Muralla China: Cómo llegar a Mutianyu en transporte público, precios, horario y ruta

Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com



Hoy nos disponíamos a visitar la Gran Muralla China! Uno de las excursiones obligadas en cualquier viaje a China. Nosotros visitaríamos la muralla en Mutianyu. Os contamos las diferentes opciones y todos los detalles de nuestro paso por la Gran Muralla.

Hay varios tramos que se pueden visitar desplazándose desde Pekin. Uno de los más conocidos y más próximos a la capital es el tramo de Badaling pero precisamente al ser el más accesible, también es el más visitado y concurrido. Nosotros después de indagar un poco nos decidimos por el de Mutianyu. Está bastante alejado de la ciudad y por eso no hay tanto turismo. Llegar no es complicado si se sabe como hacerlo. Sí que está bastante lejos de la capital y hay que salir muy temprano por la mañana para visitar la muralla antes de que lleguen grandes grupos. En esta entrada, te contamos como llegar paso a paso y toda nuestra experiencia en la Gran Muralla.

Anteriormente…

El día anterior estuvimos visitando dos zonas totalmente antagónicas entre ellas. Por un lado, el palacio de Verano y por el otro la zona olímpica. Esta última, una zona inmensa totalmente muerte y con poca cosa para ver. Digamos que se puede omitir su visita.

⇒Día 27. Pekin: Palacio de Verano y zona Olímpica

Visitar la Gran Muralla China en Mutianyu

Diferentes maneras de visitar la Muralla

Visitar la muralla en Mutianyu es un viaje largo a lo que hay que sumarle lo que es la visita en si. Ya os avisamos que no se trata de un plácido paseo. Lo cierto es que hay muchas maneras de visitarla, sin sudar ni una gota, subiendo y bajando en teleférico y, por lo tanto, pagando mucho más o hacerlo como nosotros, es decir, subir, recorrerla y bajar a pie. Si lo hacéis como nosotros, os saldrá extremadamente económico porque la entrada a la gran Muralla es baratísima, nos quedamos gratamente sorprendidxs. Al cambio no llega a 6 euros.

Antes de salir de casa: qué llevar para visitar la Muralla China

Por lo tanto si eres de los nuestros, os contamos qué llevar para un largo día de excursión por la Gran Muralla China.

⇒ Provisiones de comida: no registran la mochila en la entrada y podéis entrar toda la comida que queráis. De hecho, es más que recomendable.

⇒ Mucha agua: hace muchísima humedad y calor. Hay que llevar grandes cantidades de agua.

Calzado cómodo. Muy importante si vais a subir a la muralla andando, cosa que nosotros recomendamos porque subes en medio de la naturaleza de la montaña, sin colas ni agobios de gente. Pero hay que estar un poco en forma, en caso contrario puede ser duro.

⇒Hay que llevar la ruta bien estudiada. Es importante tener claro que autobuses coger, cómo pagar y la ruta marcada en el GPS para ahorrarnos tiempo y imprevistos.

Cómo llegar a Mutianyu en transporte público

Lo primero que hay que hacer es levantarse muy temprano. Tomarse un buen café y que empiece la ruta! Nosotros el día anterior ya lo habíamos preparado todo. Nos levantamos a las 6 de la mañana, café, buen desayuno y en marcha.

⇒Dongzhimen Public Transport Hub

Metro hasta la estación de autobuses Dongzhimen Public Transport Hub. Depende de donde os encontréis tendréis que hacer más o menos transbordos en metro. Un aspecto a tener en cuenta es que el metro va a reventar de gente, por lo que hay que que ir con tiempo por si las moscas no entramos en algún vagón.

Una vez llegamos a la estación de autobuses de Dongzhimen, hay que seguir todas las indicaciones para llegar a la zona de autobuses. Simplemente es seguir el cartel con el dibujito de autobús. Es un tramo muy largo y hay mucha gente. Paciencia. Por eso recomendamos salir con tiempo.

⇒AUTOBÚS nº 916 EXPRESS (916快)

Una vez llegamos, nos tenemos que poner en la cola del autobús nº 916 EXPRESS (916快). Es muy importante que cojáis el express porque el nº916 normal no nos interesa. Para saber que es el express mirad este símbolo al lado del número 916快. PRECIO: 12 yuans. Hay que llevar el dinero exacto porque no dan cambio. HORARIO: 5:50- 19:50. La cola para el bus Express y para el normal es la misma, por lo tanto muy alerta sobre la letra china que acompaña al número 916 en el frontal del autobús.

Después de 62km de viaje, bajamos a Huairou Beidajie. Para saberlo fuimos preguntando y teníamos el nombre escrito en chino en el móvil. También os decimos que en el bus conocimos a una pareja de italianos e íbamos los 4 de la manita. Dentro del bus, a parte del conductor, hay una revisora a quién le fuimos preguntando. Teníamos el punto localizado en el GPS y una vez nos fuimos acercando, fuimos preguntado hasta que nos dijo que ya habíamos llegado a nuestra parada.

⇒Huairou Beidajie – Mutianyu

Una vez llegamos a Huairou Beidajie, hay que cruzar la carretera y esperar al bus local en la parada que esta justo enfrente de donde nos hemos bajado. Los buses que nos sirven son los siguientes: H23, H24, H35 y H36. PRECIO:  5 yuans.

Para saber donde bajar, no hace falta hacer nada. Todo el mundo sabe a dónde vamos. El tema es que el bus no te deja justo en la puerta. Nosotros nos bajamos con nuestros amigos italianos donde nos dijo el conductor y él mismo nos dijo que fuéramos subiendo en línea recta. Igualmente pusimos el GPS y fuimos tirando los 4. Aquí hay que tener una cosa clara. Hay dos “entradas”, la primera donde hay un bus lanzadera que te lleva hasta la puerta oficial donde empieza la ruta hacia la muralla y la segunda que es precisamente esta última. Nosotros queríamos llegar directamente a la segunda entrada para no perder tiempo. El bus local te deja a medio camino y llegas andando en 10 minutos. Allí no hay nada de cola para comprar las entradas y llegamos mucho antes de que llegaran los primeros buses lanzadera.

En total tardamos unas dos horas en bus y unos 10-15 minutos andando.

Ruta por la Muralla China en Mutianyu

Llegamos a la entrada principal. Por el camino vemos que hay algunos B&B y creemos que puede ser muy buena idea quedarse a dormir en Mutianyu la noche anterior y visitar la muralla justo cuando abren, pero no lo habíamos pensado. Lo primero que hay que hacer es comprar la entrada. Sorprendentemente, no hay nadie haciendo cola. Y a partir de aquí, hay que subir y subir y subir. PRECIO: 40 yuans.

Como veis la entrada es baratísima. Pero si se quiere subir en teleférico hay que pagar 100 yuans más y lo mismo para la bajada. Nosotros subimos andando.

La subida está asfaltada con escaleras interminables. Hay diferentes caminos, nosotros nos fuimos guiando por el maps.me. Es una subida fuerte y agotadora sobretodo por el calor y la humedad.

Por fin llegamos a las últimas escaleras y cuando sacamos la cabeza nos encontramos con esta maravilla de imagen. Las fotos no hacen justicia.

Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com
Por estas escaleras que asoman en la foto salimos nosotros
Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com
Durante el primer tramo no nos encontramos con casi nadie
Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com
Lo que parece un día nublado es un día con mucha contaminación…

Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com

Muralla China en Mutianyu -ViatgeLovers.com
Estas son las escaleras que hay una vez en la muralla china. Como hemos dicho, no se trata de un paseo relajado…

Como podéis ver en las fotos, no nos encontramos con mucha gente durante nuestra visita, en especial en el primer tramo. Una vez creímos que habíamos visto suficiente, empezamos a bajar de nuevo por las escaleras.

Nosotros subiendo uno de los tramos!

Mutianyu-Pekin

Ahora tocaba el viaje de regreso a Pekin. Casualidades de la vida, nos volvimos a encontrar con la misma pareja de italianos con los que habíamos realizado el viaje de ida. Entre los cuatro, empezamos a pensar la manera de volver a casa.

Empezamos a bajar por la carretera hasta que llegamos al mismo punto donde nos había dejado el bus. El tema es que la carretera era de un solo sentido, es decir, los buses solo iban de subida no de bajada. Fuimos bajando hasta que llegamos a una parada de bus que estaba señalizada en el maps.me. Allí nos encontramos con otros viajeros que también iban de vuelta. Lo que nos costó averiguar a todos era en qué lado de la carretera teníamos que esperar. No teníamos ni idea. Finalmente, bajó un padre y su hijo (chinos) y entre unos cuantos dedujeron que era justamente donde nos encontrábamos. Para orientaros, hay una rotonda que os tiene que quedar a la derecha.

Hicimos el mismo trayecto que a la ida pero a la inversa. Lo único que hay que tener en cuenta es que los buses finalizan el recorrido fuera de la estación de Dongzhimen, no entran en el parking subterráneo. Una vez bajamos del bus, pusimos el GPS para localizar la boca de metro más cercana (se encontraba a pocos metros) y de vuelta a nuestro alojamiento.

Llegamos a la habitación MUY cansadxs pero MUY satisfechxs por haber visitado otra maravilla del mundo. Una experiencia 100% recomendable y obligatoria en China.

Siguiente parada…

Todavía nos quedaba un día completo en Pekín y lo dedicamos a ver dos de sus lugares más emblemáticos y con más peso histórico, la Ciudad Prohibida y la plaza de Tianmen.

⇒Día 29. Pekin: ciudad prohibida y plaza Tianmen


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Datong: Monasterio Colgante Xuankong Si

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com



Nuestro viaje por China iba avanzando y hoy le tocaba el turno al Monasterio Colgante de Xuankong Si.

El día anterior llegábamos a Datong después de un largo viaje y una aún más larga caminata nocturna atravesando Datong hasta llegar a nuestro alojamiento (os lo contamos más a bajo…). Un poco más tranquilos y descansados, hoy nos íbamos hasta el Monasterio Colgante Xuankong Si (en inglés lo encontraréis como Xuankong Hanging monastery).Llegar nos costó un poquito pero el lugar es totalmente increíble!

AVISO: este visita no es apta para personas que sufren de fobia a las alturas o vértigo.

Anteriormente…

El día anterior lo pasamos de viaje para llegar hasta Datong, un día largo como el que más. Encima, tuvimos un problema al llegar que hizo nos dejó sin energía…

Pero veníamos de pasar unos días disfrutando de la infinita belleza de la localidad de Pingyao. Una maravilla de lugar, de calles históricas, de arquitectura tradicional, de TODO! No te pierdas esta entrada si todavía no la has leído!!

⇒Pingyao: Cómo llegar, alojamiento, qué ver: ruta por el casco histórico

Llegada (accidentada) a Datong

Para llegar a Datong, tomamos un tren desde Pingyao. Un total de 7 horas de viaje que se nos hicieron interminables.

Llegábamos a la estación de Datong pasadas las 20h. Habíamos mirado la ubicación de nuestro alojamiento que cogimos a través de Booking. Bien, según la ubicación del mapa de Booking, el alojamiento quedaba bastante lejos de la estación. En la estación paran infinidad de autobuses así que hay que mirar la zona y escoger el bus que mejor convenga. Para saberlo, ya que todo está en Chino, le preguntamos por email al del alojamiento. Nosotros nos subimos en el bus 15. Este autobús es el mejor ya que va directo al centro de Datong y a la zona de interés turístico donde se encuentran todos los alojamientos. PRECIO: 2 yuans.

Pusimos el GPS y fuimos siguiendo nuestra localización. El tema es que nos empezamos a preocupar porque veíamos que la mayoría de gente que iba con maletas (turistas chinos) se iba bajando y nosotros nos quedábamos solos en el bus…la cosa empezaba a ser sospechosa.

Cuando vimos que el bus se alejaba mucho de donde se supone que teníamos que ir, bajamos y empezamos a andar en la dirección que teníamos apuntada. Andamos durante media hora. A todo esto ya eran más de las las 9 de la noche muy pasadas…Con las mochilas a cuestas, nos cruzamos mil avenidas enormes pero eso sí, pudimos comprobar la animada vida nocturna de la ciudad. Las terrazas estaban a reventar de gente.

Por fin llegamos al punto exacto. Un complejo de edificios parecido al de Chengdu. En ese momento, pensamos que igual se trataba de un apartamento o algo por estilo. Así que estuvimos intentando adivinar cuál era la entrada. Encontramos un conserje. Le enseñamos la dirección (en chino) y nos dice que no que no y hace aspavientos en plan “uff eso está en la otra punta”. Total que un grupo de chinos que estaban por allí vienen a ayudarnos. De verdad que eso nos pasa en casa a esas horas y nos pensamos que vienen a hacernos de todo menos a ayudarnos. Pero sí, se desvivieron por hacerse entender.

Total que nuestro alojamiento se encontraba a 5km de donde nos encontrábamos. No podíamos coger ningún bus porque a esas horas ya no circulaban. De noche, con las mochilas y en la otra punta de donde teníamos el alojamiento, como si no hubiéramos andado ya suficiente…! Total, estas personas insisten en que cojamos un taxi, ¿¿un taxi?? ¿¿Nosotros?? Les decimos que ni hablar. Luego nos buscan otro hotel que quedaba más cerca pero valía un dineral y no entraba en nuestro presupuesto mochilero. Total que les pedimos que nos pusieran la dirección en el maps.me y les dijimos que iríamos andando. Tendríamos que haber grabado la reacción…casi les da un infarto. También hay que decir que ellos no son mucho de andar…

Con todo este lío ya eran las 11 de la noche. Y nos pusimos a andar sin pensar con las mochilas y todas nuestras pertenencias a cuestas 5 kilómetros a las 11 de la noche. Todo bien. Suerte que estábamos en China y no en cualquier otro país del mundo donde nos habrían atracado solo doblar la esquina. A todo esto, Booking no nos paraba de llamar al móvil para saber si seguíamos vivos, pero evidentemente no lo cogimos ni una vez. Andamos y andamos más de una hora intentando ir por calles principales e iluminadas pero vaya que estábamos tan cansados que tampoco es que nos preocupara este tema.

Cuando llegamos, intentamos explicar que la localización que tenían en Booking era incorrecta, pero no hablaba nada de inglés y desistimos. Eso sí, cuando vimos la pedazo de habitación alucinamos. Se ve que esta vez, nuestro alojamiento era un hotel, un hotel de verdad. Con lo barato que nos había salido! Por suerte no habían cancelado la reserva…porque con las horas que eran…también es cierto que nos llegan a decir que no tenemos habitación y creo que quemamos el hotel.

En cuanto tuvimos wifi, nos llegaron todos los email de Booking preguntando por nuestro paradero. Nuestro enfado no cabía en todo el email que le enviamos de respuesta. La sorpresa fue que nos contestaron al momento pidiéndonos disculpas y ofreciéndonos el reembolso del precio del hotel. Así que bueno, al final nos los tomamos como un trekking por la ciudad…!

Alojamiento en Datong

Nosotros nos alojamos en Datong Aitejia Express Inn MUY RECOMENDABLE. Se encuentra muy cerca de la muralla y muy bien comunicado en transporte público. Lo mejor es que se encuentra justo en frente de la estación de buses. Ideal para coger el bus que necesitábamos para llegar a Xuankong Hanging Monastery. Y el precio es ridículo. De hecho nosotros no pensábamos que fuera un hotel de verdad, porque muchas veces pone hotel y luego llegas y es la casa de la abuela, pero de verdad que un 10!

Monasterio Colgante Xuankong Si

Salimos muy temprano para coger el primer autobús. El templo abre a las 9 de la mañana y queríamos estar allí los primeros. Antes de salir compramos en una tienda que tenemos justo debajo de nuestro hotel provisiones de comida para todo el día y así no tener que perder tiempo. En cuanto lo tuvimos todo preparado, empezamos la ruta hasta Xuankong!

Cómo llegar al Monasterio Colgante Xuankong Si

Es muy fácil llegar. Bus y coche/taxi que está incluido en el precio de los billetes de bus. Primero bus y el último tramo se hace en coche porque hay muy poca gente que llega. Te suben a buscar al bus. Nosotros no lo sabíamos y la liamos parda…ahora lo contamos. Pero está todo conectado y es facilísimo.

El autobús que se dirige al templo sale desde la estación de autobuses de Donghuang. PRECIO: 25 yuans. No son buses de linea numerados. Van específicamente a Xuankong. Para comprar los billetes, hay que ir a ventanilla en la estación, no se compran dentro del bus.

Llevábamos una hora de viaje, cuando de golpe paramos en una gasolinera y se sube un hombre y nos dice que nos bajemos del bus, diciendo que fuéramos con él. De verdad que era surrealista todo lo que nos estaba pasando en Datong…!!! Nosotros por supuesto le decimos que ni hablar. Todo el bus mirando. Nosotros flipando. Fuera vemos un coche que tenía pinta de taxi y atamos cabos a nuestra manera. Nuestra teoría era que se habían compinchado con el conductor y que ahora nos haría pagar el tramo del taxi.

Después de montar un número en el bus. Viene alguien a ayudar al pobre conductor que lo teníamos cagado de miedo, nos faltaba encadenarnos al asiento. El chico este tiene un traductor mejor y nos asegura que no nos cobraran nada para llevarnos en el coche, que todo es legal y de fiar, que no se quieren aprovechar de nosotros ( se ve que hay países en los que no se aprovechan de los viajeros y China es uno de ellos). Nos explicó que para llegar al templo, lo hacían así porque iba muy poca gente. A nosotros nos costó mucho fiarnos.

Vamos a ver, para el bus en una gasolinera en medio de la nada, se sube un tío y nos dice que nos subamos a su coche, normal que se nos pasaran mil cosas por la cabeza. Pero cuando vimos que el hombre estaba más asustado que nosotros (y el bus en general), empezamos a razonar. Encima estábamos al final y todo el mundo mirando con una cara, nosotros en plan ogros…en fin, lo que estaba dando de si Datong!

Bajamos y subimos en el coche. Efectivamente nos deja en la puerta del Templo colgante Xuankong. Y encima el pobre hombre con la que le habíamos liado nos acompañó a la puerta y nos señaló donde se compraban las entradas! Tenemos que decir que con los nervios no nos habíamos dado cuenta que el coche está pintado igual que el bus con los mismos logotipos del templo igual que en los billetes de bus.

Ahora vosotros ya sabéis como se llega al Monasterio de Xuankong!

Visitando el monasterior colgante Xuankong 

Primero se llega al parking y hay que seguir las indicaciones hasta llegar a la zona de venta de entradas. No hicimos nada de cola, de hecho no había casi nadie. Si que cuando salimos empezaban a llegar autobuses de turistas locales. PRECIO: 125 yuans. HORARIO: 9-17h.

Una vez allí simplemente hay que seguir el camino y se llega a una explanada desde donde se obtiene la magnífica vista del templo.

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com

A lo lejos parece un decorado de cartón piedra. Cuesta entender cómo se les ocurrió construir un monasterio en la pared de una montaña, cómo lo hicieron y con qué medios! Nos quedamos observándolo un buen rato. Es extremadamente curioso. Ya ni nos acordábamos del pollo que habíamos montado para llegar (bueno, un poquito sí). Por supuesto le hicimos las fotos de rigor.

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Desde esta perspectiva, se aprecian mejor la estructura de madera

Nosotros habíamos visto fotos de este mismo templo muy retocadas y subidas de color al máximo. Lo cierto es que la pintura está desgastada, la madera cruje y está hinchada, la huella del paso del tiempo es evidente y es lo que le da valor y autenticidad. No veníamos a ver un decorado del Circ du Soleil, veníamos a ver esto, la realidad. Y es que este lugar no necesita ni filtros, ni retoques ni photoshop.

Aunque parezca increíble, el monasterio se puede visitar por dentro. Para hacerlo, hay que subir MUCHAS escaleras (igual por eso no hay mucho turismo local :D).

Una vez arriba nos damos cuenta de que la estructura no está excavada en la roca, si no que se trata de una estructura completamente de madera que se apoya en la ladera de la montaña. Hay que recordar que el monasterio tiene más de 1400 años de antigüedad…INCREÍBLE! El monasterio está compuesto por un entramado de pasillos estrechos que suben y bajan con unas vistas de vértigo! La barandilla a penas nos llega a la cintura así que si os dan miedo las alturas, ya os decimos que esta visita no es para vosotros. Solo hay un par de salas interiores aprovechando pequeñas entradas en la roca donde tienen a sus deidades y un par de bancos para meditar. No cabe nada más. La construcción es completamente exterior.

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
El claustro principal de Xuankong
Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Así de estrechas y empinadas son las escaleras y al otro lado, el precipicio!
Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Esta es la parte más amplia. El claustro principal del monasterio. Como podéis ver, también al aire libre.
Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
La barandilla a penas llega a la cintura
Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Interior del Monasterio

Exploramos absolutamente todos sus rincones con mucha calma y mucha curiosidad. No dejábamos de preguntarnos cómo fueron capaces de construir algo así. Fantástico.

Monasterio Colgante Xuankong -ViatgeLovers.com
Aquí nosotros maravillados con Xuankong!

Xuankong Hanging Temple-Datong

Ahora tocaba volver. Bajamos las escaleras y volvimos a la explanada principal. Allí hay baños muy limpios y una cafetería. Nosotros descansamos un poco en la sombra y emprendimos la vuelta.

Lo cierto es que no teníamos ni idea de como íbamos a volver. Al conductor anterior no le habíamos preguntado ni horarios de vuelta ni nada.

Nos dirigimos al parquing y después de “hablar” (lo ponemos entre comillas porque hablar tampoco sería la palabra…) con varias personas llegamos a la conclusión de que no hay transporte público. Lo que tendríamos que haber hecho era quedar con el conductor anterior en una hora.

Lo primero que pensamos fue en ir andando hasta la parada de bus (4km). Habíamos memorizado el camino que habíamos recorrido en coche y no nos importaba hacerlo, tampoco teníamos prisa. Son 4 km, una carretera de montaña y sería todo bajada. Cuando nos disponíamos a iniciar la ruta, un par de taxistas nos abordan y intentan negociar con nosotros. Primero nos ofrecen llevarnos por 50 yuans cada uno. Evidentemente le decimos que no. Total que el hombre nos persigue y baja el precio a 30 yuans incluyendo el tramo en coche y el bus. Nos lo pensamos. Serían 5 yuans más que la ida. Nos parece bien. Eso sí, le decimos que no le pagamos hasta que estemos en el bus con los billetes.

Todo funciona sin problema. Llegamos, nos subimos al bus, nos compra los billetes (valen 25 yuans, lo mismo que para ir y él se queda con 5 yuans) y una vez lo tenemos todo, le pagamos.

El resto de la tarde la dedicamos a pasear por Datong y ver de cerca sus murallas. La ciudad en si no tiene mucha cosa. Nosotros la utilizamos de base para llegar al templo colgante.

Antiguas murallas de Datong

Siguiente Parada…

Al día siguiente por la noche cogíamos nuestro último tren nocturno dirección Beijing. Pasamos el día visitando la ciudad y aprovechando nuestro magnífico hotel (todavía no nos lo creíamos) . Pekin iba a ser nuestra última etapa del viaje a China por Libre. No nos podíamos creer lo rápido que estaban pasando los días!

⇒Día 26. Llegada a Pekin: visitando los hutongs, Qiongdao Island y Houhai park

 


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Pingyao: Cómo llegar y qué visitar: ruta por el casco histórico

Pingyao, China -ViatgeLovers.com



Llegábamos a Pingyao. Dejábamos la gran ciudad atrás y volvíamos a lo tradicional. Pueblecitos de calles laberínticas y encanto nocturno. Las ciudades no están mal, pero este tipo de lugares eran los que más nos estaba gustando de China.

Pingyao tiene un casco histórico amurallado con ambiente de pueblo tradicional chino que nos hizo perdernos por sus calles de cuento. En esta entrada os contamos como llegar al centro en transporte público, dónde alojarse, qué rutas hacer y la mejor gastronomía local.

Anteriormente…

El día anterior habíamos estado visitando uno de los grandes tesoros arqueológicos de China, los guerreros de terracota de Xian. En esta entrada explicamos cómo llegar en transporte público, algunos consejos y toda nuestra experiencia durante la visita!

⇒Día 20. Xian: Guerreros de Terracota de Xian

Cómo llegar a Pingyao

Nosotros llegamos desde Xian en tren rápido. Una cosa muy importante a tener en cuenta es que en Pingyao hay dos estaciones de tren.

Trenes comunes y nocturnos. Una estación desde donde salen y llegan los trenes tradicionales y los nocturnos que se encuentra muy cerca del casco histórico. Se puede llegar a pie tranquilamente.

Tren rápido “high speed train station”. La estación desde donde salen y llegan los trenes rápidos. Esta estación se encuentra a las afueras (muy a las afueras) y no se puede llegar andando. Para llegar al centro, en la entrada hay una manada de taxis que os intentaran captar, ni caso. Justo en la puerta, una vez se bajan las escaleras, hay una parada de bus. Todos los buses llegan cerca del centro histórico. Ninguno entra dentro de las murallas porque el tráfico no está permitido. Nosotros nos subimos al bus 108 porque era el que estaba en ese momento. Lo mejor es tener el GPS cerca y bajarse cuando se acerca. A nosotros nos avisaron lxs mismxs pasajeros. PRECIO del bus: 1 yuan.

Dónde alojarse

Sin duda lo mejor es alojarse dentro de las murallas. Nosotros nos alojamos en casa de una mujer con la que no nos entendimos nada de nada. Sonrisas, sí, no, y traductor. La mujer nos explicaba muchas cosas y a nosotros se nos escapaba la risa porque no se daba cuenta que no entendíamos NADA de lo que decía pero ella continuaba, no sabíamos donde meternos…pobrecilla que lo hacía con toda la ilusión. El nombre de la casa en Booking es Pingyao Xinxin Youth Hostel. El alojamiento no es ni un hostel ni nada por el estilo, es su casa y alquila una habitación. Era muy básico pero limpio y barato con todo lo que necesitábamos. De los más económicos de Pingyao!

Orientarse dentro de Pingyao

Pingyao es un laberinto. Llegar a nuestro alojamiento bajo el diluvio universal fue toda una experiencia. El GPS no acertaba una. Al final fuimos enseñando la dirección (escrita en chino) y un vecino nos llevaba hasta otro vecino y así hasta que nos llevaron de la manita a la casa. Tenemos que decir que por email nos habían dicho que si no lo encontrábamos, le diéramos el teléfono a alguien y que nos venían a buscar (todo esto era un texto traducido con algún traductor pero lo entendimos…)

Lo mismo con el resto de calles. Lo mejor es tomar algún punto de referencia y después relajarse y dejarse perder por sus preciosísimas callejuelas.

Nuestro tiempo en Pingyao

Nosotros estuvimos poco más de día y medio en Pingyao, tiempo más que suficiente para visitarlo de arriba a bajo porque es relativamente pequeño. Ahora bien, es un lugar muy agradable, si no fuera por las prisas del visado de 30 días, nos hubiéramos quedado más tiempo porque nos encantó.

Antes de llegar pensábamos que nos iba a recordar a Fenghuang pero poco tienen que ver Pingyao y Fenghuang. Dos estilos muy diferentes que nos gustaron a partes iguales.

Llegamos a media tarde pero con la aventura para encontrar la casa y mientras esperábamos que dejara de diluviar, casi casi se nos hizo oscuro. Igualmente estábamos impacientes y salimos a explorar los alrededores.

Esta primera tarde acabamos sin saber cómo en las afueras de la muralla donde había un parque gigante y grupitos de gente practicando todo tipo de deporte. Nos encanta esta filosofía de vida. Uno de los más practicados era una especie de voley que se jugaba con el pie. Estas dos mujeres del vídeo eran auténticas expertas!

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Se nos hizo la hora de cenar, avisamos que la oferta de restaurantes en Pingyao es amplísima! Nos costó mucho decidirnos por uno. Básicamente nos decidimos por uno que tenía algunas fotos y vimos platos en algunas mesas…un criterio muy exigente como veis hahahah Lo cierto es que en cada nuevo destino probábamos algo nuevo, no repetimos un mismo plato en dos ciudades diferentes. En definitiva…Para cenar nos dimos este homenaje!

Disfrutando en Pingyao

Al día siguiente, nos despertamos temprano para poder visitar la ciudad antes de que picara mucho el Sol, aunque lo cierto es que el día anterior incluso íbamos con manga larga porque hacía fresquito. Pingyao tiene dos calles principales en forma de cruz y el resto de callejuelas se entrelazan con ellas. Nosotros os aconsejamos no seguir ningún orden en concreto, simplemente orientarse a partir de estas dos calles y dejarse llevar. Estas son algunas de las maravillas de que fotografiamos en Pingyao.

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Tenemos mil fotos de los escaparates y fachadas de Pingyao, China -ViatgeLovers.com

 

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Estas motocicletas eléctricas son muy populares dentro de Pingyao y en general en toda China se mueve con motos eléctricas.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
En las calles secundarias no hay tiendas ni restaurantes pero la arquitectura tradicional de las casas es fascinante.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Esto es una peluquería. Hay encanto en cualquier rincón de Pingyao!!!

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Esta es una de las torres que vigilan todo el casco histórico.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Uno de los mil puestos callejeros de comida

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Perdiéndonos por las calles de Pingyao nos encontramos con esta iglesia.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Y después con este templo
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Aquí tenéis a estos grillos que los venden a montones, tal cual pasa en las series de dibujos…

Este día andamos muchísimo y no volvimos a la habitación hasta bien entrada la noche. Estábamos cansadxs pero es que Pingyao no se acaba nunca. De golpe giras en una calle y te encuentras otro tesoro escondido. De noche, todavía era mejor…

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Por la noche, Pingyao es así de mágico

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
De noche, Pingyao es todavía mejor!

Al día siguiente, todavía teníamos un par de horas hasta coger nuestro tren y aprovechamos para dar un último paseo por el pueblo. Alucinábamos porque cada vez descubríamos rincones nuevos y eso que pensábamos que ya lo habíamos visto todo en Pingyao. Apuramos hasta el último minuto en esta maravilla de lugar e hicimos una especie de Brunch completo y así coger fuerzas antes de nuestro viaje.

Siguiente parada…

Aprovechábamos a tope nuestras últimas horas en Pingyao. Por suerte, para coger el tren hacia Datong no teníamos que ir hasta la estación de las afueras, si no que solo teníamos que andar unos 15 minutos en línea recta hasta la estación de Pingyao. Y, es que Datong era nuestra siguiente parada en este viaje que pasaba rápidamente…! Solo llegar tuvimos una “anécdota” de esas que en el momento dices ” no me está pasando a mi” pero sí, está pasando 🤦🏼‍♀

Os lo contamos todo en esta entrada!

⇒Día 24. Datong: Templo Colgante Xuankong Si


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

 

Día 20. Xian: Guerreros de Terracota de Xian

Guerreros de Xian -ViatgeLovers.com



Hoy nos íbamos a ver uno de los tesoros arqueológicos más mundialmente conocidos de China, los guerreros de terracota de Xian. Como siempre, nos desplazamos en transporte público y los visitamos por libre. En esta entrada os detallamos cómo lo hicimos y os damos algunos consejos MUY importantes para visitar el recinto tranquilamente…Acompáñanos!

Anteriormente…

El día anterior habíamos hecho ruta a pie por Xian. Nos despertamos bien temprano (para variar) y fuimos directos a recorrernos toda la muralla. Una experiencia obligatoria en Xian! Pero también descubrimos uno de los lugares que más nos engancharon, el barrio musulmán de Xian y su deliciosa gastronomía. Si todavía no la has leído, no te pierdas esta entrada! 

⇒Día 19. Xian. Recorriendo la muralla y el barrio musulmán

Visitando los Guerreros de Terracota de Xian

Hoy nos tocaba madrugar mucho para poder ver los guerreros de Terracota de Xian sin aglomeraciones. Y este es consejo más importante que os damos, hay que MADRUGAR MUCHO.

Salimos de casa a las 6am en punto y os decimos que valió la pena. En general, la gente no madruga tanto para hacer turismo por eso cuando llegamos, éramos los primeros en la cola. Visitamos los pabellones prácticamente solos pero cuando era el momento de regresar aquello era una marabunta de gente.

En algunos blogs habíamos leído que se habían agobiado por la cantidad de gente que había, nosotros nos agobiamos cero porque no había casi nadie. Madrugar en China es obligado. Pero hablamos de madrugar MUCHO. No de llegar allí a las 9 de la mañana. A mucha gente le cuesta porque está de vacaciones pero eso implica que luego la impresión que se llevan del lugar no sea la esperada.

Como veréis en las fotos y en los vídeos, teníamos poquísima gente a nuestro alrededor (que sabemos que no os lo acabáis de creer…!) Eso sí a partir de las 10 de la mañana eso era una lucha a vida o muerte por una foto y ya os decimos que en eso, los chinos ganan.

Un poquito de historia

Se cree que los guerreros de Xian fueron construidos en honor al primer emperador de China, Qin Shi  Huangdi y forman parte de su séquito funerario. Todo esto no se sabe del cierto pero lo deducen porque la tumba del emperador Qin se encuentra a pocos kilómetros de donde descubrieron a los guerreros. Cada guerrero es completamente único y se cree que los esculpieron a imagen y semejanza del ejército imperial del emperador. El nivel de detalle en los uniformes, en las armas y en las expresiones faciales es admirable.

Este impresionante hallazgo se produjo de manera fortuita por unos campesinos cuando empezaron la construcción de pozos en el año 1974. Lo cierto es que en aquel momento, nadie se imaginaba la magnitud del descubrimiento ni sus dimensiones.

Cómo visitar los guerreros de Xian en transporte público

Para visitar los guerreros de Xian en transporte público hay que hacer lo siguiente:

⇒Hay que llegar hasta Xian Railway Station. No hay que entrar en la estación de tren. Justo delante, está la estación de buses, pegada a la muralla.

⇒Hay que encontrar el bus 306.  El funcionamiento de la estación es un poco caótico pero todo se encuentra. Se tarda 1h de viaje aproximadamente. Es imprescindible coger el primer bus, es decir el de las 7 de la mañana para poder visitar el recinto sin gente.

⇒Hasta que no se llena del todo, el bus no sale. Pero no os preocupéis que se llena en seguida y hay muchos buses.

⇒PRECIO 7 yuans.

Para volver:

⇒Hay que dirigir-se hasta el parquing del complejo y encontrar entre muchos buses turísticos nuestro bus, el número 306. Hay que cruzar TODO el parquing e intentar encontrar el punto donde nos había dejado (más o menos).

⇒PRECIO: 8 yuans. Es un yuan más caro que para ir, no nos preguntéis porqué motivo pero el precio está impreso en el ticket. Quizás era porqué este bus tenía aire acondicionado y el otro no (esto nos lo estamos inventando, seguramente no tiene nada que ver).

Ya hemos llegado, y ahora ¿qué?

Nosotros llegamos a las 8am y todavía no habían abierto (abren a las 8.30 am) pero hay está la clave del éxito de nuestra visita! Llegamos y había muy poquita gente. Fuimos directos a hacer cola en las ventanitas de venta de entradas. Hay muchos puntos de venta. Nosotros éramos los primeros en una de ellas pero ya había alguien en todas.

PRECIO DE LAS ENTRADAS: 150 yuans.

Una vez tuvimos las entradas en la mano, salimos disparados hacia los diferentes pavellones. El recorrido desde el punto de venta de entradas hasta lo que es realmente la entrada es bastante largo. Nosotros fuimos rapidito, por no decir corriendo. Llegamos a la zona de control de entrada, pasamos y por fin estábamos dentro y prácticamente solos!

Cero cola para entrar en el recinto a las 8.30am
Esta era parte de la cola que había cuando nosotros nos fuimos. Para entonces, no paraban de llegar grupos de gente

Hay tres pabellones para visitar. El más espectacular es el PIT nº1.  Es el que queda más a la izquierda mirando de frente. Por lo tanto, es al primero que tenemos que ir si perder nada de tiempo.

En este pavellón es donde las tareas de reconstrucción y las excavaciones están más avanzadas, también es el más grande de todos. Los guerreros son impresionantes. Hay paneles explicativos en inglés y son realmente interesantes. Nosotros primero hicimos cuatro mil quinientas fotos porque íbamos con la preocupación de que se iba a llenar en seguida de gente y al final hasta que no fue la hora de volver a casa no empezó a llegar gente de verdad. A éste es sin duda al que se le tiene que dedicar más tiempo, más mimo y más calma. No hay que ir corriendo a los otros dos por si se llenan de gente, este es el mejor de todos.

Pavellón 1. Como se puede observar en las pasarelas del fondo no hay prácticamente nadie.
El Pavellón 1 a primera hora de la mañana
Cada guerrero tiene unos rasgos únicos
Primer plano de uno de los guerreros
En este pavellón las excavaciones están muy avanzadas y se pueden ver los guerreros de cuerpo completo
Fascinantes!

Cuando acabamos con el PIT nº1, fuimos a visitar los otros dos pavellones. En estos todavía hay mucho trabajo por hacer. Gran parte de los guerreros están parcialmente excavados y algunos están hechos pedacitos pero hay que visitarlos igual!!! No dejan de ser un tesoro arqueológico.

Pavellón nº2
Algunos de los ejemplares están dentro de expositores como este
Este nos impresionó especialmente!

Tardamos unas 3 horas o un poquito más pero porqué volvimos al PIT nº1 un buen ratito antes de partir. De camino a la entrada, nos dimos cuenta que habían montado un increíble negocio alrededor de los guerreros. Había mil tiendas de souvenirs, montajes fotográficos, comida, restaurantes, absolutamente de todo! Nos recordó mucho muchísimo a Port Aventura. Los Guerreros de Xian le han dado la vida a este apartado lugar!! A la hora de entrar, no nos habíamos percatado porque no habían abierto todavía, pero ahora estaba en pleno bullicio. Os decimos que la cosa había cambiado tanto, que hasta nos costó encontrar el parking…

Pavellón nº3, aquí todavía queda mucho trabajo por hacer, pero ver el proceso de recuperación de los guerreros es muy interesante

Para volver, de nuevo al bus (arriba os lo hemos detallado mejor) y back to Xian.

Cuando llegamos, fuimos directos al apartamento, porque caía un solazo que era insoportable. Hasta que no fue de noche, no salimos de la cueva y fuimos directos al barrio musulmán de Xian a deleitar nuestro paladar con otros impresionantes biang biang que habíamos degustado el día anterior y, por supuesto, repetimos restaurante!!!

Siguiente parada…

Íbamos quemando etapas de nuestro viaje sin a penas darnos cuenta! Al día siguiente, llegábamos a Pingyao. Una maravilla de casco histórico totalmente tradicional que nos dejó impresionados.

⇒Pingyao: cómo llegar y qué visitar: ruta por el casco histórico.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Día 13. Tianmen Mountain, Zhangjiajie City



Hoy cambiábamos de localización para visitar una de las obras de ingeniería más impresionantes de China. Tianmen Mountain es una de las montañas más conocidas, efectivamente, pero una de las cosas que más nos llamó la atención fue toda la infraestructura que han construido alrededor de esta montaña. Totalmente brutal. Una visita de vértigo. No te lo pierdas!

Anteriormente…

Habíamos pasado dos días non-stop visitando Zhangjiajie National Park. Una experiencia dura físicamente pero satisfactoria como pocas. Un paisaje inigualable. Para conocer todos los detalles y las mejores imágenes, no te pierdas esta entrada:

⇒Día 11, 12. Zhangjiajie National Park (Avatar Mountains)

Wulingyuan (Zhangjiajie National Park)- Zhangjiajie City (Tianmen Mountain)

Cómo llegar 

Wulingyuan a Zhangjiajie City

Hay buses que conectan Wulingyuan con Zhangjiajie Bus Station cada 5 minutos. Tardan unos 70 minutos.

Zhangjiajie City- Tianmen Mountain

Una vez en Zhangjiajie Bus Station se puede llegar andando hasta el recinto de la ciudad de Tianmen Mountain donde se compran las entradas y empieza el recorrido hasta la Puerta del Cielo. Eso sí para llegar es necesaria una aplicación GPS tipo maps.me.

Alojamiento 

Nosotros cuando llegamos, primero tuvimos que encontrar el alojamiento para esa noche que estaba a 5 minutos de la estación. Pero no lo encontramos. Como el propietario de la casa ya se imaginaba que no la íbamos a encontrar, nos escribió en chino un mensaje para que se lo enseñáramos a alguien y que nos ayudaran. Y eso tuvimos que hacer. Fuimos a un mostrador de la estación de buses y una mujer llamó por teléfono al señor en cuestión. Nos vino a recoger y nos acompañó hasta la casa. Estaba cerca pero es que las indicaciones que nos había dado eran erróneas (suponemos que cosa del traductor).

Llegamos a su casa. Estaba allí toda la familia, nietos incluidos. Creemos que no lo hemos mencionado, pero a los chinos les encantan lxs niñxs y desde que se ha levantado la ley del hijo único, están inmersos en un super baby boom y eso parecía una guardería. Era todo muy divertido.  Total, dejamos las maletas en la habitación y salimos disparadxs a por Tianmen Mountain!!

Nos alojamos en la casa de una familia muy agradable. Teníamos habitación con baño privado (chinese style). Era muy básico pero para lo que lo queríamos nosotros, ya teníamos más que suficiente. 

Tianmen Mountain

Cómo visitar Tianmen Mountain 

Lo primero que teníamos que hacer era recoger las entradas con el número de reserva que nos habían dado en el alojamiento. Ya íbamos un poco tarde con todo el lío que habíamos tenido para encontrar la casa de Zhangjiajie. Una vez en el recinto, no teníamos ni idea de donde dirigirnos  así que preguntamos y ya nos señalaron la ventanita donde teníamos que ir. Con el número de la reserva no encontraba las entradas (casi nos da un infarto allí mismo) pero con el número de los pasaportes sí que funcionó.

Con las entradas en mano, el siguiente paso era ponernos en la cola para subir a los autobuses que llevan hasta la entrada del parque nacional. Tienen un ejército de autobuses por lo que aunque parezca que haya mucha cola, avanza rapidísimo.

Llegamos a la entrada oficial en medio de las montañas. Aquí nos bajamos del bus y tuvimos que enseñar la entradas y pasar un control de seguridad. De nuevo, nos indicaron que teníamos que subir a otro autobús. Esta vez para llegar hasta la famosa Puerta del Cielo y allí sí, empezar a subir escaleras. Este tramo del recorrido es asombroso! Transcurre por una carretera llena de curvas con unas vistas de vértigo. Las montañas están cubiertas por árboles de un verde intenso que desde la cima dan está preciosa imagen.

La Puerta del Cielo

Os dejamos la imagen de la Puerta del Cielo. No hace falta decir nada más. China tiene tesoros como este.

Puerta del Cielo, Tianmen Mountain

Esta explanada está llena de turistas, no había escapatoria. Pero la verdad que ver al turismo local en acción tampoco tiene desperdicio.

Desde esta parte no solo se obtiene una vista impresionante de la Puerta del Cielo, también de todo el denso bosque y montañas que rodean Tianmen Mountain.

Vistas desde la entrada a Tianmen Mountain en la explanada de la Puerta del Cielo

Empezamos a subir hacia la Puerta del Cielo. Se puede hacer de dos maneras, pagando y subiendo por un ascensor o a pie. No hace falta que diga la opción que escogimos nosotros.

Son un total de 999 peldaños de una escalera con un gran desnivel y a reventar de gente. En algunos tramos daba un poco de impresión mirar hacia a bajo. Después de dos días de ruta en Zhangjiajie National Park que nos nos sentíamos ni las pestañas, pues nosotros a subir 999 escaleras. Estas son nuestras vacaciones.

Ahí estan las 999 escaleras que llevan hasta Puerta del Cielo, Tianmen Mountain

Una vez arriba, se puede pasear por todos los balcones de vértigo que han construido en el filo de la montaña. Impresionante la infraestructura que se han sacado de la nada.

Balcones imposibles para unas vistas de altura, Tianmen Mountain

Las pasarelas mecánicas de Tianmen Mountain

Pero esto no era todo, han agujereado toda la montaña por dentro (desde fuera no se aprecia) y han montado un sistema de escaleras mecánicas que parecen sacadas del futuro. Cuando entramos y vimos todo lo que han hecho, alucinamos. Pasarelas mecánicas interminables que te llevan a lo más alto de Tianmen Mountain.

Interior de la montaña en Tianmen

Se tarda un buen rato en llegar al final de las pasarelas. Tanto que nos dio tiempo a hacer amigos y todo. Un militar que estaba de permiso y que hablaba un poco inglés. La gente es muy curiosa y sociable, en seguida nos daban conversación. Nos hicimos fotos con él, nos quería pedir el WeChat pero cuando le dijimos que eso no existía fuera de China (de momento…) alucinaba. Le hablábamos de facebook, instagram, whatsapp pero ya nos dijo que eso en China no funciona, lo habíamos notado.

Una vez en la cima pudimos caminar por las larguísimas rutas que han ideado a través de puentes colgantes, suelos transparentes y miradores con los que casi se pueden tocar las nubes. Magnífico.

Mapa de toda las rutas construidas en Tianmen
En la cima de Tianmen Mountain
Para caminar por las pasarelas de cristal, había que ponerse estos patucos
Rutas al borde de la montaña, Tianmen Mountain
Caminando entre las nubes, Tianmen Mountain
Tianmen Mountain -ViatgeLovers.com
Tianmen Mountain -ViatgeLovers.com

Para bajar, teníamos que encontrar la estación del teleférico. El teleférico de Tianmen es el más largo del mundo. Todas las indicaciones están rotuladas en inglés, solo hay que buscar Cable Car Station. Nosotros estábamos en la otra punta cuando decidimos que era momento de volver y nos tocó andar un buen rato hasta llegar.

La odisea del Teleférico del Tianmen Mountain

Esto fue un drama ya os lo adelantamos. Llegamos a la estación y nos encontramos con una cola larguísima en zig-zag y un caos de gente y de organización. La organización del Cable Car era pésima, caótica. Nadie daba ningún tipo de explicación. No había indicaciones ni personal del parque. No sabíamos qué teníamos que hacer. Había gente en la cola, gente sentada, gente haciendo cola en otros sitios y gente colándose. Preguntábamos a gente de uniforme que había por allí y nada no nos sabían decir nada.

Esta era la cola para ponerse “a la cola” de verdad

Por suerte, unos turistas franceses nos ven allí con nuestras caras de espanto y la mujer viene a nuestro rescate. Nos dice que primero hay que ir a unas máquinas en otro sitio y sacar un papel con una letra. Por los altavoces van diciendo las letras (alfabeto occidental) que se tienen que poner en la cola. En teoría, mientras no dicen tu letra, no te tienes que poner a hacer cola. Le preguntamos cómo podíamos sacar esos tickets. Llamó a su guía que era chino y hablaba inglés. Un chico majísimo que nos acompañó a esas máquinas y él se encargó de todo. Nos dio los billetes y nos explicó cómo funcionaba el sistema. Otros turistas occidentales nos vinieron a preguntar qué tenían que hacer. Qué organización más pésima.

Teníamos como 10 letras delante. Eso eran horas de espera. Viendo la organización, nos íbamos a quedar atrapados allí hasta el día siguiente.

Primero íbamos de legales. Allí esperando nuestro turno tan inocentes pero viendo el panorama, nos empezamos a colar porque era tal la avalancha de gente que había que cuando abrían la cola, los de seguridad no podían ni controlar los billetes. Lo máximo que hacían era marcártelo y listo, ni miraban la letra.

En plena desesperación nos encontramos con un chico de Mongolia que habíamos conocido en el bus de subida, también desesperado con el tema de la cola. Le ayudamos a sacar los billetes y allí que nos metimos todos, eso parecía la guerra. Empujones, codazos y haciendo de escudo para que no se metiera nadie delante nuestro. Nos lo tomamos a risa porque de verdad que la escena era…parecíamos niñxs pequeñxs…nosotros y los chinos. Hay que recordar que son expertos en construir obras de ingeniería y en colarse así que había que meterle morro.

Cuando conseguimos entrar y nos dimos cuenta de lo que nos esperaba, casi nos da un infarto. Nosotros que pensábamos que habíamos superado lo peor, una cola kilométrica recorría el interior de la estación. Una cola en la que estuvimos casi 4 horas de pie en fila de uno (hay barrotes para que nadie se pueda colar…como se los conocen).

La cola de verdad en el interior de la estación…

Parecía que no llegaríamos nunca, pero sí, por fin entrábamos en la cabina del teleférico. Las vistas desde el interior son asombrosas!! El recorrido es fantástico, no hay momento que dejáramos de mirar al exterior. En total son más 30 minutos de trayecto pasando entre picos de montañas y casi tocando las casas de la gente.

Vistas desde nuestra cabina del cable car
Llegando a la estación del teleférico en la ciudad

Por fin en Zhangjiajie

De vuelta en Zhangjiajie, lo primero que hicimos fue parar en un restaurante porque estábamos hambrientxs. Ya era oscuro y eso que en nuestros planes iniciales habíamos pensado pasar la “mañana” en Tianmen y el resto del día visitando la ciudad…en fin, que ilusos. Al final pasamos todo el día en Tianmen Mountain. No nos imaginábamos la magnitud del lugar. Así que ya sabéis, si vais, Tianmen Mountain necesita un día completo y grandes dosis de paciencia!

 

Siguiente destino…

Al día siguiente, cambiábamos la naturaleza por la primera gran ciudad en la que íbamos a estar en China (sin contar Hong kong, claro). Chengdu nos estaba esperando.

⇒Día 15. Llegada a Chengdu y visita de la ciudad.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!