Kinabatangan River: elefantes, orangutanes y cocodrilos


Hoy era el primero de dos días de safari a lo largo del Kinabatangan river, a unas 2 horas de Sandakan. En este post os contamos cómo llegar, cómo contratar las actividades y dónde hacerlo. Por supuesto, también os relatamos con todo detalle nuestra fantástica experiencia teniendo la grandísima suerte de ver paisajes y animales impresionantes!

Anteriormente…

Habíamos visitado el Borneo Sun Bear Conservation Centre cerca de Sandakan. Un centro de rehabilitación del oso más pequeño del mundo víctima de múltiples y crueles prácticas. No os podéis perder esta entrada:

⇒Día 15. Borneo Sun Bear Conservation Centre: el oso más pequeño del mundo

Kinabatangan River

Cómo contratar las actividades

En Sandakan no hay muchas agencias de trekking ni de viaje ni nada por el estilo. La única manera de hacerlo es directamente a través de los alojamientos o contactando por internet (aunque es muy probable que ni contesten). Nosotros preguntamos en el nuestro,  Hotel Sentral Sandakan.

Básicamente hay dos packs sobre el Kinabatangan river. Uno de una sola noche (más que suficiente) y otro de dos noches. Nosotros recomendamos el de una noche (es el que hicimos) porque el de dos noches consiste en repetir lo mismo una vez más. Lo que te dicen es que de esta manera tienes más probabilidades de ver animales. Luego para dormir también hay diferentes opciones según el precio. Lo más barato, cabaña compartida con más gente (la que nosotros escogimos) y lo más caro, cabaña privada con baño in suite incluido.

El precio fue 344 Ringits por persona. Hay que recordar que Malasia no es un país tan barato como lo pueden ser otros países del sudeste asiático como por ejemplo Indonesia o Tailandia. Tampoco es un precio caro si se tienen en cuenta las actividades y que todos los transportes están incluidos. Nosotros el segundo día teníamos un vuelo Sandakan-Kuala LumpurMedan (Indonesia) y nos llevaron a los dos solos en una furgoneta estupenda directamente hasta el aeropuerto.

Sandakan-Kinabatangan River: aceite de palma, la perdición de Borneo

A las 11.45 teníamos que estar en el Hotel Sandakan porque nos pasaban a buscar allí directamente. Este hotel quedaba muy cerquita de nuestro alojamiento así que pudimos ir andando. Nos fuimos ya con las mochilas y todas nuestras cosas porque no volveríamos al hotel. Al día siguiente nos llevaban directamente al aeropuerto para empezar nuestra aventura por Indonesia.

Éramos lxs primerxs a lxs que pasaban a recoger, después pasamos por un par de lugares más para recoger a las personas que faltaban. No éramos muchxs. Aunque luego, una vez en el campamento, nos separaríamos y nos agruparían con otras personas. Tardamos más de 2 horas en llegar pero nos daba bastante igual porque la furgoneta era comodísima.

El paisaje llegando a Kinabatangan era desolador. Hectáreas y hectáreas de selva arrasada y transformada en enormes plantaciones para la producción de aceite de palma. Empezábamos a dudar de que llegáramos a ver algún animal en la zona. Durante las más de dos horas de trayecto, única y exclusivamente vimos plantaciones de palma. Terrible. Y donde todavía no había, ya estaban las excavadoras arrasando con lo poco de selva que quedaba. Es indignante lo que está ocurriendo en Borneo.

Nos adentramos por un pequeño camino que atravesaba una (o varias) plantaciones hasta que empezamos a ver un poco más de verde. Y, al final de la carretera, el campamento. El lugar era muy idílico. Pequeñas chozas de madera construidas a la orilla del Kinabatangan River y rodeados de naturaleza. Pero era solo eso, un diminuto oasis en medio de plantaciones de palma. A la que mirabas un poco más a lo lejos, solo se veía palma, palma y palma. Todo destruido.

Llegamos al campamento y…ESPECTACULAR!

Por lo que se refiere a las instalaciones donde nos llevaron eran de diez! El recinto está en perfectas condiciones. Limpio, espacioso y totalmente integrado en el paisaje. Nos parecía casi de lujo.  Teníamos en mente un trekking que hicimos por Myanmar y no tenía nada que ver. Aunque lo cierto es que en Myanmar dormimos directamente en casa de la gente lo cual lo hace mucho más real. Esto no dejaba de ser un hotel construido para el turismo.

Primero, nos recibieron en la caseta central, lo que sería la recepción del hotel. Toda al aire libre, solo con un tejado para protegerla de la lluvia y con unas vistas impresionantes al río Kinabatangan. En este espacio era donde también se servían las comidas (espectaculares…!!). Nos explicaron el planning de estos dos días y nos sirvieron te mientras diluviaba. La situación no podía ser más perfecta. El paisaje, las instalaciones, la lluvia, el río y el sonido de la naturaleza de fondo. Mejor recibimiento imposible. Cuando dejó de llover, nos llevaron a las cabañas para dejar las cosas.

Instalaciones del campamento
Recibimiento en la recepción del hotel. Unas instalaciones chulísimas!
Vistas desde recepción al Kinabatangan river

Nosotros compartimos la cabaña con 3 chicas más. Estaba super limpia, tenía aire acondicionado y compartimentos para dejar las mochilas. Los baños y las duchas estaban muy bien ambientados. Todo de madera y también al aire libre. Era todo muy de película, en la foto quedaban preciosos pero en directo, en el momento de la ducha te convertías en un presa de los mosquitos sin opción posible de defenderte!

Afternoon Safari

Una vez instalados, empezó la primera actividad de las que teníamos programadas. Nos íbamos a recorrer el Kinabatangan river en barca para observar la fauna que vive entorno al río. Hay que tener en cuenta que si hace muy mal tiempo, no se sale a navegar por seguridad.

Empezaba el safari!

#CONSEJOVIAJERO: si tenéis, llevaros prismáticos. Nosotros no teníamos ya que Borneo formaba parte de un viaje de muchos meses por todo el mundo y no podíamos llevar mucho equipaje. También muy recomendable llevarse el chubasquero por si empieza a llover y algo de abrigo porque baja bastante la temperatura en el río.

La barca en la que nos subimos era más bien una barquita, pero éramos pocos dentro por lo que no había problema para ver y fotografiar tantas veces como se quiera a los animales.

Lo primero que hay que decir es que el paisaje es extraordinario, sensacional, asombroso. Todos en silencio, el agua en calma y el único murmullo de los árboles movidos por el viento, el sonido de los animales llamándose unos a otros, las aves. Mejor imposible.

Íbamos recorriendo las tranquilas aguas del Kinabatangan y nuestros guías estaban pendientes y alerta en todo momento por si nos cruzábamos con alguno de los animales que viven en este reducto de selva. Porque no nos engañemos. Mientras íbamos en barca, la única vegetación selvática y autóctona de la zona que veíamos era una estrecha hilera que bordea el río. Unos pocos metros tierra adentro, lo único que se veía en la mayor parte del río eran plantaciones de palma. Un destrozo que no tiene freno (ni arreglo).

Durante el recorrido vimos muchos macacos pero el primer “gran animal” (pobres macacos…que feo les hacemos!) fueron una pareja de monos narigudos. Los vimos en Bako National Park de muy cerquita, aquí estaban un poco más lejos pero no le quitaba ni una pizca de emoción. Son unos animales sorprendentes. De un tamaño enorme y con unas características físicas únicas, sobretodo por su grande y pronunciada nariz. Íbamos viendo diferentes especies de aves. Por nuestra emoción, ya habréis deducido que no somos unos fanáticxs de los pajaritos.

Sin duda el momento estelar y más emocionante fue cuando detectamos a lo lejos un par de elefantes pigmeos jugando en la orilla del río. Qué ilusión!!! No nos lo podíamos creer! Teníamos entendido que era muy difícil verlos porque quedan muy pocos ejemplares y son muy asustadizos (los raptan para venderlos a circos).

Nos dirigimos hacia allí rápidamente y, por fin los tuvimos realmente cerca. Allí estaban, dos crías de elefante pigmeo jugando como si fueran niñxs pequeñxs. Se tiraban agua con la trompa, se empujaban y se revolcaban por el barro.

Elefantes pigmeos en el Kinabatangan river

Pero ahí no acababa todo, unos metros hacia la izquierda estaba el resto de la familia comiendo tranquilamente en la orilla. Qué maravilla! No podíamos tener más suerte. Nos quedamos todo el tiempo que quisimos allí parados, haciendo fotos y vídeos hasta que nos cansamos y, después, nos sentamos y nos quedamos observándolos, una preciosidad.

No podemos entender las barbaridades a los que los humanos someten a estos inocentes e indefensos animales. La crueldad humana no tiene límites. Estos elefantes son raptados, secuestrados y maltratados para explotarlos en circos. Una vergüenza que esto todavía se permita y, lo peor, que todavía haya gente que asista a estos espectáculos como público ya que no son otra cosa que un espectáculo de tortura animal. 

Continuamos con el safari y de sopetón nos encontramos con una extensa comunidad de monos narigudos. Estaban todos subidos en las fuertes ramas de árboles que son un tesoro y que escasean cada vez más poniendo en peligro la supervivencia de esta especie. Esto era un espectáculo de movimientos, gritos, saltos, un ritmo frenético! A pesar de eso, pudimos tomar alguna foto medio en condiciones!  Son GENIALES! En Bako los habíamos visto muy de cerca pero solo habíamos visto dos. Ahora teníamos en frente a unos veinte. Los más mayores no nos quitaban ojo de encima…

Monos narigudos

Continuaba la aventura por el Kinabatangan river. Unos monos de cara blanca nos observaban desde lo alto de los árboles. Curiosos, nos iban siguiendo a medida que íbamos avanzando. Nuestra cámara no es la más potente del mercado (vamos con una bastante cutre por el mundo) si tenéis una mejor sacaréis muy buenas fotos! Nosotros los vimos en Penang National Park mientras hacíamos uno trekking por el parque. Son muy entrañables!

Mientras hacíamos el camino de regreso, nos dimos cuenta de que todavía seguían allí los elefantes pigmeos. Fuimos directos para observarlos un ratito más. No se puede dejar pasar una oportunidad tan maravillosa como esta.

De las últimas fotos que captamos de la familia de elefantes pigmeos

Y para finalizar el safari, vimos anochecer en el Kinabatangan river subidos en la barca. El broche de oro a una tarde inmejorable.

Anochecer en el Kinabatangan River

Regresamos al campamento y nos estaba esperando una deliciosa y abundante cena. Hacía tiempo que no comíamos taaaaaaannn bien. Todos los platos estaban tremendamente buenos! Nos pusimos las botas! Esta oportunidad tampoco se puede desperdiciar! Eso sí, había unos mosquitos que parecían aviones! Serial killers! Pero como ya estábamos más que acostumbradxs, íbamos cubiertxs de pies a cabeza.

Después de la cena y de la ducha teníamos programado un mini trekking nocturno que resultó siendo un paseito pero no estuvo mal. Como había diluviado por la tarde, estaba todo el terreno completamente embarrado y las sanguijuelas campaban a sus anchas…Para evitar mordeduras, nos dejaron unas botas que llegaban hasta las rodillas. Pero para ser sincera, cuando estuvimos haciendo trekking en Sumatra, se me enganchó una sanguijuela en la cintura, no se cómo ni dónde, el tema es que la llevé encima hasta que me metí en la ducha…así que por muchas botas que llevéis…se os pueden colar por cualquier parte del cuerpo. La mordedura no hace daño (ni te enteras) pero te hacen un agujero y cuando se suelta, no para de salir sangre.

El paseo por el bosque fue corto y vimos poca cosa, el máximo fue este pajarito con colores fosforescentes que resplandecía en medio de la noche. El suelo estaba completamente lleno de barro y al final fue más divertido intentar evitar los charcos (con poco éxito) que el “safari nocturno” como tal.

Durante el trekking nocturno

Morning Safari

Habíamos descansado estupendamente en nuestra cabaña y a las 5am ya estábamos subidxs de nuevo a la barca para hacer el safari matutino. Ver el amanecer en el Kinabatangan River fue una experiencia inolvidable. Las tonalidades, la temperatura, el murmullo de la brisa matutina…perfecto.

Ayer habíamos visto monos narigudos, de cara blanca, macacos, nidos de orangutanes y la guinda del pastel fue una familia entera de elefantes pigmeos. El único objetivo que de momento no habíamos conseguido ver eran cocodrilos…uno de los grandes depredadores del Kinabatangan river. Pero esto lo estábamos a punto de arreglar…

Indescriptible la sensación de ver un enorme cocodrilo navegando a pocos metros de nosotros. No quiso salir por completo del agua en ningún momento pero lo pudimos ir viendo por partes. Iba muy rápido pero lo captamos en estas dos fotos. BRUTAL!! Ya no nos quedaba ni una sola especie animal del Kinabatangan river por ver!! Pleno completo!

Las únicas fotos que pudimos hacer de este maravillo cocodrilo

La cosa no acabó ahí aunque estábamos de subidón máximo! También vimos un ejemplar de monitor lizard descansando en la rama de un árbol aunque este no era tan grande como el que habíamos visto en Penang National Park. Y para finalizar, vimos varios monitos de cola larga.

Desayuno y regreso

Regresamos y un copioso desayuno nos estaba esperando. Estos platazos nos daban la vida. Cuando acabamos, tuvimos un ratito para descansar y aprovechar la paz de este lugar antes de recoger y emprender un nuevo viaje. Para nuestra sorpresa, éramos los únicos dentro de una furgoneta hiper mega cómoda que nos llevaba directamente al aeropuerto de Sandakan.

Siguiente destino…

Ya llevábamos unos cuantos meses viajando y todavía no nos acostumbrábamos a esta sensación. El final de cada viaje se convertía en el principio de uno nuevo. Una de las mejores sensaciones que puede tener unxs apasionadxs de los viajes como nosotros. Ahora, Indonesia nos estaba esperando…empezábamos por Sumatra!! Nos acompañas?

⇒Indonesia por Libre: Ruta de 30 días por Sumatra, Java, Gili, Lombok, Bali y Nusa Lembongan


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Bornean SunBear Conservation Centre: el oso más pequeño del mundo



Uno de los lugares menos conocidos de Borneo es este centro de rehabilitación del Sun Bear, el ejemplar de oso más pequeño del mundo. Suele quedar eclipsado por el centro de Orangutanes Sepilok que se encuentra a escasos metros del Borneo SunBear Conservation Center. No entendemos por qué motivo pasa tan desapercibido porque debería ser obligatoria su visita.

Anteriormente…

Dedicamos todo el día anterior a desplazarnos desde Kota Kinabalu hasta Sandakan. Viajecito con unas cuantas anécdotas incluidas que no tienen desperdicio alguno. Aprovechamos lo que nos quedaba de día para visitar Sandakan. Si todavía no la has leído, te dejamos el link!

Día 14. Sandakan: una nueva aventura en Borneo

Bornean Sunbear Conservation Centre

Llegando en…un cacharro viejo

Para llegar hasta el Bornean Sun Bear Conservation Centre cogimos el transporte público.

Teníamos la terminal de buses urbanos (o algo parecido a una terminal) muy cerca de nuestro alojamiento. Nos habían dicho que teníamos que ir a la estación y preguntar qué bus llegaba hasta Sepilok (la reserva de orangutanes). Ni número de bus de nada de nada. Total que eso hicimos. No tuvimos ni que preguntar. Solo acercarnos, ya escuchamos un hombre que estaba dando voces anunciando que el bus iba a Sepilok. Ahí que nos subimos! En la puerta de los buses se ponen unos hombres y van gritando a viva voz hacia donde se dirige el transporte. Tampoco hay ningún horario fijado. Las furgonetas salen cuando están llenas. Pero se llenan muy rápido. El precio también lo sabíamos de antemano, queríamos evitar que nos timaran aunque no lo intentaron. 5 Ringits por persona.

El viaje se hizo eterno. Cada vez que había algún potencial pasajero, se paraba para preguntar. No hay paradas de bus establecidas. La gente se bajaba donde quería. Hacíamos una media de dos paradas cada cinco minutos. Un auténtico tostón. Lo mejor de todo es que el conductor tenía música máquina destroyer con el volumen a tope a punto de sangrarnos los oídos. Eran las 8 de la mañana pero parecía que estábamos dentro de un after. Nos estábamos partiendo de la risa. Les encanta poner la música hiper mega fuerte dentro de las furgonetas. El bus estaba hecho polvo. Una cafetera vieja. A duras penas tiraba.  Nos declaramos fans totales del transporte público around the world. Es una de las mejores maneras de conocer un país y de recopilar anécdotas. 

Encontrar la entrada del Borneo Sun Bear Conservation Centre

Nos bajamos en una rotonda, pero todavía teníamos que continuar andando unos 2km. Tardamos unos 15 minutos. Cuando se llega al aparcamiento de Sepilok, la entrada a la reserva de Orangutanes queda a la derecha y la entrada del Borneo SunBear Conservation Centre queda a mano izquierda. Hay que fijarse bien porque cuesta un poco de ver. Queda completamente eclipsada por el mega cartel de Sepilok. Cruzamos la pasarela de madera que lleva hasta el recinto y entramos en el centro de visitantes.

Horario y precio

No hay unos horarios concretos para visitar el centro como pasa con los orangutanes en Sepilok o en Semenoggh. Abren a las 9 y cierran sobre las 17h. Como en la mayoría de países del mundo (excepto en los europeos) hay un precio para turistas y otro para locales. En nuestro caso, la entrada cuesta 31 Ringits por persona.

La visita al centro

Hay un circuito de pasarelas elevadas que atraviesa una parte del centro y que permite ver a los osos “bastante bien”.  Hay que permanecer en silencio e intentar no hacer ruido al andar. También hay que tener en cuenta que tienen poquitos ejemplares y no hay muchos que se dejen ver.

En dos plataformas estratégicamente situadas, habían instalado unos prismáticos con los que se podía observar perfectamente a los osos como si los tuvieras a un palmo. Una sensación indescriptible. Son unos animales totalmente entrañables, adorables. Lxs trabajadorxs del parque te ayudaban a utilizarlos y a localizar a los osos rápidamente. Estos animales son bastante tranquilos, por lo que cuando encuentran un buen rincón donde sentarse a descansar, se pueden tirar horas tumbados. Los que estaban descansando en lo alto de los árboles eran fáciles de ver y de fotografiar, los que correteaban entre las hojas no se podían fotografiar bien pero era realmente emocionante verlos jugar entre ellos.

Una vida de abuso y crueldad

Hablando con lxs trabajdorxs, nos contaron que todos los osos que tienen en la actualidad han sido rescatados de vidas extremadamente terribles.

Uno de ellos fue rescatado por un periodista que tuvo que comprárselo a una familia que lo tenía enjaulado como “animal de compañía” en pésimas condiciones. De hecho, esta hembra no tiene un tamaño normal y ha sufrido malformaciones en sus extremidades. No la pueden poner con el resto de osos de su edad porque le hacen “bullying”. Otro lo interceptaron cuando iba a ser vendido por gente local a traficantes para utilizar partes de su cuerpo y sus órganos para elaborar productos de medicina tradicional china. Otro de los osos, lo retuvieron en el aeropuerto. Y así, una larga lista de desgracias.

El problema principal es que la población local ve en ellos una manera de hacer dinero. Muchos los utilizan para comerciar y traficar con ellos. O bien los venden a gente que se dedica a la medicina china o bien a grandes mafias que se encargan de introducirlos en Europa, América o Asia para explotarlos en circos. Son animales extremadamente inteligentes y “fáciles” de adiestrar por lo que son explotados en circos de todo el mundo que se lucran a costa de su sufrimiento. Por eso, cuando vemos este de espectáculos con animales, debemos intentar pensar y reflexionar de dónde proceden, en qué condiciones han sido substraídos y adiestrados para hacer cosas que van en contra de su naturaleza.

Por supuesto, la imparable destrucción de la selva de Borneo para su sustitución por enormes plantaciones de aceite de palma es otro de los potenciales peligros que corre esta especie (y gran parte de la fauna autóctona).

Esta hembra convive con otros osos más pequeños porque estuvo encerrada en una jaula durante los primeros años de vida y su tamaño es mucho menor de lo que le tocaría por edad.

Dentro del recinto también hay varios paneles explicativos sobre los peligros que acechan a estos animales. Además de ser un centro de recuperación, también hacen toda una labor divulgativa y pedagógica entre la población local. Organizan visitas para escuelas y trabajan con gente de la zona para mentalizarlos e intentar cambiar costumbres y creencias, sobretodo entre la comunidad china.

Paneles explicativos. En este caso relata el drama de la deforestación en Borneo y el peligro que esto representa para los osos.
Los osos son víctimas del tráfico ilegal de animales para utilizar partes de su cuerpo en medicinas tradicionales chinas y en brujería.
Debido al maltrato que sufrió tiene malformaciones en las manos que le impiden andar con normalidad.
Una de las características de estos osos (a parte de su diminuto tamaño) es el collar que se les dibuja en el pelaje de alrededor del cuello.
Son sencillamente entrañables

Para volver del centro, utilizamos el wifi de la cafetería de Sepilok y pedimos un Grab. Porque no había manera de que alguien nos aclarara cómo podíamos volver a coger alguna furgoneta o bus o algún medio de transporte público con destino Sandakan.

Merece la pena

La vista al Borneo Sun Conservation Centre te remueve por dentro. Los osos son preciosos pero cuando se visita este centro no se va a un zoo. Se va a conocer una realidad muy cruda y violenta que te agita la conciencia.

Estos osos no suelen ser capaces de recuperarse por completo debido a las malformaciones físicas y a las secuelas psicológicas por lo que en muy pocas ocasiones pueden volver a liberarlos en reservas protegidas por el gobierno. De este sitio aprendimos muchísimo y salimos muy concienciadxs. Ojalá realmente lleguen a un elevado porcentaje de la población local y consigan frenar este tipo de atrocidades.

Siguiente destino…

Al día siguiente nos íbamos hasta la zona de Kinabantangan river. Estaríamos dos días explorando esta zona de un gran valor ecológico pero casi arrasada por las plantaciones de aceita de palma.

⇒Día 16 y 17. Kinabantangan River: elefantes, orangutanes y cocodrilos.


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Semenoggh Natural Reserve: Encuentro con orangutanes en Borneo


Hoy íbamos a hacer realidad uno de nuestros sueños desde hacía mucho tiempo. De hecho, este era el motivo principal por el cual habíamos viajado hasta la isla de Borneo. Después de algún que otro imprevisto, por fin podíamos llegar hasta la reserva de orangutanes de Semenoggh. Una experiencia preciosa e imprescindible para cualquier amante de los animales.

Anteriormente…

El día anterior fue un día más que completo! Pasamos el día haciendo trekking por el parque nacional de Bako y todavía nos duraba la ilusión en el cuerpo después de ver la cantidad de fauna salvaje que vive en él. Pero sin duda, lo mejor fue ver de cerca a varios ejemplares de monos narigudos o prosbicius monkeys! Si todavía no la has leído, no te pierdas esta entrada. Te relatamos todos los detalles de nuestro encuentro con la naturaleza más salvaje!

⇒Día 12. Kuching-Bako National Park-Kuching

Semenoggh natural reserve

Hoy era el gran día! Antes de ir nos habíamos informado de los horarios de visita y de cómo llegar en transporte público. Atención que os lo detallamos todo!

Cómo llegar  y horario de visita de Semenoggh natural reserve

Nosotros como siempre (que podemos) nos movemos en transporte público. El bus te deja justo en la puerta de la reserva y el conductor lo anuncia en voz alta. También hay un cartel gigante en la entrada.

⇒Bus K6:

Precio: 8 ringits

Sale desde la parada de bus nº2

Se tarda 1h en llegar

El precio del bus es 4 Ringits por persona

Únicamente tiene dos turnos de salida y de visita:

Primer turno: Parte a las 7.20 am y el mismo bus se espera en la puerta de la reserva y vuelve a las 11.

Segundo turno: Parte a las 13h y regresa a las 16h. Lo mismo que el anterior, el mismo bus se espera en la puerta de la reserva.

Entrada e información

La entrada solo cuesta 10 Ringits por persona y NO se paga por la cámara. La otra reserva de orangutanes de Borneo, Sepilok en Sandakan es mucho más caro y además hay que pagar por usar la cámara.

Algunas curiosidades de Semenoggh natural reserve

⇒Solo se puede visitar la reserva en estos dos turnos que hemos mencionado. El motivo es que la reserva es de una extensión enorme y si vas a cualquier otra hora es imposible ver a los orangutanes.

⇒Hay una zona delimitada para visitantes. No se puede pasear por la reserva, ni hacer trekking o cualquier otro tipo de actividad.

⇒En estas horas que hemos mencionado, les ponen algo de fruta en unas plataformas y algunos de ellos acuden al encuentro. Los orangutanes saben perfectamente a qué hora les ponen la comida y suelen acudir aunque el encuentro no está garantizado al 100%.

⇒Puede que alguien piense que se parece a un zoo, pero de verdad que no lo es. Nosotros somos muy críticos con este tema y sinceramente os decimos que no tiene nada que ver. Es cierto que les dan una ración extra de fruta pero también es cierto que Borneo está completamente deforestado y los orangutanes no encuentran alimentos en los árboles.

⇒Estos orangutanes son animales que han sido rescatados de zoos, del comercio ilegal de especies exóticas o de zonas selváticas que han sido arrasadas para crear grandes plantaciones de aceite de palma. La mayoría han sufrido malos tratos, situaciones traumáticas, deshidratación, desnutrición, etc. Por eso, no son orangutanes “salvajes” . Son animales reintroducidos en esta reserva.

Todo el perímetro de la reserva está vigilado por rángers que intentan proteger a los orangutanes de traficantes y comerciantes ilegales de animales. Aunque no siempre lo consiguen y como mínimo tienen constancia de dos orangutanes desaparecidos.

⇒Los orangutanes que llegan a la reserva malheridos o traumatizados pasan un tiempo en otro centro (no se puede visitar) en Matang hasta que están completamente recuperados y pueden valerse por ellos mismos.

⇒Algunos de los orangutanes ya han tenido crías dentro de la reserva, lo que se considera un éxito para asegurar la recuperación de la especie.

⇒Tienen controlados un total de 30 ejemplares de orangutanes contando los que fueron reintroducidos y las crías. Un número todavía muy reducido.

Nuestra experiencia en Semenoggh

Nosotros fuimos durante el primer turno de visitas. A las 7am ya estábamos esperando el bus en la parada nº2. Todas las paradas de bus están señalizadas en cualquier aplicación GPS para el móvil, no cuesta nada encontrarlas. Suerte que llegamos temprano, porque el bus se llenó por completo. Todos íbamos a lo mismo. También se subieron trabajadores de la reserva.

Tardamos una hora en llegar. Durante el camino, nos empezaron a entrar las dudas. Nos vino el recuerdo de nuestra horrible experiencia en Ballarat Wildlife Reserve en Melbourne. Es cierto que bajo el nombre de “reserva” suelen esconder un zoo o incluso peor como en el caso de Melbourne. Pero ya le habíamos dado muchas vueltas al tema y nos habíamos decidido a ir después de preguntar a bastantes viajerxs.

Llegamos y en el parque solo estábamos las personas del bus y algunos visitantes más que habían contratado tours organizados.

Pagamos la entrada y recorrimos todo el camino hasta llegar a la zona indicada. Es bastante trozo así que mejor no entretenerse porque hay que andar bastante dentro de la reserva hasta llegar a las plataformas de observación.

Una vez llegamos, cogimos una buena posición en primera fila. No hay asientos ni nada parecido, pero el sitio es pequeño y si se quiere ver algo mejor estar justo en la barandilla delante de todo.

Plataforma de observación nº1

Uno de los cuidadores puso unos cuantos plátanos y cocos en la plataforma y empezó a hacer sonidos a modo de llamada.

Tardó bastante en aparecer uno ( o se nos hizo eterna la espera…). Un macho GIGANTE apareció deslizándose por las cuerdas. Se lo pensó mucho muchísimo hasta que decidió bajar a la plataforma. Y cuando lo hizo, se puso de espaldas!

Empezó a comer como si nada. Al cabo de un ratito, llegó una de las hembras y fue aquí cuando el macho se giró y pudimos verle perfectamente la cara. Era un macho dominante. Se distinguen porque tienen dos protuberancias en la cara y unos puntitos en los pómulos. En la fotografía se aprecia bastante bien.

Esta es la hembra que llegó para salvar nuestras fotos…!!

Plataforma de observación nº 2

Las comunidades de gorilas se organizan de manera muy jerárquica por lo que el resto de miembros no puede comer en el mismo sitio que el macho dominante. De hecho, él decide a quién tolera y a quién no, mayormente hembras. Por eso, tienen una segunda plataforma MUY alejada de la primera donde pueden acudir el resto de miembros.

En este caso, pudimos ver a dos hembras con las crías. Aquí sucedía un poco lo mismo. Una de las hembras era la “matriarca” de la familia y no dejaba que la otra se acercara. El cuidador tenía que lanzarle los plátanos y los cocos hasta la cuerda para que pudiera comer algo.

No me digáis que no es absolutamente genial!

Los machos son mucho más impresionantes por el enorme tamaño corporal pero ver a las hembras con las crías abrazadas a su cuerpo fue el recuerdo más tierno que tenemos.

Según nos dijeron los cuidadores, hoy habían acudido poquitos orangutanes al encuentro. Un total de tres hembras y un macho pero para nosotros que era nuestra primera vez era todo un mundo! Estábamos igual de emocionadxs que si hubiéramos visto una comunidad entera.

Cuando los orangutanes se marcharon, pasamos un pequeño ratito visitando el centro de visitantes. Allí explican la historia individual de cada orangután que vive en la reserva de Semenoggh. A excepción de las últimas crías que habían nacido en la reserva, todos los orangutanes adultos tenían un pasado dramático. También explican todo el trabajo divulgativo que llevan a cabo para que la comunidad local tome conciencia de la importancia de preservar esta especie.

De regreso a Kuching

Cuando ya se iban aproximando las 11h, hora de regreso del bus que nos había traído, volvimos hacia la entrada. Efectivamente, allí estaba esperando. Por suerte pudimos sentarnos porque es una hora de viaje…

Volvíamos muy ilusinadxs y muy satisfechos con la visita. Íbamos muy desconfiadxs pensando que veríamos algo parecido a zoo pero nada más lejos de la realidad. En la reserva hacen un gran trabajo y esfuerzo para ayudar a estos animales.

Kuching- Kota Kinabalu

El día no había acabado para nosotros. Llegamos a nuestro hostal sobre las 13h y por la tarde cogíamos un vuelo a Kota Kinabalu. Borneo puede parecer una isla pequeña a simple vista, pero las distancias son enormes. Recogimos las mochilas y pedimos un Grab. El recorrido hasta el aeropuerto con el Grab nos costó solo 10 ringits, baratísimo. Había bastante tránsito pero íbamos con tiempo de sobras.

Una vez en el aeropuerto, pasamos los controles y de nuevo sentadxs en un avión esperando un nuevo destino!

Llegamos sobre las 7 de la tarde a Kota Kinabalu. Para llegar al centro cogimos el shuttle bus. Cuesta 5 ringits. Nuestro hostel estaba a pocos metros de la parada donde nos dejó el bus. Nuestro “hostel” resultó un lugar muy interesante…por la noche nos dimos cuenta de que no solo era un hostel, también un lugar donde hacían masajes pero….solo para hombres. Creo que ya hemos dormido en todos los alojamientos posibles.

Próximo destino

En Kota Kinabalu no teníamos intención de visitar nada, solo era una escala necesaria para llegar hasta Sandakan. Al día siguiente, nos íbamos en bus hasta Sandakan. La noche se presentaba interesante…

⇒Día 14. Kota Kinabalu-Sandakan


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Bako National Park. Monos narigudos, Langures y paisajes enigmáticos


Hoy iba a ser un gran día (ya os hago SPOILER), nos íbamos MUY temprano hacia Bako National Park, uno de los parques nacionales más vírgenes del Borneo Malayo. A parte de unos paisajes de película, totalmente alucinantes, hoy nos íbamos a conocer de cerca una de las especies de primates más amenazadas y únicas del mundo, el mono narigudo o prosbicius monkey. Continuad leyendo porque fue un día APASIONANTE!

Anteriormente…

Ayer, tuvimos que abortar nuestros planes de ver a los orangutanes en la reserva de Semenoggh por problemas con el transporte y la campaña electoral (sí, tal cual). Así que lo dedicamos a visitar la ciudad de Kuching, un lugar curioso de punta a punta…

⇒Día 11: Kuching: Primeras horas en Borneo

Bako National Park

Cómo llegar

Nos pegamos un madrugón de los nuestros y a las 7 am ya estábamos subiéndonos al bus que nos iba a llevar hasta Bako.

El bus sale desde la station nº1 y 4, empiezan a salir a las 7 de la mañana y parte cada hora hasta las 17h. Esto es la teoría. Nuestra gran recomendación es que os subáis al de las 7, es decir, el primero. A partir de ahí, ya no se sabe cuándo vuelven a pasar. El transporte en Borneo es muy muy irregular. Bako National Park es la última parada. No tiene pérdida.

La vuelta con el mismo bus sale desde las 6.30am hasta las 17.30h. Y una vez más, lo mismo. Como no cojáis el primero, igual ni os subís. De hecho, nosotros ni lo vimos pasar, al final una alma caritativa nos llevó hasta la ciudad en su coche particular…

PRECIO del bus: 3,50 Ringits.

Entrada al parque y mareas

Cuando bajamos del bus, no teníamos mucha idea de hacia donde nos teníamos que dirigir. El conductor que se dio cuenta en seguida se bajó y nos señaló donde estaba la entrada. Hay que registrarse y pagar 20 ringits por persona por la entrada y ATENCIÓN 40 ringits por la barca que te lleva hasta lo que es el parque propiamente. No se puede llegar de ninguna otra manera, así que para entrar hay que pagar un total de 60 ringits por persona.

Como hemos dicho, para llegar al parque hay que subirse a unas pequeñas barquitas de pescadores que viven en el mismo parque. Un aspecto muy importante que hay que tener en cuenta son las mareas. Muchas veces estas barcas no pueden salir porque la marea está extremadamente baja. El ritmo de las mareas no tiene un horario definido y el azar juega un papel importante. Por suerte, cuando nosotros llegamos, la marea estaba alta y no paraban de salir barcas aprovechando el momento. Pero en cambio, el día anterior, las barcas no habían podido salir hasta el mediodía.

Nosotros a las 8am ya estábamos subidos en una de las barquitas de madera. El trayecto en barca hasta los headquarters es espectacular, precioso, salvaje. Cuando llegamos, nos tocó quitarnos zapatos y mojarnos hasta la cintura para llegar hasta la orilla. El paraje que nos encontramos fue IMPRESIONANTE! Así que nos daba igual mojarnos enteritxs para poder llegar.

ViatgeLovers.com
Casitas de la gente local que vive en el parque. Esta imagen la encontramos justo en frente del embarcadero desde donde cogimos la barca que nos llevaría a los headquarters
Bako National Park -ViatgeLovers.com
Llegando a nuestro destino, nos encontrábamos con estas vistas -Bako National Park

Regalo de bienvenida

Cuando llegamos a la arena, la mayoría de gente se fue al interior de los headquarters a inscribirse, pero nosotros nos entretuvimos mirando el impresionante paisaje y ATENCIÓN de golpe vemos un mono ENORME trepando a un árbol. No había solo uno, sino varios ejemplares de prosbicius monkey.

En esta se observa perfectamente la nariz tan característica que le da nombre a este ejemplar -Bako National Park

Eran enormes, como una persona, preciosos!! Los teníamos muy cerca, estábamos nosotros y otra pareja que también los había visto. Los fuimos siguiendo un buen tramo. Eran un poco asustadizos, pero a pesar de eso, nos cruzaron corriendo por delante, por lo que pudimos apreciar el tamaño que tienen, creo que eran igual de altos que yo. Son espectaculares, un ejemplar impresionante.

Mientras uno de ellos comía subido en un tronco, pudimos apreciarlo perfectamente y con mucha calma. Y, hacer varias fotos donde se le aprecia la enorme nariz que los hace una especie única. Rosados, enormes, atléticos y con esta narizota tan característica. No me digáis que no son IMPRESIONANTES!

Mono narigudo -Bako National Park
Mono narigudo -Bako National Park

Con la emoción, nos habíamos dejado las botas tiradas en la arena y nos dimos cuenta que íbamos descalzos. Total, nos daba igual todo! En cuanto lo vimos pasar, salimos pitando, no sabíamos si tendríamos otra oportunidad. Fue increíblemente emocionante verlos en directo! El tema es que hay muy poquitos ejemplares en Bako y son terriblemente complicados de ver. Nosotros ya íbamos mentalizadxs (en nuestra linea…optimistas como siempre!) Más tarde nos enteramos de que normalmente se dejan ver a primera hora de la mañana y cuando cae la noche, así que si queréis tener esta grandísima oportunidad, ya sabéis…!!

Después de esto, estábamos taaaaaannn contentxs que sinceramente nos daba bastante igual el resto del parque! Solo llegar, ya habíamos cumplido nuestras expectativas con creces!! Cuando se fueron, volvimos a por nuestras cosas (por suerte ningún macaco se las había llevado…) Más tarde lo pensamos y creo que aquí también tuvimos mucha suerte…porque los headquarters están completamente rodeados de macacos al acecho…!

Macado en los headquarters. Este tenía uno de los ojos heridos.

Las sorpresas no habían acabado aquí…

Volviendo y antes de entrar al registro de viajerxs, nos encontramos con esto.

bearded pig -Bako National Park

Son super curiosos, nos encantan!!! El nombre en inglés es Bearded pig. Estaban por allí tan tranquilos. No habíamos visto nunca nada parecido. La fauna de Bako es totalmente única y excepcional!

Y después del subidón, nos registramos, nos pusimos las botas y en marcha! Teníamos los pantalones completamente mojados y yo, camiseta incluida porque me llegaba el agua hasta la cintura…pero nada, a nosotros ya todo nos daba igual! Más felices imposible!

Qué rutas escoger

Depende de cuál sea nuestro objetivo. Cuando desembarcas hay una caseta (los headquarters del parque) y allí tienes que inscribirte y anotar qué rutas tienes pensado hacer. Las rutas están marcadas en la caseta y en la web del parque pero el tiempo de realización es muy poco realista. En el sentido que siempre pone que tardas como el doble de lo que realmente se tarda. Todas las rutas son de ida y vuelta. Solo hay una circular pero que cuando fuimos nosotros no estaba abierta.

Dicen que haciendo el Paku trekking tienes más posibilidades de ver probiscius monkeys o monos narigudos, pero sinceramente, creo que es una cuestión de suerte. Esta es la primera que hicimos y sí que los oíamos gritar pero imposible verlos. La segunda fue el trekking de Delima.

Las dos fantásticas y con finales de película. En la primera ruta, Paku trekking, el paisaje final es de ciencia ficción, te deja sin palabras cuando llegas a la playa. Unas rocas y acantilados que parecen un decorado de cartón. En el segundo, en el Delima trekking, es posible ver cocodrilos en el tramo final y hay muchas señales de advertencia. No hay que acercarse en ningún caso a la orilla del río ni a las zonas pantanosas. Nosotros no tuvimos la “suerte” de ver ninguno pero ya hubiera sido demasiado. Lo mismo que en el anterior, al final se llega a la desembocadura y se abre ante nosotros una zona arenosa con un horizonte donde se junta el cielo y el mar.

Paku trekking

Esta fue la primera ruta que hicimos. Primero se adentra en pleno parque y llega hasta una de las playas del parque (no apta para el baño!!) El paisaje es salvaje y enigmático.

Un macaco que se enfadó mucho cuando nos vio…
Y así todo el camino. IMPRESIONANTE

Parece el decorado de una película. El final es precioso. Íbamos caminando por camino completamente cerrado y de golpe se abre y nos encontramos de frente con esta maravilla.

Final de Paku Trekking
Paku trekking

Por el camino, escuchábamos a los monos narigudos comunicarse entre ellos pero lo máximo que vimos era alguna sombra en lo alto de los árboles y las ramas zarandeándose. Lo que sí que vimos fueron unos cuantos macacos y otras especies de primates que no es por desmerecer…pero nada comparado a los monos narigudos. Suerte que los habíamos visto nada más llegar porque una vez te adentras en el camino, la vegetación es tan frondosa que cuesta mucho ver algo.

Una vez llegamos a la parte final del trekking y volvimos a la realidad después de quedarnos totalmente hipnotizadxs, deshicimos los pasos andados para volver a los headquarters.

Trekking Delima

Este trekking recorre una parte totalmente opuesta a la del Paku trekking. De hecho, te adentras mucho más en la selva. Árboles enormes, lianas, riachuelos, de todo y más!

El atractivo de este trekking es que atraviesa una zona donde “es posible” ver serpientes y cocodrilos. Nosotros vimos un par de serpientes pero de refilón y no muy grandes. En Myanmar habíamos visto alguna mucho más impresionante. Son muy huidizas y a la que notan pasos se van corriendo. A decir verdad, las vimos porque había excursionistas mirando…porque sino, ni nos fijamos. Están muy camufladas y si no las buscas expresamente, no se ven.

Lo que sí que vimos fue una familia preciosa de langures (los primates son lo nuestro). Lo curioso de esta especie es que las crías son de color rojizo intenso y hasta que no crecen no les cambia el pelaje. Son preciosos. Las fotos nos quedaron un poco movidas pero se puede apreciar la cría “pelirroja” abrazada a la mama langur.

La calidad no es muy buena pero se ve el color de la cría

Aquí el resto de la familia de langures

Y el final, como en Paku Trekking, te deja sin palabras. Una zona pantanosa con un paisaje con cierto aire misterioso, fascinante.

El paisaje al final del trekking es la mejor recompensa!

De regreso a la entrada del parque

Cuando finalizamos con el segundo trekking, regresamos a la caseta principal. Allí hay una cafetería (nosotros habíamos llevado provisiones) y un pequeño museo donde explican la fauna y la flora del parque. Es muy sencillito pero muy interesante.

Nos quedamos un rato descansando y volvimos a ver a esta especie de cerditos llamados bearded pig que viene a ser algo así como “cerdo con barba”. Están por allí tan tranquilos y no se asustan para nada. Por supuesto, no hay que acercarse demasiado ni molestarlos (solo faltaría…) pero se dejan ver. Os podéis imaginar… le hicimos mil fotos 🤣

Espectacular!

Barca de regreso

Para volver, hay que pedir una especie de ticket en la misma caseta y te dicen a qué hora aproximadamente se puede regresar. Nosotros no tuvimos que esperar demasiado. Tampoco es que haya mucho orden ni nada. Simplemente, nos pusimos en la playa y esperamos a que llegara una barca. Cuando llegó un hombre, le hicimos una señal y al agua patos otra vez. El recorrido de nuevo…fantástico.

Esta la playa desde donde se parte… No hay un rincón de Bako que no sea espectacular.

Bako nos dejó fascinadxs

Llegamos con la satisfacción en el cuerpo después de TODO lo que habíamos visto. Bako es un IMPRESCINDIBLE en cualquier visita a la isla. Precioso, salvaje, virgen, único, auténtico…nos quedamos sin palabras para describirlo. Es cierto que la mayoría de gente no pasa por Kuching ni por esta parte de Borneo en general y quizás por eso mantiene este encanto.

Volver en bus a Kuching, misión imposible

Salimos del parque con unas pintas bastante horribles. Sudadxs como cerditos y mojadxs de cintura para bajo. Y fuera qué había? MERCADO! Estaba a reventar de gente comprando pescado fresco, verduras, flores, de TODO. Un colapso de coches, motos, bicis, gente yendo y viniendo y nosotros por allí en medio que parecíamos unos homeless. A la gente le hacíamos gracia y con razón. Total que nosotros venga a preguntar dónde podíamos coger el bus. Una mujer nos indicó una “especie” de parada y allí que nos sentamos a esperar.

Esperamos y esperamos y esperamos y esperamos. Ni rastro de bus o de algo que se pareciera a un transporte público. De golpe, un hombre viene y nos pregunta si vamos a Kuching. Nosotros que somos las personas más desconfiadas del mundo le ignoramos (somos lo peor…) y cuando insiste le decimos que no queremos saber nada de taxis. El hombre se parte de la risa y nos dice que no es taxista. El tema es que había llegado hacía un montón de rato al mercado y ya nos había visto al llegar, ahora se iba y nosotros seguíamos allí, ilusos, pensando que en algún momento llegaría un bus.

Como nos vio tan desconfiadxs nos dijo que iba con su hija (que conducía el coche). Bueno si esto pasa en Barcelona, no nos subimos ni locxs pero el resto del mundo, en general, es bastante más seguro, así que nos fuimos con ellxs.

Resultó ser un viaje de lo más interesante. La hija tenía unos 20 años, estudiaba en la universidad de Kuala Lumpur ingeniería aeronáutica y estaba de visita el fin de semana. El padre era un policía retirado. Los dos hablaban un inglés perfecto. También eran una familia muy viajera. Nos dijeron que siempre que veían a un turista, lo recogían porque los europeos nos pensamos que el transporte en Borneo funciona igual que en Europa y se partía de la risa. También nos dijo que siempre que se ofrecían a recoger a alguien, siempre desconfiaban y que incluso muchas veces se habían negado. Ellos que habían viajado a muchas ciudades europeas saben que la seguridad no es exactamente igual. De hecho, a él en concreto le habían robado dos veces estando de vacaciones por Europa…

Al día siguiente…Orangutanes en Semenoggh

Nos dejaron en la puerta del hostel, nos despedimos y nos fuimos directxs a la ducha. Lo que quedaba de día, lo dedicamos a descansar y a reponer fuerzas. Al día siguiente, los orangutanes de Semenoggh nos estaban esperando! Y es que las sorpresas en Borneo no se habían acabado!

⇒Día 13. Kuching-Semenoggh Natural Reserve-Kuching


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Penang National Park, lagartos gigantes y paisajes selváticos

Penang National Park, Malasia -ViatgeLovers.com



Penang National Park era el motivo principal por el cual habíamos llegado hasta esta zona de Malasia. George Town estaba bien pero nosotros somos más de naturaleza y un poco fanáticxs de los animales. Durante todos estos meses que llevábamos en ruta, nos habíamos convertido en unxs coleccionistas de animales de todo tipo y de todas las especies pero todavía nos quedaban unos cuantos más para la colección. Queríamos encontrarnos con el monitor lizard, uno de los lagartos más grandes del mundo fácilmente confundible con un cocodrilo. Lo conseguiríamos ver en Penang National Park?

El día anterior en George Town

Dedicamos todo el día ayer a pasear tranquilamente por George Town. Hicimos un itinerario muy completo por las calles donde se concentran el mayor número de murales, pinturas y street art en general. Os dejamos el link por si todavía no lo habéis visto!

Día 6. George Town: Cumbre del street food y del street art de Malasia.

Penang National Park

Cómo llegar

Nos levantamos temprano (hoy sí) para aprovechar al máximo las horas de Sol (no sabíamos lo que nos esperaba…). Para llegar al parque nacional de Penang, lo haríamos con transporte público. El parque está perfectamente conectado con la ciudad. No es en absoluto necesario contratar ninguna excursión o transporte privado.

El autobús que te deja en la puerta del parque es el nº 101. Tarda una hora y media y es la última parada, así que no hay que preocuparse. Nosotros no lo sabíamos y le íbamos preguntando cada dos minutos. Es que el hombre en lugar de decirnos es la última parada, nos iba diciendo not yet y nosotros venga a insistir cada vez que arrancábamos. Por suerte (para él) lo empezamos a preguntar a partir de la hora de viaje…el tiempo sí que lo teníamos controlado. Para coger el bus, preguntamos a la chica del hostel y ya está, no tiene más misterio.

Eso sí, MUY IMPORTANTE. Para que se pare el bus hay que tirarse literalmente a la carretera, que para que pase de largo te tenga que atropellar porque sino pasan de tu cara. A nosotros nos pasaron dos y eso que había más gente local esperando y todo el mundo con un enfado…al tercero nos tiramos a la carretera, teníamos la lección aprendida, no íbamos a llegar nunca!

Entrada a Penang National Park

La entrada al parque es totalmente gratuita (por el momento). Tan solo hay que inscribirse en un registro por cuestiones de seguridad y allí mismo te dan un mapa con las rutas marcadas. También informan de qué rutas están abiertas y cuales no. Por desgracia para nosotros, aquel día solo estaba abierta la que llega hasta Turtle Beach. Un detalle a tener en cuenta es que si se quiere volver en barca se tiene que contratar en la entrada del parque, no se puede hacer una vez en ruta. El trekking por Penang hasta Turtle Beach no es complicado, nos referimos a que se puede volver andando sin problema. No apuntamos el precio de la vuelta en barca pero era un dineral…

Trekking hasta Turtle Beach

Empezamos el camino un poco preocupadxs por las nubes grises que se nos venían encima…Llevábamos dos días de Sol abrasador y hoy que nos encontrábamos en medio del parque, la cosa tenía muy mala pinta…

Para no perderse por el parque es indispensable tener alguno de los mapas. Sí que hay algunas señalizaciones pero no son nada claras (las del mapa tampoco lo son pero algo ayudan). Y es que a pesar de que el resto de caminos estaban cortados, no había ninguna valla ni cartel avisando de las restricciones por lo que es muy fácil colarse.

Una vez pasamos el tramo inicial, nos adentramos en plena selva. Veníamos de Myanmar donde no quedaba ni un árbol en pie y ver de golpe tanta naturaleza junta…parecíamos dos críos pequeños con los reyes magos 😅 De verdad, que en ese momento nos dimos cuenta de cómo habíamos echado de menos estar rodeados de naturaleza. Myanmar nos había dejado en estado de shock total después de comprobar que no quedaba ni rastro de verde…terrible. Y ahora, Penang nos parecía un regalo!

El trekking transcurre entre esta maravilla de paisaje, Penang national Park -ViatgeLovers.com
Penang National Park -Malasia

El itinerario hasta Turtle Beach es precioso. Íbamos andando rodeados de vegetación, árboles centenarios, lianas y acompañados por pequeños monitos de cara blanca. No es un recorrido que requiera un gran esfuerzo físico, lo único es la elevada humedad que se experimenta dentro de la selva y los mosquitos.

Tuvimos la suerte de ver varias familias de monos de cara blanca

Seguíamos nuestro camino y a medida que íbamos avanzando, iba oscureciendo y unos nubarrones negros se iban instalando encima de nuestras cabezas. Lo cierto es que el camino transcurría entre tanta vegetación que no sabíamos si ya había empezado a llover o no.

Turtle beach

Llegamos al final del camino y…diluvio universal. Pues sí, estaba lloviendo a mares. Corrimos a refugiarnos en una especie de tejado que había. Dos días sin una gota de lluvia muriéndonos de calor y justo hoy tenía que diluviar. Esperamos un buen rato hasta que bajara un poco la intensidad (porque parar, no paró…) y exploramos la playa de Turtle Beach. El lugar es magnífico, salvaje.

Turtle Beach, Penang National Park
Turtle Beach, Penang

La playa no es apta para el baño. Nos lo advirtieron en la entrada, allí hay alguna señalización pero casi no se ve… Tampoco vimos tortugas en libertad, pero sí que nos acercamos hasta un “centro de recuperación de tortugas marinas”.

El centro de recuperación de tortugas marinas

Este es un centro muy humilde y con muy poquitos recursos pero allí estaba. Primero no nos dio muy buena espina…somos un poco delicadxs con el tema de los animales…

Solo entrar, había dos tortugas metidas en dos barriles de plástico intentando escapar como locas. El tema es que empezamos a mal pensar (qué raro) y le preguntamos al chico que estaba allí. Nos dijo que se las habían traído los pescadores porque estaban heridas. Nos enseñó que tenían el caparazón roto y era cierto, lo que pasa es que no es que tuvieran muchos recursos y quizás no “era agradable de ver”. De hecho, no cobraban entrada ni nada (tampoco cobran entrada en la entrada de Penang park), así que tampoco tendríamos porqué sospechar…

En la foto se puede apreciar que tiene la parte trasera del caparazón rota

Tenían los huevos de las tortugas protegidos y marcados para que nadie los pisara. También tenían algunas tortugas muy pequeñas que según parecía ellos llevaban hasta el mar porque muchas de ellas no sobreviven por si solas. Y, eso es cierto, nos contaron en Galápagos que igual de 100 tortugas que acababan de nacer, tan solo 4 o 5 llegaban al mar vivas. Es una especie realmente delicada.

En dos minutos ya lo teníamos visto, el problema es que no dejaba de llover en plan torrencial. Se nos empezaba a pasar por la cabeza el posible estado del camino de vuelta…

Camino de regreso desde Turtle Beach

Camino de vuelta en pleno diluvio

En cuanto vimos una oportunidad, salimos pitando, cruzando los dedos para que no se reanudara la tormenta. Bueno, no nos funcionó. La sensación era como estar debajo de una cascada, lo mismo. Nos lo empezamos a tomar con humor porque era para vernos. Por suerte habíamos protegido todo lo que llevábamos en el interior de las mochilas, teníamos el pasaporte envuelto en mil bolsas. Por cierto, ese protector de mochilas para lluvia que venden en el decatlon…no funcionó. Solo por avisar…

El camino estaba completamente embarrado y todo era como una broma ya. Empapados y de barro hasta las rodillas pero el lugar era espectacular igual!

A medio camino, encontramos una especie de caseta y nos metimos directxs. Lo único es que no estábamos solxs. Un hombre que tenía mucha pinta de psicópata estaba allí con nosotros haciéndonos compañía. Primero, nos hizo gracia con las pintas que llevaba pero cuando empezó a darnos conversación…digamos que decidimos que nos sentíamos más cómodos con cientos de litros de agua cayendo encima nuestro.  Salimos pitando.

El hombre era un holandés que vivía en Malasia hacía un montón de tiempo, que le encantaban las setas y que vivía en una cueva. Resumo mucho la conversación porque el rato ese dio mucho de si. La mirada de “voy a sacar un cuchillo y os voy a asesinar aquí mismo” era lo que más nos intrigaba. Cuando la conversación derivo en temas un poco “oscuros” (de verdad que no encuentro la palabra…) nos fuimos. Tenemos anécdotas de todos estos meses de viaje para escribir unos cuantos libros.

Así que nada, nos entró la risa floja entre la lluvia y el psicópata, estábamos teniendo un día memorable!!

Ya llegando al final del itinerario dejó de llover…! Lo bueno es que justo pudimos ver una familia de monos de cara blanca cruzando por encima de un cable. Una imagen preciosa. Los teníamos a un par de metros de nuestras cabezas por lo que los pudimos ver perfectamente con toda la tranquilidad del mundo.

Una imagen genial!!

Y….por fin lo que estábamos esperando! Una pareja de monitor lizards gigantes y su cría merodeaban por la orilla. Nos quedamos un buen rato siguiéndolos. Brutales!! Sin palabras!! Podrían pasar perfectamente por un par de cocodrilos. Un animal imponente, prehistórico. Con el día que nos había hecho, pensábamos que no lograríamos ver ninguno y allí estaban. A pocos metros de nosotros. La verdad que tenemos una suerte que no sabemos de donde la sacamos!! 

Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com
Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com
Lagarto gigante en Penang National Park -ViatgeLovers.com

Aquí podéis ver algunos de los vídeos que hicimos.

En algún momento parecía que iba a salir por completo del agua pero nada, hacía el amago y se volvía a sumergir. A pesar de ello, le captamos el cuerpo entero en varias ocasiones. La cría sí que estaba en las rocas, todavía muy pequeña.

La cría de la pareja de lagartos gigantes

De regreso a GeorgeTown

Hoy todavía no habíamos acabado de reír. El tema es que allí estábamos, empapadxs esperando al bus con unas pintas bastante ridículas y no pasaba nadie.. Por cierto, mientras esperábamos al bus, vimos a estos monos rebuscando en la basura. Una triste imagen que pudimos presenciar en más de una ocasión.

Parecía un lugar fantasma. Preguntamos a un chiringuito de comida que había cerca (la única presencia humana que teníamos alrededor) y nos dijo que mejor cambiáramos de posición. Avanzamos unos pocos metros y justo se acercaba uno. No era nuestro número pero nos dijo que nos subiéramos de todas maneras. Nos llevó hasta el lugar donde se encuentran todos los buses esperando. Es en la misma carretera pero se tiene que andar bastante. Por suerte, nos llevó gratis.

Lo mejor de todo es que vemos nuestro bus, corremos para cogerlo y cuando vamos a pagar, nos dice que no tiene cambio y que adiós. Nosotros flipando. Total que un buen hombre de dentro del bus nos dice que hay una pequeña tienda cerca. Nos bajamos. Nos metemos una carrera, llegamos, nos dan cambio y de nuevo a correr como locos. En Malasia, nunca sabes cuando va a volver a pasar el próximo bus, así que teníamos que cogerlo sí o sí.

Después del trekking, la lluvia, el barro y el psicópata, ahora nos faltaba ponerle la guinda al pastel, sprint de última hora. Llegamos y el bus nos estaba esperando (al menos tuvo el detalle después de echarnos de allí…) total subimos, nos sentamos y nos congelamos. Tenía el aire acondicionado nivel frío polar y nosotros empapadxs. Pues así, una hora y media de viaje.

Bajamos que teníamos escarcha en los pantalones. Eso sí le dejamos el asiento y alrededores como si hubieran tirado un cubo de agua… teníamos la ropa como si la acabáramos de sacar de la lavadora (que por cierto, ya ni nos acordábamos de qué era eso).

Cuando llegamos al hostel, fuimos directxs a ducharnos con agua hirviendo. Empezaba la operación “secar la ropa con 300% de humedad”. Teníamos trabajo.. Por suerte, todavía nos quedaba un día y medio para tomárnoslo con calma!

Penang National Park nos había encantado!! Es un lugar de visita obligada si se viaja a Malasia. Naturaleza, animales, paisajes salvajes y abruptos, playa y lagartos gigantes. Además por el momento todavía es un parque completamente gratuito aunque el loco que nos encontramos nos comentó que el actual gobernador de Penang quería cobrar entrada.

Cameron Highlands

Pasamos el día siguiente en George Town descansando, disfrutando mucho de la comida local y celebrando el cumpleaños de Jordi. Nuestro próximo destino era Cameron Highlands.  Nos íbamos a visitar las plantaciones de te. Un paisaje muy característico y casi hipnótico!

⇒Día 9. Penang-Cameron Highlands: Plantaciones de te en Malasia


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!