasta las oficinas del Gobierno Metropolitano de Tokyo, hay que atravesar unos túneles subterráneos que te dejan justo en la puerta. También hay otras salidas indicadas. Dentro del túnel, hay hasta una cinta como la de los aeropuertos para avanzar más rápido.

Los edificios des del exterior son bastante extravagantes. Con formas curvadas que casi recuerdan a la forma de un ovni… se puede visitar el interior y subir al mirador (202 metros de altura) GRATIS. Las vistas deben ser más que espectaculares porque según nos dijeron se puede apreciar hasta el monte Fuji. Digo “nos dijeron” porque cuando subimos nosotros estaba completamente nublado y apenas se podía ver unos pocos metros, aunque con nubes incluidas, era impresionante.

Vistas des del mirador

Kabukicho es el barrio “rojo” de Tokyo. Lleno de lucecitas, karaokes, locales de stripteese y sitios por el estilo. Es entretenido pasear por sus calles y observar el movimiento de gente que hay….toda bastante peculiar.

Harajuku: Meiji-jingu y Takeshita-Dori

Cómo llegar

JR Yamamote line: Harajuku station.

El encanto de Meiji-jingu es el enorme parque donde está localizado, dirías que estás en medio del bosque.  Es un lugar fantástico para tomárselo con calma y hacer un pequeño break. La visita es GRATUITA. Lo único es que una parte estaba en reconstrucción aunque no le quitaba encanto.

De la paz y tranquilidad de Meiji-jingu nos fuimos hasta Takeshita-dori, todo lo CONTRARIO.

Takeshita-dori es una calle peatonal bastante estrecha repleta de gente. Transitar por ella forma parte del atractivo. Prácticamente hay que dejarse llevar por la marabunta, no hace falta ni andar! La propia inercia de la gente te lleva. La calle, está llena de tiendas de ropa hipermoderna al estilo japonés, lugares de maquillaje y peluquería que merecen una paradita, si conseguís llegar, claro!

Shibuya

El Cruce de Shibuya

Bajamos andando hasta el famoso cruce de Shibuya. Enormes edificios, pantallas gigantes, música y anuncios inundan toda la zona de Shibuya. Por supuesto, nos hicimos las fotos reglamentarias en este conocidísimo cruce. Si queréis y tenéis suficiente paciencia, podéis hacer la foto des del Starbucks. Se aprecia todo el cruce des de lo alto del edificio. Nosotros nos conformamos con hacerla des del suelo.

Estatua de Hachiko

Por supuesto, no podía faltar la foto con la estatua de Hachiko. Está justo a la salida de la estación. Siempre hay gente haciéndose fotos pero no es una cosa exagerada, simplemente, hay que echarle un poco de morro y ponerse rápido al lado del perro.

Hachiko en Shibuya
Hachiko en Shibuya

Yebisu Garden Place

Paseando, llegamos hasta Yebisu Garden donde nos sentamos a descansar. El “jardín” se trata de una gran explanada de césped artificial cubierta con una gran cúpula para protegerse del sol y de la lluvia. Grupos de amigos y familias se reunían en el césped para ver el cine al aire libre que estaban a punto de proyectar en una pantalla gigante. Nos llamó la atención que antes de tocar el césped, se quitaban los zapatos y los dejaban en los alrededores.

Shibuya de noche

Para cenar, nos quedamos cerca del cruce de Shibuya. Encontramos un local pequeñito súper curioso que resultó ser fantástico! Comimos más que bien!! No nos pudimos quedar con la referencia porque todo estaba en letras japonesas, pero en esta zona hay mil lugares donde cenar, seguro que encontráis el vuestro.

Después de cenar, volvimos al famosísimo cruce y aun es más espectacular! Shibuya de noche se transforma. Música, luces, neones, gente y más gente. Hay muchísimos grupos de adolescentes (frikis) que quedan para hacerse videos y cosas raras que no acabamos de entender… jajaja uno de ellos, por ejemplo, daba abrazos gratis.

Todavía nos quedaba mucho por ver:

⇒Día 20. Tokyo: Tokyo sky tree, Odaiba y vuelta a Asakusa

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón

 

Día 18. Magome y Tsumago: La Ruta del Nakasendo



Hoy nos íbamos hasta Nagoya, Nakatsugawa y, finalmente, Magome para realizar la ruta del Nakasendo entre los pueblos de Magome y Tsumago. La ruta son un total de 8km. Nos levantamos MUY temprano para coger el Shinkansen a las 6:26 de la mañana y poder aprovechar todo el día!

Antes de ir

Para hacer la ruta del Nakasendo, nosotros llevábamos (y recomendamos llevar) agua (IMPRESCINDIBLE), comida, protección solar y repelente de mosquitos. Conviene tener los horarios del bus y del tren de para llegar a Magome y de la vuelta de Tsumago a Tokyo.

Cómo llegar

Tokyo – Magome:

Shinkansen de Tokyo a Nagoya: reserva previa.

Linia local JR de Nagoya a Nakatsugawa: sin reserva.

Bus local de Nakatsugawa a Magome: sin reserva. Cuando se llega a Nakatsugawa, simplemente hay que esperar en la parada del bus nº3 a que llegue. La estación es diminuta, no tiene pérdida. Durante el recorrido, hay muchas curvas ya que vas subiendo la montaña, avisamos por si alguien se marea…

Tsumago- Tokyo:

Bus de Tsumago a Nagiso Station: sin reserva. Se paga dentro del bus.

Linea JR local de Nagiso Station hasta Nakatsugawa: sin reserva.

Línea JR local de Nakatsugawa a Nagoya: sin reserva.

Shinkansen de Nagoya a Tokyo: reserva.

Ruta del Nakasendo

Magome:

Cuando llegas a Magome, el bus te deja en la carretera y en la misma parada hay una caseta con baños (se recomienda hacerlos servir antes de empezar…) La ruta del Nakasendo se inicia en la única calle del pueblo, es una subida muy pronunciada, hay un supermercado y un panel explicando el recorrido.

Información sobre la ruta del Nakasendo
Información sobre la ruta del Nakasendo

El primer tramo transcurre dentro de Magome, un pueblecito encantador totalmente rural. Todas las casas son de madera típicamente japonesas. Esta primera parte sí que es de subida, pero la mayor parte del recorrido es de bajada, por eso es más recomendable hacerlo de Magome a Tsumago y no al revés.

Cuando se llega al final de Magome, hay un mirador con unas vistas espectaculares de todo el entorno montañoso. A partir de aquí, todo el camino transcurre en medio de la naturaleza.

Camino a través de la montaña

El camino está perfectamente señalizado y no hay opción a pérdida. Lo único es que hay muchas señalizaciones avisando de la presencia de osos. Para ahuyentarlos, hay instaladas campanas a lo largo del camino. Según los carteles, hay que hacerlas sonar muy fuerte para que se asusten y se alejen, lo peligroso es sorprenderlos de manera desprevenida…nosotros tocábamos las campanas como locos. El paisaje es precioso. Durante el camino, hay casetas abiertas para descansar por si alguien lo necesita. 

Nosotros tardamos unas dos horas en llegar Tsumago. La ruta del Nakasendo no requiere de un gran esfuerzo y el paisaje es precioso, nosotros la recomendamos muchísimo. Lo único malo es todo el trayecto hasta llegar a Magome, que puede hacerse pesado. Lo que sí que nos hubiera encantado habría sido dormir ese día en Tsumago. Buscamos alojamiento con mucho tiempo de antelación y ya no quedaba nada. Pero por la noche, cuando cae el Sol, tiene que ser más que agradable dormir en medio de la montaña rodeada de naturaleza.

Tsumago y vuelta a Tokyo

Tsumago es aún más bonito que Magome o, al menos, a nosotros nos gustó aun más. El pueblo es básicamente una calle con casas de madera tradicionales a los dos lados. Muy tranquilo, apenas se escuchaba un ruido. Nos sentamos allí un buen rato y aprovechamos para comernos los bocatas.

Tsumago

Después de visitar Tsumago, cogimos el bus hasta Nagiso station y empezamos la vuelta hacía Tokyo. Primero, bus hasta Nagiso, JR hasta Nakatsugawa, otro hasta Nagoya y, finalmente, un shinkansen hasta Tokyo. Un total de 5 horas entre esperas entre trenes y desplazamientos ¡casi nada!

Cena en Tokyo

Llegamos a Tokyo y fuimos directos al hotel. No estábamos muy cansados, así que nos duchamos y fuimos a cenar. Con la línea JR de Tokyo fuimos hasta Akihabara y cenamos un ramen en uno de estos locales de ticket, que pides la comida en una maquinita.

Después de un día tan intenso todavía teníamos días en Tokyo, al día siguiente íbamos a conocer una de las partes más mítica y conocidas de la capital. Todo en este post:

⇒Día 19: Tokyo: Shinjuku, Harajuku y Shibuya

Entradas relacionadas

Ruta de 22 días por Japón