Malasia y Borneo por libre

Semenggoh Natural reserve, Kuching (Borneo)


Esta ruta por Malasia llega después de unos cuantos meses viajando por varios rincones del mundo hasta llegar a Singapur que fue nuestra puerta de entrada a Malasia.

El viaje a Malasia lo dividimos en dos bloques. Uno, la Malasia continental y el segundo, la isla de Borneo, que es tan intensamente diferente a Malasia que casi se podría considerar un país a parte y un viaje radicalmente diferente.

Veníamos de Myanmar y llegar a Malasia fue un contraste brutal. A pesar de estar en el sudeste asiático, poco tiene que ver. Con un nivel de vida mucho más alto que en el resto del sudeste y una potente clase mediana que estudia en las mejores universidades, viaja, habla idiomas y trabaja para la multitud de empresas internacionales que tienen sede en el país malayo, marca la diferencia con sus países vecinos. Nosotros estábamos ansiosxs por ver todo lo que Malasia tenía para ofrecernos.

Torres Petronas, Kuala Lumpur
Torres Petronas, Kuala Lumpur

Malasia y Borneo por Libre

Información útil

Visado y Pasaporte

Para la mayoría de países de UE no es necesario visado. Solo se necesita el pasaporte con una vigencia de 6 meses y puedes permanecer un máximo de 3 meses en el país.

Para entrar a Borneo también van a poner sello de entrada en la isla porque tiene un régimen especial dentro del país pero contabiliza dentro de esos 3 meses. Siempre estamos hablando de la parte malaya de Borneo, no de la parte que pertenece a Indonesia.

Internet

Nosotros como siempre nos apañamos con el wifi de los alojamientos pero se pueden comprar tarjetas SIM. Un aspecto que no es muy conocido es la gran censura que se aplica a Internet en Malasia. De hecho tienen una ley para evitar “fake news” y bajo esta excusa tienen capadas un montón de páginas de información, de partidos políticos, webs internacionales, informativas, etc. De hecho, incluso nosotros tuvimos (muchos) problemas para actualizar el blog utilizando servidores locales. Luego hablan de China, pero aquí lo hacen por la puerta de detrás.

Transporte

Para movernos por Malasia y Borneo utilizamos el transporte público y cuando no era posible, el Grab.

Grab es una compañía de taxis super extendida en el sudeste asiático, sobretodo Malasia e Indonesia. Nos descargamos la aplicación y funcionó perfectamente. Lo recomendamos muchísimo. Es seguro y económico. Los conductores están localizados en todo momento por GPS e identificados y como lo teníamos asociado a nuestra tarjeta de crédito, se pagaba automáticamente sin tener problemas a la hora de pagar en mano. Sabíamos el precio antes de subir y evitábamos “malentendidos” en el momento de acordar y pagar un precio.

⇒Malasia Continental

Cuenta con una buena red de transporte público y muchas compañías de autobuses que conectan todo el país. Cumplen bastante bien con los horarios y los vehículos no están mal del todo. Por supuesto, depende de la zona. Kuala Lumpur es el mayor referente de transporte público del país. Las carreteras están en buenas condiciones (dependiendo de la zona) pero no hay grandes dramas.

⇒Borneo

Viajar en transporte público es una aventura. Borneo y Sumatra tienen muchos puntos en común y este es uno de ellos. Nosotros lo utilizamos siempre que fue posible. Hay que tener paciencia y listos. No tienen horarios fijos, las furgonetas, autobuses, etc. salen cuando se llenan y van recogiendo gente a lo largo del recorrido. No tienen paradas estipuladas. Hay que decirle al conductor donde nos queremos bajar. Eso sí, los vehículos están escacharrados y muy viejos y lo que más nos llamó la atención es que van con la música a tope como si fuera una discoteca con ruedas da igual la hora que sea. Si estáis pensando en aprovechar los trayectos para dormir, no es una opción. Las carreteras no están mal del todo, pero hay un bajón importante respecto a Malasia. Lo mismo con las normas de circulación, aquí vuelve a ser la selva.

Diversidad cultural

Lo que más nos llamó la atención de Malasia es la gran diversidad cultural que convive en el país. La población está compuesta por descendientes de indios, chinos, ingleses, aborígenes y malayos. Es una cultura de culturas.

Aunque la religión oficial es el islam, cada grupo cultural profesa su propia religión. Lo mismo ocurre con el idioma, el malayo es el idioma oficial pero, cada comunidad mantiene su lengua de origen.

El inglés también es hablado por la mayor parte de la población que estudió durante los años de la ocupación inglesa, la gente joven no tiene el mismo nivel. Este tópico de que en Malasia todo el mundo habla el inglés no es del todo cierto. Además, al contrario de lo que estamos acostumbrados, nos resultaba super curioso ver a gente de 50, 60 años o más hablando inglés como si se tratara de su lengua materna y presumiendo de nivelazo mientras dejaban a lxs jovenes en no tan buen lugar…!

Pero no todo es tan bonito como parece. A pesar de esa diversidad, la población musulmana malaya tiene un estatus social preferente de acuerdo a las leyes del país lo que se traduce en una discriminación de las otras comunidades a pesar de ser muy numerosas.

Mural en favor de la diversidad del país, Kuala Lumpur
Mural en favor de la diversidad del país, Kuala Lumpur

Lo mismo sucede con las leyes. A pesar de tener un código civil, los actos referentes a la moralidad se juzgan en tribunales islámicos que se rigen por la sharia. Así esta modernidad en infraestructuras y rascacielos choca de frente con libertades individuales básicas. De hecho, estos tribunales recientemente han encarcelado y condenado a latigazos a personas por su condición sexual. Unos actos que nos imaginamos en otro tipo de países pero no este paraíso para multinacionales, grandes marcas y occidentales.

Una buena muestra de esta diversidad es la gastronomía del país. Podéis encontrar todas las variedades posibles de comida india, china, persa, pakistaní, etc. De hecho, nosotros no encontramos un solo lugar donde probar comida “malaya”. Pero nos hinchamos a comida india, riquísima!!!

Cena en Restaurante Indio en Melaka
Cena en Restaurante Indio en Melaka

Eso sí para disfrutar del auténtico street food de Malasia es obligatorio ir hasta George Town. Nosotros teníamos pensado quedarnos menos días pero lo alargamos porque la comida era BRUTAL! Desde Tailandia que no disfrutábamos tanto del street food. Es el lugar donde mejor comimos de todo el país (incluido Borneo) con diferencia.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor

Fue sin duda Borneo. Cuando has viajado bastante, cuesta encontrar lugares que te sorprendan y te emocionen. Borneo lo consiguió. Para lxs fanáticxs de los animales Borneo es el paraíso pero también la Malasia continental tiene mucho por ofrecer.

Proboscis Monkey, Bako National Park, Kuching (Borneo)
Proboscis Monkey, Bako National Park, Kuching (Borneo)
Bako National Park, Kuching (Borneo)
Bako National Park, Kuching (Borneo)
Elefante pigmeo, Kinabatangan River (Borneo)

Y, por supuesto, como ya hemos dicho, lo mejor es lo que caracteriza a este país, su diversidad cultural. No hay mejor manera de vivir esta diversidad que a través de la gastronomía. Georgetown, en Penang, es el mejor lugar para disfrutar de un festín cultural de street food delicioso.

Street food, George Town (Penang)
Street food, George Town (Penang)
Street food, George Town (Penang)
Street food, George Town (Penang)
Lo peor

La imparable deforestación de sus bosques tanto en la Malasia continental como en Borneo, donde el drama es todavía mayor.  Las multinacionales americanas y europeas llegaron en los años ochenta a Borneo con sus apisonadoras y maquinaria pesada para destruir el máximo de terreno selvático posible y sustituirlo por enormes plantaciones de aceite de palma. La destrucción desde entonces ha sido atroz.

Con un 90% del total de la selva de Borneo (incluyendo la parte de Indonesia) arrasado por grandes y pequeñas empresas para la producción de aceite de palma, la muerte de orangutanes, primates, elefantes pigmeos, osos y cocodrilos es un hecho al que de momento no se ha puesto remedio. Las reservas y centros de recuperación de animales no tienen suficiente poder para presionar a las administraciones y lo único que pueden hacer es rehabilitar y acoger a estos animales.

Semenggoh Nautral Reserve, Kuching. Esta reserva tiene todo el perímetro protegido por rangers que patrullan para vigilar que los animales esten a salvo y que las excavadoras no entren en su terreno.

Hay que recordar que aunque nos suene lejano, el aceite de palma que se cultiva en Borneo es para uso de productos consumidos básicamente en Europa, USA y China. Por este motivo (y por muchos otros) es tan importante no comprar productos que contienen aceite de palma. En los últimos años, la presión de los consumidores ha hecho que muchas de estas multinacionales dejen de utilizar este aceite (muy nocivo para nuestra salud) en sus productos. El aceite de palma no solo se utiliza en comestibles sino que está presente en todo tipo de productos desde cosméticos a productos dedicados a la higiene personal.

Nosotros nos fuimos con una sensación tristísima. Mires donde mires, solo se ven palmeras de aceite de palma, nada más. Prácticamente no queda selva donde los animales puedan subsistir. Y lo poco que queda es a donde llevan a los turistas. A la que miras un poco a lo lejos, ya se ven las plantaciones de palma. Es una tragedia de dimensiones desproporcionadas. Si continúan a este ritmo, desaparecerá por completo en pocos años.

Alojamientos

A nosotros nos gusta alojarnos en hostels que tengan cocina para tener más independencia pero en Malasia no siempre fue posible. Los alojamientos no son caros (para nada) pero el precio sube un poco respecto a otros países cercanos.  Quedamos contentos con todos excepto con el de Cameron Higlands que intentó hacernos una jugadita un poco sucia, pero por suerte lo pudimos arreglar. También dormimos un par de veces en el Aeropuerto de Kuala Lumpur que es un lugar fantástico para dormir la verdad….el mejor aeropuerto donde hemos dormido (y eso llevábamos unos cuantos).

Melaka. Welcome Guesthouse (muy recomendable, era una casita independiente con tan solo dos habitaciones y tenía un baño en cada planta, así que a pesar de ser baño compartido, solo lo utilizábamos nosotros)

Kuala Lumpur. Zen Rooms. (Genial! Un pisito con dos habitaciones independientes cada una con baño privado y cocina compartida, todo muy nuevo)

GeorgeTown. The Frame Guesthouse. (Hostel de estilo industrial con una decoración y un diseño fantástico. Habitación muy chula privada con baño compartido. Alargamos la estancia)

Cameron Highlands. Horrible!!!!! Ni lo pongo no vaya a ser que alguien se confunda y vaya.

Kuching. Beds Guesthouse. (Habitación privada con baño compartido y cocina. El hostel era genial pero quedaba un poco alejado del centro)

Kota Kinabalu. Sakot Kota Kinabalu. (Resultó que a parte de alquilar habitaciones también hacían masajes con final feliz. Hemos visto de todo estos meses viajando…!)

Sandakan. Hotel Sentral Sandakan. (Habitación con baño privado. Este era un hotel, no un hostel. Muy recomendable. Quedamos encantadxs)

Kinabatangan River. Dormimos en un refugio. Habitación y baño compartido con mil insectos pero una experiencia magnífica!

Nuestra ruta por Malasia y Borneo

Empezamos el viaje por Malasia con algunos lugares apuntados pero fuimos improvisando durante la ruta. Descartamos algunos y añadimos otros sobre la marcha.  Nuestros objetivos eran animales y naturaleza, nada de playas. Para visitar todos estos lugares no se requiere un gran esfuerzo físico. Normalmente es bastante fácil de llegar al destino y todo es muy accesible.

Malasia continental

Día 1. Singapur-Melaka

Día 2. Melaka: recorrido por el centro histórico

Día 3. Melaka-Kuala Lumpur: The Petronas Twin Towers

Día 4. Kuala Lumpur: Chinatown, National Heritage Site (Merdeka square), Perdana Botanical Garden.

Día 5. Kuala Lumpur- Georgetown (Penang)

Día 6. Georgetown: descubriendo los murales más emblemáticos

Día 7. Georgetown-Penang National Park- Georgetown

Día 8. Georgetown

Día 9. Penang-Cameron Highlands

Día 10. Cameron Highlands- Kuala Lumpur-Kuching (Borneo)

Borneo

Día 11. Kuching. Explorando la ciudad de Kuching.

Día 12. Kuching-Bako National Park-Kuching

Día 13. Kuching-Semenoggh Natural Reserve-Kota Kinabalu

Día 14. Kota Kinabalu- Sandakan

Día 15. Sandakan-Borneo Sun Bear Conservation Centre-Sandakan

Día 16 y 17. Kinabatangan River

Día 18. Kuala Lumpur-Medan (Sumatra)

Posibles modificaciones de la ruta

Nosotros no quisimos hacer playas pero si sois unos amantes de las playas paradisíacas, la isla de Pulau Kapass nos comentaron que era impresionante. Para llegar es un poco más complicado que viajar  las Perhentians pero simplemente hay que tomar algún autobús de más.

Tampoco fuimos a Taman Negara que es otro destino típico de cualquier ruta por Malasia porque ya íbamos a ver selva en Borneo. Y con Penang National Park (ESPECTACULAR) ya tuvimos más que suficiente.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y gratis

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com



Por fin había llegado el momento taaaan esperado. Íbamos a ver, escuchar y sentir de primera mano el cráter del Bromo. Uno de los pocos lugares en el mundo donde todavía está permitido el trekking en el cráter de un volcán activo.

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público 

En la entrada anterior, os detallamos qué pasos hay que seguir para llegar desde Surabaya o desde Yogyakarta (nuestro caso) hasta Cemoro Lawang, localidad donde se ubica el volcán. No hagáis caso de guías ni de agencias. El Bromo se puede hacer tranquilamente y fácilmente por libre. Tanto llegar como la visita al lugar es muy fácil y no tiene pérdida. Se puede hacer todo por libre sin ningún problema. Os dejamos el link del post anterior:

⇒Día 10. Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) en transporte público

Día 11. Cómo visitar el Bromo por libre y gratis

El despertador sonaba a las 3 de la madrugada. Queríamos llegar a tiempo para ver el amanecer.

Primera parte: miradores

El camino para subir a los miradores empezaba justo detrás de nuestro alojamiento. Linterna en mano empezamos a andar.

3.30am, empezábamos a andar
3.30am, empezábamos a andar

Para llegar hasta los miradores, lo mejor es descargarse la aplicación maps.me. Sale todo el camino marcado y todos los miradores señalizados. En google maps, no salen los caminos de tierra y es fácil desorientarse a oscuras.

Durante los primeros metros de subida, el camino era todo carretera por lo que compartimos camino con los Jeeps que subían a turistas que habían comprado un pack hiperinflado de precio. Eso quería decir que íbamos en buena dirección!

Llegamos finalmente al parking donde aparcan los Jeeps y empieza el camino de tierra. Aquí ya nos empezamos a encontrar a más gente. Subimos y subimos sin parar. Llegamos al primer mirador y ya estaba abarrotado de turistas que habían subido en coche. Lo bueno es que de ese punto ya no pasan porque van con el tiempo apretado y a la que sale el sol ya los están esperando para llevarlos hacia el Bromo.

Nosotros todavía subimos unos cuantos metros más. Hay un punto donde no hay camino, es una subida entre las rocas de la montaña. A oscuras puede parecer difícil, pero solo hay que mirar donde poner los pies.

Fue todo un acierto, porque llegamos a un rinconcito donde no había nadie! Aunque al rato, llego una pareja de chinos con su dron último modelo. Una vez aposentados y recuperados de la subida (estábamos sin aliento), esperamos tranquilamente a ver el tan esperado amanecer. Un consejo, hay que llevar ropa de abrigo tanto para subir como guardada en la mochila. Una vez arriba hace mucho frío y a eso hay que sumarle el estar con toda la ropa mojada de sudor. Nosotros habíamos cogido unas camisetas para cambiarnos, polares y las chaquetas. No nos sobró nada. Estábamos congelados!

Esperando a que se hiciera de día
Esperando a que se hiciera de día

Poco a poco fue despertando el día y esta asombrosa imagen se fue abriendo ante nosotros. Precioso. Un momento mágico.

El esfuerzo de la subida había merecido la pena. Nos quedamos hasta que fue completamente de día y la verdad, que gana mucho más de día que durante el amanecer. El Bromo es un volcán activo que no para de expulsar humo, durante el amanecer se ve todo muy nublado, con mucha neblina y no es un amanecer de esos de película que se ve el sol levantándose, sino que simplemente se hace de día, aunque no le quita ni un ápice de magia. Pero, para la gente que quiera ir al Bromo, sinceramente, yo iría a plena luz del día a los miradores porque la imagen del Bromo es BRUTAL!! Ya se que lo que hace todo el mundo es ir para ver el amanecer…pero…ahí lo dejo, por si alguien se atreve a ir contracorriente…

Cuando ya nos hartamos de hacer fotos, empezamos la bajada. Aunque se veía taaaan espectacular que nos parábamos cada dos segundos!! Desde cualquier punto, tenía encanto.

