Día 8. Cienfuegos-Trinidad: Parque El Cubano-La Boca-playa Ancón-anochecer en Trinidad.


Empezaban unos días en la hermosa Trinidad. Solo pisar Trinidad, se convirtió en nuestra ciudad preferida de Cuba. Color, música, mojitos, naturaleza y playas. Trinidad lo tenía todo. El primer día lo íbamos a dedicar a explorar algunas de sus maravillas naturales como parque El Cubano o playa Ancón. Y, por la noche, descubrimos todo lo pueblo de Trinidad tenía por ofrecer!

Anteriormente en…Cienfuegos

En Cienfuegos descubrimos una ciudad moderna, abierta, cuidada e histórica. Un contraste con lo que habíamos visto hasta el momento. De hecho, cada lugar que visitábamos era completamente diferente al anterior. En el link tenéis toda la ruta que hicimos a pie!

⇒Día 7: Bahía de Cochinos-Cienfuegos

Trinidad, un lugar auténtico y único

La calle donde estaba situada nuestra casa era auténtica como pocas y fotogénica como la que más! Así de positiva fue nuestra primera impresión sobre Trinidad.

La mejor calle de Trinidad, la nuestra

Trinidad es muy pequeña por lo que no es necesario alojarse en pleno centro. Nosotros no estábamos alojados en la parte centro (asfaltada con adoquines) , sino un par de calles por debajo, a 5 minutos. Nosotros evitamos las casas centrales porque son más turísticas y era difícil encontrar una con garaje. De hecho, en la que nos alojamos no teníamos garaje, pero nos dejaron aparcar en la casa del lado, de un vecino, gratuitamente. La casa era preciosa y la familia también.

En Trinidad es donde se concentra la mayor población afroamericana de la isla. El motivo radica en el pasado esclavista de la ciudad. De hecho, los adoquines de la ciudad los colocaron uno a uno esclavos traídos desde países africanos. El trafico de esclavos era una de las principales actividades económicas de la zona.

Llegamos por la mañana y solo llegar, nos acogieron con los brazos abiertos. Davis, el hijo mayor, nos acompañó al garaje y nos ayudó con las mochilas súper amablemente. Después de dejar las cosas y registrarnos, nos fuimos directos al Parque El Cubano sin perder ni un solo minuto. Durante los próximos días, tuvimos la oportunidad de conocer a Davis con quién mantenemos una muy buena amistad. De Cuba, lo mejor que nos llevamos es su gente. 

Parque El Cubano

Consejos para ir a El Parque El Cubano

⇒Llevar zapato deportivo o al menos atado, no con chanclas.

⇒El camino de tierra que lleva al parque una vez cogido el desvío que señaliza el Parque puede que esté en muy malas condiciones, por ejemplo si ha llovido los días anteriores (y siempre llueve en Cuba). Además es bastante trozo que se tiene que recorrer en coche. Hay que tenerlo en cuenta. A nosotros nos resultó un poco difícil superar baches y agujeros…el camino estaba completamente destrozado.

⇒Que no se os olvide el bañador!

Agua y comida (ni que sea algo para picar)

La carretera hasta el Parque El Cubano estaba bastante bien señalizada. Lo único que cuando cogimos el camino de tierra que llevaba hasta el aparcamiento estaba MUY deteriorado. Nos explicaron que era debido a las fuertes lluvias que habían caído los días anteriores pero nos dio la sensación de que el camino no tiene ningún tipo de mantenimiento. El tema es que a nosotros nos resultó muy complicado atravesar ciertos tramos con un coche NUEVO, no tenemos ni idea cómo hacen el trayecto los coches de la población local. 

Sendero «Huellas de la Historia»

Dejamos el coche en el aparcamiento, y nos dirigimos a la caseta que había para informarnos sobre el sendero “Huellas de la Historia”. Para nuestra sorpresa, había que pagar. No lo habíamos leído en ningún sitio, pero como era una cantidad simbólica para la preservación del parque tampoco nos importó. Como mínimo vimos que el precio estaba colgado en grande y que todo el mundo pagaba, vaya que no era ningún timo.

