Bagan: cómo llegar, qué visitar y cómo moverse, Myanmar (Birmania)


Día 14. Mandalay-Bagan

Nuestro paso por Mandalay había sido más breve de lo esperado. A penas unas pocas horas para dormir y reponer fuerzas y ya emprendíamos de nuevo otro tramo de nuestro viaje. Próxima parada: Bagan. Uno de los lugares más emblemáticos y conocidos de Birmania. Todo viajerx que visite el país, tiene que ir obligatoriamente a Bagan!

El día anterior ya habíamos podido comprobar en primera persona los inicios de la celebración del año nuevo budista. En todas las paradas de tren que hicimos de Hsipaw a Mandalay, teníamos que cerrar las ventanas para no quedar completamente mojadxs por los cubos de agua que nos lanzaban. Todo el relato detallado sobre el viaje en tren y sobre el inicio del Waterfest en la siguiente entrada:

Día 13. Tren de Hsipaw a Mandalay pasando por el mítico acueducto de Gotiek.

Cómo llegar a Bagan

Bagan está muy bien comunicado por carretera y por aire con las principales ciudades del país. Excepto si te coincide con el año nuevo budista como nos pasó a nosotros. Hay autobuses VIP con asientos reclinables, cinturones, comidas y pantalla con películas y entretenimiento que salen desde Yangon. Por el precio, merecen la pena. Nosotros cogimos uno de Yangon a Kalaw.

Empezaba el Waterfest

Nos despertábamos muy temprano para coger la furgoneta que nos llevaba hasta Bagan. Primero nos pasó a recoger por el hotel una camioneta y ya pudimos empezar a ver el Waterfest en funcionamiento. Eran las 7 de la mañana y ya había gente tirando agua a todas las motos que pasaban, se estaban preparando las mangueras y ya vimos hombres que todavía no se habían ido a dormir…

Para llegar hasta la «estación de furgonetas«, nos llevaban en una camioneta de esas abiertas y estábamos sufriendo un poco…pero por el momento la cosa estaba tranquila. Recogimos a más gente y llegamos hasta la furgo que nos llevaría a Bagan.

El viaje a Bagan se hizo eterno una vez más. No por la distancia sino por esa manía suya de parar cada dos minutos a comer, a fumar y esto ya fue LO MÁS, paramos para lavar la furgoneta. Los de la gasolinera estaban de fiesta con la música a tope y las mangueras abiertas derrochando agua sin control. Nosotros nos quedamos encerrados en el coche porque salir significaba volver a entrar completamente mojadxs…Así que todos allí dentro un poco esperando a que acabaran de lavar el coche (mientras tanto por fuera nos iban amenazando con las mangueras jajaja…digamos que era como intimidatorio…)

Llegada a Old Bagan

Entrada para visitantes

Después de 5 horas de viaje que en realidad deben ser unas dos tirando a mucho, llegamos a la entrada de Old Bagan. Si llegáis de día, os van a hacer pagar 25.000Kyats de entrada. Esta entrada es solo para las personas extranjeras, los locales no pagan nada. Pero si tenéis la suerte de llegar de noche y que no haya nadie trabajando en la caseta, os vais a librar de pagar.

Esta entrada no sirve de nada y no te la piden en ningún lado. Que hartxs estamos de las diferencias entre locales y extranjeros para los lugares turísticos…excepto en Europa (y China) lo hacen en todos los rincones del mundo. Total, pagamos, qué íbamos a hacer. Se subió la señora dentro de la furgoneta en plan emboscada y hasta que no pagáramos no nos íbamos…

Waterfest en Bagan

Por suerte, nos llevaban hasta la puerta de nuestro hostel. Y, de camino, ya vimos el panorama. El Waterfest estaba on fire en Bagan. Escenarios con un montón de gente joven encima, música y mangueras disparando agua a presión.  Quién nos lo iba a decir de los modositos birmanos!!! Todo el mundo había preparado recipientes enormes tipo piscinas en la puerta de sus casas y salían a mojar a todo eser vivo que pasaba por delante. No se libraba absolutamente nadie.

Cuando llegamos, en la puerta del hostel habían montado también su paradita con cubos de agua y mangueras. Nos alojábamos en el  Ostello Bello. El ambiente del hostal no nos gustó nada. Es el típico sitio de viajerxs de estos «guays» que van muy de cracks y que solo hacen que llamar la atención. Pues ya los veis allí en bañador dando la nota…Nosotros bajamos de la furgo y ya hicieron el intento de venir a mojarnos, con la mirada que les echamos, cambiaron rápidamente de opinión.

Las instalaciones del hostal no están mal, de hecho la decoración es muy chula y la habitación tenía de todo. Pero la gente…pfff.

Esa tarde, nos quedamos por la zona planeando un poco lo que íbamos a hacer y, lo mejor, fue el reencuentro con nuestra compañera de viaje Araz que habíamos conocido durante el trekking. El Waterfest estaba en pleno auge y no sabíamos cómo iba a estar Bagan para visitar…al día siguiente lo veríamos…

Día 15. Visitar Old Bagan

Dejábamos la visita completa por Bagan para el día siguiente para cogerla con más ganas y más fuerzas. Hay varias opciones para visitar la ciudad, pero en nuestro caso, el hecho de que coincidiera con el año nuevo budista nos condicionó bastante el día…

Hoy con todo el día por delante nos disponíamos a conocer uno de los tesoros del país.

Cómo moverse por Bagan

Ebike

La mejor opción es sin duda alquilar una ebike. Las personas extranjeras no pueden conducir en Birmania es por eso que en lugar de alquilar motos alquilan ebikes. Por si queda alguna duda, son motos eléctricas. No cogen mucha velocidad y son muy fáciles de manejar. Es la opción preferida por lxs viajerxs. El alquiler ronda los 6.000kyats.

Bicicleta

Otra opción igual de buena. Por supuesto, cansa más que ir con la ebike, pero si estas acostumbrada es un buen medio de transporte.

¿Qué hicimos nosotros?

Como en todo nuestro viaje por Myanmar, el planteamiento inicial no tenía nada que ver con lo que al final acababa sucediendo. Por supuesto, nosotros veníamos muy decididxs a alquilar una ebike y recorrernos todo Bagan sin sudar ni una gota, pero no acabo siendo exactamente así…

Nos despertamos por la mañana y las calles eran ríos de barro, estaban impracticables. La gente rodeando a las motos, ebikes, bicis, taxis, etc. y tirando cubos de agua a lxs pasajerxs o directamente a manguerazo limpio.

Cuando fuimos a preguntar por la ebike, el hombre muy honesto, nos dijo que no era una buena idea. La verdad que de eso ya nos habíamos dado cuenta…total que fuimos a buscar unas bicis al único chiringuito que las alquilaba. Llegamos y ATENCIÓN se había quemado todo el chiringuito, una farmacia y un hostel enterito. Nos contaron que el fuego empezó a las 5 de la madrugada y que pudo salir todo el mundo corriendo. Del hostel solo quedaban cuatro columnas de hierro. El resto todo de madera, no quedaba ni rastro. Todo arrasado. Así que después de quedarnos charlando un rato con algunos vecinos y ver como los bomberos acompañaban a la gente a recoger lo poco que quedaba…volvimos al hostel. No teníamos ni ebike ni bici, ni nada, de momento todo iba muy bien.

Por suerte, a lo lejos, vimos un pequeño puestecito donde habían dos bicis y algunas ebikes. Fuimos a preguntar y efectivamente, la chica nos las dejó por 3.000 kyats. Nos había costado pero por fin podíamos empezar a visitar Bagan!

Qué visitamos

En Bagan hay mil templos y estupas para visitar. En todos los hostels tienen mapas con los lugares perfectamente señalizados. Nosotros antes de empezar, marcamos unos cuantos que parecían los más interesantes. Pero una vez en la carretera, nos fuimos parando en aquellos lugares donde había menos gente. Algunos ni salían en el mapa, pero nos parecieron los más hermosos y con más encanto. Todos están en bastante buen estado de conservación.

El principal problema con el que nos encontramos nosotros fue (como no!!!) que eran plenas vacaciones por el año nuevo budista y estaba a reventar de gente visitando la ciudad. Todo colapsado. Los principales templos era imposible visitarlos sin tener que pelearte con ríos de gente entrando y saliendo. Quizás por eso, los más alejados nos parecieron los mejores. Los accesos estaban colapsados por autocares turísticos, furgonetas y motos. Mira, como mínimo por esa parte tuvimos mucha ventaja con la bici!

Como siempre, hay que descalzarse antes de entrar en los templos y con la cantidad de personas que había, el suelo no estaba especialmente limpio. Aunque sin duda lo peor era que te abrasabas los pies ya que estaba ardiendo por el Sol. No hay que descalzarse solo en el interior, sino que hay que ir descalza por todo el recinto del templo, eso implica patios, pasillos y alrededores.

Estos fueron algunos de los lugares que visitamos. Aunque como ya hemos dicho, hay muchos pero no hace falta verlos todos. Llegó un momento que nos parecían un poco igual. Así que cuando ya nos quedamos satisfechxs, emprendimos el camino de vuelta.

Recorriendo Old Bagan en bici
Recorriendo Old Bagan en bici
ViatgeLovers.com
Estas nos las fuimos encontrando por el camino, no estaban marcadas en el mapa pero eran preciosas

Hay que tener en cuenta el calor abrasador que hace en Bagan. Es de los lugares donde más calor hemos pasado. Estar durante muchas horas en la calle puede convertirse en una auténtica tortura, así que casi es mejor volver hacía el medio día al hostel y por la tarde continuar con la visita. Lo único negativo es que en Myanmar anochece muy temprano.

Representación dentro de una de las estupas

Cómo nos afectó el Waterfest

Todo el mundo tiene su chiringuito montado en la puerta de su casa con los cubos de agua y las mangueras apunto. Nosotros antes de salir protegimos la cámara y dejamos el resto de cosas importantes en el hostel. Ya nos habíamos mentalizado.

De primeras, no nos hacía mucha gracia, pero llegó un punto en que el calor era tan insoportable que ya pasábamos de todo y nos dejamos llevar por la corriente. Eso sí, cada dos minutos nos teníamos que parar, esperar a que nos dejaran chorreando y volver a arrancar. La mayor parte de la carretera principal que lleva a Old Bagan está asfaltada y por aquel tramo no hubo problema, pero el resto de caminos estaban totalmente enfangados. En muchas ocasiones, nos tuvimos que bajar de la bici y hacer un tramo andando porque era imposible.

Y como ya he mencionado más arriba, los principales templos estaban abarrotados de gente local. Esto tampoco nos acabó de molestar porque con la bici no teníamos problema para movernos y, por otro lado, la gente en Birmania es majísima. Nos paraban para hacerse fotos con nosotros, nos daban conversación, nos sonreían… La verdad que no fue nada agobiante, más bien todo lo contrario. Todxs iban vestidos con sus ropas tradicionales guapísimas y guapísimos, nosotros también les hicimos muchas fotos…!

Volvimos al hostel reventados y deseando encerrarnos en la habitación con el aire acondicionado nivel frío polar. Bagan nos había gustado, es un lugar interesante, pero nos quedamos con el trekking de Kalaw a Inle y con la navegación por el interior del lago Inle. Quizás es que ya estábamos cansados de ver templos y estupas y nos nos sorprendió tanto como si visitas este tipo de lugares por primera vez.

Rematamos el día cenando en un pequeño restaurante «vegetariano» que quedaba cerca del hostel. Lo buscamos por Tripadvisor y decidimos probar suerte. Al día siguiente, volvimos para comer antes de dirigirnos al aeropuerto. Bastante correcto todo.

Bagan-Yangon

Al día siguiente cogíamos un vuelo desde Bagan que nos llevaba a Yangon. Lo mejor es ir en bus nocturno y lo peor y más caro es ir en «avión» (parecía de juguete). Pero debido al Waterfest, no había transporte posible por carretera, así que no nos quedó otro remedio.

⇒Día 16. La experiencia de hacer un vuelo interno en Myanmar, Bagan-Yangon


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *