Bako National Park. Monos narigudos, Langures y paisajes enigmáticos


Hoy iba a ser un gran día (ya os hago SPOILER), nos íbamos MUY temprano hacia Bako National Park, uno de los parques nacionales más vírgenes del Borneo Malayo. A parte de unos paisajes de película, totalmente alucinantes, hoy nos íbamos a conocer de cerca una de las especies de primates más amenazadas y únicas del mundo, el mono narigudo o prosbicius monkey. Continuad leyendo porque fue un día APASIONANTE!

Anteriormente…

Ayer, tuvimos que abortar nuestros planes de ver a los orangutanes en la reserva de Semenoggh por problemas con el transporte y la campaña electoral (sí, tal cual). Así que lo dedicamos a visitar la ciudad de Kuching, un lugar curioso de punta a punta…

⇒Día 11: Kuching: Primeras horas en Borneo

Bako National Park

Cómo llegar

Nos pegamos un madrugón de los nuestros y a las 7 am ya estábamos subiéndonos al bus que nos iba a llevar hasta Bako.

El bus sale desde la station nº1 y 4, empiezan a salir a las 7 de la mañana y parte cada hora hasta las 17h. Esto es la teoría. Nuestra gran recomendación es que os subáis al de las 7, es decir, el primero. A partir de ahí, ya no se sabe cuándo vuelven a pasar. El transporte en Borneo es muy muy irregular. Bako National Park es la última parada. No tiene pérdida.

La vuelta con el mismo bus sale desde las 6.30am hasta las 17.30h. Y una vez más, lo mismo. Como no cojáis el primero, igual ni os subís. De hecho, nosotros ni lo vimos pasar, al final una alma caritativa nos llevó hasta la ciudad en su coche particular…

PRECIO del bus: 3,50 Ringits.

Entrada al parque y mareas

Cuando bajamos del bus, no teníamos mucha idea de hacia donde nos teníamos que dirigir. El conductor que se dio cuenta en seguida se bajó y nos señaló donde estaba la entrada. Hay que registrarse y pagar 20 ringits por persona por la entrada y ATENCIÓN 40 ringits por la barca que te lleva hasta lo que es el parque propiamente. No se puede llegar de ninguna otra manera, así que para entrar hay que pagar un total de 60 ringits por persona.

Como hemos dicho, para llegar al parque hay que subirse a unas pequeñas barquitas de pescadores que viven en el mismo parque. Un aspecto muy importante que hay que tener en cuenta son las mareas. Muchas veces estas barcas no pueden salir porque la marea está extremadamente baja. El ritmo de las mareas no tiene un horario definido y el azar juega un papel importante. Por suerte, cuando nosotros llegamos, la marea estaba alta y no paraban de salir barcas aprovechando el momento. Pero en cambio, el día anterior, las barcas no habían podido salir hasta el mediodía.

Nosotros a las 8am ya estábamos subidos en una de las barquitas de madera. El trayecto en barca hasta los headquarters es espectacular, precioso, salvaje. Cuando llegamos, nos tocó quitarnos zapatos y mojarnos hasta la cintura para llegar hasta la orilla. El paraje que nos encontramos fue IMPRESIONANTE! Así que nos daba igual mojarnos enteritxs para poder llegar.

ViatgeLovers.com
Casitas de la gente local que vive en el parque. Esta imagen la encontramos justo en frente del embarcadero desde donde cogimos la barca que nos llevaría a los headquarters
Bako National Park -ViatgeLovers.com
Llegando a nuestro destino, nos encontrábamos con estas vistas -Bako National Park

Regalo de bienvenida

Cuando llegamos a la arena, la mayoría de gente se fue al interior de los headquarters a inscribirse, pero nosotros nos entretuvimos mirando el impresionante paisaje y ATENCIÓN de golpe vemos un mono ENORME trepando a un árbol. No había solo uno, sino varios ejemplares de prosbicius monkey.

En esta se observa perfectamente la nariz tan característica que le da nombre a este ejemplar -Bako National Park

Eran enormes, como una persona, preciosos!! Los teníamos muy cerca, estábamos nosotros y otra pareja que también los había visto. Los fuimos siguiendo un buen tramo. Eran un poco asustadizos, pero a pesar de eso, nos cruzaron corriendo por delante, por lo que pudimos apreciar el tamaño que tienen, creo que eran igual de altos que yo. Son espectaculares, un ejemplar impresionante.

Mientras uno de ellos comía subido en un tronco, pudimos apreciarlo perfectamente y con mucha calma. Y, hacer varias fotos donde se le aprecia la enorme nariz que los hace una especie única. Rosados, enormes, atléticos y con esta narizota tan característica. No me digáis que no son IMPRESIONANTES!

Mono narigudo -Bako National Park
Mono narigudo -Bako National Park

Con la emoción, nos habíamos dejado las botas tiradas en la arena y nos dimos cuenta que íbamos descalzos. Total, nos daba igual todo! En cuanto lo vimos pasar, salimos pitando, no sabíamos si tendríamos otra oportunidad. Fue increíblemente emocionante verlos en directo! El tema es que hay muy poquitos ejemplares en Bako y son terriblemente complicados de ver. Nosotros ya íbamos mentalizadxs (en nuestra linea…optimistas como siempre!) Más tarde nos enteramos de que normalmente se dejan ver a primera hora de la mañana y cuando cae la noche, así que si queréis tener esta grandísima oportunidad, ya sabéis…!!

Después de esto, estábamos taaaaaannn contentxs que sinceramente nos daba bastante igual el resto del parque! Solo llegar, ya habíamos cumplido nuestras expectativas con creces!! Cuando se fueron, volvimos a por nuestras cosas (por suerte ningún macaco se las había llevado…) Más tarde lo pensamos y creo que aquí también tuvimos mucha suerte…porque los headquarters están completamente rodeados de macacos al acecho…!

Macado en los headquarters. Este tenía uno de los ojos heridos.

Las sorpresas no habían acabado aquí…

Volviendo y antes de entrar al registro de viajerxs, nos encontramos con esto.

bearded pig -Bako National Park

Son super curiosos, nos encantan!!! El nombre en inglés es Bearded pig. Estaban por allí tan tranquilos. No habíamos visto nunca nada parecido. La fauna de Bako es totalmente única y excepcional!

Y después del subidón, nos registramos, nos pusimos las botas y en marcha! Teníamos los pantalones completamente mojados y yo, camiseta incluida porque me llegaba el agua hasta la cintura…pero nada, a nosotros ya todo nos daba igual! Más felices imposible!

Qué rutas escoger

Depende de cuál sea nuestro objetivo. Cuando desembarcas hay una caseta (los headquarters del parque) y allí tienes que inscribirte y anotar qué rutas tienes pensado hacer. Las rutas están marcadas en la caseta y en la web del parque pero el tiempo de realización es muy poco realista. En el sentido que siempre pone que tardas como el doble de lo que realmente se tarda. Todas las rutas son de ida y vuelta. Solo hay una circular pero que cuando fuimos nosotros no estaba abierta.

Dicen que haciendo el Paku trekking tienes más posibilidades de ver probiscius monkeys o monos narigudos, pero sinceramente, creo que es una cuestión de suerte. Esta es la primera que hicimos y sí que los oíamos gritar pero imposible verlos. La segunda fue el trekking de Delima.

Las dos fantásticas y con finales de película. En la primera ruta, Paku trekking, el paisaje final es de ciencia ficción, te deja sin palabras cuando llegas a la playa. Unas rocas y acantilados que parecen un decorado de cartón. En el segundo, en el Delima trekking, es posible ver cocodrilos en el tramo final y hay muchas señales de advertencia. No hay que acercarse en ningún caso a la orilla del río ni a las zonas pantanosas. Nosotros no tuvimos la «suerte» de ver ninguno pero ya hubiera sido demasiado. Lo mismo que en el anterior, al final se llega a la desembocadura y se abre ante nosotros una zona arenosa con un horizonte donde se junta el cielo y el mar.

Paku trekking

Esta fue la primera ruta que hicimos. Primero se adentra en pleno parque y llega hasta una de las playas del parque (no apta para el baño!!) El paisaje es salvaje y enigmático.

Un macaco que se enfadó mucho cuando nos vio…
Y así todo el camino. IMPRESIONANTE

Parece el decorado de una película. El final es precioso. Íbamos caminando por camino completamente cerrado y de golpe se abre y nos encontramos de frente con esta maravilla.

Final de Paku Trekking
Paku trekking

Por el camino, escuchábamos a los monos narigudos comunicarse entre ellos pero lo máximo que vimos era alguna sombra en lo alto de los árboles y las ramas zarandeándose. Lo que sí que vimos fueron unos cuantos macacos y otras especies de primates que no es por desmerecer…pero nada comparado a los monos narigudos. Suerte que los habíamos visto nada más llegar porque una vez te adentras en el camino, la vegetación es tan frondosa que cuesta mucho ver algo.

Una vez llegamos a la parte final del trekking y volvimos a la realidad después de quedarnos totalmente hipnotizadxs, deshicimos los pasos andados para volver a los headquarters.

Trekking Delima

Este trekking recorre una parte totalmente opuesta a la del Paku trekking. De hecho, te adentras mucho más en la selva. Árboles enormes, lianas, riachuelos, de todo y más!

El atractivo de este trekking es que atraviesa una zona donde «es posible» ver serpientes y cocodrilos. Nosotros vimos un par de serpientes pero de refilón y no muy grandes. En Myanmar habíamos visto alguna mucho más impresionante. Son muy huidizas y a la que notan pasos se van corriendo. A decir verdad, las vimos porque había excursionistas mirando…porque sino, ni nos fijamos. Están muy camufladas y si no las buscas expresamente, no se ven.

Lo que sí que vimos fue una familia preciosa de langures (los primates son lo nuestro). Lo curioso de esta especie es que las crías son de color rojizo intenso y hasta que no crecen no les cambia el pelaje. Son preciosos. Las fotos nos quedaron un poco movidas pero se puede apreciar la cría «pelirroja» abrazada a la mama langur.

La calidad no es muy buena pero se ve el color de la cría

Aquí el resto de la familia de langures

Y el final, como en Paku Trekking, te deja sin palabras. Una zona pantanosa con un paisaje con cierto aire misterioso, fascinante.

El paisaje al final del trekking es la mejor recompensa!

De regreso a la entrada del parque

Cuando finalizamos con el segundo trekking, regresamos a la caseta principal. Allí hay una cafetería (nosotros habíamos llevado provisiones) y un pequeño museo donde explican la fauna y la flora del parque. Es muy sencillito pero muy interesante.

Nos quedamos un rato descansando y volvimos a ver a esta especie de cerditos llamados bearded pig que viene a ser algo así como «cerdo con barba». Están por allí tan tranquilos y no se asustan para nada. Por supuesto, no hay que acercarse demasiado ni molestarlos (solo faltaría…) pero se dejan ver. Os podéis imaginar… le hicimos mil fotos 🤣

Espectacular!

Barca de regreso

Para volver, hay que pedir una especie de ticket en la misma caseta y te dicen a qué hora aproximadamente se puede regresar. Nosotros no tuvimos que esperar demasiado. Tampoco es que haya mucho orden ni nada. Simplemente, nos pusimos en la playa y esperamos a que llegara una barca. Cuando llegó un hombre, le hicimos una señal y al agua patos otra vez. El recorrido de nuevo…fantástico.

Esta la playa desde donde se parte… No hay un rincón de Bako que no sea espectacular.

Bako nos dejó fascinadxs

Llegamos con la satisfacción en el cuerpo después de TODO lo que habíamos visto. Bako es un IMPRESCINDIBLE en cualquier visita a la isla. Precioso, salvaje, virgen, único, auténtico…nos quedamos sin palabras para describirlo. Es cierto que la mayoría de gente no pasa por Kuching ni por esta parte de Borneo en general y quizás por eso mantiene este encanto.

Volver en bus a Kuching, misión imposible

Salimos del parque con unas pintas bastante horribles. Sudadxs como cerditos y mojadxs de cintura para bajo. Y fuera qué había? MERCADO! Estaba a reventar de gente comprando pescado fresco, verduras, flores, de TODO. Un colapso de coches, motos, bicis, gente yendo y viniendo y nosotros por allí en medio que parecíamos unos homeless. A la gente le hacíamos gracia y con razón. Total que nosotros venga a preguntar dónde podíamos coger el bus. Una mujer nos indicó una «especie» de parada y allí que nos sentamos a esperar.

Esperamos y esperamos y esperamos y esperamos. Ni rastro de bus o de algo que se pareciera a un transporte público. De golpe, un hombre viene y nos pregunta si vamos a Kuching. Nosotros que somos las personas más desconfiadas del mundo le ignoramos (somos lo peor…) y cuando insiste le decimos que no queremos saber nada de taxis. El hombre se parte de la risa y nos dice que no es taxista. El tema es que había llegado hacía un montón de rato al mercado y ya nos había visto al llegar, ahora se iba y nosotros seguíamos allí, ilusos, pensando que en algún momento llegaría un bus.

Como nos vio tan desconfiadxs nos dijo que iba con su hija (que conducía el coche). Bueno si esto pasa en Barcelona, no nos subimos ni locxs pero el resto del mundo, en general, es bastante más seguro, así que nos fuimos con ellxs.

Resultó ser un viaje de lo más interesante. La hija tenía unos 20 años, estudiaba en la universidad de Kuala Lumpur ingeniería aeronáutica y estaba de visita el fin de semana. El padre era un policía retirado. Los dos hablaban un inglés perfecto. También eran una familia muy viajera. Nos dijeron que siempre que veían a un turista, lo recogían porque los europeos nos pensamos que el transporte en Borneo funciona igual que en Europa y se partía de la risa. También nos dijo que siempre que se ofrecían a recoger a alguien, siempre desconfiaban y que incluso muchas veces se habían negado. Ellos que habían viajado a muchas ciudades europeas saben que la seguridad no es exactamente igual. De hecho, a él en concreto le habían robado dos veces estando de vacaciones por Europa…

Al día siguiente…Orangutanes en Semenoggh

Nos dejaron en la puerta del hostel, nos despedimos y nos fuimos directxs a la ducha. Lo que quedaba de día, lo dedicamos a descansar y a reponer fuerzas. Al día siguiente, los orangutanes de Semenoggh nos estaban esperando! Y es que las sorpresas en Borneo no se habían acabado!

⇒Día 13. Kuching-Semenoggh Natural Reserve-Kuching


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!

2 respuestas a «Bako National Park. Monos narigudos, Langures y paisajes enigmáticos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *