Día 5. Kuala Lumpur-Georgetown (Penang)



Hoy nos dirigíamos hacia el norte del país, hasta la península de Penang. Nosotros nos alojaríamos en la ciudad de Georgetown. A parte de ser la más importante de la zona también es una ciudad conocida por su riquísimo y variado street food. Ya estábamos deseando probarlo!!! Además de conocer la gastronomía local, nuestro objetivo era visitar Penang National Park, un lugar con una riqueza de fauna impresionante!! Empezábamos!

Anteriormente en Kuala Lumpur…

Nuestro paso por Kuala Lumpur nos había permitido ver los lugares más rematadamente típicos de la capital como las Torres Petronas, callejear por la parte histórica y adentrarnos en los edificios más emblemáticos. Podéis leer toda la entrada en este link!

Día 4. Kuala Lumpur: recorriendo los lugares más emblemáticos de la capital.

Kuala Lumpur- Georgetown

Estas eran nuestras últimas horas en la capital. Habíamos estado un día y medio, tiempo más que suficiente para conocer Kuala Lumpur.

Para llegar hasta la zona de Penang, lo mejor es hacerlo en autobús. Hay muchas compañías que hacen este trayecto y con una frecuencia horaria muy amplia. El precio de los billetes es más que asequible. Lo cierto es que las conexiones por carretera en Malasia (a excepción de Borneo) son bastante buenas cuando se trata de largas distancias.

Cómo llegar a Georgetown (Penang)

Para llegar a Georgetown habíamos comprado los billetes de bus a través de la web 12goasiaEl bus salía desde la terminal de buses, TBS Kuala Lumpur alrededor de las 11 de la mañana. Así que después de desayunar, nos pusimos en marcha. Para llegar a la terminal, simplemente cogimos el metro y en nada y menos ya estábamos en TBS Kuala Lumpur. No estábamos acostumbradxs a estas facilidades con el transporte!!

La terminal es enorme como ya explicamos a nuestra llegada (Día 3. Melaka- Kuala Lumpur: Torres Petronas). Se parece más a un aeropuerto que a una terminal de autobuses.

TBS Kuala Lumpur

Teníamos los billetes electrónicos y teníamos que cambiarlos por unos de papel. Para hacerlo, hay mil mostradores donde te puedes dirigir.

En realidad, hay un par donde pone en letras bien grande EXCHANGE ETICKETS FOR FOREIGNERS pero como había una cola enooooorme, nos hicimos lxs tontxs.

Fuimos a otro mostrador donde no había nadie. Con cara de desorientadxs en plan “qué agobio de lugar… es tan grande que no encuentro el mostrador adecuado” le pedimos a la trabajadora si nos podía dar ella los billetes porque no sabíamos donde ir y super amablemente nos hizo el trámite sin problemas a pesar de no hablar nada de inglés. Con los billetes en mano y los asientos asignados, nos dirigimos a nuestra sala de espera. Cada sala tiene una letra y es desde allí desde donde salen los autobuses. ¿Hemos dicho ya que la terminal es gigantesca? Además, en cada sala hay pantallas como las del aeropuerto indicando la hora, posibles delays y el momento de hacer el check in. Todo muy bien organizado!!

Bueno la modernidad de la TBS contrasta bastante con los autobuses que parten de ella. Nuestro autobús parecía salido del túnel del tiempo directo de los años cincuenta. Hasta tenía los tapetes de ganchillo y todo!!

Teníamos pensado dormir durante el viaje pero el conductor no se callaba ni un solo segundo. Le daba conversación a todo el mundo…qué pesadilla de hombre.

Llegada a Georgetown

Terminal de buses de Penang-Georgetown

Llegábamos a Georgetown. Hay que tener una cosa en cuenta. El bus no llega al centro de la ciudad. La terminal de buses está un poco alejada pero que no cunda el pánico! Está todo perfectamente conectado y organizado.

Desde la estación de Penang hay que coger un shuttle bus gratuito hasta el puerto. Allí se coge un ferry que conecta con la ciudad de Georgetown. No hay que olvidar que Penang es una península aislada de la parte continental por carretera y conectada por ferry. El trayecto en ferry tan solo dura unos 10 minutos. Una vez allí, llegamos andando a nuestro alojamiento. Eso sí, es importante tener el alojamiento más o menos  cerca del puerto ya que además de ser la parte más céntrica de la ciudad, podréis llegar andando y no tendréis que estar negociando precio con los taxistas…

Entrada al ferry que conecta la terminal de buses con Georgetown

En Georgetown nos alojamos en The Frame Guesthouse. Una antigua fábrica reconvertida en hostel. A nivel arquitectónico el edificio está muy conseguido y la decoración del interior es totalmente funcional. Un estilo muy urbanita e industrial. Teníamos habitación privada con baño compartido. Todo estaba increíblemente limpio…lo único que en las duchas, que por cierto, eran chulísimas, te comían los mosquitos…había que ser rápidx!

Explorando la comida de Georgetown

Entre una cosa y la otra ya se nos había hecho bastante tarde. Salíamos del hostel cuando ya estaba oscureciendo (es que oscurece MUY temprano!!) ansiosxs por probar el street food del que tanto habíamos oído hablar. Y, por suerte, la ubicación de nuestro alojamiento no podía ser mejor!!! En la misma calle se encontraba el mayor número de puestos de comida, restaurantes y locales de todo Georgetown, habíamos triunfado!

 Street food en Georgetown

La palabra variedad no describe suficientemente bien la enorme cantidad de comida de todo tipo que encontramos…! Hasta el momento, en Malasia no habíamos disfrutado demasiado de la comida, de hecho la habíamos encontrado normalita (excepto el indio al que fuimos el primer día….ese sí que era espectacular!). Así que como os imagináis, estábamos impacientxs por probar algo un poco sabroso.

Cuando cae el sol, la gente se lanza a la calle y todos los locales de comida se llenan por completo. La comida tipo street food es muy barata también para la población local. Y aunque son puestos callejeros, todos tienen un montón de mesas y sillas improvisadas en medio de la calle/carretera donde te puedes sentar y comer tranquilamente. Lo tienen todo pensado!!

Muchos de los puestos de comida comparten las sillas y te puedes sentar e ir a buscar comida de varios sitios diferentes. De hecho, mientras estábamos sentadxs en las mesas, nos venían constantemente a ofrecer platos de otros lugares. Puede parecer una organización un poco caótica pero se apuntan lo que pides, se acuerdan perfectamente de donde estas y de lo que tienes que pagar. Es gente muy muy trabajadora.

Nuestro lugar preferido…

Por nuestra parte, primero, estuvimos recorriendo la calle arriba y a bajo mientras se nos hacía la boca agua tratando de decidir cuál iba a ser el plato escogido… Finalmente, nos decantamos por dos platitos. Esa noche, probamos comida iraní y china y nos compramos unos zumos naturales que estaban riquísimos! Un consejo sobre los zumos. Mejor pedidles que no os pongan hielo, no por temas de salud sino porque le ponen MUCHO hielo y queda demasiado aguado.

Todos los zumos son de fruta fresca

El tema es que a pesar de estar la calle llena de gente andando y cruzando la carretera, de tener las sillas y las mesas plantadas en medio de la calzada, los coches y las motos no paran de pasar ni un solo segundo. Van “esquivando” los obstáculos pero hay que ir con mucho cuidado si no quieres morir atropelladx…El tráfico es lo único que le quita la gracia. A nosotros nos molestaba bastante, pero ya sabemos que las ciudades asiáticas no están hechas para los peatones.

La mayor parte de los puestecitos los regenta la comunidad china y hacen auténticas delicias!!! Nos gustó tantísimo el ambiente, la comida, la ciudad y el hostel que esa misma noche decidimos alargar un poquito más nuestra estancia en Georgetown…y fue todo un acierto!! Llegábamos hambrientxs a la ciudad y queríamos aprovechar!!!! jajaja es lo que tiene viajar tantos meses seguidos. La comida a veces es un pequeño handicap..así que aprovechábamos cuando teníamos oportunidad!!

Para mañana….

El día se nos había pasado volando. Pero como teníamos días de sobras para explorar la zona, estábamos tranquilxs. El día siguiente, lo íbamos a dedicar a recorrernos las zonas más céntricas de Georgetown y conocer los murales que decoran paredes de calles y casas. Auténticas obras de arte!

⇒Día 6. George Town: cumbre del street food y del street art de Malasia


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *