Pingyao: Cómo llegar y qué visitar: ruta por el casco histórico



Llegábamos a Pingyao. Dejábamos la gran ciudad atrás y volvíamos a lo tradicional. Pueblecitos de calles laberínticas y encanto nocturno. Las ciudades no están mal, pero este tipo de lugares eran los que más nos estaba gustando de China.

Pingyao tiene un casco histórico amurallado con ambiente de pueblo tradicional chino que nos hizo perdernos por sus calles de cuento. En esta entrada os contamos como llegar al centro en transporte público, dónde alojarse, qué rutas hacer y la mejor gastronomía local.

Anteriormente…

El día anterior habíamos estado visitando uno de los grandes tesoros arqueológicos de China, los guerreros de terracota de Xian. En esta entrada explicamos cómo llegar en transporte público, algunos consejos y toda nuestra experiencia durante la visita!

⇒Día 20. Xian: Guerreros de Terracota de Xian

Cómo llegar a Pingyao

Nosotros llegamos desde Xian en tren rápido. Una cosa muy importante a tener en cuenta es que en Pingyao hay dos estaciones de tren.

Trenes comunes y nocturnos. Una estación desde donde salen y llegan los trenes tradicionales y los nocturnos que se encuentra muy cerca del casco histórico. Se puede llegar a pie tranquilamente.

Tren rápido «high speed train station». La estación desde donde salen y llegan los trenes rápidos. Esta estación se encuentra a las afueras (muy a las afueras) y no se puede llegar andando. Para llegar al centro, en la entrada hay una manada de taxis que os intentaran captar, ni caso. Justo en la puerta, una vez se bajan las escaleras, hay una parada de bus. Todos los buses llegan cerca del centro histórico. Ninguno entra dentro de las murallas porque el tráfico no está permitido. Nosotros nos subimos al bus 108 porque era el que estaba en ese momento. Lo mejor es tener el GPS cerca y bajarse cuando se acerca. A nosotros nos avisaron lxs mismxs pasajeros. PRECIO del bus: 1 yuan.

Dónde alojarse

Sin duda lo mejor es alojarse dentro de las murallas. Nosotros nos alojamos en casa de una mujer con la que no nos entendimos nada de nada. Sonrisas, sí, no, y traductor. La mujer nos explicaba muchas cosas y a nosotros se nos escapaba la risa porque no se daba cuenta que no entendíamos NADA de lo que decía pero ella continuaba, no sabíamos donde meternos…pobrecilla que lo hacía con toda la ilusión. El nombre de la casa en Booking es Pingyao Xinxin Youth Hostel. El alojamiento no es ni un hostel ni nada por el estilo, es su casa y alquila una habitación. Era muy básico pero limpio y barato con todo lo que necesitábamos. De los más económicos de Pingyao!

Orientarse dentro de Pingyao

Pingyao es un laberinto. Llegar a nuestro alojamiento bajo el diluvio universal fue toda una experiencia. El GPS no acertaba una. Al final fuimos enseñando la dirección (escrita en chino) y un vecino nos llevaba hasta otro vecino y así hasta que nos llevaron de la manita a la casa. Tenemos que decir que por email nos habían dicho que si no lo encontrábamos, le diéramos el teléfono a alguien y que nos venían a buscar (todo esto era un texto traducido con algún traductor pero lo entendimos…)

Lo mismo con el resto de calles. Lo mejor es tomar algún punto de referencia y después relajarse y dejarse perder por sus preciosísimas callejuelas.

Nuestro tiempo en Pingyao

Nosotros estuvimos poco más de día y medio en Pingyao, tiempo más que suficiente para visitarlo de arriba a bajo porque es relativamente pequeño. Ahora bien, es un lugar muy agradable, si no fuera por las prisas del visado de 30 días, nos hubiéramos quedado más tiempo porque nos encantó.

Antes de llegar pensábamos que nos iba a recordar a Fenghuang pero poco tienen que ver Pingyao y Fenghuang. Dos estilos muy diferentes que nos gustaron a partes iguales.

Llegamos a media tarde pero con la aventura para encontrar la casa y mientras esperábamos que dejara de diluviar, casi casi se nos hizo oscuro. Igualmente estábamos impacientes y salimos a explorar los alrededores.

Esta primera tarde acabamos sin saber cómo en las afueras de la muralla donde había un parque gigante y grupitos de gente practicando todo tipo de deporte. Nos encanta esta filosofía de vida. Uno de los más practicados era una especie de voley que se jugaba con el pie. Estas dos mujeres del vídeo eran auténticas expertas!

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Se nos hizo la hora de cenar, avisamos que la oferta de restaurantes en Pingyao es amplísima! Nos costó mucho decidirnos por uno. Básicamente nos decidimos por uno que tenía algunas fotos y vimos platos en algunas mesas…un criterio muy exigente como veis hahahah Lo cierto es que en cada nuevo destino probábamos algo nuevo, no repetimos un mismo plato en dos ciudades diferentes. En definitiva…Para cenar nos dimos este homenaje!

Disfrutando en Pingyao

Al día siguiente, nos despertamos temprano para poder visitar la ciudad antes de que picara mucho el Sol, aunque lo cierto es que el día anterior incluso íbamos con manga larga porque hacía fresquito. Pingyao tiene dos calles principales en forma de cruz y el resto de callejuelas se entrelazan con ellas. Nosotros os aconsejamos no seguir ningún orden en concreto, simplemente orientarse a partir de estas dos calles y dejarse llevar. Estas son algunas de las maravillas de que fotografiamos en Pingyao.

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Tenemos mil fotos de los escaparates y fachadas de Pingyao, China -ViatgeLovers.com

 

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Estas motocicletas eléctricas son muy populares dentro de Pingyao y en general en toda China se mueve con motos eléctricas.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
En las calles secundarias no hay tiendas ni restaurantes pero la arquitectura tradicional de las casas es fascinante.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Esto es una peluquería. Hay encanto en cualquier rincón de Pingyao!!!

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Esta es una de las torres que vigilan todo el casco histórico.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Uno de los mil puestos callejeros de comida

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Perdiéndonos por las calles de Pingyao nos encontramos con esta iglesia.
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Y después con este templo
Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Aquí tenéis a estos grillos que los venden a montones, tal cual pasa en las series de dibujos…

Este día andamos muchísimo y no volvimos a la habitación hasta bien entrada la noche. Estábamos cansadxs pero es que Pingyao no se acaba nunca. De golpe giras en una calle y te encuentras otro tesoro escondido. De noche, todavía era mejor…

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
Por la noche, Pingyao es así de mágico

Pingyao, China -ViatgeLovers.com

Pingyao, China -ViatgeLovers.com
De noche, Pingyao es todavía mejor!

Al día siguiente, todavía teníamos un par de horas hasta coger nuestro tren y aprovechamos para dar un último paseo por el pueblo. Alucinábamos porque cada vez descubríamos rincones nuevos y eso que pensábamos que ya lo habíamos visto todo en Pingyao. Apuramos hasta el último minuto en esta maravilla de lugar e hicimos una especie de Brunch completo y así coger fuerzas antes de nuestro viaje.

Siguiente parada…

Aprovechábamos a tope nuestras últimas horas en Pingyao. Por suerte, para coger el tren hacia Datong no teníamos que ir hasta la estación de las afueras, si no que solo teníamos que andar unos 15 minutos en línea recta hasta la estación de Pingyao. Y, es que Datong era nuestra siguiente parada en este viaje que pasaba rápidamente…! Solo llegar tuvimos una «anécdota» de esas que en el momento dices » no me está pasando a mi» pero sí, está pasando 🤦🏼‍♀

Os lo contamos todo en esta entrada!

⇒Día 24. Datong: Templo Colgante Xuankong Si


¿Ya te has suscrito al Blog?

Si te ha gustado la publicación no olvides suscribirte a nuestro blog y dar Me Gusta a nuestra Página de Facebook o INSTAGRAM!!!!!!!!!!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *