Día 3. Cusco: Sacsayhuaman, Qenqo, Pukapukara y Tambomachay



Hoy íbamos a conocer los cuatro yacimientos arqueológicos más importantes de la ciudad de Cusco, Sacsayhuaman, Qenqo, Pukapukara y Tambomachay.

El día anterior estuvimos visitando la ciudad de Cusco después de perder unas cuantas horas debido al mal de altura. Pero por suerte pudimos llevar a cabo todo lo que teníamos planeado.

⇒Día 2. Cusco. Centro histórico y… mal de altura

Cómo llegar

Para llegar a estos complejos inkas, se tiene que hacer en vehículo, ya sea en taxi o en bus. A pesar de encontrarse dentro de la ciudad, están en zonas muy alejadas y elevadas. No se os ocurra ir andando.

Entradas

Para entrar a todos los recintos es necesario haber adquirido el Boleto Turístico. Lo explicamos en nuestra entrada del día anterior. ⇒Día 2. Cusco. Centro histórico y… mal de altura.

Una recomendación

Visitar las excavaciones con un guía es una grandísima idea. La historia de los inkas es apasionante.

Sacsayhuaman

Sacsayhuaman está dentro de la ciudad de Cusco ubicado en la parte más alta. Para llegar es necesario hacerlo con vehículo. Otro aspecto totalmente indispensable es visitar el templo con guía. Las piedras cobran sentido a medida que vas conociendo su apasionante historia.

Es el complejo arqueológico más grande de los cuatro que hoy íbamos a visitar. Sacsayhuaman se construyó entre los siglos XIV y XV pero se considera que está inacabado. En la época inca era un centro de ceremonias y de culto al dios del Sol. Todavía hoy en la actualidad se celebra el Inti Raymi el 24 de junio. Una de las festividades más importantes de la zona donde se rinde culto al Dios del Sol.

La construcción está hecha con piedras gigantescas que obtuvieron de una cantera cercana. Lo que todavía no se sabe es cómo lograron transportar piedras de semejante tamaño. Los inkas no conocían la escritura y los conquistadores españoles no llegaron a conocer los procesos de construcción. Por lo tanto,  no hay ningún registro escrito que dejen den explicación.

Sacsayhuaman fue parcialmente destruido después de la llegada de los españoles. Parte de las piedras que formaban parte de Sacsayhuaman fueron utilizadas por los conquistadores españoles para edificar las iglesias y la catedral de Cusco. Solamente dejaron en la zona las piedras de mayor tamaño ya que no tenían manera de poder transportarlas.

A pesar de la destrucción del templo por parte de los colonizadores, todavía se mantiene en muy buen estado y se puede apreciar perfectamente la estructura del templo.

Alpacas de paseo

Qenqo

Muy cerquita de Sacsayhuaman se encuentra el complejo de Qenqo. Este yacimiento también es utilizado aún por los habitantes de Cusco para hacer ofrendas a la madre Tierra con el propósito de obtener buenas cosechas.

En la época inka, era un centro de sacrificios humanos y, posteriormente, de animales únicamente, para hacer rituales y ofrendas a las deidades.

Es mucho más pequeño que Sacsayhuaman y debido a las restricciones por motivos de conservación, hay una parte que no se puede visitar. Solo se puede entrar en la cueva donde se encuentra el altar para hacer las ofrendas.

La visita es rapidita. Básicamente consiste en ver y tocar el altar esculpido en la fría roca.

Altar para sacrificios incas

Tambomachay

Tambomachay es nuestro siguiente destino. Este yacimiento esta en perfectas condiciones de conservación, una verdadera suerte.

Los inkas eran unos expertos ingenieros agrícolas y desarrollaron una técnica muy avanzada en el regadío de las tierras. Canalizaron perfectamente el cabal de las aguas subterráneas para conseguir pequeñas fuentes que anegaban los cultivos. La canalización es tan perfecta que aun hoy, no se ha producido ni una sola filtración de agua.

Pukapukara

Pukapukara es el penúltimo destino en nuestra ruta de hoy. En la época de los inkas su función era defensiva. Una fortaleza militar que en Quechua quiere decir fortaleza roja en referencia al color de la piedra en que estaba construida.

Pukapukara era uno de los puntos claves de todo el sistema de defensa que construyeron los inkas alrededor de la ciudad de Cusco. Su posición privilegiada permitía tener una visión plena de todo el valle y por tanto el control de la zona.

Procesos textiles inkas

Antes de regresar de nuevo al centro de Cusco, paramos en una textileria artesanal donde nos explicaron cómo tejen y tiñen las telas. Todo de forma natural y utilizando el pelo de la alpaca, animal del cual aprovechan absolutamente todo. El proceso de tinte es especialmente interesante porque nos hicieron una demostración de cómo conseguir diferentes tonalidades con el uso únicamente de minerales, insectos y plantas.

La explicación fue muy interesante pero con el único objetivo de que compres. Llevamos el símbolo del dólar pintado en la frente.

En realidad, si os vais a comprar algún recuerdo, ropa, bolsos o mochilas, etc. típicas de Cusco, mejor hacerlo en estos lugares y no en tiendas del centro de de la ciudad. El motivo es sencillo, con la compra directa a estos pequeños productores locales ayudas a la comunidad. Hay que tener en cuenta que los productos son de altísima calidad hechos completamente a mano y respetando el medio ambiente, utilizando exactamente las mismas técnicas manuales que utilizaban sus ancestros.

Estas paradas comerciales pueden ser un poco molestas…pero, por otro lado, hay que tener presente que el turismo es la principal fuente de ingresos para la gran mayoría de familias de la zona. Así que entendiendo esto, es más fácil sobrellevarlo.

Restaurantes en Cusco, un timo

Sobre las 15h llegamos llegamos al centro. Nuestra idea para hoy era probar la comida típica peruana pero fracasamos en el intento.

Previamente, habíamos buscado en Tripadvisor un par de locales que tenían muy buena pinta pero una vez allí la cosa cambia. Los comentarios que aparecen en Tripadvisor y lo que los restaurantes anuncian no tiene nada que ver con la realidad.

Llegamos al primero y el supuesto menú de 15 soles ya se había acabado…y qué casualidad que solo quedaban platos de la carta, todos a más de 30 soles. Total que si sumas, sale más caro comer en Perú que en el centro de Barcelona. ¿Cómo puede ser que un menú con mil platos sea más barato que un solo plato de la carta? Todo es un «atrapa turistas» en Cusco.

Con el segundo pasaba exactamente lo mismo. Precios totalmente desorbitados por platos más bien sencillos y lo mismo, vaya mala suerte que el menú que anunciaban hoy no estaba disponible…una estafa.

Nada nos fuimos a nuestro hostel, preparamos nosotros mismos la comida y comimos la mar de bien en la terracita.

Mercado de San Pedro

El Mercado de San Pedro es el más importante de la ciudad de Cusco. Dentro se pueden encontrar un sin fin de productos, desde souvenirs para turistas (cómo no!!) hasta todo tipo de alimentos. Paseando por el interior una no deja de ver cosas curiosas, unas más agradables que otras.

Uno de los momentos que más nos impactaron fue justo a la salida del mercado cuando coincidimos con la llegada de un camión repleto de corderos muertos. El camión sin refrigeración desprendía un olor que te impregnaba hasta el cerebro. Lo más impactante fue cuando vimos como varias mujeres se ponían en fila de espaldas al camión y les cargaban los animales enteros muertos en la espalda para que los entraran al mercado. De verdad que después de ver esto, valoramos aún más si cabe nuestro trabajo.

Los alrededores del mercado están repletos de gente paseando, tocando música y muchísimas vendedoras ambulantes se concentran en la zona.  Esta es una de las zonas más animadas de la ciudad.

Moray y las salineras de Maras

Para el día siguiente, tenemos ya preparada otra excursión. Visitaremos Moray y las salineras de Maras. De vuelta, pararemos en Chinchero…una parada comercial (otra vez) pero que nos encantó!

⇒Día 4. Moray y las salineras de Maras.

 

 

 

2 respuestas a «Día 3. Cusco: Sacsayhuaman, Qenqo, Pukapukara y Tambomachay»

    1. Hola! Seguro que irá todo muy bien! Nosotros no pudimos hacer ninguno de los caminos porque al ser temporada de lluvías no se permiten los trekkings hasta MacchuPichu pero en junio seguro que no tendrás problemas para hacerlo! Llévate un buen calzado!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *