Singapur: Qué ver en 24h en Singapur, cómo moverse y dónde alojarse

Skyline de Singapur



Singapur fue una breve parada en nuestra ruta antes de empezar nuestro viaje por Malasia. Volamos a Singapur porque el billete nos salía más barato que volando a Kuala Lumpur y de esta manera podíamos aprovechar para conocer un destino nuevo.  Así que decidimos empezar por esta Ciudad-Estado.

No sabemos si fue porque comparábamos la ciudad con nuestro anterior destino (Yangon,dentro de nuestro viaje por Myanmar) y era como volver a nacer (como veis Yangon no sería nuestro lugar preferido en el mundo) pero Singapur nos ENCANTÓ! Solo llegar, quedamos deslumbrados con el aeropuerto que se han montado y, para acabarnos de convencer, el recorrido en metro desde el aeropuerto al centro, nos descubría una ciudad moderna, limpia y con una increíble mezcla de culturas. 

Al final del día, nos íbamos enamoradxs de Singapur!!! Visitar esta ciudad es indispensable en cualquier ruta por Malasia o incluso aprovechando alguna escala en el aeropuerto. En tan solo 24 horas nos quedó claro que vivir en esta ciudad debe ser fantástico…

Cuántos días se necesitan para visitar Singapur

Un día entero o máximo dos días. Otro tema es que a parte de visitar la ciudad, quieras ir de relax, a comer fuera (prepara el bolsillo), etc. Pero con un día y sin matarse se ve todo tranquilamente cogiendo el metro.

A tener en cuenta (información práctica)

Pasaporte y Visados

Si tienes pasaporte español no hace falta visado. De hecho, en muy pocos casos es necesaria la obtención de un visado. Lo único que hay que hacer es rellenar la tarjeta de entrada al país que te dan en el avión.

Transportes

⇒Cómo llegar al centro desde el aeropuerto

Muy fácil, con el metro. Está más que bien conectado. Es genial. En el mismo aeropuerto (que por cierto es un lugar inmenso) ya os podéis comprar la tarjeta de 1 día. Si vais a las máquinas solo podéis pagar en efectivo, pero si vais a taquilla se puede pagar con Mastercard.

⇒Cómo moverse por Singapur

Indispensable utilizar el metro. Compramos una tarjeta de 1 día y fue muy útil. La tarjeta cuesta 26 S$ (Singapore Dolars). El precio real es de 16S$, los otros 10S$ te los devuelven en efectivo cuando retornas la tarjeta.

Nosotros utilizamos la de 1 día (más que suficiente) pero hay de 2 y 3 días. Hay que tener en cuenta que solo sirven para el día en curso, no dura 24 horas.

Billete integrado de 24h
Billete integrado de 24h

El metro de Singapur es sencillamente genial. Pasa cada dos minutos y llega a todos los rincones. No está nada masificado, es muy amplio y limpio. Eso sí, llevaros chaqueta y bufanda porque tienen el aire acondicionado a -10Cº. Esta gente está loca con el aire…Hemos pasado un frío…

El horario de metro es muy amplio. Abre a las 5am y cierra la 1am.

Dónde alojarse

Nosotros nos alojábamos en Little India. Decidimos escoger el alojamiento en esta zona después de preguntar y buscar por Internet. Pero, realmente, el motivo principal es que en esta zona se concentran los alojamientos más económicos por eso todo el mundo se aloja entre Little India y Chinatown. Por otro lado, a no ser que vayas a un super hotelazo, es donde más oferta hay.

Lo más importante a tener en cuenta es tener una parada de metro cerca y que esté situado en una zona más o menos céntrica.

Precios

Singapur es caro. El nivel de vida es alto y se nota. Pero nosotros compramos la comida en el super y era bastante más barato que en Barcelona. Lo caro es ir de copas, comer en restaurantes y el alojamiento. Nuestro hostel era bastante horrible, de los más baratos que encontramos y nos costó 23€ en habitación compartida de 12 personas…así que si buscáis un hotel en el centro, os podéis hacer una idea…

Singapur en 24 horas

Llegada a Singapur

Nuestro vuelo desde Myanmar llegaba a la 1 de la madrugada por lo que no nos daba tiempo a coger el metro (cierra a la 1am) y llegar a nuestro hostel. Así que esa noche no reservamos alojamiento en ningún lugar y decidimos pasarla en el aeropuerto. La idea era visitar al día siguiente la ciudad, dormir en un hostel e irnos a Melaka (Malasia). Todo fue sobre lo previsto excepto un pequeño detalle…

El tema es que cuando llegamos a la terminal, alucinamos con todas las comodidades y facilidades que tenía el aeropuerto.

Primero, nos sentamos en unos sillones que hacían todo tipo de masajes en las piernas y pies (pero masajes de verdad, no de esos sillones timo que no hacen nada). Los sillones eran gratis, qué maravilla. Nos quedamos allí como una hora…hicimos todos los programas que tenían, además podías ajustar la presión y la temperatura del sillón, por favor!!! Mira, solo por eso ya valía la pena el viaje a Singapur!! Total que nos quedamos en la gloria…Pero ahí no acaba la cosa, más adelante vimos una sala llena de sofás acolchaditos, con cargadores, etc. Y se nos iluminaron los ojos. Vimos una chica durmiendo la mar de bien y decidimos quedarnos a dormir allí. Después del masaje nos habíamos quedado muy relajadxs, así que nos quedamos fritxs al momento (los sofás eran…hiper cómodos).

El “pequeño” problemilla es que todavía no habíamos pasado el control de inmigración, es decir, que estábamos en la zona de tránsito. Mientras dormíamos, sobre las 4 de la madrugada, nos vinieron a despertar tres policías (SORPRESA) y nos pidieron el pasaporte y…atención el billete de embarque. Evidentemente si no tienes billete de embarque no puedes estar en tránsito. Pero nada, todo se arregla sonriendo y siendo muy simpática. El policía super majo “nos explicó” que no se podía estar allí si no teníamos vuelo ( no me digas?¿?) y que “se nos había olvidado pasar el control de inmigración” (qué cabeza la nuestra…tampoco nos habíamos dado cuenta).

Evidentemente no se nos había olvidado, pero todo el mundo sabe que lo mejor de los aeropuertos está dentro de la zona de tránsito, no hay sofás como esos en la zona común de ningún aeropuerto del mundo! Así que nada, nos despedimos del policía que debería tener los 18 años recién cumplidos y pasamos el control de inmigración. Como era de esperar, esta parte del aeropuerto no era tan espectacular pero a pesar de todo, encontramos unos bancos y dormimos hasta las 8 de la mañana….! Y eso que nuestro plan eran levantarnos a las 5 para coger el primer metro…

Primera parada: Little India

Este fue el primer lugar que visitamos porque nuestro hostal estaba ubicado en Little India. Cuando bajamos del metro y vimos las casitas y sus calles, quedamos prendados al momento. Qué lugar más bonito. Casas tipo inglés todas de colorines, tiendas y locales que nos transportaban directamente a la India. Parece que estábamos en un micromundo. La India en Singapur. La comunidad india, tanto hindú como musulmana, es de las más grandes en esta ciudad y la mayor parte se concentra en esta zona. Allí tienen sus tiendas de ropa, comida, joyas, bares y locales, sus templos hindúes y mezquitas.

Mezquita Masjid abdul Gafoor
Mezquita Masjid abdul Gafoor

Nos resultó más que curioso porque seguramente un lugar así en Europa estaría considerado poco menos que un guetto, aquí en cambio, todas las comunidades se organizan así. Cada una tiene su zona de la ciudad y a pesar de haber muchas culturas no se mezclan demasiado entre ellas. Todas conservan su estilo de vida y tradiciones.

Little India
Little India

Antes de continuar con el recorrido por little india, hicimos el check in en el hostal. No sería un lugar de los que más recomendaríamos, pero evidentemente, por el precio que pagas en Singapur tampoco puedes esperar un cinco estrellas. Os dejamos el link por si queréis echarle un vistazo (o por si no os queda otro remedio que ir…) InnCrowdbackpackers. Eso sí, la localización es buenísima y tiene desayuno incluido.

Lo mejor de esta zona es perderse por sus callejuelas e ir visitando los diferentes templos y mezquitas. No hace falta tener una ruta marcada pero sí un mapa de la ciudad. En el aeropuerto se pueden coger gratis y están todas las zonas delimitadas.

Desde Little India cogimos el metro hasta Clarke Quay.

Clarke Quay

Contraste total con Little India, nada que ver. Zona mega moderna de entretenimiento, bares y restaurantes. Fuimos paseando resiguiendo el canal hasta llegar a la zona gubernamental. Todo este paseo es muy agradable y está todo taaaan limpio…Nos recordó muchísimo a los alrededores de la ópera de Sydney, mismo estilo y ambiente (un poco menos pijo). Esta ciudad nos estaba gustando mucho.

Llegamos hasta el City Hall y al National Gallery, un edificio precioso. Desde el parque que hay justo delante del National Gallery, si no recuerdo mal se llama “The Padang”, se tiene una buena foto de Marina Bay Sands. Este es uno de los edificios más conocidos de Singapur, obligatoria la foto!

Foto de las torres de Marina Sands Bay desde Padang
Foto de las torres de Marina Sands Bay desde Padang

Marina Bay Sands

Volvimos a coger el metro y nos plantamos justo delante de este estrambótico e impresionante edificio. Tres torres unidas por la parte superior por un jardín gigantesco con forma de tabla de surf (o eso nos apreció…). Dentro de Marina Bay hay un mundo paralelo.  En uno de los paneles explicativos, dice que alberga a más de 30.000 personas!!! Solo para que os hagáis una idea de las dimensiones de las que estamos hablando. Apartamentos, hoteles, centros de convenciones y un mega centro comercial lleno de boutiques muy exclusivas. Y el aire acondicionado a tope!! La gente va por dentro como si fuera invierno. Nosotros ya habíamos aprendido la lección y llevábamos los polares en la mochila.

Marina Sands Bay, Singapur
Marina Sands Bay, Singapur

Se puede subir a una de las pasarelas de Marina Bay Sands con unos de los ascensores. Las vistas que se tienen de Singapur son brutales! Desde el otro extremo, se ve todo el recinto de Gardens By the Bay, nuestra próxima parada.

Vistas de Garden by the Bay desde Marina Sands Bay, Singapur
Vistas de Garden by the Bay desde Marina Sands Bay, Singapur
Marina Sands Bay por dentro...con canal veneciano incluido
Marina Sands Bay por dentro…con canal veneciano incluido

Antes de dejar este macro edificio, paseamos un buen rato por dentro. Una de las curiosidades es que han creado un canal artificial a lo Venecia que recorre todo el complejo. Se pueden hacer paseos en barca y todo. Nosotros nos sentamos en unos sillones demasiado cómodos…y pasamos un rato MUY entretenido observando la fauna que se paseaba entrando y saliendo de boutiques high level. El perfil de cliente iba entre mujeres con burka y bolsos de Lous Vuitton a parejas occidentales muy top con una media de 10 operaciones de estética encima.

Gardens by the Bay

Llegamos andando desde el complejo de Marina Sands Bay. Está justo delante. La entrada es gratuita (como la mayoría de atracciones turísticas en Singapur).  Este recinto está exageradamente bien cuidado. Pensábamos que sería un poco hortera pero nada de eso. Es como entrar en una mini jungla dentro de la ciudad. Los árboles están muy bien conseguidos. La humedad también se asemeja a la de la jungla…

Es un paseo muy entretenido, no hace falta dedicarle demasiado tiempo. Si queréis por 35S$ podéis subir a uno de los árboles. Personalmente, creo que no vale la pena porque las vistas son parecidas a las que se obtienen desde la pasarela de Marina Sands Bay y además el precio es más que desorbitado.

Nosotros a parte de verlo durante el día, volvimos por la noche para ver toda la zona iluminada y las ramas de los árboles encendidas, vale MUCHO la pena.

Chinatown

De nuevo nos subimos al metro para hacer una breve parada en Chinatown. No recorrimos nada de esta zona porque no se cuantos Chinatowns llevamos vistos a lo largo de nuestros viajes y ya nos cansa la cosa. En absolutamente cada ciudad/pueblo/aldea por remota que sea hay un Chinatown. Así que lo único que hicimos fue ir a comer a un pequeño local y listos.

Chinatown, Singapur
Chinatown, Singapur
Deporte al aire libre cuando cae el Sol en Chinatown
Deporte al aire libre cuando cae el Sol en Chinatown

Botanic Garden

Lo mismo que nos pasaba con Chinatown…habíamos visto mil Botanic Gardens pero como teníamos todavía parte de la tarde, nos acercamos con nuestro querido metro. Pues suerte que lo hicimos! Hay una pequeña representación de plantas de diferentes parques nacionales de Malasia y un lago enorme. Además, lo tienen todo muy bien pensado y a lo largo de los caminos, hay casetas con sombra donde sentarse a descansar.

No es tan espectacular como la zona de Gardens by the Bay pero si tenéis tiempo es buena idea ir a dar una vuelta. Nosotros nos echamos una buena siesta!

Espectaculo nocturno (con mayúsculas) en Marina Bay Sands

No se en qué forum de internet leímos acerca de este espectaculo de luces y aunque en un principio no lo tuvimos muy en cuenta, nos entró la curiosidad.

HAY QUE IR, es totalmente INDISPENSABLE ver este impresionante espectáculo. Nosotros nos imaginábamos cuatro chorros de agua y unas cuantas lucecitas pero nada más lejos de la realidad. Música, agua y efectos especiales perfectamente coordinados que te ponen la piel de gallina.

A parte del espectáculo, es el mejor lugar para ver el skyline de toda la ciudad iluminado por la noche.

Skyline de Singapur desde Event's Plaza
Skyline de Singapur desde Event’s Plaza

⇒Horario

Hacen este espectáculo cada día a las 20h y a las 21h, los viernes y los sábados también lo hacen a las 23h. Os recomendamos ir un poco antes para coger sitio. Nosotros llegamos media hora antes y pudimos estar en primera fila.

⇒Dónde

En la zona de Event plaza dentro de Marina Sands Bay.


Este había sido nuestro día completito en Singapur. Como veis es una ciudad muy fácil y cómoda de recorrer. Nosotros visitamos lo más destacado en un día y sin ninguna prisa.

Siguiente destino: Malasia

Al día siguiente emprendíamos nuestro camino a Malasia! Singapur está más que bien conectado con Malasia y en especial con la ciudad de Melaka. Pasan autobuses cada 15 minutos y el viaje dura unas 3 horas. El control de pasaporte en las fronteras es muy rápido y sencillo. Todo facilidades!!

 ⇒Guía de Malasia y Borneo por libre!


¿Ya te has suscrito a nuestro blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Día 23. Últimas Horas en Buenos Aires

El Ateneo, Buenos Aires



Hoy es nuestro último día en Buenos Aires y en Argentina. Los últimos días los pasamos recorriendo el Parque Nacional de las cataratas de Iguazú. Y, justo antes de irnos, nos recorrimos toda la ciudad, no nos queríamos perder absolutamente nada! Hoy, le queríamos dedicar tiempo a el Ateneo…un lugar fascinante.

Podéis consultar toda la info en los siguientes links:

Día 19. Qué visitar en Buenos Aires

Día 20. Buenos Aires- Iguazú

Día 21. Cataratas de Iguazú

El Ateneo, una asignatura pendiente en Buenos Aires

De la capital, solo nos quedaba por ver El Ateneo, un lugar totalmente mágico en medio de esta bulliciosa ciudad.

El Ateneo es un lugar mágico en medio de Buenos Aires. Un antiguo teatro reconvertido en biblioteca pública con un encanto y una atmósfera totalmente deliciosa. Una visita para hacerla con calma, buscar un buen libro y sentarse en uno de los antiguos palcos del teatro saboreando con calma el momento.

El Ateneo es una de las bibliotecas más antiguas de la capital argentina. Y, su edificio es un antiguo teatro ocupado por centenares de libros. Un remanso de paz y tranquilidad donde pasar horas y horas hojeando libros, sentada en uno de los antiguos palcos del teatro y escuchando sutil música de fondo. Qué más se puede pedir…! Buenos Aires lo tiene todo.

Dentro del mismo edifico, hay una pequeña cafeteria donde tomarse un café mientras disfrutas de algunos de sus magníficos libros. Hay para todos los gustos y para todas la edades.

En esta biblioteca no hace faltar ser socio para poder coger libros y leerlos dentro del edificio. Se puede entrar gratuitamente y recorrer toda esta joya arquitectónica libremente.

Nosotros hemos estado más de 5 horas. Podéis entrar, hacer cuatro fotos e iros corriendo, pero si podéis, disfrutad de este lugar con toda la calma del mundo, no es para menos.

Despedida de la ciudad

Después de pasar toda la mañana en este delicioso lugar, hemos vuelto a nuestro Homestay Buenos Aires para preparar las maletas y despedirnos de Esther, una grandísima y entrañable anfitriona.

Nuestro viaje por la patagonia, Buenos Aires e Iguazú ha terminado. Nos vamos con la sensación de haber hecho el mejor de nuestros viajes. Hemos visto unos paisajes totalmente increíbles y sin duda hemos conocido algunos de los lugares más bonitos del mundo. Nos vamos con la maleta llena de satisfacción e ilusión a tope.

 

Día 20. Buenos Aires- Iguazú



Ayer nos recorrimos la mayor parte de Buenos Aires y para hoy hemos dejado para ver el Congreso de la Nación Argentina y el Ateneo.

Pero para conocer todo lo que descubrimos ayer sobre esta cautivadora ciudad, os lo hemos explicado en este post:

⇒Día 19. Qué visitar en Buenos Aires

El Congreso de la Nación Argentina

Andando desde donde se encuentra nuestro alojamiento, Homestay Buenos Aires, no tardamos ni 10 minutos. Un agradable paseo a primera hora de la mañana.

Justo en frente del Congreso hay un parque enorme donde sentarse o tumbarse a la sombra y descansar del sol infernal de Buenos Aires. Después del calor que pasamos ayer, preferimos sin lugar a dudas el frío de la patagonia…

Congreso de la Nación Argentina
Congreso de la Nación Argentina

El Museo del agua

Paseamos por toda la zona y volvimos a Avenida Corrientes, esta vez para dirigirnos hacia el Museo del agua.

Nosotros no entramos pero se puede hacer una visita al museo. El edificio desde fuera es muy llamativo y arquitectónicamente muy diferente al resto. 

Vuelo Buenos Aires- Iguazú

Cuando acabamos de visitar estos dos edificios históricos, hicimos la compra y fuimos a comer al hostal. El piso tiene una terraza enorme donde corre una brisa la mar de agradable y comimos tranquilamente en ella hasta que se hizo la hora de irnos al aeropuerto.

Para trasladarnos al aeropuerto, esta vez utilizamos un uber. En Buenos Aires es uno de los transportes más seguros. Una de las ventajas es que se paga a través del móvil antes de subir y no hay “problemas” de tarifas. Los Uber estan monitoreados por gps y se puede consultar su localización en cualquier momento a través de la aplicación.

Llegamos a aeroparques y a las 18:45 salía puntual nuestro vuelo hacía Iguazú! Antes, aprovechamos para cambiar dinero en el Banco de la Nación Argentina ya que el cambio era espectacularmente bueno. Eso sí, estuvimos una hora haciendo cola, increíble la ineficacia y la lentitud de sus trabajadores.

Cómo llegar al alojamiento desde el aeropuerto

Para llegar a Puerto Iguazú, no hay ni bus ni transporte regular, hay que contratar un taxi o un transfer. Mejor hacerlo a través de los alojamientos.

Antes de llegar, contratamos el traslado al alojamiento. Nos salía un poco más barato que coger un taxi. A nuestra llegada, ya nos estaba esperando. Fue cómodo, porque llegamos que ya era oscuro y así no tuvimos que preocuparnos por la localización del hotel.

A la vuelta, para ir hasta el aeropuerto preguntamos en información turística y nos dieron el contacto de Four Tourist transfer. Una agencia que hace traslados al aeropuerto por menos de la mitad de precio que cuesta un taxi. Es una furgoneta y va recogiendo a diferentes turistas hasta que se llena. Para contratarla, fuimos directamente a la oficina.

Dónde alojarse

Para visitar el parque nacional de las cataratas de Iguazú, lo más común es alojarse en Puerto Iguazú. Está a unos 18km del parque.

Si tenéis un presupuesto muy alto, os podéis alojar en el hotel Meliá que se encuentra justo dentro del parque nacional.

En puerto Iguazú hay todo tipo de oferta y para todos los bolsillos. Desde lujosos hoteles y resorts hasta una gran variedad de hostels. Nosotros nos alojamos en un hostel con habitación compartida y desayuno incluido (tampoco era para tirar cohetes). Nos ha salido tirado de precio. Hemos hecho dos noches.

Mañana nos vamos a primera hora hacia el parque nacional de las cataratas de Iguazú, qué ganas tenemos!!!

⇒Día 21. Parque Nacional Cataratas de Iguazú

 

 

Día 19. Qué visitar en Buenos Aires:

El Obelisco, símbolo de Buenos Aires



El día anterior llegábamos a Buenos Aires desde El Calafate, la patagonia argentina. El contraste fue brutal, sobretodo por lo que a temperatura se refiere. Subimos de golpe 20ºC!!!

Además, realizamos una navegación por el Parque Nacional de los Glaciares y pudimos ver de cerca el glaciar Spegazzini y de lejos el Upsala. Para conocer todos los detalles podéis leer nuestro post:

Día 18. El Calafate. Glaciares Upsala y Spegazzini-Buenos Aires

Buenos Aires, una ciudad inmensa

No podíamos irnos de Argentina sin pasar por lo menos un par de días en la capital. Hoy teníamos todo el día por delante y queríamos aprovecharlo al máximo. Todavía nos quedaría una mañana al día siguiente antes de volar a Iguazú y otro día casi entero a la vuelta.

Cuánto tiempo se necesita para visitar Buenos Aires

En un primer momento, pensábamos que dos días (más o menos) no nos daría tiempo a visitar la ciudad. La capital es de una gran extensión y hay mil cosas por hacer y por disfrutar. Pero lo cierto es que al final del día solo nos quedaron un par de cosas por ver.

La visita a la ciudad se puede plantear de dos maneras. Una, deteniéndose en sus bares, múltiples restaurantes, disfrutando de sus cafeterías, asistiendo a un espectáculo de tango, comiendo un buen asado, etc. Esta es una opción genial si se va sobrad@ de tiempo y con un buen presupuesto.

Nosotros tenemos el tiempo más bien justito y siempre huimos de todo este tipo de espectáculos tipo atrapa turistas (tango, etc). Por lo que se refiere al hecho de ir a tomarse algo a una terracita, no es nuestro estilo cuando viajamos, ya que eso lo podemos hacer en casa. Pero es cierto que la ciudad se presta a ello. Y, si tenéis ganas podéis alargar la estancia en la capital hasta 4 , 5, 6 días, y todos los que queráis pero no creo que se necesite mucho más tiempo para ver lo esencial. Todo depende de el ritmo de cada un@ y del presupuesto!!

Qué visitar en Buenos Aires

Buenos Aires es una ciudad vibrante. Repleta de locales de fiesta, bares musicales, restaurantes, teatros y librerías que enamoran. Si os gusta la vida nocturna, no os va a faltar oferta! Nosotros llegamos de noche y alucinamos con la animación que había por las calles.

Las zonas para visitar seguras para viajer@s son las siguientes:

⇒Centro

⇒San Telmo

⇒Puerto Madero

⇒La Recoleta

⇒Palermo (y Palermo soho si os gusta la fiesta y los restaurantes)

Dónde alojarse

Lo mejor es buscar un alojamiento que en la zona centro. Desde donde se pueda visitar la mayor parte a pie. Buenos Aires es para recorrerla andando y pasear por sus calles. Hay mucha oferta de alojamientos y a muy buen precio.

También seria recomendable que tenga alguna parada de metro cercana para volver al alojamiento después de un intenso día o para acercarse a las zonas más alejadas.

Nosotros nos alojamos en el Homestay Buenos Aires y creo que encontrar mejor localización y mejor precio es imposible. Lo recomendamos 100%.

Cómo moverse por Buenos Aires

Lo mejor es sacarse la tarjeta SUBE. Se compra en cualquier kiosco (nuestros locutorios). Es una tarjeta que sirve para ir en bus y en metro (el subte) y es recargable.

Lo más eficiente es moverse en metro. Funciona bastante bien y tiene muchas paradas. Es muy fácil de orientarse y hay mapas en todas las bocas de metros. El principal problema del bus son los atascos de tráfico que se forman.

Lo mejor es que el precio de los es extremadamente barato.

⇒Precio del metro: 7’50ARS

⇒Bus: 6’50ARS.

Seguridad en Buenos Aires

La ciudad está tomada (literalmente) por la policía. Hay un policía en cada esquina, dentro de cada parada de metro y dentro de los edificios más turísticos, así como en tiendas, etc.

Nosotros en ningún momento tuvimos sensación de inseguridad alguna, todo lo contrario. Por supuesto, que cuando llegamos a nuestro alojamiento, Esther, la dueña del piso nos dio una larga lista de cosas que debíamos y que NO debíamos hacer. Algunas de los consejos que nos dio fueron los siguientes:

⇒No llevar nada de dinero en las mochilas, bolsos, etc. En realidad nos dijo que no lleváramos dinero encima, pero que si lo hacíamos mejor escondido en otros lugares.

⇒No llevar nada de valor encima. Anillos, joyas, etc.

⇒Dejar los pasaportes en casa.

⇒No coger taxis en la calle. También nos explico mil anécdotas todas muy desagradables.

⇒No ir a La Boca. La mujer estaba horrorizada porque se considera un lugar turístico pero allí no van ni los propios argetin@s. Nos explico algunos sucesos que habían ocurrido recientemente. Tampoco teníamos pensado ir.

⇒Tener vigiladas nuestras pertenencias en todo momento debido a la presencia de carteristas. Esto no nos preocupa lo más mínimo. Es un tema común en todas las grandes capitales y más si son turísticas como Barcelona por ejemplo.

La “policia de ciudad” está desplegada por todas las zonas principales. Son gente super amable y educada. Cualquier duda que tengáis sobre cualquier tema, no dudéis en preguntarles. A nosotros todas las veces que les pedimos indicaciones para llegar a algún lugar, se desvivieron para ayudarnos.

Al principio, sorprende ver a tanta policía armada hasta los dientes pero es cierto que transmite una gran sensación de seguridad.  Otro detalle que nos llamó la atención en positivo fue que el nombre de mujeres policía era igual o mayor que el de hombres policías.  No debería llamarnos la atención, pero teniendo en cuenta el mundo en que vivimos, es reconfortante.

Nosotros solo nos hemos movido por las zonas más visitadas y turísticas. Por lo que no podemos hablar de la seguridad en el resto de la ciudad. Aunque si no vais con gente local que conozca la zona, es mejor no alejarse mucho de los lugares mencionados anteriormente, sobretodo a partir de la puesta de Sol.

Amanecemos en Buenos Aires!

Hoy nos hemos levantado bien temprano para poder aprovechar todas las horas que tenemos disponibles.

Dejamos absolutamente todos los objectos que tengan algo de valor en la caja fuerte de nuestra habitación y nos ponemos en marcha.

Empezamos a caminar por la avenida corrientes dirección al Obelisco que ya tenemos muy cerquita. Antes nos paramos en un kiosko a comprar la tarjeta SUBE para coger el metro más tarde.

Zona Centro

Avenida Corrientes 

La avenida Corrientes está repleta de teatros y librerías a ambos lados de la calle. Es una de las arterias principales de la ciudad con dos carriles en cada sentido para la circulación de vehículos.

Todo tipo de espectáculos se representan en la gran variedad de teatros que podemos encontrar. Desde aquellos más suntuosos hasta locales mucho más sencillos donde se hacen micro representaciones teatrales. Toda la acera está grabada con las estrellas de reconocidos actores y actrices del mundo del teatro argentino.

Además, la avenida Corrientes es muy conocida por sus numerosas librerías. Al igual que sucede con los teatros, hay todo tipo de locales algunos de ellos especializados en una temática en concreto, otros que destilan historia, otras reconvertidas en cafés-librerías y así hasta un sin fin de bookshops en las que no faltan las ganas de entrar y rebuscar entre sus estanterías.

Es una avenida que sin tener algún punto en concreto para ver, hay que verla toda y dejarse llevar por su ambiente cultural de día y festivo de noche.

El Obelisco

En pocos minutos llegamos al Obelisco, primera parada obligatoria. Al final de la avenida Corrientes, se encuentra el Obelisco, símbolo por excelencia de la ciudad que conmemora su fundación.

Por cierto, nos encantan los semáforos del centro (con telarañas incluidos)

Calle Florida y la Casa Rosada

Bajamos por la avenida Presidente Roque Peña directos a la Casa Rosada. Aquí nos encontramos con la mítica e histórica Plaza de Mayo está completamente en obras. Una lástima.

Podemos ver desde fuera la Casa Rosada. Si estáis interesad@s, hacen visitas guiadas los fines de semana.

Retrocedemos un poquito para recorrer parte de la Avenida de Mayo y adentrarnos en la Calle Florida. Se trata de una calle totalmente peatonal, estrecha comparada con la avenida Corrientes pero repleta de grandiosos edificios históricos y de un gran valor arquitectónico.

⇒En el cruce entre la avenida de Mayo y la calle Florida se encuentra el punto de información turística. Podéis pedir mapas, aclarar dudas, etc. A nosotros nos fue de gran ayuda.

Centro Cultural Kirchner
Centro Cultural Kirchner
Muso militar
Muso militar

Puerto Madero

Cruzamos el puente que pasa por encima de el canal para conocer Puerto Madero. Esta zona es mejor visitarla de tarde, noche. Hay muchos bares musicales, terrazas al aire libre y restaurantes. Es la zona más nueva de Buenos Aires con edificios tipo oficina. En este lugar también se encuentra una de las construcciones del “famosos” arquitecto Calatrava. Un puente que no tiene nada de especial.

A nosotros esta zona es la que menos nos gustó. Nada especial a destacar, si vais justos de tiempo, os la podéis saltar. Otro tema es si queréis salir a tomar algo por la tarde cuando ya no hace tanto calor, entonces es el lugar ideal.

San Telmo

Este barrio queda justo al lado de la Casa Rosada. Un entramado de callejuelas históricas por las que perderse. Por ellas, encontramos algunas de estas estatuas. Buenos Aires está repleta de monumentos a personajes destacados de la historia.

San Telmo está tan pegado a la zona centro que se llega sin darse cuenta. Lo mismo pasa con La Boca. Hacia el sur, se llega al barrio de La Boca.

La Recoleta

Desde allí, cogimos el metro y llegamos al barrio de la Recoleta. Nada más salir de el subte, se percibe un ambiento más residencial y tranquilo que en pleno centro de Buenos Aires. Edificios antiguos e históricos donde vive gente con un poder adquisitivo elevado.  Todos las viviendas cuentan con seguridad en la entrada además de cámaras de seguridad. En esta misma zona se encuentran todas las embajadas.

El calor apretaba mucho pero todavía nos quedaba algo de energía!

El Cementerio de La Recoleta

Uno de los iconos de esta zona residencial es el cementerio de la Recoleta. La entrada es gratuita. En él se encuentran enormes mausoleos dedicados a la gente más rica de la ciudad. Digamos que es un cementerio burgués.

La mayoría de las tumbas datan de finales del siglo XVIII y principios del XX. Y realmente son auténticas obras de arte de la arquitectura.

El cementerio es muy grande, mucho más de lo que nos habíamos pensado. El sol cae con fuerza y ya no podíamos soportarlo más. Durante las horas centrales, llegamos a los 35ºC y el día anterior en El Calafate, estábamos visitando glaciares.

Decidimos hacer un break en uno de los parques cercanos y comernos nuestros tuppers de arroz a la sombrita, a ver si nos recuperábamos un poco de tanto calor.

Palermo

Continuamos a pie hasta el barrio de Palermo. Lo principal a visitar en esta zona son sus extensos y cuidados parques y jardines. Todos son gratuitos excepto el jardín japonés.

El verano pasado pasamos un mes en Japón, así que tenemos algunas nociones de cómo es un jardín japonés…

Ademas de los jardínes, en el mapa de información turística que nos habían dado por la mañana, salía el Planetarium como atractivo turístico de Palermo. Nuestra opinión personal es que no hace falta ir.

Visitamos algunos de sus cuidados jardines pero ya no podíamos aguantar más el calor que estaba cayendo y cogimos el metro para volver a nuestro hostel.

De vuelta en la Zona Centro

Antes de llegar al hostal, aprovechamos para hacer la compra. Nos quedaban por ver El Ateneo y la zona del Congreso. Pero lo teníamos tan cerquita que aprovecharíamos para verlo al día siguiente antes de coger el vuelo a Iguazú.

Buenos Aires nos dejaba muy buen sabor de boca, muchísimo mejor de lo que nos hubiésemos imaginado. Nos ha cautivado desde el primer momento. Lo primero que hemos notado al ponernos en marcha por la ciudad ha sido que nos recuerda muchísimo a Barcelona. El tipo de avenidas, edificios, el calor y hasta la gente! Por momentos, nos daba la sensación de estar recorriendo alguna de las calles de la capital catalana, un jetlag especial.

Nos hemos pateado la ciudad de arriba a bajo y si a eso le sumamos el calor infernal que ha hecho, estamos completamente reventad@s. Pero a eso hemos venido y mañana más!

Próximo objetivo: las cataratas de Iguazú

Al día siguiente, visitamos la zona del Congreso en Buenos Aires y por la tarde volamos hacía Puerto Iguazú para conocer uno de los parques nacionales más importantes de Argentina. Las cataratas de Iguazú.

⇒Día 20. Buenos Aires-Iguazú

Escapada de 4 días a Estambul

Estambul

Estambul es la ciudad perfecta para hacer una escapada corta ya que se puede visitar fácilmente a pie y todos los atractivos principales están agrupados por zonas. Para aquellos más perezosos, también cuenta con un buen sistema de metro y tranvía que llega a los principales lugares de interés.

Para nosotros, un aspecto clave fue tener el hotel bien situado. Escogimos uno en la zona de Sultanahmet y después de haber ido, creemos que es una de las zonas más recomendables para alojarse. Esta es una buenísima zona para alojarse ya que Taksim o la parte asiática quedan un poco más alejadas.


Guía de nuestra escapada a Estambul:

1. Visado

2. Istanbul Tourist Pass

3. Cómo ir del Aeropuerto de Atatürk hasta el centro

4. Ruta de 4 días por Estambul


1. Visado

El visado se pide por internet y es un trámite muy rápido y sencillo. Web e-visado gobierno de Turquía.

PRECIO: 18€/persona

2. Istanbul Tourist Pass

Es un pase que sirve para entrar a diferentes lugares de interés turístico. Aunque algunos de los más importantes no salen, por ejemplo las cisternas de Yerebatan. Podéis comprobar los lugares en la web oficial. Nosotros no lo compramos porque teniendo en cuenta lo que nos íbamos a gastar y los días que íbamos a estar, el precio de la Pass no nos salía a cuenta.

PRECIO: la más opción más barata sale por 125€

3. Cómo ir del Aeropuerto Internacional Atatürk a Sultanahmet

Aeropuerto- Zeytinburu: metro M1 PRECIO 1’50 TL/persona

Zeytinburu – Sultanahmet: tranvía T1 dirección Kabatas PRECIO 1’50 TL/persona

Cogimos el avión a las 6 de la mañana en Barcelona con Turkish Airlines (muy buena compañía) y llegamos a Estambul a las 10’25 de la mañana (en Turquía es una hora más). Y para volver cogíamos el vuelo a las 8 de la noche. El horario de vuelo mejor imposible! Pudimos aprovechar los dos días enteros.

Orientarse en el Aeropuerto de Atatürk es muy fácil. Para ir directos al centro, en nuestro caso a Sultanahmet, simplemente tuvimos que seguir las indicaciones Rapid Transit dentro del aeropuerto (no se tiene que salir fuera). Una vez llegamos a la estación, compramos los billetes en taquilla, también los puedes comprar en las máquinas automáticas. En total, hasta la plaza Sultanahmet, nos costó 3 TL cada uno. El hombre nos dio dos billetes para el tren y dos que teníamos que validar en el tranvía.

Primero, cogimos el tren y pasamos seis paradas hasta Zeytinburnu, donde nos bajamos y cogimos el tranvía hasta el centro de la ciudad. El trasbordo no puede ser más fácil y estar más bien indicado. Hay un cartel enorme que pone AIRPORT y otro que pone CITY. Simplemente seguir el que pone CITY y listos! Al poco rato ya llegó nuestro tranvía el T1 dirección Kabatas.

En 50 minutos, ya estábamos en pleno centro, Sultanahmet. Si vuestro hotel está en la zona de Taksim, simplemente os tenéis que esperar unas cuantas paradas más. La misma línea también llega.

4. Ruta de 4 días por Estambul

⇒Dia 1. Zona de Sultanahmet-Palacio Topkapi-Santa Sofía-Cisternas de Yerebatan-Mezquita Azul-Hipódromo romano.

⇒Día 2. Yeni Cami-Bósforo-Torre Gálata-Iskital-Taksim-Puesta de Sol en el Bósforo-Gran Bazar de las especies

⇒Día 3 y 4. Nuruosmaniye Camii- Gran Bazar- Shisha-Suleyman Mosque

Dia 1. Zona de Sultanahmet-Palacio Topkapi-Santa Sofía-Cisternas de Yerebatan-Mezquita Azul-Hipódromo romano.

Lo primero que hicimos fue buscar el hotel. Las calles en Estambul no están nada bien señalizadas (se ve que eso de poner el nombre a las calles no les va…) así que como teníamos más o menos la localización, entramos a varios hoteles a preguntar. Al poco, ya nos indicaron dónde era y llegamos sin problemas.

Llegada al Hotel, mejor ubicación imposible

El hotel estaba MUY bien situado, a escasos 5 minutos de Sultanahmet y de TODOS los atractivos principales de Estambul. Antes de llegar, pensábamos que tendríamos que coger el tranvía en más de una ocasión para desplazarnos por la ciudad, pero finalmente, como nuestro hotel estaba tan cerca a todo, pudimos recorrer la ciudad a pie todos los días.

  • Link: Gul Sultan Hotel: 40€ la noche con desayuno incluido.
  • Cankurtaran Mah. Akbiyik caddesi No.9 Sultanahmet Fatih,
  • Fatih, Istanbul, 34122, Turquía

Después de dejar las mochilas, empezamos la vista a la ciudad.

Palacio Topkapi

  • Horario: Invierno 9-16h  Verano 9-18h
  • PRECIO: a nosotros nos costó 30 TL, pero actualmente ya han subido hasta 40 TL
  • Se puede utilizar la Istanbul Tourist Pass

Todo el recinto es precioso. El palacio se compone de numerosos complejos construidos alrededor de una extensa zona ajardinada. Cuando fuimos, no había mucha gente y no hicimos cola en ningún momento para visitarlo. En el Palacio no es necesario que las mujeres se cubran la cabeza para entrar en ningún recinto.

Dado el enorme tamaño del Palacio, estuvimos hasta las 3 de la tarde, comimos allí mismo unos bocatas que habíamos traído desde Barcelona para aprovechar al máximo el tiempo.

Palacio Topkapi, una de las joyas de Estambul
Palacio Topkapi, una de las joyas de Estambul
Uno de los espectaculares patios interiores del Palacio Topkapi
Uno de los espectaculares patios interiores del Palacio Topkapi

Iglesia de Santa Sofia/AyaSofya

  • Horario: Invierno: 9-17h  Verano: 9-19h
  • PRECIO: 30 TL
  • Se puede utilizar la Istanbul Tourist Pass

Ya antes de entrar, toda la construcción desde el exterior es una maravilla. Lo mejor es pasearse por delante a primera hora de la mañana y apreciar este espectacular edificio cuando todavía no hay turistas ni gente en la plaza.

Santa Sofía, uno de los símbolos de Estambul
Santa Sofía, uno de los símbolos de Estambul

Para entrar, tuvimos que hacer un poco de cola, pero nada exagerado como habíamos leído por internet. Seguramente, el hecho de ser fuera de temporada alta ayuda bastante, en verano la cola debe ser muchísimo más larga!

La iglesia de Santa Sofía nos dejó sin palabras. Es sencillamente espectacular. Una mezcla de culturas y religiones en una misma construcción a la que no estamos para nada acostumbrados. Recorrimos cada rincón durante un buen rato. Hay que dedicarle tiempo, sin prisas.

Cisternas de Yerebatan: sin palabras

La siguiente parada eran las Cisternas de Yerebatan.

  • Horario: Invierno: 9-17.30h  Verano: 9- 18.30h
  • PRECIO: 20 TL
  • No sirve la Istanbul Tourist Pass

Al llegar a la entrada tuvimos nuestras dudas sobre si valía la pena entrar o no. El motivo principal es porque aparentemente la entrada es simplemente una casa sin más y no se apreciaba ningún elemento histórico o “atractivo”. Nada más lejos de la realidad. Solo entrar hay que bajar unas escaleras y allí escondidas en el subsuelo se encuentran las Cisternas de Yerebatan, un tesoro escondido en Estambul.

Cisternas Yerebatan
Cisternas Yerebatan

La mezquita Azul/ Blue Mosque

El día todavía no había acabado. Después de salir totalmente relajados de las Cisternas de Yerebatan, fuimos directos hacia la Mezquita Azul. A medida que nos íbamos acercando, la imagen de la mezquita con la puesta de sol de fondo era sensacional.


Reglas sobre la vestimenta

Para entrar, hay una normativa respecto a la vestimenta bastante estricta. No se puede ir con pantalones cortos ni con los hombros al aire (no había problema porque era otoño). Además, en el caso de las mujeres tienen y cubrirse la cabeza y no pueden marcar formas. Esto último se refiere, por ejemplo, que si vas con leggins te tendrás que poner una especie de falda que te facilitan allí mismo. También te dejan un velo para cubrirte el pelo si no tienes, yo me llevé uno de casa. Por supuesto, también hay que descalzarse.


Por si alguien tiene alguna duda o es muy escrupuloso, en la mezquita hay gente que está las 24 horas del día limpiando cada rincón, es más, como te vean que tienes los calcetines sucios, van hacer que te los quites.

La Mezquita Azul tiene una parte acordonada donde no puede pasar el turista ya que es la parte dedicada al rezo. Como es una mezquita en activo, no un museo, durante el rezo no dejan entrar ni tampoco quedarte dentro de la mezquita. Nosotros pudimos entrar y quedarnos bastante tiempo hasta que nos invitaron a irnos porque era hora de rezo.

Hipódromo romano

Toda esta zona es muy fácil de visitar porque está todo alrededor de la plaza de Sultanahmet, por eso acabábamos el día visitando todo el hipódromo romano. Y mientras nos dirigíamos, escuchábamos el rezo en las diferentes mezquitas a través de los altavoces. Una imagen totalmente solemne.

El hipódromo romano es un agradable paseo donde a lo largo de él, se mantienen todavía en pie el obelisco egipcio, la columna serpentina la columna de Constantino y la fuente alemana. El hipódromo, por si alguien tiene alguna duda, no es un recinto cerrado donde se tiene que pagar una entrada. Ahora es un agradable paseo que sale desde Sultanahmet y donde se pueden ver los diferentes obeliscos.

Cena

Para rematar este día tan completito, fuimos a cenar a un restaurante que habíamos encontrado en tripadvisor. No nos decepcionó.

La cena en este restaurante no pudo ser mejor. El restaurante es súper tranquilo. Nos explicaron todos los platos con todo detalle y mucha paciencia.

Al final, nos decantamos por el Meze para compartir. El Meze es un plato con diferentes salsas típicas turcas. Buenísimo y perfecto para conocer los sabores y aromas turcos. De segundo, pedimos testy kebab que viene cocinado en una especie de olla de barro cerrada y la abrieron delante de nosotros. La carne estaba riquísima. Nosotros la pedimos de pollo, pero la hacen de la carne que quieras o puedes mezclar diferentes carnes.

Todos los platos venían con importante cantidad de guarnición. Además, nos invitaron a pan, olivas (muy buenas por cierto) a té y a chupitos.

Meze
Meze
Testy Kebab
Testy Kebab

Mejor forma de acabar el día, imposible!

Un apunte más. Toda esta zona alrededor del restaurante está repleta de cafeterías, restaurantes y bares. Por la noche, se llena de familias, grupos de amigos y, por supuesto, de muchas turistas. Hay muchísimo ambiente en todas estas calles, la mayoría de ellas peatonales. Así que si queréis vida nocturna en Estambul no os aburriréis!

Día 2. Yeni Cami-Bósforo-Torre Gálata-Iskital-Taksim-Puesta de Sol en el Bósforo-Gran Bazar de las especies

Nos levantamos muy pronto, teníamos el desayuno incluido en el hotel, así que aprovechamos para reponer fuerzas. Pudimos apreciar la belleza de Hagia Sophia en todo su esplendor. Nos dirigimos andando hasta la Mezquita Yeni Cami.

Yeni Cami

El paseo hasta la mezquita fue súper entretenido. La ciudad se empezaba a despertar poco a poco. Los comercios iban abriendo y toda gente local se ponía en marcha. Estambul tiene mucha vida y mucho ritmo, es una de las cosas que más nos gustó.

Yeni Cami
Yeni Cami

Esta mezquita es preciosa. Los detalles decorativos y arquitectónicos tanto en el exterior como en el exterior bien merecen una tranquila visita. Además, tuvimos la suerte, que hacía muy poco que habían abierto y pudimos visitarla totalmente solos. Cosa que agradecimos mucho.

Eso sí, hay que tener en cuenta que las reglas de vestimenta son las mismas para todas las mezquitas. Por lo tanto, lo mejor es que las mujeres llevéis siempre un pañuelo en la mochila para cubriros el pelo.

Rüstem Pasha Camii

Está justo al lado de la mezquita Yeni Cami, lo único que la entrada cuesta un poco de encontrar. Otra vez nos encontrábamos prácticamente solos, le dedicamos bastante tiempo a visitarla tranquilamente.

Rustem Pasha
Rustem Pasha

Paseo en barco por el Bósforo

Fuimos al puerto de Eminonu para buscar el barco que sirve de transporte público para la gente local pero que hacía exactamente el mismo recorrido que un crucero por el cual te clavaban un dineral. Miramos los horarios y sacamos los tickets.

Como todavía nos quedaban unos 30 minutos fuimos a pasear a lo largo del puente y cruzamos hasta el otro extremo. El puente está repleto de pescadores y vendedores ambulantes de todo tipo.

Vistas desde la otra parte del puente
Vistas desde la otra parte del puente

Embarcamos en el barco y cogimos un buen sitio. El paseo en barco es muy agradable. Te permite ver las dos costas y las vistas son preciosas. Eso sí, a lo largo de las costas no sé cuántas banderas de Turquía de tamaño mega gigante pudimos ver.

Crucero por el Bósforo
Crucero por el Bósforo
Vistas de la Torre Gálata desde el crucero por el Bósforo
Vistas de la Torre Gálata desde el crucero por el Bósforo

Torre Gálata

  • Horario: Invierno: 9 – 20.30h Verano: 9 – 20.30h
  • PRECIO: 18 TL

Para subir a la torre Gálata sí que tuvimos que hacer bastante cola. Por suerte, nos habíamos preparado unos bocatas y mientras hacíamos cola pudimos comer. Desde arriba se puede apreciar la panorámica de toda la ciudad con las principales mezquitas presidiendo Estambul.

Espectaculares vistas desde la Torre Gálata
Espectaculares vistas desde la Torre Gálata

Calle Iskital y Taksim

Subimos hasta la plaza Taksim por la calle Iskital. Pasear por esta calle ya es toda una experiencia en sí. Bulliciosa como pocas, repleta de todo tipo de comercios, actuaciones musicales en plena calle, puestos ambulantes de comida y a todo esto, el tranvía pasando justo por el medio de la calle.

La calle Iskital en pleno bullicio
La calle Iskital en pleno bullicio

Justo al final de todo llegábamos a la plaza Taksim. No es de los sitios más bonitos de Estambul pero sí el más simbólico de toda la ciudad. Lugar de grandes movilizaciones históricas y centro de reivindicaciones totalmente actuales.

Las callejuelas que van a parar a Taksim están llenas de paradas de dulces deliciosos y puestecitos donde venden zumos de frutas ESPECTACULARES. Nosotros estuvimos paseando por toda esta zona bastante rato.

Puesta de Sol en el Bósforo

Queríamos ver la caída del Sol en el puerto de Eminonu. Bajamos con tiempo y pudimos contemplar este fantástico espectáculo. Todo el puerto estaba súper animado, repleto de gente paseando, comprando comida, dulces, helados, etc.

Puesta de sol en el Bósforo
Puesta de sol en el Bósforo

Gran Bazar de las especies

Este bazar nos encantó!! Si queréis comprar algo, recordad que son unos expertos negociantes y hay que intentar regatear todo lo que se pueda y más. Nosotros compramos un paquete enorme de té de manzana y un montón de especies más a muy buen precio.

Gran Bazar de las especies
Gran Bazar de las especies

Té y cena

Antes de ir a cenar, nos fuimos a uno de los mil locales que hay para tomarnos un té de manzana (del cual nos declaramos fans absolutos) y escuchar música en directo.

Para cenar, fuimos a un restaurante que estaba cerca del hotel, también FANTÁSTICO!! Nos pusimos la botas con la cantidad de comida (toda buenísima) que nos sirvieron.

Día 3 y 4. Nuruosmaniye Camii- Gran Bazar- Shisha-Suleyman Mosque

La primera intención del día de hoy era pasar la mañana visitando el Gran Bazar, pero de camino, justo antes de llegar nos encontramos con una mezquita absolutamente impresionante, Nuruosmaniye Camii.

Nuruosmaniye Camii

Está justo al lado de una de las entradas principales del Gran Bazar. Tiene un patio interior espectacular y todo el interior es precioso. Recomendamos mucho esta visita aunque no sea tan conocida como el resto.

Gran Bazar

Después ya sí que nos adentramos de lleno en el Gran Bazar. Es un conglomerado de callejuelas sin fin que se extienden tanto dentro como fuera del recinto del gran bazar. Absolutamente repleto de tiendas donde podéis encontrar cualquier tipo de producto que se os pueda pasar por la cabeza.

Para comer, fuimos a un puestecito justo al lado de la Mezquita Azul donde hacían unos kebabs espectaculares!!

Shisha en Corlulu Ali Pasa Medresesi

Por la tarde fuimos a fumar shisha a un local súper auténtico que nos encantó. El sitio se llama Corlulu Ali Pasa Medresesi, podéis encontrar en link del tripadvisor clicando en el nombre. Pasamos la tarde tranquilamente hasta que llegó la hora de cenar.

Mezquita de Suleyman

Al día siguiente, fuimos a visitar la Mezquita de Suleyman. Nos costó un poco encontrarla porque está en la parte alta de la ciudad y para llegar las calles son un poco laberínticas. Pero una vez arriba, la imagen de la mezquita es brutal. Sin duda, la más espectacular de todas. Las vistas desde esta parte de la ciudad también merecen la pena.

Mezquita de Soliman

Vuelta a casa

Después de comer, ya pusimos rumbo al aeropuerto de Ataturk. La vuelta estaba exactamente igual de bien señalizada que para llegar al centro. Cogimos el tranvía en Sultanahmet e hicimos transbordo en Zeytinburnu para coger el tren hasta el aeropuerto, simplemente siguiendo las indicaciones “Airport”.