La imagen a plena luz del día es impagable!
La imagen a plena luz del día es impagable!

Teníamos que estar atentxs y no saltarnos el punto de acceso al camino que lleva hasta el Bromo sin tener que pagar entrada.

Segunda parte: ascenso al cráter del Bromo (sin pagar entrada)

Bajando, llegamos al puente que habíamos cruzado anteriormente y ya vimos una entradita muy estrecha que llevaba a un pequeño camino de tierra que atravesaba huertos y campos de cultivo. Y, por ahí que nos metimos.

Fuimos andando y andando hasta llegar a una bajada muy pronunciada de tierra. Una vez más, todo el recorrido está marcado en la aplicación del maps.me. Es muy fácil seguirlo, incluso para volver, encontramos un camino más directo siguiendo el mapa. Bajamos y nos encontramos dentro de esta grandísima explanada con el cráter del Bromo de fondo. Estábamos dentro de la gran caldera. Brutal!!!

Fuimos andando solos todo el camino y de vez en cuando nos encontrábamos con algunos locales (muy pocos) que iban montados a caballo. Estos caballos son para llevar a turistas que no les apetece andar (y hay muchos). Cada vez, que veíamos a alguno, pensábamos que nos iban a decir algo. Pero nada. En ningún momento nadie nos pidió explicaciones. Y si lo hubieran hecho, hubiéramos pasado. No íbamos a pagar nada después de la grandísima caminata que habíamos hecho y del robo que supone esa entrada.

Nosotros solos ante este inmenso paisaje y de fondo veíamos a los jeeps llegar cargados de turistas. Nos acordamos de una pareja de alemanes que conocimos en el hostal de Sumatra. Habían contratado un guía para subir al Bromo y que les había costado 50€ cada uno (incluyendo los transportes). Nos lo decían como si fuera una ganga. Nosotros estábamos flipando. En total pagaron 100€ por traerlos y llevarlos del aeropuerto de Surabaya (hay un bus público que te lleva directamente) y para subir al Bromo que no hay cosa más fácil porque solo hay un camino (para nada un guía es necesario). Nosotros no les dijimos nada. Pero en ese momento ya teníamos claro como NO visitar el Bromo. Es que alucinamos con estos turistas alemanes, franceses, americanos que pagan por todo y lo que les piden. Ni regatear, ni nada.

Nos sucedió una anécdota en Nusa Lembongan muy parecida…unos turistas pagaron el precio “oficial” sin regatear y en cuanto se fueron, a nosotros nos ofrecieron lo mismo por la mitad de precio, la mujer además nos lo dijo tal cual “es que no os podía hacer ningún descuento porque estaban ellos delante y ya me han pagado”. Así que ya sabes, hay que intentar regatear siempre!

El tramo por la gran explanada es un buen trecho y todavía nos quedaba la subida! Eso sí se me ha olvidado mencionar antes que todo el camino es de arena tipo polvo. Acabamos como si nos hubieran rebozado en arena.

La gran explanada del Bromo y completamente solos...
La gran explanada del Bromo y completamente solos…
Ultimo tramo: las escaleras

Llegamos por fin al principio de la última subida que llevaba hasta el cráter. Otra vez nos tocaba subir! Íbamos a necesitar tirar de reservas…La subida llega hasta las escaleras que llevan (esta vez sí) a la cima del Bromo.

Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo
Escaleras finales para llegar hasta el cráter del Bromo

En este punto, se concentran muchos hombres con sus caballos (que son más bien caballitos) y que te suben hasta el principio de las escaleras. La subida es importante…pero por favor no pagues a estos hombres y no te montes en estos pobres animales. Subían agonizando. Los asiáticos así a groso modo no son muy de andar y la mayoría están de buen ver, así que todos los turistas locales pagaban para que les llevaran en caballo. Era terrible verlos. Hay diferentes razas de caballos. En Sydney vimos a la policía montada que iba con unos caballos que parecían dinosaurios, muy bestia. Eran unos monstruos. Pues bien, estos del Bromo a comparación serían como una sola pierna de aquellos caballos australianos. Pobrecillos.

Empezamos la subida por las escaleras. Son de un solo sentido pero si estas muy cansadx, te puedes parar a descansar en un ladito. Nosotros tirábamos sin pensar porque creo que si nos llegamos a parar no llegamos a arriba…

Y por fin, la recompensa!!!

El primer plano del cráter
El cráter del Bromo

Pensándolo fríamente, cuesta creer que esté permitido el acceso al cráter del volcán. Sin control, sin medidas de seguridad y por supuesto sin nadie vigilando por allí. Pero, dejando este aspecto del lado, es totalmente FASCINANTE. Nos encontrábamos en el borde del cráter de un volcán activo! Era increíble! Las fotos son fantásticas pero verlo en directo es totalmente apasionante!! Visita MUY obligada si se viaja a Java (y no os importa andar)!!!!!!!

En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com
En la cima del Bromo, Java, Indonesia. ViatgeLovers.com

Andamos por el borde y llegamos a ambos extremos. Daba un poco de sensación de vértigo. Como puedes ver en el vídeo, solo hay una pequeña barandilla para agarrarse en el primer tramo y el suelo es un poco resbaladizo. No es para darle más emoción al relato. De verdad que es así. Pero vamos, cientos de personas suben al Bromo cada día y a nadie le pasa nada (que sepamos). Solo hay que ir con cuidado y tener un poco de sentido común.

Desde lo alto del cráter, también se puede observar todo el paisaje que rodea al Bromo. Una panorámica asombrosa.

Regreso a Cemoro Lawang

Para volver, deshicimos los pasos andados por la explanada. Nos encantaba este lugar. Y subimos por un camino que llevaba directo a la carretera. No veíamos el momento de llegar a nuestra habitación…estábamos muy cansadxs…

Cemoro Lawang-Probolingo

Llegamos, nos quitamos el kilo de arena que llevábamos encima, nos duchamos y nada de descansar. Ahora teníamos que pensar cómo volver hasta Probolingo. Habíamos leído que había unas furgonetas que salían cuando se llenaban. Nos dirigimos hasta la “estación” donde se encuentran. Por suerte a pocos metros de nuestra habitación. Para ubicarla mejor, se encuentran en la “entrada oficial” de el Bromo.

Tenemos una suerte que no nos la creemos. Solo llegar ya habían allí unos cuantos viajerxs esperando! Cuando el conductor nos vio empezó a aplaudir a modo de llamada y salieron todos de un hostal que había al lado! Una chica coreana pago por dos personas porque tenía prisa y no quería esperar más. Nosotros pagamos 50.000Rúpias y en marcha!! La verdad que durante todos estos meses de ruta, nos ha salido todo redondo y la buena racha continuaba!

Estas furgonetas se dirigen hasta la estación de autobuses de Probolingo. Perfecto porque nosotros teníamos que coger un bus a Surabaya. Al día siguiente, cogíamos un avión hasta Bali.

Estación de autobuses de Surabaya

Por suerte, en la furgoneta conocimos a un chico argentino que había hecho el trayecto Surabaya-Probolingo en bus y que nos dijo el precio real del billete. También nos avisó que intentarían cobrarnos más…qué raro. Él tuvo suerte porque un hombre indonesio que conoció le hizo de traductor y obligó al del bus a que le cobrara lo mismo que a los locales. Así que teniendo claro que el billete costaba 30.000Rupias, nos fuimos a negociar.

Primero, nos querían cobrar 40.000, imagínate! Incluso en un primer momento nos pareció oír 50.000…le dijimos que 30.000 y el hombre se hizo el orgulloso y nos dijo que no. Pues nosotros, sin ningún problema, hicimos ver que nos alejábamos y ya vino detrás aceptando el precio.

Cuando subimos, pagamos el billete y, efectivamente, en el billete ponía el precio, 30.000. Hay que batallarlo todo! Aunque puedes hacer como aquellos alemanes y pagar 100 euros tan tranquilamente.

Cuánto tiempo se necesita para visitar el Bromo

Nosotros lo hicimos todo en un día. El ascenso a los miradores y al cráter del volcán. Por tiempo, se puede hacer tranquilamente. Hay que levantarse sobre las 3 de la madrugada y empezar a andar con las linternas y ropa de abrigo. Antes de las 12 del medio día, ya está todo hecho.

Hacerlo todo en un día puede ser un poco duro si no se está acostumbrado pero es perfectamente factible y la mejor manera de aprovechar el tiempo. A la vuelta, coincidimos con un grupito que lo había hecho en dos días. El primer día, subida a los miradores y el segundo, subida al Bromo. También es una buena opción.

Cuánto cuesta visitar el Bromo por libre

Os resumimos el precio de cada cosa y el cambio aproximado a euros (del momento del viaje).

Alojamiento en Cemoro Lawang: 165.000 Rupias  (9€)
Tren YogyakartaProbolingo: 97.500 Rupias (5,76€)
Furgoneta Probolingo-Cemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias (2,95€)
Entrada al Bromo: GRATIS
Furgoneta Cemoro Lawang- estación de busos de Probolingo: 50.000 Rupias (2,95€)
Autobus público Probolingo-Surabaya: 30.000 Rupias (1,75€)

Llegada a Surabaya

Llegamos a Surabaya después de un larguísimo día. Cogimos un taxi desde la estación de autobuses hasta nuestro hotel. Tuvimos que negociar el precio con el taxista…nos daba bastante pereza ya el tema del regateo. El hombre nos pedía un pastón (qué raro) por llevarnos a un hotel que estaba al ladito. Ya estábamos tan hartos de negociar precios que le dijimos que no enfadxs, ni regatear. Aunque la verdad que no teníamos ni idea de cómo llegar. Suerte que el hombre nos vino detrás y aceptó el precio que quisimos.

Nuestra estancia en Surabaya coincidió con una oleada de atentados suicidas que ya había empezado unos días antes con el inicio del Ramadan. La ciudad en si tampoco nos interesaba mucho así que decidimos pasar de visitarla y hacer solo noche para coger nuestro vuelo a Bali al día siguiente.

Nos alojamos en el hotel Azzahra Guesthouse a dos minutos del aeropuerto. El hotel en si no estaba mal, lo único que era ramadan y estaban de fiesta y cachondeo.

El día de hoy había sido larguísimo. Nos habíamos despertado a las 3 de la madrugada, habíamos subido a los miradores del Bromo, después al cráter y después toda la odisea de furgonetas y buses hasta llegar a Surabaya. Estábamos deseando meternos en la cama, ni salimos a cenar. Muertxs es poco. Todavía nos duraba la emoción del Bromo. Una experiencia inolvidable!

Bali, nuestro próximo destino

Diá 13. Ubud: Visita de la ciudad y alrededores (arrozales)


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Cómo llegar al Bromo (Cemoro Lawang) por libre en transporte público



Emprendíamos camino hacia el Bromo, estrella y protagonista absoluto de nuestro paso por la isla de Java. En este post os contamos paso a paso cómo llegar hasta la población de Cemoro Lawang (donde se ubica el Bromo) en transporte público y sin complicaciones!

Los días anteriores los habíamos pasado en Yogyakarta para visitar el Borobodur temple uno de los famosos del mundo por su arquitectura única. Podéis ver toda la entrada en:

⇒Día 7. Borobodur temple, único en el mundo. Yogyakarta, Isla de Java

Día 10. Yogyakarta-Cemoro lawang (volcán Bromo). Cómo llegar hasta el Bromo por libre.

Hoy empezaba toda una aventura en la isla de Java!! Dejábamos nuestro maravilloso hostel  Prambanan Guesthouse de Yogyakarta y empezaba nuestra travesía para llegar al Bromo!!!

Antes de ir, habíamos leído de TODO por Internet. Hablaban de mafias que te intentaban timar, en uno de los blogs decían que les habían pegado y todo…., que era muy complicado llegar en transporte público y que lo mejor era alquilar un conductor, incluso habíamos leído que el Bromo no se podía hacer por libre. Pues bien, ya te adelanto que nada de eso. Sinceramente, creo que la gente le pone mucho dramatismo al tema para que les quede la aventura muy épica. Llegar es facilísimo. Solo se necesita un poco de paciencia porque son unas cuantas horas de trayecto, pero por el resto, nada de nada.

Cómo llegar al Bromo

Desde Surabaya

Bus directo desde Surabaya hasta Probolingo. Una vez en Probolingo, furgoneta hasta Cemoro Lawang. Nosotros hicimos este recorrido a la inversa.

Desde Yogyakarta

Este fue el recorrido que hicimos nosotros, ya que partíamos desde Yogyakarta.

⇒Tren YogyakartaProbolingo: PRECIO 97.500 Rupias.

⇒Furgoneta ProbolingoCemoro Lawang: PRECIO 50.000 Rupias.

Cómo comprar los billetes de tren

Unos días antes compramos los billetes de tren hasta Probolingo. Comprarlos no tiene ninguna complicación. Solo hay que ir a un Indo Market (rollo Mini Market o 7 eleven de Indonesia) y pedirle los billetes a la cajera. Parece un poco raro pero es así. Cuando la recepcionista del hostel nos lo dijo, creíamos que lo habíamos entendido mal. Entramos en el Indo Market y así en plan disimulado le preguntamos a la chica de la caja dónde podíamos comprar los billetes de tren, allí mismo nos respondió. Perfecto!! Nos sorprende que los billetes de tren se compren en un supermercado pero la verdad que fue muy práctico.

De primeras, nos reservó los billetes en el tren de primera clase, pero este salía a las 11 de la mañana y nosotros queríamos llegar a Probolingo antes de que anocheciera. Al final, cogimos el que teníamos pensado, el de las 7 de la mañana. Valía menos de la mitad que el otro, la única diferencia es que era de segunda clase. Teníamos asiento reservado pero los asientos eran de “tres personas” (dos personas normales) y face-to-face con tres más. Nos daba igual porque lo que queríamos era llegar por la tarde.

El tren tardaba 9 horas. Luego cuando nos vimos en la situación…no nos dio tan igual jajaja pero por suerte coincidimos con un grupito de universitarixs majísimxs y nos intentamos ayudar entre nosotros para estar lo mejor posible! Fue largo pero muy interesante!!! Después de tantas horas juntos, nos dio pena y todo despedirnos cuando llegamos a nuestra estación!

Dónde alojarse para visitar el Bromo por libre

Cemoro Lawang es el pueblo que se encuentra más cercano al Bromo. Si se hace por libre, es indispensable buscar un alojamiento que esté lo más cerca posible del principio del camino para ascender al Bromo. Si os alojáis lejos de la entrada oficial, vais a tener que pagar algún transporte para que os lleve. En cambio, nosotros estábamos justo al lado.

Estación de tren de Yogyakarta

En Yogyakarta hay varias estaciones de tren. Hay que asegurarse desde donde sale el tren. Es muy fácil porque lo pone en el billete. Nuestro tren salía sobre las 7 de la mañana, así que a las 6am, pedimos un Grab desde nuestro hostal. En 15 minutos ya estábamos en la estación.

Para cambiar el resguardo por los billetes, hay que ir a los ordenadores, poner el código que sale en el ticket (lo que compras es una especie de recibo) y los apellidos, darle a PRINT y ya tienes los billetes. Es facilísimo. Esperamos hasta que fuera la hora de embarcar. Pasamos el control de seguridad billete y pasaporte en mano y en busca de nuestro asiento.

En estos ordenadores se intercambian los billetes

El viaje en tren de Yogyakarta a Probolingo

SORPRESA. Los asientos eran minúsculos. En un primer momento, pensábamos que era imposible que cupieran tres personas en ellos. Aunque lo peor era el espacio que había respecto al asiento de en frente. Eran cara a cara y también de tres, si ahora que estábamos solos no cabíamos casi con las piernas encogidas, no queríamos pensar cuando llegaran los tres pasajeros de delante. Vaya agobio nos entró, suerte que luego nos entró la risa…nos esperaban 9 horas en posición fetal.

Antes de que se llenara por completo. Donde Ester está sentada es un asiento de 3 personas y 3 más delante.

Con nosotros se sentaron un grupito de jóvenes que por suerte estaban todxs muy delgaditxs…! Para estar más cómodos nos pusimos nosotros dos uno en frente del otro, así como mínimo podíamos poner las piernas de un modo normal y ellos también se acomodaron un poco. Resultaron ser estudiantes de matemáticas que habían ido a visitar a un amigo suyo. Eran super simpaticxs y nos amenizaron mucho el viaje porque nueve horas en ese tren….podría haber sido bastante más duro!! Nos explicaron muchas cosas interesantes de Indonesia, de ellos y de ellas, de su cultura e incluso nos recomendaron algunos platos típicos y lugares para visitar!! Cuando llegamos a Probolingo nos despedimos de ellos y continuamos con el siguiente step!! Ya estábamos un poco más cerca del Bromo!

Probolingo-Cemoro Lawang

Cemoro Lawang es el “pueblo” donde nos alojamos para subir al Bromo.
Solo salir de la estación de Probolingo vimos a un hombre que pedía 50.000 rupias para ir a Cemoro Lawang. El precio nos pareció bien. Subimos con más gente a la furgo y nos llevaron hasta nuestro “alojamiento”.

Lo cierto es que pensábamos que estaba más cerca pero tardamos más de una hora en llegar. Los demás bajaron mucho antes (habían contratado un pack con guía), pero nuestra habitación se encontraba justo en la entrada del Bromo.

Ya era completamente oscuro y la carretera bastante mala. La furgoneta empezó a sacar humo negro con tanta subida…pensábamos que el conductor nos iba a dejar tiradxs porque le estábamos haciendo dar una vuelta… Pero no, el hombre majísimo. Incluso cuando llegamos, fue a buscar al propietario porque era muy oscuro y no nos quería dejar allí solos, una maravilla.

Nos alojamos en Bromo Volcano Guesthouse. Es muy básico pero tiene todo lo necesario. Nosotros estuvimos muy bien.

Nuestro alojamiento en Cemoro Lawang. Cuando decimos básico, es básico…
Un baño de lujo
Un baño de lujo

Lo mejor es la localización. Justo en el principio del camino para subir al Bromo. Nada más llegar, preparamos todo lo que necesitábamos para el día siguiente y nos fuimos a dormir. El despertador sonaría a las 3 de la madrugada.

Nuestra experiencia en el Bromo

Toda la aventura relatada en el siguiente post!!

⇒Día 11.  Bromo: Cómo visitar el volcán más famoso de Indonesia por libre y totalmente gratis


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Sibayak, el volcán de Berastagi y sus aguas termales (Sumatra)


Hoy subíamos hasta el Mount Sibayak uno de los volcanes que se encuentran en la localidad de Berastagi, en el norte de Sumatra.  Y, ya de paso, nos daríamos un bañito en una área de aguas termales cercana al volcán situada en medio de la montaña y, lo mejor, lo haríamos gratis!

Llegar a Berastagi desde Ketambe fue toda una aventura en si y por eso le dedicamos toda una entrada completita! No te la pierdas si todavía no la has podido leer:

⇒Día 3. Sumatra: Cómo llegar a Berastagi desde Ketambe

Día 4. Berastagi: subida al volcán Sibayak por libre y baño en sus aguas termales. 

Despertar en Berastagi

Nos despertábamos muy pronto porque el día amenazaba lluvia y no queríamos que nos pillara durante nuestra excursión.  Había hecho bastante frío por la noche y el día se presentaba fresquito, así que nos equipamos bien para subir al volcán Sibayak.

Comimos cuatro cosas que habíamos comprado el día anterior en el super y salimos de la habitación. Justo salimos que el pobre hombre que se encargaba de la casa (no el propietario, que ese se pegaba la vida padre) nos pregunta si queremos desayunar. Nos quedamos con cara sospechosa en plan nos lo quieren colar y luego nos lo harán pagar. Le decimos que no, que nos vamos al volcán y el hombre insiste. Nos dice que vale que cuando volvamos del volcán nos prepara el desayuno. Viendo la buena fe del señor, le preguntamos si está incluido y nos dice que sí. Ya nos lo podrían haber dicho antes. Total que quedamos que a la vuelta nos lo prepara, muy majo él.

Camino hasta la cima del Mount Sibayak: todo subida

El camino para llegar al cráter del volcán no tiene pérdida alguna, eso sí es un recorrido bastante largo y TODO subida. Cuando lo vimos en el maps.me no nos pareció tanto. Por suerte, nuestro hostal estaba estratégicamente situado para visitarlo. Lejos del pueblo que era muy ruidoso y caótico, pero cerca del camino que lleva al volcán y muy tranquilo. El día anterior, ya subimos todo el tramo hasta nuestro hostal, así que en cierta manera ya teníamos “una parte hecha” (siendo MUY optimistas).

Una cosa que quiero decir antes de continuar es que nosotros hicimos la ascensión completamente por libre. NO ES NECESARIO NINGÚN GUÍA. El camino está marcado (hasta cierto punto) y no tiene pérdida. Hay que recordar que los guías no son profesionales y que os van a ayudar… mmmmhhh NADA. Ni dan equipo (ni falta que hace) ni información ni nada. Por lo que recomendamos hacerlo por vuestra cuenta.

(Continuamos) Básicamente hay que seguir la carretera y al final, cuando llegas a un hotel de “lujo”, la carretera se bifurca, derecha o izquierda, hay que seguir por la derecha y todo recto. Gran parte del camino está asfaltado pero está lleno de socavones y el asfalto levantado. En coche no se puede circular pero sí en moto esquivando los agujeros.

Empezamos el camino rodeadxs de vegetación
Empezamos el camino rodeadxs de vegetación

De camino ya nos fuimos encontrando con todo tipo de fauna, en especial, varios de estos insectos de un tamaño enorme!!!!!!!!!!!!

Maxi ciempiés made in Sumatra
Maxi ciempiés made in Sumatra
Sorpresita: hay que pagar entrada

Andamos y andamos hasta llegar a la entrada oficial donde SORPRESA nos piden 10.000 rupias. Es una miseria pero vaya cara tienen.

Preguntamos si todo el mundo paga o solo los extranjeros porque ya estamos bastante hartos de estas diferencias. Si hiciéramos lo mismo en Europa, más de uno se llevaba las manos a la cabeza. El hombre insiste que sí que todo el mundo paga y nos enseña los recibos de otras personas (vete tu a saber) a parte de hacernos un poco la pelota. Total, pagamos, nos registramos y continuamos andando. El tema es que si pagas “entrada” esperas que como mínimo la carretera no esté partida en dos y se pueda transitar sin que parezca una gincana.

Este tramo ya es intransitable
Empezamos a andar por el volcán

La subida cada vez era más pronunciada. Nosotros que ya llevamos un tute importante a las espaldas…sudamos lo nuestro para llegar.

Una vez se acaba el asfalto (o lo que queda de él), hay que seguir las indicaciones de un cartelito muy mono que dice que subas por un caminito a mano izquierda. El camino transcurre entre vegetación y el suelo empieza a ser una mezcla entre barro y azufre.

No tiene pérdida
No tiene pérdida
Las vistas, espectaculares

Durante esta parte el camino es cerrado. Por lo que cuando acaba  y llegamos a una pequeña explanada, nos quedamos petrificados con las impresionantes vistas, una sensación indescriptible. Como mínimo recuperamos la motivación para seguir subiendo, porque ni de lejos habíamos acabado.

A partir de ese punto, el camino es precioso. Continua siendo subida, pero mucho menos severa y se puede ir viendo el esplendido paisaje que rodea el cráter del volcán. Nos encontramos con un par de chinos que estaban intentando hacer volar un dron. Las imágenes seguro que debían ser impresionantes.

Acercándonos al cráter del Sibayak

Por momentos, empezábamos a percibir un fuerte olor a azufre, por fin nos acercábamos! Ante nosotros se abría una gran explanada humeante, un paraje casi lunar. 

Acercándonos al cráter del Sibayak
Acercándonos al cráter del Sibayak

Sin ningún camino marcado y (como no) sin personal del parque vigilando, nos fuimos acercando esquivando los puntos más calientes. Suena muy épico pero en realidad no lo es tanto. Lo único es que todavía nos sorprende que no haya nadie controlando. El panorama era que íbamos andando y de golpe salía un chorro de humo a presión de debajo de alguna piedra. Eso solo te lo dejan hacer en Indonesia

Este era el camino

Y, por fin, llegamos al lago del volcán Sibayak. Una imagen fantástica!!

Mount Sibayak, Berastagi
Mount Sibayak, Berastagi
Libertad total de movimiento

Como aquí no hay control alguno, todavía subimos un poco más hasta la parte más alta. Para hacerlo, atravesamos una zona humeante, íbamos con cuidado donde pisábamos para no desgraciarnos las botas. Vimos un par de personas hiper preparadas que iban bordeando la parte más activa, pero nosotros nos conformamos con la posición a la que llegamos. De hecho, si tienes el equipo adecuado, experiencia y sentido común puedes dirigirte hacia donde te apetezca porque no hay ninguna zona restringida. Cuando acabamos de deleitarnos disfrutando de este momento, deshicimos los pasos andados e iniciamos el descenso por el mismo camino.

Este vídeo corresponde a los últimos segundos antes de llegar a la parte más alta. No se ve todo el camino pero da una idea del terreno (y del viento). Como veis no hay límites ni zonas inaccesibles.

Hot Springs, aguas termales del Sibayak

Llegamos a la “entrada oficial” y nos volvimos a encontrar con el hombre de antes. Le preguntamos y nos animó a llegar hasta los hot springs. Viendo que el día aguantaba (no había ni rastro de lluvia por el momento), nos decidimos a ir y fue una idea genial!!!

Llegar es muy sencillo. Hay que seguir el camino que sale a mano derecha desde donde se encuentra la entrada oficial. Son unos 8 km en total. Al principio sí que hay que hacer alguna subida pero el resto es bajada o plano.

Lo primero con lo que nos encontramos fue con una central geotérmica que aprovecha la energía del volcán. Y, lo segundo, lo que en un principio pensábamos que eran los “hot springs”, casi nos da algo. Era una piscina con agua caliente eso sí, pero llena de toboganes. No había mucha gente, pero nos lo imaginábamos más “idílico”. Por suerte, después del bajón inicial, comprobamos en el maps.me que todavía teníamos que continuar andando para llegar a nuestro destino.

Mientras andábamos, cruzábamos los dedos para que realmente valiera la pena toda esta caminata después de subir y bajar del volcán…

Un remanso de paz en medio de la montaña

Llegamos al punto indicado y ya vimos una caseta que ponía el precio de la entrada, 5.000rupias. Pero, el lugar estaba desierto. Pasamos y nadie nos hizo parar así que allí estábamos con un montón de piscinas de agua caliente en medio de la montaña y totalmente solos. El agua estaba super limpia y el entorno inmejorable, eso sí todas las piscinas tenían más o menos la misma temperatura. Estábamos agotadxs después de la subida al Sibayak aunque había valido la pena todo el esfuerzo.

Hot springs en el mount Sibayak
Hot Springs, mount Sibayak
Encontramos compañía…

Estábamos nosotros tan agustito disfrutando del lugar totalmente solos…hasta que llego un grupo de locales.

Básicamente eran tres chicas que llevaban a las termas a sus hermanos y hermanas. Así que imagina el show…duramos en bañador dos minutos. Ellos y ellas se bañan con ropa y yo en bikini…si van a una playa de Barcelona se mueren. Indonesia es un país musulmán aunque tampoco es que sean tan estrictos como en otros lugares o comunidades.

Al final, nos lo pasamos la mar de bien con ellxs. La gente aquí es igual de inocente que en Myanmar y igual de amable. Primero se pusieron muy alejados de nosotros y poco a poco se fueron acercando. De lejos, escuchábamos cómo iban practicando en inglés lo típico What’s your name, where are you from, etc. Nos hacía mucha gracia. Ya estábamos esperando el momento del asalto jaajajaj. Total, acabamos pasando el rato todxs juntxs y nos pidieron mil selfies, hasta con las hermanas mayores “las responsables del grupo”. Todavía no entendemos lo de las fotos, pero nosotros también les pedimos una para guardarla de recuerdo 🙂

De vuelta a Berastagi en furgoneta

Nos despedimos de las niñas y los niños y nos fuimos directos a buscar la camioneta que bajaba hasta Berastagi. Justo delante de las aguas termales, hay algunas furgonetas aparcadas. La que va a Berastagi es amarilla y cuesta 7.000Rúpias. Al poco de esperar ya llegaba una. Dimos una mega vuelta por la montaña porque la camioneta va recogiendo y dejando gente. Pero los lugares por los que pasábamos eran preciosos. Lo mejor fue que se subió una niña pequeña que volvía a casa después de la escuela y el conductor la llevó hasta la puerta de su casa. A nosotros, no nos importó lo más mínimo, todo lo contrario.

Después de la ruta turística por las montañas, llegamos a Berastagi. Nos bajamos justo en la misma rotonda del primer día e hicimos el resto del camino a pie. El pueblo estaba de fiesta. Era el corpus cristi y en esta población hay una comunidad cristiana muy importante. Cuando llegamos al hostal, el señor que cuida de la casa nos preparó el “desayuno” que nos había prometido y eso que ya era más de medio día. Majísimo. Nos sentó fenomenal porque estábamos ambrientxs.

Minorías religiosas en Indonesia

Más tarde comentamos el tema de la festividad cristiana con el propietario y nos comentó que en Indonesia son fiesta nacional todas las festividades musulmanas, cristianas y hinduistas. Lo hacían por respeto a las minorías no musulmanas. Tuvimos una conversación muy interesante. Nos vino a decir que la gente estaba encantada porque así tenían muchas vacaciones y razón no le faltaba! De hecho, el pueblo se llenó por completo de familias musulmanas y no musulmanas que hacían un mega puente, porque la fiesta (cristiana) caía en jueves. Berastagi es una localidad muy turística dentro de la isla de Sumatra y nadie le hace ascos a un buen puente seas de donde seas y profeses la religión que profeses.

Sunset view point

El día de hoy todavía no había acabado para nosotros!! Descansamos fugazmente y nos fuimos esta vez para ver el sunset. Teníamos que coger otra dirección diferente a la de esta mañana y, de nuevo, subida…

Por el camino, no íbamos solos. Un montón de gente local que estaba de vacaciones nos iba parando y nos volvían a pedir fotos…era un poco raro la verdad, pero eran tan amables que no nos importaba. Lo escribo y me da hasta un poco de vergüenza que parece que nos demos aires de algo, pero de verdad que no es así!! Si nosotros no sabíamos dónde meternos… Parecía que no nos iba a dar tiempo a subir para ver la puesta de Sol.

Lo mejor fue un bus escolar lleno de niños adolescentes con el típico atuendo musulmán que paró de golpe a nuestro lado, bajó el profesor y muy amablemente nos pidió si nos podíamos hacer una foto con los críos. Era surrealista. ¿Qué íbamos a decir? Total que empezaron a bajar niños y niños y allí nosotros plantados mientras el profesor con mil móviles nos hacía la foto con el grupo cada vez con un teléfono diferente. Al final, cuando pensábamos que ya habían acabado, vino el profesor y como quien no quiere la cosa, se puso a nuestro lado y también se hizo la foto. Nos quedamos partiéndonos de la risa. Más tarde nos los volvimos a encontrar y nos empezaron a pitar con el bus como si nos conociéramos de toda la vida. La gente es fantástica! 

Por fin llegamos al sunset view point. Y esto fue lo que nos encontramos, los dos volcanes de Berastagi, el Sibayak y el Sinabung, uno a cada lado. Ni una nube. Mejor imposible. El segundo volcán no se puede visitar porque se encuentra muy activo y no está permitido el trekking (al menos durante nuestra visita). No paró de expulsar humo y cenizas en todo el tiempo que estuvimos en Berastagi. Los vecinos que vivían en la falta del volcán también habían sido evacuados temporalmente y la zona acordonada. La imagen era de una belleza impresionante!

El volcán Sinabung expulsando humo, Berastagi
El volcán Sinabung expulsando humo, Berastagi

No se cuántas puestas de sol hemos visto durante este viaje! Mientras nos dirigimos al lugar indicado, siempre pensamos lo mismo. Que seguro que no hay para tanto, hasta que llegamos y vemos la caída del sol. Siempre es espectacular y completamente diferente en cada rincón del planeta.

Para volver al hostel, tuvimos que hacerlo con la ayuda de la linterna del móvil. Ver el sunset está muy bien pero luego todo se quedó completamente a oscuras y allí no había alumbrado público. Lo bueno es que es una zona taaaan segura….esto me pasa en Barcelona y empiezo a correr como si no hubiera un mañana. En cambio, allí sensación cero de inseguridad. Además mientras volvíamos, como al día siguiente era festivo, había muchos grupitos de amigos y de familias que estaban en las puertas de sus casas haciendo fogatas, tocando la guitarra y cantando canciones. Fue un regreso de lo más agradable, incluso lo hicimos durar un poquito más…Una de las cosas que más apreciamos y envidiamos de estos países es la vida en comunidad que tienen, siempre en la calle, con amigos y vecinos.

El mount Sibayak es toda una experiencia sensorial. El hecho de que no tenga vigilancia y que no sea una zona controlada también le da un toque salvaje y auténtico. Una sensación que es difícil de encontrar y más cuando ya tienes algunos viajes a la espalda.

Había sido un día muy intenso pero nos íbamos a la cama de lo más satisfechxs, contentxs con lo que habíamos visto, con la gente que habíamos conocido y con tener la suerte de poder disfrutar de todos estos lugares tan impresionantes y momentos únicos.

Berastagi-Medan

Al día siguiente habíamos apalabrado un taxi compartido que nos llevaría hasta el aeropuerto de Medan. Por la noche, cogíamos un vuelo hacia la isla de Java. Una nueva etapa en nuestro viaje. El Sibayak había sido nuestro primer volcán en Indonesia pero no iba a ser el único. En Java el Bromo nos estaba esperando. Por supuesto, la isla de Java tenía muchas más cosas para ofrecernos, aunque superar Sumatra iba a ser complicado…

⇒Día 5 y 6. Berastagi-Medan-Vuelo Medan-Jakarta-Vuelo Jakarta-Yogyakarta


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Ketambe, Sumatra: En busca de los últimos Orangutanes

Orangutanes en la selva en Ketambe


Día 2. Trekking desde Ketambe al parque nacional Gunung Leuser

Había llegado uno de los momentos más deseados y esperados de nuestro viaje! El motivo principal por el cual nos habíamos adentrado en el interior de Sumatra, hasta la pequeña aldea de Ketambe, era para tener el privilegio de ver (o al menos intentarlo) a los últimos orangutanes en estado completamente salvaje que quedan en el mundo.

Esto nos debería dar una idea de la gran amenaza que pesa sobre esta especie. El principal causante de su imparable extinción es la destrucción de su hábitat para convertirlo en grandes plantaciones de aceite de palma. La situación es completamente dramática y muy difícil de revertir y controlar. Por el momento, en el parque nacional de Gunung Leuser, todavía pueden vivir en libertad…

Cómo llegar hasta ketambe

Llegar hasta ketambe puede resultar algo cansado, pero factible. Os contamos cómo hacerlo paso a paso en esta entrada.

⇒Día 1: Sumatra: Cómo llegar a Ketambe desde Medan airport

Gunung Leuser National Park

Como ya hemos explicado en otras entradas y en la guía de nuestro viaje por Indonesia, el Gunung Leuser National Park está dividido en dos zonas accesibles para visitantes (siempre con guía). Una es Bukit Lawang y, la otra, Ketambe.

Bukit Lawang

La más conocida es la primera, Bukit Lawang. Con acceso directo en autobús desde el aeropuerto de Medan y con más probabilidades de encuentro con orangutanes. En esa zona liberan a orangutanes que han nacido o crecido en cautividad y que después de un tiempo de rehabilitación (suelen haber pasado por situaciones traumáticas) los reintroducen en la selva de manera controlada.

Los orangutanes suelen conocer a los guías y de vez en cuando les traen algo de fruta para que se acerquen así se aseguran el éxito. Sobre el tema de alimentarlos hay gente que está en contra, pero por otro lado, estos orangutanes ya han estado en contacto con los humanos y el turismo es muy importante para que la comunidad empiece a ver a los orangutanes como un incentivo para su economía, se impliquen en su preservación y LO MÁS IMPORTANTE, no inviertan en las plantaciones de palma. Los precios de los trekkings son muy elevados, precio europeo/americano de clase alta. El alojamiento, igual que en el resto de Sumatra, muy barato.

Ketambe

Aquí es donde nos encontramos nosotros. Esta es la zona que hemos escogido para adentrarnos en la selva de Sumatra e intentar ver a algún ejemplar de esta maravillosa especie.

¿Por qué motivo habíamos elegido Ketambe? En un primer momento, nos pusimos en contacto con guías de la zona de Bukit Lawang como hace todo el mundo, pero al ver los desorbitados precios, empezamos a indagar por Internet. Nos dimos cuenta de que todo el mundo se quejaba de lo mismo y descubrimos Ketambe. Una zona mucho más alejada de Bukit Lawang, sin conexión directa con Medan pero donde los orangutanes que vivían eran totalmente salvajes. Esto nos hizo decantarnos rápidamente por Ketambe. Ya habíamos visto a orangutanes en semi-libertad en Borneo y ver los únicos que todavía habían nacido y crecido de manera salvaje sin contacto con humanos, nos parecía una idea totalmente fascinante.

Buyung, nuestro guía local

Nosotros nos despertamos muy pronto, siempre a pito de silbato pero rápidamente nos damos cuenta de que aquí van a otro ritmo, más relajado, tranquilo, no hay prisa.  Vamos pronto a desayunar para empezar el trekking pero todavía no hay nadie despierto, así que volvemos al bungalow y hacemos un poco de tiempo. Estamos bastante cansadxs a pesar de haber dormido mucho pero nos vamos animando poco a poco. Desayunamos dos platazos de noodles y arroz frito con vegetales para coger fuerzas.

Nuestro guía nos está esperando, Buyung un auténtico apasionado de la jungla. Ha nacido y crecido en Ketambe y toda su vida gira entorno a los orangutanes y el parque nacional.  Lo sabe absolutamente todo sobre la selva, sobre cada animal que nos encontramos. No es ni biólogo, ni ha ido a la universidad, pero ha crecido dentro de este maravilloso lugar y gracias a jóvenes como él, la comunidad ve la preservación de la selva y de la fauna de Ketambe como una prioridad y no como un problema. Para ellos, ahora, la conservación y protección de toda esta naturaleza es una de sus máximas prioridades. Se han dado cuenta de que hay personas que llegan hasta este remoto lugar desde la otra punta del mundo solo con la esperanza de poder ver en libertad a los orangutanes.

Gracias a Buyung, el trekking se convirtió en algo totalmente alucinante. Nosotros no lo sabíamos, pero hubiese sido mejor contactar directamente con él. Ofrece alojamiento en su casa con su familia, trekkings, todo tipo de actividades, una experiencia más cercana y vivencial y sale mejor de precio que contratar el trekking desde la guesthouse. Después de conocerlo, lo haríamos sin pensarlo, seguramente nuestra experiencia hubiera sido mil veces todavía mejor de lo que fue! Si estás interesadx, no dudes en preguntarnos!

Adentrándonos en la selva de Sumatra

Empezamos a caminar por la carretera que da entrada al parque y de golpe nos metemos directamente dentro de la jungla, sin camino ni nada. Entre lianas, raíces enormes de arboles, riachuelos y densa vegetación. Vamos cubiertos de los pies a la cabeza. Buyung también nos ha dejado unos calcetines anti sanguijuelas, suerte, porque está repleto. No paran de subirnos por los pies y las piernas (finalmente, se le enganchó una a Ester, en la cintura..ni calcetines ni nada). Mosquitos que parecen aviones nos rodean. La única parte de nuestro cuerpo que llevábamos al descubierto era la cara y, efectivamente, nos picaron.

Calcetines anti-sanguijuelas
Calcetines anti-sanguijuelas

Cuando pensamos en la jungla, seguramente a todo el mundo le viene a la cabeza una foto como muy idílica (y lo es) pero lo que no sale en las fotos son los mil insectos que te tienes que ir sacando de encima, no se cuantos bichos se nos metieron en los ojos. Y las sanguijuelas…que molestas son.

Dejando de lado estas cosillas, el lugar no puede ser mejor. No se puede comparar con nada de lo que hemos visto anteriormente, es fantástico. Nunca habíamos visto la selva de esta manera. Desde dentro, sin caminos marcados, ni indicaciones para trekkings, no la habíamos vivido de una manera tan auténtica. Arboles centenarios de un tamaño ENORME y mil lianas rodeándolos nos dejaban totalmente asombrados y eso que todavía no habíamos visto a ningún animal salvaje.

Adentrándonos en la selva de Ketambe con Buyung
Adentrándonos en la selva de Ketambe con Buyung

No podíamos dejar de sorprendernos, íbamos con una sonrisa en la cara de oreja a oreja desde el minuto uno. Por cierto, el guía estaba solo para nosotros dos y creo que no podíamos haber tenido más suerte (lo he dicho ya?¿). Aprendimos tantísimo sobre la jungla, los animales y sobre su manera de vivir. Lo sabe absolutamente todo sobre este lugar, nos tenía totalmente maravillados.

Lianas de película!
Lianas de película!

Para ver orangutanes hay que adentrarse bastante en la jungla. No sirve de nada dar un paseito. Estos animales no han estado nunca en contacto con los humanos por lo que no se dejan ver fácilmente. Nosotros ya vimos orangutanes en la reserva de Semenog en Borneo, pero no tiene nada que ver.

En Semenog fue emocionante también porque conocimos de primera mano los horribles peligros a los que han estado expuestos y los riesgos que todavía corren.  En Semenog viven completamente en libertad pero a las 9am y a as 14am les ponen comida en unas plataformas y algunos de ellos acuden al encuentro. De manera que es “fácil” verlos. En este caso, en Ketambe estamos hablando de orangutanes totalmente salvajes. Verlos es complicado pero es mucho más reconfortante, satisfacción , la ilusión y la emoción es mucho mayor.

Nidos de orangutanes…nos acercábamos

Antes de ver orangutanes, vemos bastantes de sus nidos pero sin los orangutanes dentro…aiii parecía que no íbamos a tener tiempo. Pero para compensar, de golpe nos encontramos completamente rodeados por una familia numerosa de un tipo de primate del cual no recordamos el nombre (vimos tantas subespecies de primate y Buyung nos dijo tantos nombres que los tengo todos mezclados). Nos quedamos como unos 20 minutos observándolos en silencio, totalmente embobados y rodeados por toda la comunidad, genial. Algunos incluso parecían que posaban para la cámara.

Impresionados con esta familia de primates
Impresionados con esta familia de primates

Continuamos nuestro camino y pudimos ver otro tipo diferente, sin contar las numerosas mariposas que vimos. Mira que nosotros no somo muy fans de insectos y pájaros, pero es que los que vimos eran muy muy llamativos y radicalmente diferentes de los que habíamos visto hasta el momento.

Y por fin llegó el momento esperado. Vimos a nuestros dos primeros orangutanes. Estaban tumbados en sus nidos en lo alto de los árboles. Los pudimos ver bastante bien pero muy de lejos. Todavía nos quedaba todo el día por delante…no perdíamos la esperanza.

Continuamos caminando hasta llegar a la zona donde íbamos a comer. Un lugar precioso justo al lado de un inmenso rió. Estábamos muy acaloradxs y completamente empapadxs de sudor, la humedad en la selva es altísima, así que antes de comer aprovechamos para darnos un chapuzón.

Un break muy merecido

El agua estaba congelada pero nos sentó más que bien. Había un poco de corriente justo en la zona del medio, pero tampoco gran cosa. El lugar realmente lo merece. Comimos dos paquetes de arroz enormes que casi no nos pudimos ni acabar y continuamos con la ruta.

Locales preparando su comida con pescado fresco del río
Locales preparando su comida con pescado fresco del río
Tuvimos compañía mientras nadábamos….

El momento más ESPERADO…

Y ahora sí, llegó lo mejor del día, andando nos encontramos de sopetón con un orangután comiendo justo delante nuestro. Estaba subido en un tronco a muy poca altura y lo pudimos contemplar como a 4 metros máximo. Nos vio pero simplemente se giró y continuó a lo suyo.

SORPRESA!

Estábamos que no nos lo creíamos, nos tuvimos que controlar porque casi nos ponemos a saltar de la emoción. Nos quedamos como tres cuartos de hora siguiéndolo y observándolo totalmente en silencio. Vimos como se movía de rama en rama, comía y se tumbaba a descansar. Fue genial. Al principio, con los nervios me salían todas las fotos movidas, pero por suerte nuestro amigo no tenía mucha prisa. Así que pudimos hacer otras taaaan bonitas como estas, aunque nada comparado con verlo en directo.

Creo que no hace falta ni comentar la foto…

Todas las horas de viaje y la caminata valían la pena solo por vivir este momento. Tal como nos estuvo explicando Buyung, se trataba de un orangután hembra. Era enorme y tuvimos la suerte de poder verla mucho más de cerca que en el centro de rehabilitación de Semenogh en Borneo. Por supuesto, la emoción y la ilusión que nos hizo encontrarlo no se puede comparar.  Éramos muy conscientes de la suerte que teníamos. Casi se nos salta alguna lagrimita… un sueño cumplido más a la lista.

Pudimos grabar algunos vídeos como este, un momento para inmortalizar!

Cuando finalmente decidió subirse a lo alto de los árboles y perderse dentro de la jungla, nos entro el subidón y ahí sí que lo celebramos. Llevábamos un buen rato conteniéndonos…pensábamos que no los podríamos ver taaan de cerca y con tanta calma. Que como mucho veríamos alguno a kilómetros de distancia, todavía no nos lo creíamos.

Continuamos un tramo más donde pudimos ver más especies de primates. No es por desmerecerlos pero después de la experiencia con el orangután…pobres ya no les hacíamos mucho caso, como si nosotros viéramos primates cada día en casa…

Mama Liana

Durante todo el trayecto estuvimos totalmente alucinados con el paisaje que ofrecía la jungla. Parecía que estábamos dentro de una película. Buyung nos tenía una sorpresa preparada para el final de nuestro camino. Si lo que habíamos visto hasta el momento nos había parecido increíble, lo que venía a continuación fue ESPECTACULAR.

Después de una subida, nos encontramos con esto, Mama Liana, como decía Buyung, sin palabras.

“Mama Liana”

Exploramos el árbol desde todas las perspectivas posibles. Era de película. Estos lugares son un tesoro, espero que los puedan preservar durante mucho tiempo.

Broche final 

Hicimos un pequeño break e iniciábamos el regreso a Ketambe. Emprendíamos la vuelta con una sonrisa en la cara que nos duró horas!!! Una vez salimos a la carretera principal, nos os lo perdáis que nos recogió una camioneta y allí que nos subimos los tres!! Nos ahorramos un buen tramo de carretera, nos dejó en la puerta! Eso sí, el camino lleno de curvas, nos lo pasamos genial!

Captura del momento

Fue el broche a un día intenso en esfuerzo y en emociones. Seguramente de las mejores experiencias que hemos vivido durante estos meses viajando por el mundo. No creo que se borre fácilmente de nuestra memoria.

Qué trekking escoger y dónde alojarse

Nosotros no lo sabíamos antes de ir, de hecho nos costó encontrar información sobre Ketambe, pero más tarde nos enteramos que algunos guías como Buyung ofrecen alojamiento en su casa. El tema es que hay que ponerse en contacto previamente con ellos. Un poco complicado porque no están muy puestos en temas de Internet…

Buyung nos dio sus datos de contacto, si queréis ver orangutanes en libertad no creo que haya un sitio mejor que este en el mundo y, por supuesto, seguro que no hay un guía mejor que Buyung.

Aunque tenemos que decir que nosotros estamos más que contentxs con nuestro hostel. Nos alojamos en Friendship Guesthouse, super recomendable! Pero es cierto que se llevan una importante comisión del trabajo de los guías.

Otra opción es dormir en algún hostel y en lugar de contratar el trekking a través del alojamiento, hacerlo directamente con el guía. A nosotros el trekking de un día nos costó 270.000 Rúpias. Haciéndolo a través de la guesthouse, si se hace directamente con el guía baja mucho el precio.

Hay diferentes opciones para adentrarse en la selva de Sumatra. Nosotros escogimos el trekking de un día pero pensándolo bien, lo mejor es hacer el de una noche o dos noches o directamente el de 5 días. Montan la tienda y se duerme en medio de la jungla. Nosotros estábamos un poco (bastante) cansados y después de tantos meses viajando no nos veíamos con ánimo para hacerlo. También se puede cruzar todo el parque nacional hasta llegar a Bukit Lawang, se tarda una semana aproximadamente. De verdad, que explorar en profundidad la selva tiene que ser más que apasionante. Nosotros en un día ya disfrutamos como locos, no quiero pensar en todo lo que te puedes encontrar durante una semana.

Próxima etapa: Berastagi

Al día siguiente, nos íbamos hasta la localidad de Berastagi, otra vez una odisea de transportes y carreteras. Nos daba igual, Sumatra nos había hecho el mejor de los regalos y ya estábamos totalmente enamorados de la isla.

⇒Día 3. Sumatra: Cómo llegar a Berastagi desde Ketambe


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!