Inicio del Sendero, Parque El Cubano

El sendero nos gustó mucho. Era más largo de lo que habíamos pensado pero todavía era mejor así. Disfrutamos muchísimo de la naturaleza del parque. Aunque no da mucho el sol porque está todo cubierto por grandes árboles y vegetación, la humedad es muy elevada y el calor sofocante. Indispensable ir bien cargados con agua embotellada.

Compañeros de viaje

Lo bueno es que durante el sendero, atravesamos varias veces el río que recorre el parque. Aprovechábamos siempre que podíamos para bañarnos y aliviar el calor. El agua estaba bastante fría, pero era incluso placentero!

Refrescándonos!

No os penséis que el camino es un paseo llano, nada que ver con la realidad, más bien todo lo contrario. Pero ese es el encanto que nosotros le encontramos.

Sendero en el parque El Cubano

Cuando llegamos al final del sendero «Huellas de la historia» nos encontramos con un ensanche del río que habíamos ido resiguiendo y la fuerza de la cascada Javira en su máximo esplendor. El broche de oro a un recorrido fantástico en plena naturaleza.

Cascada Javira, Parque el Cubano

En esta zona está permitido el baño aunque no es muy recomendable acercarse a la cascada.

Ahora nos quedaba el camino de vuelta.  Para regresar a la entrada, durante el primer tramo deshicimos los pasos andados, pero más adelante, cogimos otro sendero diferente que también llegaba a la entrada. Así conocíamos otra parte del parque.

El parque El Cubano es pura NATURALEZA. Cuba no eran solo playas y nosotros ya lo estábamos comprobando.

La Boca y Playa Ancón

Desde el parque El Cubano, condujimos hasta el pueblo costero de La Boca. Lo único que habíamos comido eran unos snakcs que llevábamos en la mochila y aprovechamos para hacer un parón en el pueblo, repleto de puestecitos de comida.

Sinceramente, La Boca no tiene mucha cosa. Paramos porque quedaba en la ruta y porque estábamos muertxs de hambre pero se puede pasar de largo. Continuamos hasta playa Ancón.

Con playa Ancón nos pasó un poco lo mismo que con el pueblo de la Boca. La playa no es que sea nada del otro mundo pero para refrescarse y descansar un rato está bien.

Playa Ancón

Y por fin en Trinidad

Después de una buena ruta por carretera, llegamos a la casa, nos duchamos y nos fuimos a conocer Trinidad. De las ciudades más bonitas de Cuba sino, la mejor. Música y baile en cualquier esquina. Nos encantó. Trinidad tiene que ser visita obligatoria en cualquier viaje a Cuba.

Nos adentramos en sus callejuelas, nos perdimos por sus calles perfectamente adoquinadas y entre sus edificios cuidados y coloridos y quedamos completamente hipnotizados por su ritmo. Trinidad fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y no con razón.

Los mejores cócteles de todo Cuba!

Los mejores cócteles son los de Trinidad. En la escalinata de la Casa de la Música, tocan música y hacen baile todas las noches. La gente se concentra alrededor y se sienta en la escalinata para disfrutar de la noche. Pues bien, hay un puestecito pequeño a  mano derecha de la escalinata en la plaza central (si nos ponemos de frente) donde son espectaculares!!!! y súper baratos. Veréis que hay muchos locales que te llevan el cóctel hasta la escalera…con los precios MUY inflados para turistas, no veréis a un solo cubano consumiendo algo en ellos. Nosotros los pedíamos allí y nos sentábamos en la escalinata de la Casa de la Música escuchando la música que tocaban. Unas noches memorables.

Los mejores cócteles de Cuba!!
Escalinata de Casa de la Música en su máximo esplendor!
Trinidad de noche es mágica…

Siguiente parada…

La belleza de los parques naturales de Trinidad todavía no se había acabado, Topes de Collantes nos estaba esperando. Y todavía nos quedaba mucho por disfrutar y por fotografiar de la ciudad de Trinidad.

⇒Día 8. Trinidad. Topes de collantes: Sendero la Batata y visita por Trinidad


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *