Wadi Rum: tour y noche en el desierto

Wadi Rum es la otra joya de Jordania (o una más de todas las que tiene ♥). Una maravilla de contrastes de colores, de tonalidades rojizas, de paisajes inhóspitos y de una puesta de sol de una belleza indescriptible. En esta entrada os contamos una experiencia que guardaremos en nuestras retinas para siempre. ¿Te la vas a perder?

Anteriormente…

Llegábamos desde Wadi Musa, campamento base para visitar Petra. En este link tenéis toda la entrada sobre nuestra visita a Petra,  un imprescindible en cualquier viaje a Jordania! 

⇒Petra: cómo visitar Petra, el tesoro de Jordania

Ruta completa por Jordania
Día 1. Amman: Ciudadela de Aman, Anfiteatro, Rainbow Street y Downtown
Día 2. Amman- Jerash – Amman
Día 3.  Amman-Castillos del desierto-Mar Muerto-Madaba
Día 4. Madaba: ruinas arqueológicas de Madaba.
Día 5. Madaba- Castillo de Karak-Abu Turaba- cena en Karak.
Día 6. Abu Turaba- Wadi Mujib (en el Mar Muerto)- Little Petra- Wadi Musa
Día 7. Wadi Musa- Petra- Wadi Musa
Día 8. Wadi Musa (día de descanso)
Día 9 y 10. Wadi Rum: tour y noche en el desierto
Día 11. Aqaba: visita de la ciudad y el mar rojo
Día 12. Aqaba- Aman-Barcelona (salimos el día 13 de madrugada)

Wadi Rum: tour y noche en el desierto

Partíamos a primera hora de Wadi Musa porque teníamos que llegar al pueblo de Wadi Rum bien temprano. Habíamos quedado con nuestro guía para acabar de concretar algunos aspectos de tour, la comida y el alojamiento.

Llegamos al puesto de control de la zona protegida de Wadi Rum. Allí tuvimos que dar el nombre de la empresa con la que habíamos contratado el tour y el teléfono. Nosotros habíamos contactado con Bedouins Desert CampEn el puesto de control llamaron por teléfono para comprobar que todo estuviera correcto. Por último, nos pidieron los pasaportes, la Jordan Pass y nos hicieron rellenar unos impresos.

Como hemos comentado, la entrada a Wadi Rum está incluida en el Jordan Pass, por lo que es imprescindible que lo tengáis a buen recaudo durante todo el viaje!

Todo esto se debe a que no se puede entrar al desierto de Wadi Rum por libre. Hay que tener contratado el alojamiento y el tour de antemano o bien, si no hemos contratado nada, ellos te pueden poner en contacto con alguna agencia en ese mismo momento.

Una vez acabado el trámite, continuamos un par de kilómetros más hasta llegar al pueblo de Wadi Rum.

Al llegar, nos intentan embaucar para que aparquemos en un parking que hay justo en la entrada con la idea de que les pagues algo. Nosotros teníamos la localización exacta en el GPS y continuamos hasta la misma puerta de la casa de nuestro guia. Llamamos al timbre unas cuantas veces pero no contestaba nadie. Por suerte, siempre hay alguien dispuesto a ayudar y allí estaba nuestro hombre. Justo al lado, había una pequeña tiendecita y el hombre que  se ofreció a ayudarnos. No hablaba mucho inglés pero se hizo entender la mar de bien!! Conocía al guía y lo llamó por teléfono para avisarle. En dos minutos, nos vino a recoger.

Entre otras cosas, nos dio a escoger el tipo de Jeep en el que queríamos ir. O descubierto del todo (con el Sol cayendo directamente en la cabeza) o con una lona que protegía del Sol. También nos preguntó por la comida (vegetariana, normal, alergias, etc). Por último, solucionamos algunas dudas que teníamos y guardamos las mochilas grandes en su casa. No lo hemos mencionado antes pero el tour era solo para nosotros solos. Así es como funcionan todas las agencias en Wadi Rum.

Wadi Rum -ViatgeLovers.com
Nuestro jeep tenía una lona que nos fue de perlas!

A todo esto igual te estas imaginando una agencia profesional a lo occidental pero nada más lejos de la realidad. El pueblo de Wadi Rum es un pueblo de beduinos con casas hechas al estilo tradicional y calles de arena. El chico que se encarga de Bedouins Desert Camp es beduino también y los guías y propietarios de los Jeeps son vecinos del pueblo.

Nuestro guía cargó el Jeep con comida y agua en abundancia y empezamos la ruta!

Estas fueron algunas de las imágenes que captamos durante este magnífico día de ruta:

Desierto de Wadi Rum, Jordania -ViatgeLovers.com
Desierto de Wadi Rum, Jordania

 

Por la mañana la luz del sol hacía que el desierto adquiriera una tonalidad más amarillenta

 

Wadi Rum, Jordania -ViatgeLovers.com
Wadi Rum, Jordania

 

El desierto está salpicado de rocas con formas tan curiosa como esta

Conforme el día iba avanzando y el sol iba cambiando su posición, las tonalidades del desierto cambiaban por completo adquiriendo un color rojizo intenso. Un auténtico espectáculo de colores.

Desierto de Wadi Rum, Jordania
Desierto de Wadi Rum, Jordania

 

El desierto rojo en todo su esplendor

 

Una de las paradas que hicimos fue en estas fascinantes grutas

 

Wadi Rum -ViatgeLovers.com
Paisajes de película LITERALMENTE

 

Nos hicimos como mil fotos en este lugar…

 

Wadi Rum -ViatgeLovers.com
Wadi Rum y nuestro coche de fondo

 

El conductor nos dejó conducir el jeep durante un buen rato

 

Tomando un té con nuestro conductor bereber, un encanto!

El tour duró unas 8 horas hasta la puesta de Sol. Una de las puestas de Sol más impresionantes que hemos visto nunca.

Anochecer en el desierto de Wadi Rum, Jordania -ViatgeLovers.com
Anochecer en el desierto de Wadi Rum, Jordania

 

La caída del sol fue preciosa

 

Cuando empezó a oscurecer nos dirigimos hacia el campamento. Allí nos despedimos de nuestro guía. Pasaríamos la noche en esta preciosa tienda.

 
El campamento donde pasamos la noche! Nos encantó!

 

El campamento tenía de todo y en muy buenas condiciones. Los baños eran enormes. Había un montón de duchas aunque eso sí…nada de agua caliente por lo que os recomendamos que os duchéis antes de que empiece a bajar la temperatura…

Bien entrada la noche, empezaron a servir la cena. DELICIOSA es poco. Un festín de platos típicos beduinos. Nos explicaron cómo los habían cocinado e incluso finalizaron alguno delante nuestro. Sirvieron TOOOOODOS los platos en fuentes enormes y pudimos repetir todas las veces que quisimos. Había abundancia y variedad. Un placer para nuestro paladar. Todos, absolutamente todos los platos, incluidos el pan y los postres estaban tremendamente sabrosos. Disfrutamos como niñxs!

En esta foto nos explican cómo se cocinan los platos bajo tierra por la elevada temperatura

 

Estaba delicioso!

 

Por la noche tocando música y calentándonos con el fuego

 

Después de cenar, estuvieron tocando música y cantando canciones tradicionales alrededor del fuego. La verdad es que fue así, tan idílico como suena. Por la noche, en el desierto desciende bruscamente la temperatura por lo que es más que recomendable llevar algo de abrigo.

La noche la pasamos en nuestra fantástica tienda bien tapados con las mantas. La cama era comodísima y la tienda estaba muy limpia.

Despertarse en Wadi Rum es una sensación única. Y de nuevo, el desayuno, abundante y exquisito. La comida en Jordania nos estaba encantando pero en la del campamento superó todas nuestras expectativas!!!!!!!!!!

Despertando en el campamento!

Un desayuno excelente con este paisaje de fondo ¿se puede pedir algo más?

Después de desayunar, tuvimos todavía un buen rato para disfrutar de los alrededores a nuestro aire. Una vez acabamos, recogimos nuestras cosas y emprendimos el viaje de vuelta al pueblo de Wadi Rum en un Jeep. El camino, una vez más, fascinante.

El Jeep lo conducía el chico con el que habíamos hecho el trato del tour. Nos llevó a su casa a recoger las mochilas y a buscar nuestro coche que lo habíamos dejado aparcado allí mismo.

Wadi Rum es un lugar impresionante, único y sinceramente casi había gustado más que Petra. Y es que Jordania es mucho más que Petra

Rumbo a Aqaba

Después de esta magnífica experiencia en el desierto de Wadi Rum, encarábamos la recta final del viaje. Pasaríamos lo poquito que nos quedaba en Aqaba, la única ciudad de Jordania con salida al Mar Rojo. 

La carretera que llega a Aqaba está en muy buen estado. Llegando empezamos a notar la tremenda subida de temperatura. Aparcamos y antes de dirigirnos al hotel fuimos a dar una vuelta, ERROR. Aqaba era el infierno. Un calor abrasador que nos quemaba. Terrible. Dimos media vuelta y volvimos al hotel. Nos encerramos en la habitación con el aire acondicionado a tope hasta que cayó el Sol.

Salimos pensando que, al igual que en el resto de los lugares donde habíamos estado en Jordania, la temperatura caería en picado por la noche. ERROR (otra vez). El calor continuaba siendo insoportable con o sin Sol. El suelo quemaba. 

Rápidamente nos dimos cuenta que Aqaba es un destino vacacional para el turismo local. La organización y los edificios nos recordaban a cualquier sitio de veraneo del mediterráneo pero los visitantes no eran exactamente del mismo tipo…

La playa estaba abarrotada de gente que salía a refrescarse. Familias enteras tenían medio cuerpo dentro del agua intentando sofocar el calor. En la playa no cabía un alfiler. Lo cierto es que quizás Aqaba no sea un lugar muy bonito pero quedamos hipnotizadxs contemplando la ajetreada vida nocturna de la ciudad. Estábamos fascinadxs.  

Siguiente parada…

El día y medio que nos quedaba lo dedicamos a descansar y, como hemos dicho, a nuestra afición preferida en Aqaba, observar la vida cotidiana de las familias jordanas y saudíes. En la siguiente entrada, te contamos con detalle todo sobre Aqaba. No te pierdas todas las imágenes que captamos! 

⇒Día 11 y 12. Aqaba: visita de la ciudad y el mar rojo


¿ NECESITAS BUSCAR ALOJAMIENTO PARA TU VIAJE A JORDANIA? 

⇒Booking.com: Reservando a través de este link, a ti te costará el mismo precio y a nosotros nos darán una pequeña comisión para poder continuar con el blog. ¡¡Muchas gracias!!


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *