Great Ocean View Road

Great Ocean Road, Australia

Recorriendo la Great Ocean Road en 2 días

Hoy empezábamos a recorrer una de las carreteras más famosas de Australia, la Great Ocean Road. Se puede hacer en varias etapas y de hecho se puede hacer más o menos recorrido. Si se quiere, se puede atravesar casi todo el sur de Australia siguiendo esta carretera escénica, aunque el último punto que cuenta con interés turístico va un poco más allá de la localidad de Port Campbell.

Conducir por la Great Ocean Road

¿Alquiler de coche o campervan para hacer la Great Ocean Road?

Esta fue la primera duda que nos surgió cuando planificábamos nuestra estancia en Australia. Después de hacerla, recomendamos 100% alquilar un coche. El free camping con autocaravana/campervan no está permitido en ningún lugar de la Great Ocean Road, por lo que no te sirve de nada. Hay que ir a campings o moteles que te cobran el mismo precio que si vas sin campervan. Nosotros de hecho, dormimos en el coche aunque no está permitido, pero no es lo mismo ver un coche aparcado que una campervan que llama muchísimo más la atención.

Alquiler de coche y condiciones 

Nosotros alquilamos el coche por Internet dos días antes. Nos salió por 70 dólares australianos 2 noches. Para hacerlo, lo único que se necesita es el pasaporte y el permiso de conducción internacional. El trámite fue muy rápido y sin trampas ni cosas raras. La devolución, lo mismo. Nos dieron un suzuki swift automático. Y todo funcionó a la perfección.

Lo único que hay que tener en cuenta es que allí no tienen “parte en caso de accidente”. La típica hoja que rellenamos en la mayoría de países europeos cuando tenemos algún accidente por leve que sea. Nos lo avisaron muy mucho en la agencia porque vieron que teníamos pasaporte español.

En Australia, en caso de accidente, hay que quedarse con los datos del otro conductor o conductora y la matrícula del vehículo. A partir de ahí, las aseguradoras se ponen en contacto y mediante las cámaras de tráfico y los desperfectos del vehículo se resuelve el asunto.

Al ser un coche alquilado, si que nos dieron una hoja que podíamos rellenar en caso de accidente para saber todos los datos que necesitábamos, pero en ningún caso es vinculante ni exige la firma de los conductores o las conductoras de los vehículos implicados. Por ese motivo, te “retienen” una cierta cantidad de dinero de la tarjeta de crédito como fianza.  Aunque el accidente no sea culpa tuya, van a utilizar ese dinero para la reparación del vehículo hasta que se dictamine que no ha sido responsabilidad tuya y te devuelven el dinero. No se porque se complican tanto la vida…

Salida de centro de Melbourne

El tema es que la agencia de alquiler estaba en pleno centro de Melbourne. No es lo mismo que cuando alquilas un coche directamente en el aeropuerto que ya tienes allí tu autopista. Salir del centro de Melbourne y acertar con la carretera fue…un poco estresante (diciéndolo en plan light).

Las carreteras están en buen estado, lo único que es NECESARIO tener gps o maps.me o google maps o ALGO para poder salir de Melbourne. Es una gran ciudad, y como todas las entradas/salidas a grandes capitales puede ser bastante complicado. No solo por el tráfico (en Barcelona es mil veces peor) sino por el entramado de carreteras que hay en la salida. Para saber cuál hay que tomar, hay que tener el GPS encendido, tomárselo con calma y, aun con todo, es posible que os saltéis la salida…Pero todo tiene solución.

Conducción en Australia

Lo único que hay que tener presente es que se conduce por la izquierda, nada más. Y, además encontraréis un montón de señales de tránsito que es lo irán recordando todo el camino.

La mayor parte de la Ocean Road cerca a Melbourne estaba en buen estado. Pero a la que empezamos a alejarnos, muchos tramos estaban en obras y otros en pésimas condiciones, lo que nos ralentizó un poco el viaje.  Seguramente, en cuanto acaben todas las obras, quedará impecable, cuando fuimos nosotros, no lo estaba. Aunque como mínimo, no hay que pagar ningún peaje! Eso ya es una alegría! Una carretera así de turística aquí, sin peaje, sería impensable. De hecho, nosotros pensábamos que tendríamos que pagar en cualquier momento…así de malpensadxs somos.

Dónde dormir durante el recorrido

Esto depende de lo lejos que quieras llegar. Si se hace el recorrido típico, el último pueblo para hacer noche suele ser Port Campbell. Nosotros hicimos allí la primera noche, son unas 6h (más o menos contando paradas) desde Melbourne. Si se quiere segmentar más, se puede dormir en los cientos de hoteles y moteles que hay a lo largo de la carretera, encontrar alojamiento no va a ser un problema. Para estar más seguros, también se puede reservar por Internet con antelación.

No esta permitido el free camping ni el “overstay night”

El free camping sería para las caravanas, campervans, tiendas de acampar, etc. y el overstay night es para la gente que, conociendo este truco, se queda a dormir en el coche. Cualquier pequeño pedacito de tierra en el que se puede aparcar está señalizado con estas advertencias. A pesar de eso…mucha gente se queda a dormir en el coche.

Nosotros pasamos la noche frente al mar en Port Campbell durmiendo en el coche y teníamos un montón de vecinos y vecinas jejejeej Incluso nos tuvimos que alejar un poco para que no nos molestaran con el ruido de las puertas de los coches. Lo mejor es que justo al lado, había un camping donde tenían que ir todas las campervans…

De hecho, en Port Campbell, tienen ya tan seguro que la gente se va a quedar a dormir en el coche que incluso hay baños públicos gratuitos e impecables con cambiadores abiertos 24h al lado de la zona del aparcamiento.

Otra opción es dormir en un hotel, apartamento o hostel en Port Campbell o en cualquier otra localidad. De hecho, los precios no son para nada desorbitados porque hay mucha competencia.

Nosotros dormimos la mar de bien!!!!!!!!!!

Qué llevar en la mochila

Hay algunas tiendas y supermercados durante el recorrido pero a precios muy elevados, el doble de lo que cuestan en realidad. Mejor que llevéis provisiones de comida, agua y snacks.

En los acantilados hace bastante fresquito porque sopla muy fuerte el viento.

Y si, como nosotros, pasais la noche en el coche, algo de abrigo por si las moscas.

A parte de eso, muchas ganas de disfrutar de estos increíbles paisajes!

Nuestra ruta por la Great Ocean View Road

El primer día, salimos del hostel muy temprano y cargados con las mochilas y nos fuimos ANDANDO hasta la agencia de alquiler de coches en el centro de Melbourne. Tardamos casi una hora en llegar…No es que seamos masocas, pero si cogíamos el tren o el tranvía, teníamos que recargar la Myki Card con 10 dólares cada uno! O sea que un tramo de 10 minutos en transporte público, nos costaba 20 AUD!!! Eso sí que no. Salimos con un montón de margen de tiempo y a andar! Fue una matada ir con las mochilas pero al final llegamos…! Al menos, el camino es precioso hasta llegar al centro…aunque no nos consolaba demasiado…

Llegamos a la agencia que parecía que habíamos subido y bajado un par de veces las Torres del Paine y todavía no habíamos empezado la ruta, en fin… Todo el trámite fue la mar de ágil y en pocos minutos ya estábamos dentro de nuestro coche dirección a la Great OceaRoad!

Después de algún percance y alguna infracción (no muy grave) para conseguir salir de Melbourne, ya vimos la señal de tráfico en marrón con letras enormes  “Great Ocean View Road, scenic route” que señaliza todo el recorrido. Por fin!!!

Paradas durante el recorrido/puntos de interés

Se pueden hacer algunas más y algunas menos, pero estas son las que nosotros hicimos y son las más típicas:

⇒Bells Beach

Unas playas rodeadas por unos enormes acantilados. Bells Beach es muy frecuentada por surfistas. En la parte de arriba hay un mirador y es desde donde se aprecia mejor la panorámica. También se puede bajar a la playa si os hace ilusión!

⇒Anglesea

Esta población no tiene nada de especial, la gracia es llegar hasta el club de golf donde se viven en libertad una comunidad de canguros. El desvío está en la carretera principal por lo que hay que estar atentxs o es fácil saltárselo. A partir de ahí, mejor marcar el club de golf en el GPS y seguir las indicaciones. De otra manera, es complicado llegar.

Esta comunidad de canguros está controlada y todos ellos están marcados para controlar la población. No es que haya sobrepoblación, es para que en caso de atropello mortal se puedan cuantificar. El tema de los atropellos a canguros en las carreteras es un drama… nosotros vimos bastantes canguros muertos tirados en el arcén. Horrible. Hay señalizaciones por todas partes y en la misma señal de tráfico, hay un número de teléfono al que llamar en caso de encontrarse con un canguro malherido.

Aparcamos en el párquing y nos metimos un poco por el campo de golf, nadie nos dijo nada. Nos encontramos con unos 4 canguros descansando tranquilamente. No nos acercamos mucho porque había señales advirtiendo de posibles ataques.

⇒Lorne

⇒Kenneth River

Este fue uno de los momentos más mágicos de la ruta. El desvío está a mano derecha, se puede aparcar en el párking y subir el camino que sale a la izquierda del bar que hay. O, directamente, entrar al cámping, nadie te dice nada. Toda esta zona está repleta de eucaliptos, territorio koala.

Solo empezar a andar, ya vimos los primeros. Qué ilusión!!!! Estaban muy cerca y no son nada asustadizos. Tuvimos la gran suerte de ver muchísimos!!! Eso sí, los koalas son muy territoriales, uno en cada eucalipto, no son de compartir. En uno de los árboles había dos koalas y uno casi tiró al otro al suelo de un empujón. Los grabamos mientras el perjudicado no hacía más que gritar…nos daba una penita. La mayoría de ellos estaban durmiendo o comiendo, aunque pudimos ver a un par por el suelo andando cambiando de árbol. Son preciosos. Solo por verlos, ya merece la pena nuestro viaje a Australia.

 

Koalas en Kenneth River

⇒Apollo Bay

Más playa y más acantilados. Naturaleza on fire!

⇒Lorch and Gorge

Este lugar es de los mejores del recorrido. Unos acantilados con formas curisosas y con historias detrás que todavía le dan más emoción al lugar.

⇒Doce apóstoles

La parada por excelencia de la Great Ocean View Road y uno de los símbolos más conocidos de Australia. Nosotros llegamos en mala hora para hacer fotos, nos salían todas super oscuras. Pero, en realidad, era el mejor momento para visitarlo…la puesta de sol, una pasada. Realmente el paisaje es sobrecogedor, mires hacia donde mires, te quedas totalmente impresionada. Precioso. Nosotros no se cuanto tiempo nos quedamos, la imagen hacia un lado y hacia otro es simplemente genial.

Al día siguiente, repetimos…no nos pudimos resistir!

⇒Port Campbell

Esta fue la localidad que utilizamos para pasar la noche. Es un pueblecito muy pequeño, hay un super (muy caro) para comprar provisiones y algún bar para hacer una cerveza.  Poco más.

Sí que tiene una playa preciosa rodeada de unos acantilados enormes, un lugar ideal donde pasar la noche. Nosotros aparcamos justo delante y el despertar fue increíble.

⇒The Arch

Imagen de postal. Igual de bonita que los doce apóstoles. Un lugar precioso. Fuimos a primera hora de la mañana, no había nadie. Genial.

⇒London bridge

Brutal! la fuerza del mar ha moldeado los acantilados a su antojo. Se parece a the Arch, los dos lugares de lo mejor!!!!

⇒Thunder Cave

Una cueva hecha de diversos minerales que tiene salida al mar. Hay unas escaleras de madera para poder bajar hasta la parte inferior. No es tan espectacular como los otros lugares pero es muy interesante!

A partir de este punto, empezábamos la vuelta.

Cape Otway Lightstation

Únicamente paramos en los 12 Apóstoles (nos quedaríamos horas…) y en Cape Otway Lightstation…vaya timo, NO VAYÁIS. El camino es de tierra, en malas condiciones y cuando llegas aquello es una ratonera. Hay un mini parquing, los coches y las caravanas aparcando como podían, parecía el tetris y atención…había que pagar 20$ para entrar al faro y ver las vistas. Tal y como llegamos, dimos la vuelta y nos fuimos.

Pasamos la última noche en Geelong porque era la localidad más cercana a Melbourne, no tiene nada de especial. Al día siguiente, teníamos que dejar el coche a las 9 de la mañana y queríamos estar lo más cerca posible.

Sin duda, merece la pena recorrer la Great Ocean Road, una grandísima experiencia que te muestra algunos de los mejores paisajes de Australia!


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!

Día 7. Ballarat Wildlife Reserve-centro de Melbourne y Chinatown

El día anterior llegábamos MUERTXS a Melbourne después de un trayecto de lo más movidito en el tren nocturno. Y decidimos recuperar fuerzas y quedarnos en el hostel planificando nuestra ruta. En esta entrada os explicamos cómo moverse por Melbourne, las últimas horas en Sydney y nuestras primeras horas en esta mega urbe.

⇒Día 5 y 6. Sydney- Manley-Tren nocturno hacia Melbourne.

De camino al centro de Melbourne

Hoy sí que nos despertábamos con energía. Teníamos todo el día por delante! Lo bueno del hostel es que nos entraba el desayuno con el precio de la habitación y era bastante completo. Mejor, porque íbamos a necesitar fuerzas.

Botanic Gardens

Lo primero que hicimos fue recorrernos todos los Botanic Gardens de punta a punta. Llegamos andando porque los teníamos a 10 minutos a pie desde nuestro hostel.  Al final, nos dimos cuenta de que no estábamos tan lejos como pensábamos.

Estos jardines son ENORMEEESSSS!!!!!!!!!! No se acababan nunca!! El parque está lleno de gente haciendo deporte y paseando con la familia. Está muy cuidado y llega hasta el centro de la ciudad. Dentro del este inmenso parque se encuentran diversos puntos de interés. El más relevante, el monumento a los caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Atravesamos todos los jardines de un extremo a otro hasta llegar al puente que cruza el río y que te lleva de pleno al centro de Melbourne. Nada más cruzarlo, se encuentra el punto de información turística de la ciudad (nosotros no fuimos) y la estación de tren de Flingers, una de las más importantes. Nosotros continuamos hasta la estación Southern Cross (la estación principal de Melbourne) para coger el tren hasta Ballarat.

Ballarat Wildlife Reserve, la peor experiencia posible

La idea de hoy era ir por la mañana hasta Ballarat Wild Reserve y por la tarde, conocer la ciudad. Nosotros no somos para nada de visitar ni zoos ni nada por el estilo. Pero leímos varias reseñas por Internet sobre este lugar y finalmente nos decidimos…nos arrepentimos al minuto uno de estar allí, horrible.

Evidentemente, no habíamos tenido en cuenta el nivel intelectual de la gente que escribe los comentarios sobre este sitio. Incluso en blogs de viajerxs conocidos lo pintaban como un lugar super idílico, suponemos que se llevaron una buena comisión por escribir semejantes mentiras.

Nos vamos a saltar todo el capítulo sobre cómo llegar porque encima se tarda como 2 horas y hay que combinar varios medios de transporte y no queremos que NADIE vaya a este lugar. Eso sin comentar, lo carísimo que es el tren en Melbourne.

Animales en pésimas condiciones

Cuando entramos, nos dimos cuenta en seguida del panorama. Animales encerrados en lugares diminutos sin espacio para moverse ni para reproducir comportamientos propios de su hábitat natural. Hasta tenían blue-penguins en una mini piscina como si fueran pececitos. Estos pingüinos los vimos en libertad estando en Nueva Zelanda y están acostumbrados a nadar kilómetros y kilómetros en alta mar. Ahí estaban, en una mini charca que no llegaba ni a piscina dando vueltas por el borde super nerviosos.

Los canguros sí que iban sueltos por allí. Si pagabas 2$ más te daban una bolsa con comida para dar de comer a los canguros y así estaban, gordos como vacas, totalmente domesticados. El resto de animales bien encerrados, cocodrilos de 2 metros encerrados en un espacio tan pequeño que no podía ni darse la vuelta. Un dragon de Komodo que no se qué narices hace en un zoo y no en la isla de Komodo, dando golpes al cristal intentando salir (os dejamos el vídeo) e iguanas marinas de las Galápagos encerradas en mini jaulas cuando estas iguanas andan y nadan rapidísimo en libertad. Incluso tenían tortugas gigantes de las Galápagos también que las habían traído a aquel horrible lugar encerradas en una jaula de 2×2. Es que nos daban ganas de llorar y más, después de haber visto a todos estos animales en libertad. Horrible.

Una falsa “reserva”

Encima iban de preocupados con la preservación de las especies. En plan, tenemos aquí estas iguanas marinas porqué están en peligro de extinción. Cuando en realidad las han substraído de su hábitat natural donde sí que las están protegiendo para que no se extingan. El lugar de verdad daba miedo. No se cómo se permiten este tipo de lugares hoy en día en un país como Australia.

Total que nuestra visita duró nada y menos, y lo último fue ver a los koalas encerrados, nos daba algo. Eso sí por 40$ podías coger a uno en brazos y hacerte una foto. Como si fueran perritos.

Si lo llegamos a saber…

Nos fuimos de allí con unos remordimientos enormes por haber contribuido con nuestra entrada a que depravados se hagan ricos a costa de explotar animales y sacarlos de su hábitat natural donde se encuentran en perfectas condiciones. Con este mal cuerpo volvíamos a Melbourne.

Chinatown

Llegamos a media tarde a Melbourne y nos metimos de lleno en uno de los distritos más animados de la ciudad, Chinatown!!

Este barrio se encuentra en pleno centro y está repleto de restaurantes chinos y coreanos. Grupos de jóvenes asiátios inundan las calles y realmente parece que estas en cualquier lugar de Asia menos en Melbourne. Es un lugar super animado, lleno de gente, música, luces, supermercados chinos con sus productos chinos (hay que entrar en alguno, obligatorio!) y un montón de tiendas productos de belleza y maquillaje al estilo asiático.  Nos vino bien para subirnos el ánimo después de la tortura de Ballarat.

Nosotros no entramos a comer en ningún local pero los platos tenían MUY buena pinta y a precios muy económicos (para lo que es Australia…).

Great Ocean View Road

Llegamos al hostel ya de noche, tocaba preparar las mochilas. Mañana empezábamos una ruta en coche por la Great Ocean View Road.  En la siguiente entrada, explicamos los detalles para alquilar un coche y toda la ruta que hicimos durante estos dos días completos /tres noches de coche.

⇒Día 8, 9 y 10. Great Ocean Road


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!

Día 5 y 6 Sydney: Manly- distrito financiero-tren nocturno a Melbourne

Opera de Sydney

Este era nuestro último día en Sydney, por la noche cogíamos el tren nocturno hasta Melbourne que duraba unas 12 horas. El día anterior volvíamos un poco decepcionados de las Blue Montains pero lo arreglamos paseando por la noche por la increíble ciudad de Sydney.

⇒Día 4. Katoomba-Sydney

Hoy nos quedaba una última cosa por ver de Sydney, la zona de Manly, a la vuelta aprovecharíamos para ver el distrito financiero con más detalle. Nos quedaba dinero en la Opal Card y en el hostel nos recomendaron gastarlo yendo Manly. Nos pareció buen plan, un día de relax no nos iba a ir nada mal.

Manly

Cómo llegar a Manly

El ferry a Manly es un transporte regular y sale cada media hora más o menos. Como hemos dicho se paga con la Opal Card y cuesta unos 7AUD.

Manly, playas y más playas

Manly es como la zona de playa de Sydney. Hay varias playas de estas larguísimas de arena fina donde tumbarse y relajarse aunque en la mayoría de ellas no te puedes bañar debido al fuerte oleaje y a las corrientes. Eso sí, si eres un/a amante del surf vas a disfrutar de lo lindo.

Playa de Manly
Playa de Manly

Reserva Marina de Manly

Hay otra zona, donde sí es posible el baño y la práctica de snorkle. Siguiendo una pasarela de madera que sale de la parte derecha de la playa principal de Manly, se llega a una reserva marina ubicada en una pequeña bahía. La playa más bonita de Manly sin duda. El agua está completamente en calma y se puede hacer snorkel sin correr ningún riesgo. Nosotros no hicimos porque no llevábamos ni gafas ni nada (mal preparadxs), aunque la gente se metía con neopreno de cuerpo entero, creemos que el agua estaba bien fresquita, así que igualmente, no se si nos hubiéramos atrevido. El lugar es muy agradable y tranquilo sin apenas gente. Nos sentamos en una de las mesas de madera que hay en la sombra y nos quedamos disfrutando de la brisa marina.

Reserva Marina en Manly
Reserva Marina en Manly

Durante el camino de vuelta, nos encontramos pequeñas iguanas (nada que ver con las de las Galápagos) pero eran muy graciosas también, muy coloridas y escurridizas. Durante el camino que une las dos playas, hay diversas explicaciones de todas las especies que viven en esta reserva marina protegida, entre ellas, estas llamativas iguanas.

Iguanas en la reserva de Manly
Iguanas en la reserva de Manly

A parte de las playas y la reserva marina, Manly es un punto muy comercial. Muchas tiendas para comprar souvenirs, bares, pubs, etc. Podría ser Sydney o podría ser cualquier punto de playa bien explotado del mediterráneo. Pasamos la mañana y comimos allí mismo.

Skyline de Sydney desde el ferry

Cogimos el ferry de vuelta a las 4 de la tarde. La vuelta es mucho mejor que la ida porque desde el barco se ve todo el skyline de Sydney. Preparad las cámaras!! Es una imagen de postal, la típica imagen icónica de Sydney con la Ópera de fondo.

Skyline de Sydney
Skyline de Sydney
La Opera de Sydney desde el ferry
La Opera de Sydney desde el ferry

Distrito financiero de Sydney

En media horita, ya estábamos en el puerto de Sydney y nos quedaba toda la tarde por delante. Íbamos a aprovechar estas últimas horas en Sydney para adentramos en el distrito financiero. El primer día, ya recorrimos una parte pero lo hicimos muy por encima y había algunos edificios emblemáticos que no vimos.

En el distrito financiero, se concentran las empresas más importantes de Australia y multinacionales de primer nivel. Rascacielos y edificios históricos son sedes de bancos, empresas tecnológicas y bursátiles. Por sus calles, se pueden ver hordas de hombres y mujeres trajeados a la última moda. Y cuando decimos a la último moda, es literalmente. Nada de vestimenta gris y sobria, más bien todo lo contrario, parecía un pase de modelos. En Sydney hay que estar muy a la moda! Por la hora que era (5 de la tarde) ya estaban todos haciendo el “afterwork” tomandose sus cervecitas en las terrazas y es que en esta zona hay una gran oferta de pubs y restaurantes enfocados a este tipo de público.

Estos fueron algunos de los edificios más emblemáticos por los que pasamos.
Nuestro tiempo en Sydney se estaba acabando…con los días que le habíamos dedicado, nos había dado tiempo de sobras de conocer lo principal de la ciudad.

Cómo llegar a Melbourne desde Sydney

Hay diferentes maneras de desplazarse entre las dos ciudades más importantes de Australia. Nosotros simplemente escogimos la más barata.

-Avión

Jetstar conecta las dos ciudades con una frecuencia de vuelos muy alta. A pesar de ser una compañía low cost, los precios son muy elevados, teniendo en cuenta la “corta” distancia entre las dos ciudades.

-Tren

Hay un tren nocturno que tarda unas 10 horas. No es lo más cómodo del mundo, pero a día de hoy, es lo más económico. No se trata de un tren de estos con camas o asientos reclinables. Es un tren normal, lo único que funciona de noche, sin más. Los asientos si que son un poco más acolchados de lo normal. Para comprar el billete, se puede hacer por Internet o en la ventanilla directamente y son asientos reservados. No se puede pagar con la O’pal card.

-Bus

Hay varias compañías que hacen este trayecto. Hay que mirar bien los precios, porque a nosotros no nos parecieron nada baratos para la paliza que es.

Tren nocturno Sydney-Melbourne

Para llegar a Melbourne desde Sydney hay varias opciones como hemos dicho. Evidentemente, se puede ir en avión, la opción más rápida y la más cara. En bus, hay un línea que conecta las dos ciudades y también hace el trayecto de noche y, la última, el tren nocturno. Nosotros pensábamos ir en bus pero después nos dimos cuenta que era mucho más barata la opción del tren que del bus y tardaba un poco menos. No sabemos porqué motivo la verdad…

Así que después de estar todo el día recorriendo la ciudad, volvimos al hostel con el tiempo justo para recoger las mochilas que nos habían guardado e irnos hasta la estación de tren. Por suerte, teníamos la estación de tren a 5 minutitos. El tren a Melbourne nos esperaba. Para entrar solo tuvimos que enseñar los billetes por el móvil y nada más. El tren a pesar de ser nocturno no es que sea muy cómodo, los asientes se reclinan un poco..pero no como para dormir del tirón. Ahora solo quedaba esperar…

Día 6. Primer día en Melbourne

El primer día en Melbourne llegamos tan hechos polvo del viaje en tren que nos dedicamos a descansar y aprovechamos para preparar el resto de nuestra ruta…pero antes algunos apuntes.

Cómo moverse por Melbourne

Llegamos a Melbourne un poco descolocadxs. No habíamos dormido nada o casi nada en el tren y ahora teníamos que situarnos. Nuestro hostel no estaba bien bien en el centro, por lo que teníamos que coger otro tren para llegar. Viéndolo con perspectiva, creo que vale la pena coger un alojamiento más en el centro porqué fuera de éste, no hay mucha cosa para visitar en Melbourne. El nuestro estaba a solo 10 minutos en tranvía o tren pero es que el transporte en Melbourne es MUY caro, mucho más que en Sydney.

Para moverse por Melbourne hay que COMPRAR la Myki carad. Decimos comprar porque en Sydney la tarjeta en si era gratuita, solo se tenia que recargar. Pero, la Myki card costaba 6$ por persona sin recarga alguna…y adivinad, la recarga mínima eran 10$. O sea que en un segundo tuvimos que pagar 32$. Ya estábamos planeando alternativas y estrategias varias para aprovechar al máximo la recarga que habíamos hecho y para no gastar más de la cuenta…

Alojamiento en Melbourne

Por fin en el Claremont hostel. La zona donde se encuentra nos gustó mucho. Muy residencial y tranquila. Hay muchos restaurantes y cafeterías en la carretera principal aunque no es que seamos muy fans de las cafeterías nosotros. Estaba a dos minutos de una estación y de los Queen Gardens. El hostel estaba bastante bien, además tuvieron del detalle de dejarnos desayunar el mismo día de la llegada. Hicimos habitación privada con baño compartido y nos salió por 50€ la noche. El resto del día lo dedicamos a descansar y a explorar los alrededores del hostel.

Al día siguiente, completamente recuperados, empezamos la visita por esta zona.

⇒Día 7. Melbourne-Ballarat Wildlife Reserve-Melbourne (Chinatown)


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!

4. katoomba-Sydney

Opera de Sydney de noche

Hoy despertábamos en Katoomba después de haber hecho el día anterior una ruta a pie por las Blue Montains. El día de hoy lo íbamos a dedicar a descansar en el super hostel de Katoomba y por la noche, nos íbamos a conocer la Ópera de Sydney y la zona del puerto. Ya la habíamos visto durante el día y tenía pinta de tener mucha vida durante la noche…acertamos,

El día anterior, habíamos hecho una ruta por las Blue Montains. Hicimos el camino más popular (y el único que hay) que va desde las Three Sisters hasta las Katoomba falls. Como comentamos en la entrada anterior, nos supo a poco. No es un lugar al que valga la pena ir hablando muy sinceramente.

⇒Día 3. Excursión desde Sydney a las Blue Montains

De vuelta  a Sydney

Después de comer, cogimos el tren de vuelta a Sydney, con la sensación de haber perdido un poco el tiempo. La parte positiva es que pudimos descansar en el hostel. Era super acogedor, con un montón de salas comunes y con un wifi que funcionaba a la perfección y a mitad de precio que en Sydney. Lo mejor de todo es que pudimos lavar toda la ropa gratis, todos los huéspedes podían utilizar la lavadora y la secadora libremente. Tuvimos que hacer un poco de guardia porque todo el mundo tenía la misma idea…casi se nos colan en la secadora pero estuvimos rápid@s.

Como hemos dicho, las Blue montains nos decepcionaron un poco, quizás era más el hecho de haber visto las three sisters que el lugar en si…que tampoco tenía nada de especial.

Durante la mañana, salían varios trenes hacia Sydney, nosotros no lo cogimos hasta el medio día…aprovechamos todas las “facilities” del hostel hasta el último momento.

A media tarde nos plantábamos en Sydney y volvimos al mismo hostel, esta vez con habitación compartida. Tampoco había mucha diferencia, en lugar de dos éramos cuatro personas en la habitación y con baño dentro así que no teníamos que salir fuera del cuarto.

Sydney de noche

Ya habíamos visto la Ópera durante el día y nuestro objetivo de hoy era verla iluminada por la noche. Así que una vez oscureció pusimos dirección a la Ópera.

Sorpresa de la noche, Sydney una ciudad multicultural como pocas!

Pasando por el Hyde Park nos encontramos con una sorpresa inesperada. De lejos nos pareció ver un grupo de castellers aunque pensamos que sería algún grupo de gente haciendo capoeria o algo por el estilo… Pero nos acabamos acercando por pura curiosidad.

Efectivamente, eran un grupo de castellers “Sydney Human Towers”. Algunos catalanes y catalanas y otros australianos y australianas que han montado un grupo de castellers. Fue muy interesante conversar con ellos, nos estuvieron explicando cómo llegó cada uno, las trabas y las ventajas de vivir en Sydney, etc. Aprendimos un montón! Viajando te encuentras con gente de todo tipo, la mayoría con historias fascinantes de las que aprender.

Sydney Human Towers en Hyde Park
Sydney Human Towers en Hyde Park

Opera house de noche

Llegamos a la Ópera y si que estaba iluminada pero digamos que la iluminación está más bien puesta en las fotos…tampoco era para tanto. Eso sí, toda la zona que rodea el edificio es una zona de ocio nocturno de lo más pijo.

Estuvimos dando una vuelta por el embarcadero, había muchísimo ambiente y no nos apetecía nada volvernos al hostel. Nos quedamos hasta tarde paseando por el puerto. Nosotros ya habíamos cenado antes de salir, pero vimos muchos restaurantes con terracita y con platos que tenían muy buena pinta (no sabemos los precios…)

Manly

Manly era lo último que nos quedaba por ver de Sydney antes de partir hacia Melbourne. Lo dejábamos para el último día!

⇒Día 5. Sydney-Many-SYdney


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!

3. Visita a las Blue montains desde Sydney

Three Sisters, Blue Montains

Ayer fue nuestra primera toma de contacto con Sydney (el primer día no cuenta…estábamos muertxs) y nos encantó la ciudad! Hoy cogíamos el tren hasta Katoomba donde íbamos a hacer un trekking por las Blue Montains. Esa misma noche, nos quedábamos a dormir en Katoomba y al día siguiente, de vuelta a Sydney.

Os dejamos toda la ruta por los principales lugares de interés de esta vibrante ciudad que hicimos el día anterior en esta entrada:

⇒Día 2. Sydney: Hyde park-botanic Garden-Opera-harbour-the Rocks-Bondi Beach

Información práctica Blue Montains

⇒Cómo llegar a las Blue Montains desde Sydney

La mejor manera de llegar hasta las Blue Montains desde Sydney es con un tren regional. Tarda más de 2h porque va haciendo paradas regulares en diferentes lugares pero el viaje no se hace muy pesado. Salen con bastante frecuencia pero mejor siempre comprobar el horario el día anterior.

Otra manera de visitar las Blue Montains es hacerlo en un tour organizado. Se puede contratar desde el Information Point que se encuentra en The Rocks. La verdad que después de hacer la visita por nuestra cuenta…no vale la pena gastarse el dinero en un viaje organizado. Es muy fácil llegar y toda la ruta está perfectamente señalizada.

Lo gracioso del tema es que nosotros fuimos hasta el punto de información turística de Sydney porque nos encontrábamos en la zona de the Rocks y aprovechamos para preguntar por el tema del tren y para ver si nos daban algún consejo y nos encontramos todo lo contrario.

La mujer estaba empeñada en que contratáramos un tour y solo hacía que decirnos que era muy difícil llegar, que los puntos a visitar eran muy remotos y que costaba mucho llegar sin un guía. Tan remotos no serían si todo el recorrido se hacía con un mega bus gigante. Como veía que esa no era nuestra intención, nos acabo atendiendo bastante mal y no nos solucionó ninguna de nuestras dudas. Pasamos un poco del tema. Después a la tarde, fuimos a la estación de trenes y el personal de allí nos informó perfectamente sobre qué tren teníamos que tomar y el horario.

⇒Dónde dormir en las Blue Montains

La localidad principal de las Blue Montains es katoomba. La mayoría de gente que se queda a dormir lo hace en esta localidad. Es un pueblecito bastante pequeño lleno de cafeterías y tiendecitas. El lugar es muy agradable pero no hace falta quedarse más allá de una noche. De hecho, mucha gente va y vuelve el mismo día desde Sydney. Nosotros lo encontramos un poco paliza y decidimos pasar una noche en katoomba, aunque hacerlo en un día es perfectamente factible.

Ruta de un día por las Blue Montains

El hostel  de Sydney estaba a solo 5 minutos andando de la estación central de Sydney desde donde salía nuestro tren hasta Katoomba. El billete se paga con la Opal card y nos costó 13€ ida y vuelta por persona. Tardamos 2h y 30 porque se trata de un tren regional y va haciendo un montón de paradas.

Una vez en katoomba, nos dirigimos primero hasta nuestro hostel para que nos guardaran las mochilas antes de empezar la ruta. El hostel estaba justo al lado de la estación y no nos costó nada encontrarlo, Backpackers Katoomba. El alojamiento estaba muy y muy bien y nos salió mucho mejor de precio que el de Sydney (no era muy difícil). Hicimos habitación doble con baño compartido por 35€ la noche. El hostel tenía excelentes equipaciones, de los mejores lugares donde hemos estado. Y con muy buena wifi también. Incluso pudimos lavar la ropa gratis.

Antes de salir, en la recepción del hostal, nos informaron de las posibles rutas que teníamos para hacer (aunque ya la teníamos pensada). Y nos dieron un mapa, aunque en realidad no tiene pérdida alguna. No se trata de un super trekking por la montaña, más bien un paseito señalizado.

Three sisters

Desde el hostal andamos por la calle principal hasta llegar al parque nacional, está a unos 15 minutos andando todo bajada (a la vuelta hay que subir toda la calle…) y la primera parada de las Blue Montains es el view point del símbolo de este parque, las Three Sisters.

Three sisters desde el view point
Three sisters desde el view point

Tres formaciones rocosas detrás de las cuales se esconde una leyenda milenaria. Se dice que estas tres hermanas fueron convertidas en piedra por un hechicero de su tribu para que no se casaran con tres guerreros de la tribu rival. La intención del hechicero era volverlas a su estado original una vez acabaran con los guerreros pero el sabio murió y quedaron para siempre en este estado. La leyenda, como la mayoría, bien machista.

Este punto es un hot spot para los tours organizados así que conseguir una foto puede convertirse en una pequeña guerra. La parte positiva es que estos grupos organizados, llegan, se quedan 5 minutos y se van. Así que entre tour y tour de asiáticos, se puede contemplar las three sisters tranquilamente.

Desde el centro de información que se encuentra en ese mismo lugar, sale un camino a mano izquierda que te lleva justo hasta las three sisters. Hay que bajar unos cuantos escalones pero vale la pena. Mejor verlas desde este angulo que desde el view point.

El resto de la ruta…una decepción

Continuamos hasta las Katoomba falls. En un principio la ruta tenía muy buena pinta, pero la caminata por dentro del bosque no tiene nada de especial, ni el lugar ni el paisaje.

Las katoomba falls ni se acercan a otros lugares como las cataratas de Iguazú en Argentina. De hecho, pensábamos que nos habíamos equivocado de ruta. De cataratas tienen poquito…nada que no se pueda encontrar en cualquier zona de montaña..no se si estaban de sequía pero caía un hilo bien finito de agua.

Al final del camino, hay un funicular que hay que pagar para ver las vistas de todo el parque. Pero repetimos, el bosque de las Blue Montains no tiene nada de especial. Cerca de nuestra casa, hay lugares que le dan mil vueltas. No sabemos porqué en todos los blogs de Australia sale este lugar como punto a visitar, hubiésemos agradecido un poco de sinceridad para no perder el tiempo. Lo único bueno de la escapada a las Blue Montains fue el precio del hostel! Y, por lo que se refiere a las Three Sisters, está bien ir para tener la foto y tal pero no es un paraje que te quite el aliento.

A media tarde, ya emprendíamos la vuelta al hostel. Aprovechamos para lavar la ropa GRATIS y descansar, al día siguiente volvíamos a Sydney!!

⇒Día 4. Katoomba-Sydney


Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog o dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook!!!!!!!!!!!!