Presupuesto viaje a Cuba

Presupuesto viaje a Cuba para 2 personas durante 23 días completos:

Vuelos:

Iberia: 2441,62€

Visados: 80€

Coche: 1200€

Alojamiento Cayos hotel todo incluido: 570€

Alojamiento en casa+ comidas+ gasolina: 1040

Total: 5332€

Día 23. La Habana: Habana centro-casa-aeropuerto.

Ayer acabamos de visitar el último lugar que nos quedaba por ver en La Habana, la zona de Casabanca. Así que para aprovechar el día nos quedaríamos por la Habana Centro y visitariamos unos de los paladares más conocidos de La Habana.

Hoy, teníamos el vuelo de regreso a Barcelona por la tarde y  Adiel ya había quedado con un taxista de confianza que nos hacía muy buen precio para llevarnos. Hay que tener en cuenta que, en principio, solo taxis “oficiales” pueden entrar en el aeropuerto. También es muy importante que si estáis en una casa de confianza, mejor que negocien ellos el precio y que llamen a alguien que conozcan personalmente.

La gente de las casas, no se arriesga a tener malos comentarios en internet ya que saben perfectamente que viven de ellos. Depende de en qué casa estéis claro, pero si habéis hecho buena búsqueda, os podéis fiar de ellos. El taxi venía a buscarnos a las 4 de la tarde, así que todavía teníamos tiempo para acabar de aprovechar las últimas horas.

Última visita: Paladar La Guarida

Después de nuestro último y delicioso desayuno, visitamos el Paladar La Guarida, en Habana Centro. Está justo en frente de nuestra casa, en la misma calle. En ese momento, lo estaban reformando pero se podía visitar igual. Si ya está acabado, debe ser aún más espectacular. Es un edificio colonial enorme, donde se rodó parte de la película “Fresa y Chocolate”.

Paladar La Guarida
Paladar La Guarida

Después, fuimos a pasear por los alrededores y nos compramos unas pizzas en nuestro lugar preferido, teníamos que apurar bien para aprovechar los últimos CUCs y CUPs que nos quedaban.

Tormenta en El Malecón

Mientras estábamos en el Malecón, empezó a caer una tormenta espectacular, con un viento que se lo llevaba TODO volando. Intentamos resguardarnos en un portal pero, al final empezamos a correr hasta llegar a casa porque la cosa se estaba poniendo un poco complicada.

En realidad, nos dijeron que hubiese sido mejor meternos en algún local o en el hospital (que estaba cerca). Pero en fin…no somos unos expertos en tormentas caribeñas. Llegamos completamente empapados. El resto de horas que quedaban, las pasamos con ellos charlando tranquilamente. Finalmente, llegó el taxi. Una pena tener que despedirnos de esa magnífica familia.

Aeropuerto: La Habana-Barcelona

Los trámites para salir del país no fueron tan pesados como para entrar. Realmente, pasamos el control de seguridad y de inmigración bastante rápido. Una vez a dentro, nos tocó esperar a la hora de irnos. Un incómodo avión de Iberia nos estaba esperando.

Decíamos adiós a un país que nos había sorprendido profundamente y del cual volvíamos totalmente enamorados. Cuba había calado totalmente en nosotros. Un viaje que recomendamos a todo el mundo, parejas, familias y viajer@s solitarios. Y un viaje necesario para romper estereotipos e ideas predeterminadas que podamos tener sobre este increible lugar.

Todas las entradas sobre Cuba

Página principal: Cuba: recorriendo la isla por libre!: documentación, información y presupuesto. 

Ruta por libre en coche de alquiler

Toda la información para alquilar un coche en la isla

Alojamiento durante nuestra estancia

 

Día 22. La Habana: El cristo y Habana Vieja

Antes de ir al Cristo de La Habana

Ayer visitamos la parte más emblemática (y con razón) de La Habana. Tanto Habana Centro como la Habana Vieja son lugares míticos y no nos defraudaron ni un poquito, todo lo contrario. Debe ser una de las ciudades más fotogénicas del mundo sin lugar a dudas. Hoy, íbamos a ver el Cristo Redentor.

Esta visita fue sugerencia de Adiel, el propietario de la casa donde nos alojábamos (y que recomendamos). Nosotros teníamos pensado pasar el día entre Habana Centro y Habana Vieja. Pero como teníamos tiempo de sobra y el día anterior no llovió, pudimos aprovechar todas las horas de luz.

Visita al Cristo de la Habana

Para llegar al Cristo fuimos paseando hasta la Habana Vieja y allí tomamos el ferry hasta Casablanca que nos costó unos pocos pesos cubanos (moneda nacional) baratísimo. También se puede ir en bus aunque da un poco más de vuelta.

Antes de coger el ferry, como teníamos unos 45 minutos, visitamos la iglesia ortodoxa que está justo delante. Por dentro, solo te dejan pasar hasta el patio, pero por fuera es muy diferente al resto de edificios que hay en Cuba. Llama mucho la atención.

Iglesia Ortodoxa
Iglesia Ortodoxa

En pocos minutos, ya estábamos en el otro lado de la orilla. Para subir hasta el cristo el camino es un poco pesado sobre todo si vas a la misma hora que nosotros, a las 11 de la mañana, mucho mejor ir por la tarde cuando ya no pica tanto el sol.

Para subir, nosotros lo hicimos andando por la carretera, en cambio para bajar, lo hicimos por unas escaleras que hay entre medio de las casas. Más interesante el segundo.

Una vez arriba, se pueden contemplar todas las vistas de la ciudad. También el Cristo que a pesar de estar apuntalado con andamios, se puede ver perfectamente presidiendo toda La Habana.

Cerca también hay la antigua fortificación militar que, en principio, está habilitada para el turismo como museo pero cuando fuimos nosotros (no sabemos por qué) estaba cerrada.

Allí arriba aprovechamos para sentarnos y descansar un rato, mientras tanto conocimos a unos chicos bilbaínos y hablando con ellos se nos hizo ya la tarde.

Comida en el Centro Gallego

Ya de vuelta, eran más de las 4 y todavía no habíamos comido nada. Fuimos a comer al Centro Gallego (recomendado por la pareja que habíamos conocido). Hasta el momento no habíamos ido a ningún restaurante como tal, pero este era nuestro último día en la isla y todavía nos quedaban bastantes CUCs, así que nos dimos un homenaje! La comida era buenísima…después de tantos días de pizza, se nos saltaban las lágrimas! Y de postre, piña colada!

Cuando acabamos que ya era tarde, paseamos un poco más por Habana Vieja y volvimos a Habana centro. Ducha y noche en el Malecón. Nuestra última noche.

Imposible cansarse de los anocheceres en el Malecón
Imposible cansarse de los anocheceres en el Malecón

Mañana eran nuestras últimas horas en Cuba, nos despedíamos de un gran viaje aprovechando al máximo el tiempo que nos quedaba. No te lo pierdas! Nuestro último día en Cuba.

Todas las entradas sobre Cuba

Página principal: Cuba: recorriendo la isla por libre!: documentación, información y presupuesto. 

Ruta por libre en coche de alquiler

Toda la información para alquilar un coche en la isla

Alojamiento durante nuestra estancia

Día 21. La Habana: Habana centro y Habana Vieja

La Habana Vieja

Ayer, recorrimos todo el Vedado y nos sorprendió una buena tormenta caribeña. Hoy, íbamos a visitar parte de Habana Centro (nuestra zona) y Habana Vieja. La Habana no defrauda!

Habana Centro

Todas las callejuelas hasta llegar a Habana Vieja nos ENCANTARON.

Habana centro es la zona de la santería. Por el camino, nos encontrábamos con mucha gente, hombres y mujeres que se dedican a la santería vestidos de blanco. Grupos de gente dentro de las casas con ventanas y puertas abiertas haciendo sus rituales, escuchábamos las oraciones desde la calle. Toda una experiencia.

Habana Centro
Habana Centro

Las calles, los edificios, las ventanitas, todo Habana Centro es Cuba en estado puro. Aunque el objetivo era llegar a Habana vieja, nos parábamos cada dos minutos para hacer fotografías… seguro que os pasará lo mismo. En estas zonas que no son tan turísticas, hay que ser más discreto y no hacer fotografías donde creemos que podemos violentar a alguien. Nosotros NUNCA tuvimos ningún problema, más bien al contrario, nunca nadie nos dijo nada. Pero siempre hay que ser respetuosos.

Llegamos al Capitolio Nacional. Toda la avenida que lleva hasta allí, el Paseo del Prado o Martí, rebosa historia en cada rincón. En La Habana, no es solo visitar sitios concretos o edificios emblemáticos, si no visitar los diferentes distritos en general, callejear. El Capitolio estaba en obras, pero aun así, merece unas cuantas fotos.

El Capitolio, Habana Centro
Habana Centro

Habana Vieja

Ya nos metimos de lleno en Habana Vieja. Para nuestra sorpresa, nos dió la sensación de estar en el barrio del Born de Barcelona! Nos explicaron que el motivo es que muchas personas de la costa mediterránea fueron a hacer dinero a La Habana y se construyeron los palacetes y viviendas en esta zona. Hay plazas y edificios que son prácticamente idénticos.

La Habana Vieja es de visita obligada. Sí, hay muchos turistas pero es que no es para menos. Cada esquina que doblas, te sorprende más. Edificios y monumentos con una historia totalmente ligada a la nuestra.

Podríamos enumerar un sin fin de calles y edificios para visitar de interés turístico, pero es que no hay un lugar en Habana Vieja que no se tenga que visitar. Eso sí, si queréis orientaros un poco, muy importante un mapa, el resto de La Habana más o menos se rige por una arquitectura muy cuadriculada, la Habana Vieja (como todos los cascos históricos) es un laberinto de calles.

Los principales atractivos turísticos se concentran alrededor de la plaza de la Catedral  y de la Plaza Vieja (lejos entre sí, aunque se puede hacer TODO a pie).

Habana Vieja
Habana Vieja

Al ser la parte más turística y más conocida, también suben más los precios, pero si buscáis bien y hacéis un poco de cola, podéis encontrar ventanitas con comida a muy buen precio en moneda nacional y muchas heladerías, a los cubanos les encantan!

Pasamos todo el día por la zona, aunque hacía mucha humedad, al haber edificios tan altos y callejuelas estrechas, al menos no daba tanto el sol, que ya es mucho.

En habana vieja hay un sin fin de locales con música en directo, no dejéis pasar la oportunidad de entrar en alguno. Nosotros evitamos los más turísticos (y más caros), pero nos tomamos unos mojitos en uno mucho mejor  (para nosotros)  Para que me estafen como a un guiri, ya tengo Barcelona.

El Malecón: Habana Centro

Después de refrescarnos en casa, nos fuimos a ver el anochecer en el Malecón.

El Malecon de noche se transforma por completo. Durante el día, con el sol que cae a penas ves a alguien pasando. De noche, está repleto de gente. Familias enteras con la cena casera, niños jugando y grupos de amigos paseando. Incluso mujeres (casi niñas) muy arregladas que casualmente están solas (muchas aunque todo muy discreto).

Empieza a caer la noche en el Malecón
Empieza a caer la noche en el Malecón

Hasta hombres con el traje de buzo dispuestos a pescar algún pez espada (esto nos impresionó mucho). Está completamente prohibido pescar en el malecón, aunque eso no es impedimento para mucha gente. El objetivo principal es buscarse la vida como se pueda. Se lanzan al mar con la única ayuda de un arpón y de sus manos para pescar a estos peces enormes, de noche y sin ninguna luz. Mientras tanto, un grupito de dos o tres los intentan vigilar con una barquita hinchable por si les pasa algo.

Pescadores tratando de encontrar peces espada
Pescadores tratando de encontrar peces espada

Como véis, en el Malecón cuando cae el sol hay una actividad frenética. Por si alguien tiene alguna duda, la zona es completamente segura. Podéis pasear con total tranquilidad. Y luego volver a casa, a pesar de la escasa iluminación, también la mar de tranquilos. La seguridad en Cuba es un factor del cual todo el mundo (pro-régimen y contrarios) presume y quieren preservar a toda costa porque saben que es un valor añadido para el turista que escoge Cuba en lugar de cualquier otro lugar del caribe o de Latinoamérica precisamente por eso, porque Cuba es MUY seguro.

Todas las entradas sobre Cuba

Página principal: Cuba: recorriendo la isla por libre!: documentación, información y presupuesto. 

Ruta por libre en coche de alquiler

Toda la información para alquilar un coche en la isla

Alojamiento durante nuestra estancia

 

Día 20. La Habana: El Vedado

El Vedado, Cuba

El día anterior llegamos un poco tarde y nos quedamos en casa de Deysi y Adiel poniéndonos al día sobre todo el viaje. Hoy, nuestro primer día, lo íbamos a dedicar a visitar el Vedado, eso sí después de volver de deleitar a nuestro paladar con el desayuno que nos tenían preparado. Fantástico como siempre!

El Vedado: turístico y histórico

Llegar hasta el vedado es muy fácil desde donde teníamos el alojamiento, simplemente seguimos todo el Malecón hasta la calle San Lázaro. Un paseo precioso, pero bajo un Sol de justicia.

Orientarse no es complicado y siempre se puede preguntar (no que te acompañen hasta el lugar…seguramente luego te van a preguntar por una propina, aunque no todo el mundo es igual), nosotros recomendamos tener un mapa de la Habana a mano. Con el de Lonely Planet tuvimos más que suficiente, además hay que tener en cuenta el doble nombre de muchas calles (el nombre nuevo y el viejo) y en la guía te vienen todas las equivalencias.

Con lo primero que nos topamos fue con la Universidad de La Habana. La arquitectura es preciosa. Todos los edificios alrededor de la Universidad son señoriales. Está el Museo de Historia Natural Felipe Poey y el Museo Napoleónico.

Universidad de La Habana

La Plaza de la revolucion

Seguimos la Avenida de Manuel de Céspedes y nos encontramos con el Monumento a José Miguel Gómez. Más abajo, nos encontramos una de las zonas más simbólicas de La Habana, la Plaza de la Revolución.

Alrededor de esta enorme plaza llena de historia se encuentra el Ministerio del Interior, el Memorial a José Martí y el edificio del Comité General del Partido Comunista de Cuba. Todos vastos edificios de arquitectura comunista con la cara del Che en tamaño gigante en su fachada. Ya os podéis imaginar, debe ser una de las zonas más fotografiadas de la ciudad sin duda. Por supuesto, nosotros no íbamos a ser menos…!!!

Plaza de la Revolución, El Vedado
Plaza de la Revolución, El Vedado

Todo este recorrido, parece poca cosa, pero en realidad las distancias son más grandes de lo que parecen. Estábamos acostumbrados a tenerlo todo cerquita en los otros pueblos y aquí tocaba andar bastante. La Habana es muyyyy fotográfica, no hay rincón que no valga la pena!

El Vedado es un zona muy turística. Muchos restaurantes, hoteles y alojamientos. También es la zona más reformada y “más moderna”. Paseamos por todas las callejuelas, volvimos a pasar por el emblemático hotel Habana Libre. Llegamos hasta la embajada de Estados Unidos, curiosamente, la plaza que hay justo delante lleva por nombre Plaza tribuna Anti-imperialista…. Toda esta zona está repleta de edificios coloniales totalmente reformados ocupados por las diferentes embajadas.

Tormenta caribeña

Estábamos agotados de tanto calor, y ya veíamos las nubes acercándose. Así que empezamos el regreso a casa…pero por el camino empezó a diluviar. Nos pudimos resguardar debajo de un puente con un grupo de personas. Cuando empiezan estas tormentas, lo mejor es meterse dentro de algún local, tienda o portal. El viento sopla muy fuerte y puede llegar a ser peligroso, más que nada por todo lo que sale volando. Durante este rato, conocimos a una mexicana afincada en EE.UU con una curiosa historia, cualquier momento es bueno para conocer gente.

De camino a casa y después de la lluvia, compramos unas pizzas, cenamos y después fuimos a ver anochecer en el Malecón. Precioso, no brilla la luz en ningún otro lugar como en Cuba cuando cae la noche. Desde ese día, fuimos cada atardecer. El Malecón de noche se transforma (más y mejor). Más adelante os lo explicamos.

Puesta de Sol en el Malecón, Cuba
Puesta de Sol en el Malecón, Cuba

El Vedado nos había gustado (como todo en La Habana) pero nos quedamos con Habana Centro, donde teníamos la habitación. Mucho más real, menos turística, más cubana.

Al día siguiente nos íbamos al otro extremo de La Habana, Habana centro y Habana vieja.

Todas las entradas sobre Cuba

Página principal: Cuba: recorriendo la isla por libre!: documentación, información y presupuesto. 

Ruta por libre en coche de alquiler

Toda la información para alquilar un coche en la isla

Alojamiento durante nuestra estancia